Adeje-Granadilla de Abona-Arona-Vilaflor de Chasna: Don Bartolomé Alfonso Montesdeoca (1679-1761), alférez de Milicias, emigrante a América, alcalde real de Vilaflor de Chasna y hermano de la Hermandad del Rosario de la parroquia de San Pedro

Miembro de una familia adejera, distinguida y acomodada, al igual que muchos de sus parientes nuestro biografiado siguió la carrera militar en el Regimiento de Abona-Adeje, en el que alcanzó el empleo de alférez de Milicias, en el que permaneció hasta su retiro. Emigró a América, de donde regresó, dejando allá a dos de sus hijo. Además, ejerció como alcalde real de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna que por entonces también incluía a los actuales municipios de Arona y San Miguel de Abona, así como el pago de Chiñama (hoy integrado en Charco del Pino -Granadilla de Abona-); y fue hermano de la Hermandad del Rosario de la parroquia de Vilaflor, al igual que su esposa. Ésta testó en solitario, pues él ya estaba privado de razón, declarando que su esposo había derrochado una gran parte de la dote que ella había aportado al matrimonio.

Nació en el pago de Tijoco (Adeje) el 4 de junio de 1679, siendo hijo del alférez don Melchor Alfonso de Montesdeoca, de la misma naturaleza, y doña Gregoria de Segovia del Castillo, nacida en Buenavista. El 15 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula de la villa de Adeje por el beneficiado Br. don Bernardo Delgado de Llerena; se le puso por nombre “Bartolomé” y actuaron como padrinos sus tíos don Francisco Afonso de Montesdeoca y doña María de Montesdeoca, vecinos de dicha villa.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Agustín Villalba Delgado (1836-1917), carpintero, militar profesional y político, brigada escribiente de la Sección de Abona, alférez graduado de Milicias condecorado, secretario interino del Juzgado Municipal, alcalde constitucional de Granadilla en dos etapas y jurado judicial

No sólo los militares que alcanzaron altas graduaciones merecen ser biografiados; los más modestos, aquellos que no pasaron del grado de alférez, mostraron muchas veces una mayor vocación y amor a su profesión que los otros. Este fue el caso de don Agustín Villalba Delgado, quien inicialmente compaginó su profesión de carpintero con la carrera militar (que inició como simple soldado), para luego dedicarse por entero a ella hasta alcanzar el empleo de sargento 1º brigada escribiente de la Sección Ligera Provincial de Abona y el sobregrado de alférez de Milicias. En reconocimiento a sus méritos, se le concedieron varios premios de reenganche y fue nombrado Caballero de Primera Clase de la Orden del Mérito Militar. Después de casi tres décadas en las Milicias Canarias, tras su retiro volvió a su anterior profesión de carpintero y desempeñó la secretaría del Juzgado Municipal de Granadilla de Abona, como acompañado y secretario interino. También fue elegido alcalde constitucional de dicho municipio en dos etapas, logrando el título de Villa y la ampliación del cementerio, entre otros éxitos políticos, además de ejercer como teniente de alcalde y concejal en otros dos periodos. Fue asimismo jurado judicial y tuvo una intensa vida social en su villa natal.

Nació en Granadilla de Abona el 11 de junio de 1836, siendo hijo de don Agustín Villalba Dumpiérrez y Fumero Ramos, natural de Vilaflor de Chasna, y doña María Antonia Delgado Casanova y Sánchez, que lo era de Granadilla. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Agustín José Francisco Isidro” y actuó como madrina doña María Josefa Villalba…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Pedro Pérez Chaves y Rodríguez (1801-1888), capitán graduado de Milicias, regidor y síndico personero del Ayuntamiento, juez de paz suplente y titular, propietario agrícola y elector contribuyente

Después de establecerse en Granadilla de Abona, donde se casó, este destacado realejero ingresó por sorteo como soldado de Milicias en el Regimiento Provincial de Abona, en el que enseguida fue reconocido como soldado distinguido y, como tal, se le concedió una Cruz de Distinción; luego ascendió en el mismo cuerpo a subteniente y a teniente de Milicias, empleo este último con el que también prestó sus servicios en el Regimiento Provincial de Garachico y en el Batallón Ligero Provincial de Abona nº 3 de Canarias. Finalmente, se le concedió el grado de capitán, poco antes de obtener su retiro. Además, trabajó como propietario agrícola y desempeñó los cargos de regidor y síndico personero del Ayuntamiento de Granadilla, juez de paz suplente y titular del mismo término y elector contribuyente.

Nació en el Realejo Alto el 19 de octubre de 1801, siendo hijo de don Amaro Pérez de Chaves y de la Guardia y de doña Margarita Rodríguez de Barrios y Padrón, naturales y vecinos de dicho pueblo. Cuatro días después recibió el bautismo en la iglesia parroquial matriz de Santiago Apóstol de manos de don Pablo José Méndez, beneficiado rector de la misma y examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “Pedro Alcántara Francisco” y actuó como padrino don Felipe Amador…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Rafael Antonio de Frías y Cruz (1784-1839), clérigo tonsurado, notario público eclesiástico, hacendado, regidor del Ayuntamiento de La Orotava y administrador de las rentas episcopales en dicho Partido

Miembro de una destacada familia, nuestro biografiado inició la carrera eclesiástica, que abandonó siendo clérigo tonsurado para contraer matrimonio en La Orotava, donde residió el resto de su vida y dejó notable sucesión. Fue un importante hacendado de dicha villa, donde se alineó con el sector más tradicional de la burguesía agraria, que ostentaba la propiedad del Heredamiento de aguas. Además, ostentó el empleo de notario público eclesiástico y los cargos de regidor del Ayuntamiento y administrador de las rentas episcopales del partido de La Orotava.

Nació en Granadilla de Abona el 24 de julio de 1784, siendo hijo del subteniente don Juan Pedro de Frías Bello, natural de dicho pueblo, y doña Josefa Cruz Alayón, que lo era de la villa de La Orotava. Ese mismo día fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por fray Pedro de Abreu, definidor de la Orden de San Agustín, con licencia del párroco don Francisco Cruz Alayón; se le puso por nombre “Rafael Antonio Jacob Cristín de San Francisco” y actuó como padrino el mencionado cura párroco, su tío materno.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Ramón Pomar Rodríguez (1840-1925), secretario titular del Ayuntamiento e interino del Juzgado Municipal, propietario agrícola, cartero, comerciante, interventor electoral, vocal de comisiones y juntas municipales, cofundador y contador de la Subcomisión de la Cruz Roja, fiscal municipal suplente, adjunto del Juzgado Municipal y jurado judicial

Miembro de una destacada familia que ya hemos estudiado, nuestro biografiado obtuvo la plaza de secretario del Ayuntamiento de Granadilla de Abona, que ocupó durante muchos años; durante un corto período simultaneó su trabajo en el Ayuntamiento con el Juzgado municipal, del que fue su primer secretario, con carácter de interino, y luego actuó como secretario “acompañado” en varios períodos. También ejerció como propietario agrícola, cartero de Granadilla, comerciante de tejidos y accionista de la “Sociedad de riego de la costa de Granadilla”. Además, como elector contribuyente ligado al Partido Liberal Conservador de Tenerife, desempeñó diversos cargos públicos en su municipio natal: vocal de la Comisión de Repartimiento General del Ayuntamiento; interventor electoral; vocal de la Junta de Instrucción Pública; cofundador y contador de la Subcomisión de caballeros de la Cruz Roja; fiscal municipal suplente; adjunto del Juzgado Municipal; y jurado judicial. Construyó un salón almacén de frutos en El Médano y se vio afectado por un huracán, que produjo serios daños en su casa. A lo largo de su vida firmó varios escritos en la prensa, de apoyo o protesta, siempre reivindicativos de su municipio y de todo el Sur de Tenerife.

Nació en Granadilla de Abona el 24 de noviembre de 1840, siendo hijo de don Nicasio Pomar Forteza, natural de Palma de Mallorca, y doña María del Pino Rodríguez Venero, que lo era de la mencionada localidad tinerfeña. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco propio don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Ramón Fernando del Sacramento” y actuó como padrino don Ramón García y Torres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don José García Oramas (1871-1942), músico militar de primera, director sustituto de la Banda Municipal de Santa Cruz de Tenerife, concertista de clarinete, profesor y compositor, auxiliar de la Depositaría del Ayuntamiento y de la Delegación de Hacienda, recaudador de Hacienda de La Gomera, vicepresidente del Casino y alcalde de San Sebastián

Miembro de una familia destacada de Granadilla de Abona, desde muy joven se integró en la Banda de Música de dicha localidad y enseguida inició su carrera como músico militar; ingresó como educando de cornetas voluntario, pasando luego a educando de música y a músico militar de tercera; tras obtener su licencia absoluta, solicitó y obtuvo su reingreso en el Ejército como músico militar de 2º, ascendiendo finalmente a músico de 1ª, empleo con el que obtuvo su retiro; siempre prestó sus servicios en Santa Cruz de Tenerife, primero en la Sección de Música del Batallón de Cazadores y luego en la del Regimiento de Infantería de Tenerife. Además, en su faceta musical también ejerció en dicha capital como vocal de la Sociedad “Santa Cecilia”, músico de primera y director sustituto de la Banda Municipal, componente de la “Sociedad de Conciertos”, concertista de clarinete, profesor de la academia y tesorero de la “Sociedad Filarmónica”, cofundador del Sexteto “Power” y compositor. Al margen de la música, ejerció como auxiliar de Depositaría del Ayuntamiento de la capital tinerfeña; emigró a Cuba y, tras su regreso, fue auxiliar de Delegación de Hacienda y del Tribunal Económico Administrativo de Santa Cruz; luego pasó como recaudador de Hacienda a La Gomera, donde fue vicepresidente del Casino de San Sebastián y alcalde de la capital de dicha isla.

Nació en Granadilla de Abona el 19 de mayo de 1871, a las tres de la madrugada, siendo hijo del propietario don Antonio García Frías, natural de Arona, y de la maestra doña Ignacia Oramas y Oramas, que lo era de la primera localidad. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el Br. don Juan Frías y Peraza, párroco ecónomo de la misma; se le puso por nombre “José Bernardino” y actuó como padrino su hermano don Antonio García Oramas, siendo testigos don Cristóbal González y don Wenceslao Martín…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don José Rodríguez Osorio del Castillo (1755-1795), subteniente de Milicias, patrono del Convento franciscano, alcalde real de Granadilla y propietario agrícola, fallecido prematuramente

Siguiendo una larga tradición militar, nuestro biografiado ingresó como subteniente de Milicias en la 4ª compañía del Regimiento Provincial de Abona, en el que prestó sus servicios durante más de 21 años, siempre en el mismo empleo. Además, destacó como propietario agrícola y fue elegido alcalde real de Granadilla, cargo en el que le sorprendió la muerte, cuando solo contaba 40 años de edad. Asimismo, fue patrono del Convento franciscano de dicha localidad, en el que recibió sepultura. Tal día como hoy se cumplen 226 años de su sepelio. Dejó amplia sucesión en su villa natal y en América.

Nació en Granadilla de Abona hacia 1755, siendo hijo del subteniente don José Rodríguez Osorio y doña Antonia Lozano Fonte del Castillo; se le puso por nombre “José Antonio”. Desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público de dicho pueblo. Creció en el seno de una destacada familia de militares…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Pablo Márquez Rodríguez (1839-1873), secretario sustituto del Ayuntamiento de Granadilla, sargento 1º de Milicias y escribiente del Gobierno Militar, distinguido con el grado de alférez y condecorado con una Cruz del Mérito Militar, pero fallecido en plena juventud

Nuestro biografiado estuvo destinado durante casi toda su vida militar en la Sección Ligera Provincial de Abona, salvo un corto período en que pasó al Batallón Provincial de La Laguna y a la Sección Ligera Provincial de La Gomera. Pero en ese tiempo estuvo movilizado durante un año en el Batallón Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, y durante cinco años y dos meses como escribiente del Gobierno Militar de Tenerife, en la misma capital. A lo largo de su carrera militar ascendió desde soldado a cabo 2º, cabo 1º, sargento 2º y sargento 1º efectivo de Milicias. Luego, en reconocimiento a sus méritos, se le concedió el grado de alférez de Milicias y fue condecorado con la Cruz sencilla del Mérito Militar, de la designada para premiar servicios especiales. Pero falleció con tan solo 34 años, truncándose así la que pudo haber sido una brillante carrera militar.

Nació en Granadilla de Abona el 15 de enero de 1839, siendo hijo de don Antonio Manuel Márquez Alonso y doña Antonia Amador Rodríguez (o Rodríguez Amador). Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco propietario don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Pablo Hilario del Carmen” y actuó como padrino don Francisco Domínguez, por entonces ayudante mayor del Regimiento de Abona…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don José Pomar Frías (1923-1979), sargento de los Flechas, Bachiller Universitario, Maestro, estudiante de Derecho y Estadística, alférez de complemento de Infantería de la I.P.S., agricultor exportador, promotor inmobiliario, teniente de alcalde y alcalde accidental de Granadilla

Nuestro biografiado fue un buen estudiante de Bachillerato, que alternó con su ingreso en los Flechas de Falange, en los que alcanzó el grado de sargento. Cursó estudios en la ciudad de La Laguna y obtuvo los títulos de Bachiller Universitario y Maestro; también estudió Derecho en la misma Universidad, aunque no llegó a acabar la carrera, así como Estadística, que tampoco terminó. Prestó su servicio militar en la Milicia Universitaria, en la que alcanzó los empleos de sargento y alférez de complemento de Infantería. Después de licenciado trabajó durante toda su vida como agricultor exportador y promotor inmobiliario. Además perteneció durante seis años al Ayuntamiento de Granadilla, como concejal, primer teniente de alcalde y alcalde accidental. También colaboraba en la prensa, con cartas al director. Permaneció soltero y falleció prematuramente.

Nació en Granadilla de Abona el 27 de enero de 1923, a las siete de la mañana, siendo hijo del teniente don José Pomar García y doña María Isabel Frías Rodríguez. El 16 de junio de ese mismo año recibió el bautismo en la iglesia de San Antonio de Padua, de manos del párroco don Esteban Hernández Ramos; se le puso por nombre “José Ramón Antonio Juan Crisóstomo” y actuaron como padrinos-testigos su tío don Francisco Frías Rodríguez, soltero y de Granadilla, y su tía abuela doña Isabel Rodríguez Pomar, casada y de Arico…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los equipos de fútbol de Charco del Pino (Granadilla de Abona) durante la II República Española en Canarias (1931-1936)

En un período de grandes inquietudes sociales, culturales, recreativas y deportivas, como fue la II República Española, el importante núcleo de población de Charco del Pino, perteneciente al municipio de Granadilla de Abona, no pudo estar ajeno a dicha circunstancia. Por ello, llegó a contar con cuatro casinos, situados en los lugares de dicho pueblo que les daban nombre: “Bailadero”, “Era Alta”, “El Mantillo” y “Chiñama”. También existían dos orquestas de baile, “Llanito” y “Vistita”, y una agrupación de cuerdas en la sociedad “Bailadero”. Además, esta localidad contaba con varios equipos de fútbol, a los que vamos a dedicar el presente artículo.

De momento no sabemos con certeza cuando se fundó el primer equipo de fútbol de Charco del Pino, pues no hemos encontrado ninguna referencia sobre ello. Lo cierto es que en los dos últimos años de la II República contaba por lo menos con cinco equipos aficionados, de otros tantos sectores del pueblo, denominados: “Jurada”, “Era Alta”, “Chiñama”, “Llanito” y “Guardapolvo”; pero, desgraciadamente, no conocemos la alineación de ninguno de ellos. Este pueblo también contaba, por lo menos, con dos campos de fútbol, uno habilitado en El Bailadero y otro en El Barrero, donde aquellos jugaban…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: