Fasnia-Güímar-Arico: Don Juan Cabrera Alvarado (1878-1948), carpintero de ribera, agricultor, tonelero, relojero, vocal del Comité Republicano de Fasnia, presidente de comunidades de explotación de aguas y maestro de carpinteros

Este hijo de Fuerteventura se estableció en su juventud en Santa Cruz de Tenerife, donde aprendió el oficio de carpintero de ribera, que luego desarrolló en la costa de Fasnia y Arico, donde construyó por lo menos siete barcos: “San Blas”, “Virgen de Abona”, “San Pedro de Abona”, “Amelia”, “La Paloma”, “La Merced” y un yate. Asimismo, como maestro carpintero también ejerció en La Zarza y El Escobonal, donde se estableció con su familia. Simultáneamente, trabajó como agricultor, tonelero y relojero. Además, desempeñó algunos cargos, pues fue vocal del Comité Republicano de Fasnia y presidente de las comunidades de explotación de aguas «Barquito de la Quebrada» y “Los Cazadores” de dicho municipio. Casado en La Zarza, tuvo una amplia sucesión, transmitiendo a siete de sus hijos el oficio de carpintero.

Nació en el caserío de El Membrillo en Betancuria (Fuerteventura) el 4 de abril de 1878, siendo hijo de don Antonio Cabrera Pérez, jornalero natural de dicho lugar, y doña María San Diego Alvarado, que lo era de Pájara (Fuerteventura). Cuatro días después fue inscrito en el Registro Civil de dicho municipio y luego fue bautizado en la iglesia matriz de Santa María de Betancuria. Fueron sus abuelos paternos: don Juan Cabrera, natural de Betancuria, y doña Paola Pérez, ambos domiciliados en la Vega de Río Palmas; y los maternos: don José Alvarado y doña María del Pino Rodríguez, ambos naturales de Pájara…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las antiguas dependencias de la parroquia de San Joaquín de Fasnia, su descripción y la del término municipal a mediados del siglo XIX, por el Dr. Agustín Díaz Núñez

El sacerdote güimarero don Agustín Díaz Núñez, que fue beneficiado propio de Güímar y vicario-arcipreste del Sur de Tenerife, trabajó intensamente en los archivos parroquiales y dio a la luz cuatro publicaciones, en dos de las cuales se ocupó de la parroquia y del término municipal de Fasnia, en sendos capítulos. En este artículo nos vamos a centrar en esas reseñas históricas, con sus respectivas descripciones, ambas de mediados del siglo XIX, una de 1850 y otra de 1865.

En su libro “Noticia de la Iglesia parroquial matriz del Apóstol San Pedro, Beneficio curado y Vicaría foránea de Güímar”, publicado en 1850, don Agustín estudió las distintas parroquias de su Vicaría, destacando en la de Fasnia cómo se produjo la segregación parroquial y recalcando, sobre todo, su dependencia de Güímar, que era una de sus mayores obsesiones, apoyándose en el expediente elaborado para declararla como hijuela de esa parroquia; solo al final señala sus límites. En 1865, poco antes de su muerte, el mismo Dr. Díaz Núñez, en su interesante libro “Memoria cronológica del establecimiento, propagación y permanencia de la religión Católica Apostólica Romana en Islas Canarias”, reiteró nuevamente los argumentos en que se apoyó para lograr la confirmación de la matriz y mantener las prerrogativas del Beneficio de Güímar sobre la parroquia de Fasnia, aunque todavía más documentados; para ello, analizó nuevamente, de forma exhaustiva, la antigua dependencia de la jurisdicción y el pleito por ella entre las parroquias de Arico y Güímar, la elevación de su ermita a parroquia y el reconocimiento de la de Güímar como matriz; luego describió la parroquia de San Joaquín, así como los aspectos generales de toda su jurisdicción: el templo parroquial, los pagos, los servicios públicos, la producción del término y sus límites.

El autor, don Agustín Díaz Núñez (1796-1866), fue una de las personalidades más influyentes del clero tinerfeño de su época. Fue Bachiller, Licenciado y Doctor en Sagrada Teología, examinador sinodal, juez en las oposiciones a parroquias vacantes, orador sagrado y escritor. Desempeñó los cargos de capellán y confesor de monjas del Monasterio de Santa Catalina de Sena de La Laguna, mayordomo de fábrica y beneficiado curado propio de la parroquia de San Pedro Apóstol de su Güímar natal, comisionado en pleitos ante el Tribunal de Espolios y Vacantes del Obispado, primer vicario eclesiástico del Sur de Tenerife, luego transformado en el primer arcipreste juez eclesiástico de Güímar y su partido, miembro de la Junta Municipal de Sanidad y de la Junta Municipal de Beneficencia, vocal-secretario de la Comisión Local de Instrucción Primaria, cofundador de la primera banda de música de dicha localidad y mayordomo de la Virgen del Socorro. Publicó cuatro otras religiosas, dos de carácter histórico y de considerable extensión e interés, que ya hemos mencionado, y otras dos más modestas, aunque no por ello menos valiosas, una oración fúnebre y una novena. Después de su muerte, el Ayuntamiento de su villa natal dio su nombre a la calle en la que nació y vivió, en reconocimiento a sus excepcionales méritos personales…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:      

Las graves dificultades económica y políticas del municipio de Fasnia a comienzos del sexenio revolucionario (1868-1872)

En este artículo nos vamos a ocupar de las vicisitudes sufridas por el Ayuntamiento de Fasnia en los primeros cuatro años del Sexenio Revolucionario, entre 1868 y 1872: los relevos en el Ayuntamiento; su organización interna; las juntas municipales; la celebración de las sesiones; las juntas locales existentes; los empleados y las dependencias municipales; la actividad municipal cotidiana; la creación de una Junta Local de gobierno en 1868, que solo duró un mes, pero en los que se enfrentó con el párroco, el alcalde, el juez de paz y sus suplentes; y las graves dificultades económicas por las que atravesó el pueblo y el Ayuntamiento en esos años, que se prolongarían en los siguientes y acabaría provocando que Fasnia se quedase durante dos años sin corporación municipal y con el Ayuntamiento cerrado.

Según los datos del censo de 1860, recogidos en el Diccionario de Pedro de Olive, el municipio de Fasnia contaba con 1.817 habitantes, agrupados en 2 lugares (Fasnia y La Zarza), 2 aldeas (Sabina Alta y Sombrera), 3 caseríos (La Crucita, Lomo de los Pinos y La Vera), 3 chozas u hogares aisladas (Archifira, Chiñoa y Valencia), 1 casa de labranza (La Fuentecilla) y 1 almacén (Roque de Fasnia). El conjunto de edificios se elevaba a 343, de ellos 313 de un piso y 30 de dos, a los que habría que sumar 156 cuevas-vivienda u hogares. En dicho año, el 94,5 % de la población era analfabeta, pues sólo 67 habitantes sabían leer y escribir (el 3,68 %), a los que se añadían 33 que sabían leer pero no escribir, siendo más ilustrados los hombres que las mujeres. La población vivía de la agricultura y el pastoreo. Desde el punto de vista militar, el distrito correspondía por entonces a la Sección Ligera Provincial de Abona, en la que tenían que prestar servicio 3 soldados, elegidos por sorteo, para cubrir las bajas de las Milicias Canarias.

Al comienzo del periodo estudiado, el término municipal contaba con Ayuntamiento, Juzgado de Paz (transformado tres años más tarde en Juzgado Municipal) escuelas elementales (una de cada sexo), cartería, cementerio municipal y parroquia (la de San Joaquín). El abastecimiento de agua potable se limitaba a la obtenida en fuentes y manantiales. Los únicos caminos eran el Real, que comunicaba con los otros pueblos de las isla, y varios verticales que permitían el acceso a los distintos pagos, uno de los cuales también se dirigía a Los Roques y otro a La Orotava. Como curiosidad, era uno de los pocos municipios de Tenerife que carecía por entonces de montes públicos, que habían sido expoliados. La gestión municipal estuvo marcada por las dificultades, pues la crisis económica de la cochinilla envolvió a este pueblo, como a todo el Sur de la isla, hipotecando el normal desarrollo de las labores públicas. Los vecinos se vieron obligados a emigrar y los políticos trataron de librar sus responsabilidades ante la incapacidad de los recursos públicos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Don Rudesindo Chico González (1915-1998), maestro nacional, cabo habilitado para sargento de Artillería, secretario del Taller Escuela “Virgen de las Nieves”, presidente de la comunidad de aguas “La Providencia” de Fasnia, de la Asociación de Cazadores de la isla de La Palma y de varias mesas electorales

Nuestro biografiado obtuvo el título de Bachiller en el Instituto de La Laguna y fue socio de la Sociedad Cultural “Primero de Febrero” de Fasnia, en la que actuó como actor aficionado. Luego, como perteneciente al reemplazo de 1936, fue movilizado con motivo de la Guerra Civil, prestando sus servicios como artillero 2º, cabo y cabo habilitado para sargento de Artillería, tanto en Tenerife como en la Península; por entonces publicó un artículo patriótico en la prensa tinerfeña. Una vez licenciado, obtuvo el título de Maestro tras un curso de capacitación, gracias a su título de Bachiller, y comenzó a ejercer como maestro interino en Mazo, Tiguerorte y Realejo Bajo; luego, tras superar la correspondiente oposición, fue propietario provisional de las escuelas de niños de Barlovento, San Andrés y Sauces, La Cisnera (Arico) y Lomo de Arico. Posteriormente, ya como propietario definitivo, ejerció durante un curso en Vilaflor, dos en Araya de Candelaria, cuatro en Breña Baja y 25 en Santa Cruz de La Palma. Durante su actividad docente, también fue director de la Mutualidad Escolar “San Andrés Apóstol” de San Andrés y Sauces; responsable del centro de alfabetización de Vilaflor; y secretario del Taller Escuela “Virgen de las Nieves” de la capital palmera. Además, fue presidente de la comunidad de aguas “Sociedad civil «La Providencia»” de Fasnia; presidente de la Asociación de Cazadores de la isla de La Palma (Zona Norte); y presidente de varias mesas electorales.

Nació en Fasnia el 9 de julio de 1915, a las ocho de la noche, siendo hijo de don Domingo Chico Díaz y doña Dominga González Tejera. El 25 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Luis Navarro y Nóbrega; se le puso por nombre “Rudesindo Ángel Cenobio” y actuaron como padrinos don Ángel González Chico, viudo, natural y vecino de Fasnia, y doña Antonia Marrero Díaz, soltera, natural de Arico y vecina de Fasnia, siendo testigo don Nicanor González, de la misma vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Don Ángel Díaz Espinosa (1844-1896), escribiente militar, sargento 1º de Milicias condecorado y premiado, tallador de quintos del Ayuntamiento de Fasnia, secretario del Juzgado Municipal, secretario fundador del Comité Reformista local y comerciante

Natural de la capital tinerfeña, nuestro biografiado prestó sus servicios durante 15 años en el Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, en el que ejerció durante la mayor parte de ese tiempo de escribiente en las oficinas; como enganchado con premio movilizado, ascendió desde soldado hasta sargento 2º de Milicias y se le concedió una Cruz del Mérito Militar, el grado de sargento 1º y un premio de constancia. Luego, al establecerse en Fasnia pasó al Batallón Ligero Provincial de Abona, donde sirvió durante cinco años también enganchado y en situación de provincia, en los que ascendió a sargento 1º y se le concedió otro premio de constancia. Además, en dicho pueblo sureño, en el que vivió los últimos 15 años de su vida y falleció prematuramente, desempeñó diversos cargos: tallador de quintos en el Ayuntamiento; secretario del Juzgado Municipal durante casi tres años, uno como titular y el resto como acompañado; y secretario fundador del Comité Reformista local, aunque antes había sido fusionista. También trabajó en dicho pueblo como comerciante. Estaba casado, pero no tuvo sucesión.

Nació en Santa Cruz de Tenerife el 31 de octubre de 1844, siendo hijo de don Bruno Lorenzo Díaz Santos, natural de la Villa de La Orotava y oriundo por su madre de Valencia, y doña Candelaria (Petra) Espinosa Rodríguez, que lo era de la capital tinerfeña y oriunda por su madre de Taganana. El 14 de noviembre inmediato fue bautizado en la iglesia matriz de Ntra. Sra. de la Concepción por el presbítero don Lorenzo Siverio, con licencia del beneficiado rector servidor don José González; se le puso por nombre “Ángel Felipe de los Santos” y actuaron como padrinos don Felipe González Delgado, natural de La Guancha, y doña Ángela Pérez, que lo era de dicha villa…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las antiguas hermandades y cofradías de la parroquia de San Joaquín de Fasnia: Santísimo Sacramento, Rosario y Ánimas

Desde la creación de la parroquia en 1796, hasta bien avanzado el siglo XIX, funcionaron en la parroquia de San Joaquín dos Hermandades, la del Santísimo Sacramento y la del Santísimo Rosario, además de la Cofradía de las Benditas Ánimas. Así se afirmaba en el informe facilitado el 10 de septiembre de 1805 por el párroco don Juan Evangelista Martínez Texera, recogido en la Estadística de Escolar, en el que se indicaba que en la parroquia de San Joaquín: “Las cofradías de Animas, Santísimo y Rosario, datan de la erección de la parroquia y se sostienen con las limosnas de los fieles”. En el inventario de 1798 ya figuraban en el templo: “dos mecitas de pino una de nrâ Srâ del Rosario y otra de la Hermd. del Smô Sacramto. ambas de pino pa. el uso de las Hermandades”; y “a los lados del Altar mayor dos cubos o candeleros grandes de tea donde ponen los estandartes de las Hermes. con sus pies de lo mismo”; además, en la iglesia habían “cinco arcas de pino nuevas una de la Hermandd. del Smô y otra de su Cofradia, otra de la de nrâ Srâ del Rosario y otra de su Cofradia, y otra de la cofradia de Animas todas con sus pestilleras correspondtes”. Varias décadas después, en el inventario de 1834 figuran en la iglesia de San Joaquín: “Siete cajones de cofradias &a. y en uno de estos cajones se halla la ropa de la Iga. por esta no tener Sacristia”. Asimismo, en el inventario de 1924, entre los enseres que se habían salvado del hundimiento del templo continuaban figurando: “Dos bancos de madera para los fieles o hermandades, en regular estado”.

Siempre sobrevivieron con las limosnas de puertas que juntaban los propios hermanos o cofrades en el casco y los barrios, así como con otras cantidades que dejaban los vecinos de promesa, aunque existían serias dificultades para cobrarlas. Las Hermandades asistían a las principales festividades y acontecimientos religiosos que se vivían en el pueblo. Así, el 1 de noviembre de 1800, tras la bendición del nuevo templo parroquial, “se conduxo el SSmô. Sacramto. en prosecion con asistencia de las Vene. Hermandades, del SSmô. y la del SSmô. Rosario, con la mayor pte. del Pueblo, y de Dn. José Texera su actual Alce.”. Ocasionalmente, las dos hermandades también acompañaban en el entierro de aquellas personas que estuviesen ligadas a ambas. Solo se conserva un incompleto primer libro de cuentas de la “Cofradía del SSmô Sacramto. de la Parroql. del S. S. Joaqn. del Lugar de Fasnia”, aunque abarca exclusivamente el período de 1796 a 1837. Asimismo se conserva un cuaderno que contiene las cuentas de la “Cofradia de Ntra. Señora del Santisimo Rosario” y otro de las cuentas de la “Cofradia de las Animas Benditas de Fasnia”, pero en ambos casos solamente del período 1832-1836…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arico-Fasnia: Don Carlos de Morales (1721-1802), sargento y cadete de Milicias propuesto para subteniente, propietario agrícola y ganadero, alcalde real de Arico-Fasnia y mayordomo de la fábrica parroquial de San Juan Bautista

Miembro de una ilustre saga de militares, nuestro biografiado también prestó sus servicios como soldado, sargento y cadete de Milicias, siendo propuesto sin éxito para subteniente. Vivió en Arico el Nuevo y en Fasnia, donde destacó como propietario agrícola y ganadero, llegando a tener esclavos y empleados a su servicio. También ejerció como alcalde real del amplio término de Arico en varias ocasiones, cuando englobaba al actual municipio de Fasnia; y fue mayordomo de la fábrica parroquial de San Juan Bautista del Lomo de Arico.

Nació en Arico el Nuevo el 26 de abril de 1721, siendo hijo del entonces alférez (luego capitán) don Gil Gómez de Morales y doña Felipa de Morales. El 1 de mayo inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de Lomo de Arico por el cura párroco don Diego García Farrás; se le puso por nombre “Carlos” y actuó como padrino don Carlos de Morales, presbítero, “todos vs. y nats. deste lugar” …

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia-Güímar: Don Agustín Frías Pestano (1812-1882), cabrero, propietario agrícola, escribiente, cabo 2º de las Milicias Provinciales, primer teniente de la Milicia Nacional local, alcalde de barrio de El Escobonal, guarda celador de montes, perito apreciador de tierras y presidente del colegio electoral

Nuestro biografiado nació en Fasnia, pero en su juventud se estableció en El Escobonal (Güímar), donde vivió el resto de su vida, contrajo matrimonio, desempeñó numerosos cargos y dejó numerosa descendencia. Inicialmente trabajó como cabrero, pero luego se decantó hacia la agricultura, llegando a ser un notable propietario agrícola y a figurar entre los mayores contribuyentes del municipio. Prestó su servicio militar en las Milicias Canarias, en las que alcanzó el empleo de cabo 2º. En su pueblo adoptivo ejerció como escribiente de escrituras de compraventa, hijuelas y testamentos; además, desempeñó los cargos de primer teniente de la Milicia Nacional local, alcalde de barrio, guarda celador de montes, perito apreciador de tierras y presidente del colegio electoral.

Nació en Fasnia el 5 de mayo de 1812, siendo hijo de don José de Frías González y doña María Josefa Pestano Delgado, naturales y vecinos de dicho pueblo. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el párroco escobonalero don Juan de Castro Baute; se le puso por nombre “Agustín” y actuó como padrino don Antonio Tomás Marrero, de la misma vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La polémica sobre el topónimo “Las Eras” o “Las Ceras”, caserío costero situado entre los municipios de Fasnia y Arico

Aunque nunca he querido entrar en polémicas, pues van totalmente en contra de mi carácter, ante las dimensiones que está adquiriendo la discusión sobre el nombre de un querido caserío costero situado en el Sureste de Tenerife, en el límite entre los municipios de Fasnia y Arico, que siempre ha llevado el nombre oficial de Las Eras, quiero expresar mi opinión. No pretendo que ésta sea palabra de Dios, ni mucho menos, pero me siento moralmente obligado a ello tras la experiencia de muchos años de investigar la naturaleza, el pasado y el presente de esta comarca y de todo el Sur de la isla. Evidentemente con ello no se va a resolver esta polémica y cada uno seguirá pensando y opinando lo que estime oportuno, pero yo me quedo con la conciencia más tranquila, al no haberme mantenido en silencio.

A la hora de estudiar un topónimo se plantean dos problemas. El primero es la interpretación de su significado, el porqué de ese nombre, a qué se refiere y qué posible explicación tiene. En segundo lugar, nos tropezamos con los problemas fonéticos, pues el habla es algo activo, está en continua modificación por los distintos hablantes y encima depende de la forma de hablar tradicional de la población local…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Don Daniel Oliva Martín (1885-1952), emigrante, maestro albañil, guarda jurado, propietario agrícola, promotor de pozos y galerías, cofundador y vocal del primer Comité Republicano, cabo jefe del distrito del Somatén Armado y concejal síndico del Ayuntamiento republicano, encarcelado tras el inicio de la Guerra Civil

El villero que nos ocupa contrajo matrimonio en su adolescencia y se estableció en el municipio de Fasnia, de donde era natural su esposa. Después de casado emigró dos veces a Cuba y a su regreso trabajó como maestro albañil, guarda jurado particular y propietario agrícola. Pero, sobre todo, se dedicó a promover obras hidráulicas, pues fue promotor del pozo de La Quebrada, que permitió regar la zona costera de dicho municipio; aprovechó el agua de Fuente Vieja y construyó una presa que permitió regar la zona de Los Morales y Cruz del Roque; luego también promovió las galerías de “Tenazo” y “Martiño”, y trabajó en la perforación de otras, tanto en Fasnia como en el resto de la isla. Además, tuvo una intensa vida social y política en dicho municipio sureño, donde fue cofundador y vocal del Comité Republicano, cabo jefe del distrito del Somatén Armado, concejal y regidor síndico del Ayuntamiento de Fasnia, donde desarrolló una intensa labor, pues solicitó y promovió la creación de escuelas, la casa-cuartel de la Guardia Civil, una estafeta de Correos para los barrios de La Sombrera y Sabina Alta y el servicio telefónico para los mismos, etc. Por sus ideas republicanas y progresistas sufrió una dura represión y estuvo encarcelado tras el inicio de la Guerra Civil. Falleció en su municipio adoptivo, donde dejó una amplia sucesión.

Nuestro biografiado nació en la villa de La Orotava en 1885, siendo hijo de don Juan Oliva Villar y doña Benigna Martín Hernández, de la misma naturaleza. En dicha localidad cursó los estudios primarios y residió los primeros años de su vida, hasta su adolescencia, en que se trasladó a Santa Cruz de Tenerife. Fue el mayor de tres hermanos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: