Fasnia: Don Antonio Rodríguez González (1910-1999), maestro transitorio, depositario del Ayuntamiento, sargento de Artillería, alcalde de Fasnia, jefe local de Falange, cofundador y vocal del Casino, agricultor, chófer, emigrante a Venezuela, comerciante y propietario

Nuestro biografiado inició su actividad laboral como agricultor y en el servicio militar alcanzó el empleo de cabo de Artillería. Luego, tras contraer matrimonio, fue nombrado maestro transitorio de la escuela de niños nº 1 de La Zarza. Además, fue cofundador y subjefe local instructor de las Milicias de Falange en Fasnia, delegado local de las mismas, vocal del Patronato de Cocinas Económicas de dicho municipio y depositario de los fondos municipales. Cesó en dichos cargos al ser movilizado con motivo de la Guerra Civil y durante un año prestó sus servicios en el frente, en los que ascendió a sargento de Artillería. Una vez licenciado volvió a asumir el cargo de depositario del Ayuntamiento, aunque también figuraba por entonces como agricultor y chófer. Posteriormente fue designado alcalde de Fasnia y, como tal, actuó como presidente de la “Junta local de Primera Enseñanza”, de la “Junta Conciliadora sobre Productos de la Tierra” y del “Consejo municipal de Sanidad”, así como jefe local de Falange en una segunda etapa. Asimismo, fue cofundador y vocal de la primera junta de gobierno del Casino “Círculo Cultural y Recreativo 30 de Mayo” de Fasnia, que construyó su edificio, así como emigrante a Venezuela y vecino de Santa Cruz de Tenerife tras su regreso, donde ejerció como comerciante y se dedicó al cuidado de sus propiedades.

Nació en Fasnia el 11 de septiembre de 1910, a las dos de la tarde, siendo hijo de don Celestino Rodríguez González y doña Eduvigis González Trujillo. El 4 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura regente don José de Ossuna y Batista; se le puso por nombre “Antonio Jacinto Pompeyano” y actuó como padrino don Martín Esquivel Díaz, soltero, y como testigo don Diego López González…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona-Vilaflor de Chasna: Don Juan Domínguez Villarreal (1666-1725), alférez de Milicias, propietario agrícola y ganadero

Dedicamos este artículo a un miembro de una de las familias más destacada de Arona, los Domínguez, de clara ascendencia aborigen. Fue un notable propietario agrícola y ganadero en Arona, donde nació, y en La Escalona, pueblo en el que se estableció tras su boda y en el que vivió hasta el final de sus días. Además, siguiendo la tradición familiar, ingresó en las Milicias Canarias y fue alférez del Regimiento de Abona-Adeje hasta su prematura muerte.

Nació en el pago de Arona el 26 de noviembre de 1666, siendo hijo del alférez don Lázaro Domínguez Villarreal y doña Ana Francisca Tacoronte. El 5 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor, de cuyo lugar dependía por entonces el citado pago; se le puso por nombre “Joan” y actuaron como padrinos don Miguel González y doña Juana Francisca…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna-Arico: Don Modesto Fumero Trujillo (1918-1996), agricultor, soldado legionario de Infantería herido gravemente en el frente, caballero mutilado de guerra y cabo jefe de la Policía Municipal de Arico

Con motivo de la Guerra Civil, nuestro biografiado fue movilizado con tan solo 19 años, incorporándose al Ejército como soldado de Infantería. Durante dos años prestó sus servicios con los Regulares de Ceuta en los Frentes de Cataluña y Guadalajara, siendo gravemente herido; tras pasar por siete hospitales militares, fue declarado “Caballero Mutilado de Guerra por la Patria”. Como tal fue destinado para cubrir una plaza de guardia municipal en propiedad en el Ayuntamiento de Arico, empleo en el que permaneció durante más de 30 años, en los que ascendió a cabo jefe de la Policía Municipal. Simultáneamente actuó como agente judicial y tallador-pesador de quintos en los alistamientos.

Nació en Vilaflor de Chasna el 25 de febrerode 1918, a las cuatro de la tarde, siendo hijo de don Domingo Fumero Martín y de doña Fermina Trujillo Fumero, vecinos de dicho pueblo en El Tagoro. El 15 de septiembre de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura párroco don José del Castillo Arvelo; se le puso por nombre “Modesto” y actuaron como padrinos don Antonio García y su esposa doña Rosario Fumero…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las Fiestas de Barranco Hondo (Candelaria): Cristo de la Buena Muerte y Virgen de los Dolores, en la II República (1931-1936)

En la actualidad, el pueblo de Barranco Hondo celebra tres fiestas principales; las más importantes son las fiestas patronales en honor del Cristo de la Buena Muerte, que se han celebrado generalmente el segundo domingo del mes de julio; la de la Virgen de Los Dolores o “Fiesta Chica”, que se celebra por lo general el segundo domingo de octubre; y la Romería en honor a San José tiene lugar en el mes de marzo. Pero no siempre ha sido así, como veremos a continuación.

En este artículo nos vamos a centrar en las fiestas celebradas durante la II República, un período de enorme ebullición política, social, cultural y deportiva, en la que Barranco Hondo se fue dotando de instituciones en todos esos campos, en una de las etapas más activas de su historia. En esos años, desde 1931 hasta 1936, solo se celebraban las fiestas de julio en honor del Cristo de la Buena Muerte, y las de octubre, en honor de la Virgen de los Dolores. Gracias a la prensa tinerfeña de la época, sabemos que cada una de ellas solía durar dos días, con esquemas sencillos y muy parecidos; actos religiosos, casi exclusivamente centrados en la misa y la procesión del día principal, con exhibición de fuegos artificiales; y actos populares limitados al recibimiento y concierto de la banda de música invitada, así como a los bailes en los salones particulares y en los casinos, a medida que éstos se fundaron; solo en años aislados se incluyeron algunos juegos, aunque suponemos que también incluirían partidos de fútbol, encuentros de lucha canaria y actuaciones de las agrupaciones folclóricas, pues sabemos que el pueblo contaba con ello, a pesar de que no figurasen en los programas publicados. Los bailes eran amenizados por una orquesta local de cuerdas, que se alternaba con orquestas foráneas con instrumentos de viento, la mayoría formadas en el seno de las distintas bandas de música. No se celebraba la festividad de San José, pero en las fiestas de julio se sacaba en procesión, junto a las otras imágenes del Cristo de la Buena Muerte y la Virgen de los Dolores. Aunque tampoco se menciona, tenemos constancia de que la antigua Hermandad del Santísimo Cristo de la Buena Muerte, asistía anualmente en corporación a los cultos de las principales festividades religiosas de la localidad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora-Adeje: Don Manuel Ferrera Alonso (1806-1879), sargento 2º de Milicias y modesto agricultor

Nuestro biografiado fue un modesto agricultor o pequeño propietario, nacido en una familia en la que destacaron varios de sus miembros, tanto en la vida municipal como en las Milicias Canarias. En su juventud siguió una sencilla carrera militar, en la que ascendió desde soldado hasta sargento 2º de la 6ª Compañía del Regimiento Provincial de Abona. Contrajo dos matrimonios, uno en su municipio natal de Guía de Isora y otro en la cercana villa de Adeje, donde vivió los últimos años de su vida.

Nació en Guía de Isora el 6 de octubre de 1806, siendo hijo de don Manuel Martín (Martínez) Ferrera Truxillo, natural del mismo pueblo pero oriundo por su padre de La Orotava, y doña María Alonso Correa, que lo era del pueblo sureño. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura rector don Agustín Hurtado de Mendoza y Salazar; se le puso por nombre “Manuel Miguel” y actuó como madrina doña María González de Baute, natural y vecina de dicho lugar…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Doña Francisca Juana Rodríguez Pestano (1907-1989), “Paquita”, maestra particular durante varias décadas y sustituta de las escuelas públicas de niñas de Arafo, Las Cuevecitas y Malpaís de Candelaria

Nuestra biografiada heredó de su madre la vocación por la enseñanza, pues, gracias a que recibió de ella casi todos sus conocimientos, también se dedicó a la docencia durante la mayor parte de su vida. Fundó una guardería que se transformó en una prestigiosa escuela particular mixta bajo el nombre de “Niño Jesús”, en la que ejerció una intensa labor docente durante casi cuatro décadas, que es recordada con cariño por varias generaciones de araferas y araferos. Además, en varias ocasiones actuó como maestra sustituta en las dos escuelas públicas de niñas de Arafo, así como en las de Las Cuevecitas y Malpaís, por ausencia o indisposición de las titulares, aunque desgraciadamente no tuvo posibilidad de obtener el correspondiente título oficial, al dedicar gran parte de su juventud al cuidado de su longeva abuela materna.

Nació en Arafo el 15 de mayo de 1907, a las siete de la mañana, siendo hija de don Martín Rodríguez Rodríguez, natural de la villa de La Orotava, y doña María de la Consolación Pestano Batista, conocida por “Consuelo”, que lo era de Arafo, donde residían. El 7 de julio de dicho año fue bautizada en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco propio don Hildebrando Reboso Ayala; se le puso por nombre “Francisca Juana Isidra” y actuó como padrino don Víctor Mesa Díaz. Siempre fue conocida por sus paisanos como “Paquita”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don José González Delgado (1825-1890), sirviente, sargento 1º de Milicias perpetuado, alférez graduado, cartero y sargento de ordenanza de la Capitanía General de Canarias, cabo de sala y empleado del Hospital Militar de Santa Cruz de Tenerife

Nuestro biografiado ingresó con tan solo 14 años como tambor en el Regimiento de Milicias Provinciales de Güímar, donde prestó sus servicios durante cinco años. Pero por disolución de dicho cuerpo, pasó con el mismo empleo al Batallón Ligero Provincial de La Laguna, donde recibió un premio de constancia y una condecoración. Simultaneó su servicio militar con su trabajo de sirviente para alguna familia acomodada de dicha ciudad. Tras obtener la licencia absoluta se reenganchó en el mismo Batallón, donde fue ascendiendo desde soldado hasta sargento 1º de Milicias, perpetuado en el Ejército y con diversos premios de constancia, aunque durante la mayor parte del tiempo estuvo movilizado en el Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife; además, desempeñó los destinos de cartero y sargento de ordenanza de la Capitanía General de Canarias, así como cabo de sala del Hospital Militar de Santa Cruz de Tenerife. Tras obtener el retiro, después de 39 años de servicio en las Milicias Canarias, se le concedió el grado de Alférez y continuó empleado en el mencionado Hospital Militar. Vivió en la capital tinerfeña hasta su muerte, casado y con sucesión.

Nació en Güímar el 3 de enero de 1825, siendo hijo de don Agustín González de Ara y Cairós, natural de la villa de La Orotava, y doña María del Carmen Delgado Flores y Fariña, también conocida como “Ana María” o “María de los Remedios”, que lo era del pueblo sureño. Tres días después fue bautizado en la iglesia matriz de San Pedro Apóstol por el presbítero don Nicolás Rodríguez Torres, con licencia del beneficiado servidor don Antonio Rodríguez Torres; se le puso por nombre “José Juan” y actuó como padrino don José Joaquín Trinidad, de dicha vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Interesantes descripciones de San Miguel de Abona en 1865, según Pedro de Olive y el Dr. Agustín Díaz Núñez

En ocasiones anteriores ya hemos recogido algunas descripciones del término municipal de San Miguel de Abona, que abarcan los periodos comprendidos entre 1800 y 1850, así como de 1875 a 1950 y 1965. Hoy nos vamos a centrar en dos de ellas correspondientes a sendos libros publicados en 1865; una muy extensa y detallada, incluida en el valioso Diccionario del funcionario de Estadística Pedro de Olive, y otra más breve, elaborada por el Dr. Agustín Díaz Núñez, primer arcipreste del Sur de Tenerife, pero también de interés y centrada fundamentalmente en la parroquia local.

Gracias a la extensa descripción de este término municipal realizada por Olive, podemos saber, en resumen, que por entonces estaba compuesto por un lugar, tres aldeas, 11 caseríos y 10 casas aisladas, que en total sumaban 367 edificios y 16 cuevas u hogares, de los cuales 299 estaban habitados constantemente y 63 temporalmente; su población ascendía a 1.916 personas, 884 varones y 1.032 hembras, de los cuales 1.615 no sabían leer, 50 sabían “leer y no escribir” y tan solo 251 dominaban la lectura y la escritura; sólo existía una escuela de niños, a la que acudían 136 alumnos, y una de niñas, con tan solo 14 alumnas. El pueblo contaba con un pósito, aportaba un total de 32.711,62 rs vn de contribuciones, y su Ayuntamiento tenía 6.657 rs vn de gastos y sólo 5.430 rs vn de ingresos. La cabaña ganadera ascendía a 679 cabezas, incluyendo 4 camellos; y contaba por entonces con cinco caminos: “de Travesía”, “del Mar”, “de Viña vieja”, “de la Mesa” y “de Jama”. El municipio solo tenía 18 electores para las elecciones de diputados; la corporación municipal contaba con 12 concejales; y le correspondían 3 mozos de cupo para la Sección de Abona…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arico-Granadilla de Abona: Don Martín Rodríguez Delgado (1813-1874), estudiante de Náutica, políglota, rico propietario, agente comercial, regidor del Ayuntamiento de Santa Cruz, diputado provincial y alcalde de Arico

En su juventud, nuestro biografiado cursó estudios de Náutica en Estados Unidos y vivió una temporada en Francia, por lo que dominaba el inglés y el francés. Adquirió amplias propiedades en Las Vegas (Granadilla de Abona) y, tras su matrimonio en Arico, obtuvo otras muchas en este término, llegando a ser uno de los más ricos propietarios de tierras y aguas de ambos municipios; fue nombrado corresponsal en Arico de la Junta de Agricultura de Canarias y también ejerció como agente comercial en la capital tinerfeña. Además, tuvo una intensa vida pública, pues fue regidor del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, diputado provincial y alcalde de Arico; en esta actividad política sobresaldrían luego muchos de sus descendientes.

Nació en Santa Cruz de Tenerife el 9 de octubre de 1813, siendo hijo de don Martín Rodríguez Castellano y doña Antonia Delgado Meneses, naturales y vecinos de dicha capital. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Concepción, por el sacerdote don Juan José Pérez González; se le puso por nombre “Martín Antonio Pedro Dionicio” y actuó como padrino don Pedro Pablo de Sala, natural de Barcelona…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-Arona-Vilaflor de Chasna: Don Agustín González Bethencourt (1729‑1819), teniente de Caballería, capitán de Milicias graduado de Infantería, comandante de armas, alcalde de Vilaflor, promotor de la segregación religiosa y civil de Arona, alcalde de este pueblo y mayor propietario de la jurisdicción

Nuestro biografiado, nacido en Granadilla de Abona y casado en Adeje, vivió con su familia en el pago de Ifonche y luego en el de Arona, donde su esposa heredó una casona y extensas propiedades de un hermano sacerdote; también fue arrendatario de tierras de la Casa Fuerte de Adeje. Llegó a ser el mayor propietario agrícola y ganadero de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna, con esclavos y criados a su servicio. Asimismo, siguió una destacada carrera militar, que comenzó como cabo de la escuadra de Milicias de Arona, donde residía; luego obtuvo una plaza de teniente de Caballería, con la que posteriormente pasó al Regimiento de Milicias de Abona; y, finalmente, ascendió a capitán de Milicias en el mismo cuerpo; como tal, fue comandante de armas de Arona y antes de su retiro recibió el grado de Capitán de Infantería. Además, fue alcalde real de Vilaflor de Chasna en tres etapas y hermano de las Hermandades del Santísimo Sacramento, Misericordia y Ntra. Sra. del Rosario de la parroquia matriz de San Pedro Apóstol. Fue uno de los vecinos más destacados de Arona, donde, junto a su yerno el también capitán don José Antonio Hernández Montesino, promovió la segregación religiosa y política de este pueblo de la amplia jurisdicción chasnera a finales del siglo XVIII; en esta localidad ejerció como prioste de la Hermandad de la Misericordia, alcalde real en dos ocasiones y alcalde constitucional en otra.

Nació en Granadilla de Abona hacia 1729, siendo hijo de don Juan González Muros, natural y vecino del pago de El Salto, y doña María Bethencourt García, que lo era de Ifonche, quienes eran primos en tercer grado de consanguinidad y se habían casado en 1723. Desconocemos la fecha exacta de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público de dicho pueblo.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: