San Miguel de Abona-Vilaflor de Chasna: Don Germán Fumero Delgado (1871-?), sargento de Infantería, interventor electoral, cartero, cobrador de arbitrios, comerciante e impulsor de fiestas en Gran Tarajal

Miembro de una destacada familia, nuestro biografiado ha sido olvidado por sus paisanos, primero por haberse ausentado de la isla y segundo por la personalidad arrolladora de su padre. Nació en San Miguel de Abona y vivió algunos años en Vilaflor de Chasna, donde se establecieron sus padres. Siguió una modesta carrera militar, en la que ascendió desde soldado hasta sargento de Infantería, empleo con el que se licenció; por entonces actuó como interventor electoral en Vilaflor y pasó algunas temporadas en Gran Canaria. Luego se estableció en Gran Tarajal (Tuineje), donde casó con la hija del propietario más rico del lugar, en el que ejerció como cartero, cobrador del arbitrio de la cal para el Cabildo y comerciante de comestibles, lo que le permitió alcanzar una posición acomodada y ser elector contribuyente. Además, fue impulsor de las fiestas patronales de esa localidad majorera, en la que dejó una amplia y destacada sucesión.

Nació en San Miguel de Abona el 10 de mayo de 1871, a las doce del día, siendo hijo de don Germán Fumero Alayón, natural de Vilaflor de Chasna, y de su segunda esposa doña Cecilia Delgado Díaz, que lo era de San Miguel. Dos días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco ecónomo don Juan García Alfonso, Br. En Artes; se le puso por nombre “Germán Fernando Francisco de San Antonio” y actuó como padrino don Francisco Gómez y Gómez, siendo testigos don Juan Pulido y don Tomás Pulido, de la misma naturaleza y vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Francisco Gómez Gómez (1831-1923), maestro de Primera Enseñanza, notario público eclesiástico, secretario del Ayuntamiento y del Juzgado Municipal, propietario agrícola, compromisario para la elección de senadores, interventor electoral, juez municipal suplente y alcalde de San Miguel de Abona

Nuestro biografiado, miembro de una destacada familia, fue propietario agrícola y obtuvo el título de Maestro Elemental de Primera Enseñanza, ejerciendo como maestro de la escuela de niños de San Miguel. También fue, durante varias décadas, notario público eclesiástico de la parroquia y secretario del Ayuntamiento y del Juzgado Municipal de San Miguel. Además, fue bienhechor de la parroquia, miembro de la “Asociación de empleados provinciales y municipales” de Canarias, elector contribuyente, compromisario para la elección de senadores, interventor electoral, juez municipal suplente y alcalde de San Miguel de Abona.

Nació en San Miguel de Abona el 10 de octubre de 1831, siendo hijo de don Bernardo Gómez del Castillo Alonso y doña Josefa Gómez del Castillo y Rodríguez Monroy. Cinco días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propietario don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Francisco de Borja Luis Daniel” y actuó como padrino su bisabuelo don Bernardo Alonso…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Andrés Gómez y Gómez (1883-1935), propietario, vicesecretario de la Sociedad “La Unión”, presidente del Casino “La Juventud”, alcalde de San Miguel de Abona, jurado judicial, corresponsal de Gaceta de Tenerife y vocal fundador del “Club San Miguel”

Este polifacético personaje vivió durante toda su vida en San Miguel de Abona como propietario agrícola y ganadero, lo que le permitió tener una economía saneada y ser elector contribuyente. También ejerció como corresponsal del periódico Gaceta de Tenerife. Además, desempeñó numerosos cargos públicos en su municipio natal: vicesecretario de la Sociedad de Instrucción y Recreo “La Unión”, presidente del Casino “La Juventud”, alcalde de San Miguel y luego concejal de su Ayuntamiento, jurado judicial, secretario suplente del Juzgado Municipal y vocal fundador del “Club San Miguel”. En 2000 se dio su nombre a una calle de Las Chafiras, como a otros alcaldes de dicho municipio en el siglo XX.

Nació en El Pino (San Miguel de Abona) el 25 de julio de 1883, a las once de la mañana, siendo hijo de don Andrés Gómez Feo y de doña Adela Gómez Hernández. El 1 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propio don Agustín Pérez Camacho; se le puso por nombre “Andrés Santiago” y actuó como padrino su tío don Evaristo Gómez y Feo, soltero, siendo testigos don Juan Pulido y don Miguel González, ministros de la parroquia…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Bernardo Rodríguez Oliva (1848-1875), agricultor, sargento 2º de Milicias y comandante de armas de San Miguel de Abona, fallecido en plena juventud

Miembro de una familia de larga tradición militar, nuestro biografiado también ingresó por sorteo como soldado en la Sección Ligera Provincial de Abona, en la que ascendió sucesivamente a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias. Con ese último empleo fue nombrado comandante de armas de su pueblo natal, San Miguel de Abona, al ser el militar de mayor graduación residente por entonces en dicho municipio, propuesto para dicho cargo por el comandante militar de la comarca de Abona y aprobado por el capitán general de Canarias. Pero solo permaneció durante un mes al frente de dicha comandancia, pues falleció repentinamente cuando solo contaba 27 años de edad. Permanecía soltero y trabajaba como agricultor.

Nació en San Miguel de Abona el 19 de julio de 1848, siendo hijo de don José María Rodríguez Marrero y Bello, natural de dicho pueblo, y doña María de la Encarnación Oliva Montesino, que lo era de Vilaflor. Seis días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Bernardo Lorenzo” y actuó como padrino don Bernardo Fernández Acosta, natural de La Orotava…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Miguel González Díaz (1933-2006), cura ecónomo de Alajeró, Arico y San Miguel de Abona, párroco de La Cuesta, Barranco Grande y Santa Cruz de Tenerife (barrios de La Alegría, Los Campitos y La Salud) y párroco emérito de Nuestra Señora de la Salud

Este recordado sacerdote, nacido en San Miguel de Abona, cursó sus estudios eclesiásticos en el Seminario Diocesano de Tenerife, donde fue un buen estudiante. Una vez recibidas las órdenes sagradas, fue nombrado, sucesivamente, cura ecónomo de Alajeró, durante casi un año y medio; cura ecónomo de la villa de Arico, durante dos años, y, simultáneamente, encargado de Arico el Nuevo, en la mayor parte de ese tiempo; cura ecónomo del Arcángel San Miguel de su pueblo natal, durante casi diez años, los cuatro últimos encargado también de la nueva parroquia de Aldea Blanca, cuyo templo se había construido bajo su regencia, lo mismo que la nueva iglesia de El Roque. Luego ejerció como cura ecónomo en La Cuesta (La Laguna) y Barranco Grande (El Rosario). Finalmente, durante muchos años, fue párroco en varios barrios de Santa Cruz de Tenerife: La Alegría, Los Campitos y La Salud. En el momento de su muerte era párroco emérito de Ntra. Sra. de la Salud de la capital tinerfeña.

Nació en San Miguel de Abona el 8 de junio de 1933, a las ocho de la tarde, siendo hijo de don Rosendo González Hernández y doña Teófila Díaz González. El 29 de septiembre de ese mismo año fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura encargado don Celso González Tejera; se le puso por nombre “Miguel Félix Celso” y actuaron como padrinos don Agustín González Hernández y doña Antonia Acevedo Feo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Descripciones del término municipal de San Miguel de Abona en la primera mitad del siglo XIX

En el presente trabajo se incluyen seis descripciones del municipio de San Miguel de Abona que, por lo general, son de extensión bastante limitada, así como dos referencias indirectas o colaterales a esta localidad, todas de la primera mitad del siglo XIX. En el conjunto de ellas se destacan diversos aspectos: la situación en el contexto comarcal e insular; los límites o la distancia a otras localidades; la población; la parroquia; el ayuntamiento; el embarcadero más próximo; la riqueza o los recursos económicos; etc. Destacan por su extensión y detalle dos de ellas, la de Escolar y Serrano y la de Madoz.

A pesar de la corta información que ofrece la mayoría y al margen de algún error o confusión que hemos intentado aclarar, todas incluyen datos de interés para conocer algunas características de este municipio en la época estudiada. Una de ellas (Escolar), la más extensa, dedica especial interés a la economía, la parroquia y la población; dos (Mac-Gregor y Díaz Núñez) destacan su segregación parroquial de Vilaflor; otra (Zufiría & Monteverde) menciona la composición de su Ayuntamiento; y la más completa (Madoz), relaciona su situación, clima, población, parroquia, fiestas, límites, orografía, producción agrícola, población y riqueza…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-San Miguel de Abona: Don Nicolás Gómez del Castillo (1776-1860), propietario agrícola, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias Provinciales, alcalde de San Miguel, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, segundo mayor contribuyente de dicho pueblo y alcalde de Granadilla

Aunque toda su vida trabajó como propietario agrícola, también siguió una limitada carrera militar como soldado, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias; con este último empleo fue propuesto en dos ocasiones para subteniente, pero no obtuvo dicho nombramiento por su enemistad con sus superiores, probablemente por motivos políticos. Aunque era natural de Charco del Pino (Granadilla de Abona), tras contraer matrimonio en San Miguel de Abona se estableció en este pueblo, en el que desempeñó numerosos cargos: alcalde constitucional, comisionado del Ayuntamiento para el Cabildo abierto, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, diputado del Ayuntamiento, alcalde real y escrutador electoral; llegó a ser el segundo mayor contribuyente de dicho municipio. Después de celebrar segundas nupcias se estableció en su pago natal de Charco del Pino, siendo elegido alcalde de Granadilla, aunque renunció a dicho cargo debido a su avanzada edad. Fue un hombre longevo y logró sobrevivir a sus tres esposas.

Nació en el pago de Charco del Pino el 20 de abril de 1776, siendo hijo de don Antonio Gómez del Castillo y doña María Hernández González (o Luis). Ocho días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua de Granadilla por el cura párroco don Francisco Cruz Alayón y Salcedo; se le puso por nombre “Nicolás Antonio” y actuó como padrino el militar don Nicolás Javier Viera y Torres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La religiosidad y la vida social en el municipio de San Miguel de Abona en 1965, según el canónigo José Trujillo Cabrera y cuatro misioneros

Conocemos la situación religiosa y, en parte, social del municipio de San Miguel de Abona en el año 1965, gracias a dos destacados acontecimientos, la publicación del libro Guía de la Diócesis de Tenerife del canónigo don José Trujillo Cabrera, en el que se recogían interesantes datos de la única parroquia existente por entonces, y la celebración de una Santa Misión en la isla de Tenerife, de la que en San Miguel de Abona se hicieron cargo cuatro misioneros, que recogieron en su crónica tanto la religiosidad de la población como otros interesantes aspectos sociales. El municipio de San Miguel de Abona, aparte de la cabecera del término, contaba en ese año con varios núcleos de población: El Roque, Las Zocas, Aldea Blanca y El Frontón. Existía una sola parroquia, la del Arcángel San Miguel (creada en 1796), que reunía una población de hecho de 3.150 habitantes y era atendida por el cura ecónomo don Miguel González Díaz, natural del mismo pueblo.

En el mencionado libro del canónigo don José Trujillo Cabrera se recogió una interesante información de la parroquia del Arcángel San Miguel de San Miguel de Abona, que por entonces incluía a todo el término municipal. En ella se detalla el Santo titular, la población, las escuelas existentes, la casa rectoral, la reseña histórica desde su creación, la iglesia parroquial, los colectivos que funcionaban en ella y las fiestas patronales, así como la relación de pagos existentes en su jurisdicción, con sus correspondientes escuelas, ermitas y habitantes.

Por su parte, con motivo de la Misión celebrada en ese mismo año 1965, en este municipio se establecieron tres centros misionales, uno en la cabecera municipal, otro en Las Zocas y el tercero en Aldea Blanca; llama la atención que no se pusiese un centro misional en El Roque ni en El Frontón, a pesar de su aislamiento y de contar con una considerable población, por lo que dichos vecinos debieron acudir a la cabecera municipal. En este artículo se recoge la crónica de los actos misionales, redactada por los propios misioneros que la llevaron a cabo, lo que nos permite conocer como era por entonces la vida religiosa y social en los distintos núcleos que integraban el término municipal, con datos a veces curiosos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona-Vilaflor de Chasna: Don Marcos Rodríguez del Roque (1626-1703), propietario agrícola y alférez de Milicias

Nuestro biografiado llegó a ser en su época el hijo más ilustre del núcleo de El Roque, en el actual municipio de San Miguel de Abona, pero que por entonces dependía de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna. Destacó como propietario agrícola, pero sobre todo sobresalió como alférez en el Tercio de Milicias de Abona-Adeje, empleo en el que permaneció por lo menos durante casi cuatro décadas y hasta su muerte, siendo el segundo oficial de la compañía de San Miguel de Abona, a cuyo frente estuvo durante algún tiempo por muerte del capitán jefe.

Nació en mayo de 1626 probablemente en el caserío de El Roque (San Miguel de Abona), siendo hijo de don Baltasar Rodríguez del Roque y doña Isabel Lorenzo. El 1 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el beneficiado Br. don Alonso Pérez Perera; se le puso por nombre “Marcos” y actuaron como padrinos don Gaspar Rodríguez y doña Isabel Lorenzo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Miguel Hernández Feo (1822-1892), propietario agrícola, procurador síndico y alcalde constitucional, 2º teniente de la 1ª Compañía de San Miguel y ayudante del Batallón de la Milicia Nacional de Abona

Trabajó durante toda su vida en el cuidado de sus cuantiosas propiedades agrícolas, llegando a figurar entre los mayores contribuyentes del municipio y, como tal, con derecho a participar en las elecciones de concejales, diputados provinciales, diputados a Cortes y compromisarios para senadores. En esta situación, fue elegido alcalde constitucional de San Miguel de Abona y procurador síndico del Ayuntamiento en dos etapas. Además, fue designado por sorteo soldado suplente de las Milicias Provinciales; y se alistó como voluntario en la Milicia Nacional de San Miguel, siendo elegido 2º teniente de la 1ª Compañía de dicho municipio, así como ayudante del cuadro de mandos del Batallón de Abona de ese mismo cuerpo. También fue uno de los miembros de la comisión nombrada para la adquisición de la urna del Señor Difunto para la iglesia parroquial del Arcángel San Miguel.

Nació en San Miguel de Abona el 7 de abril de 1822, siendo hijo del militar don Tomás de Aquino Hernández de Fuentes y doña María Isabel Rodríguez Feo y Pérez. Tres días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propio don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Miguel Antonio de San Agustín” y actuó como padrino don Agustín Pérez Alonso…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: