Guía de Isora: Don José Martín González (1912-2002), maestro nacional, secretario del Casino Republicano e Hijo Predilecto de Guía de Isora

Mientras cursaba la carrera de Magisterio nuestro biografiado fue nombrado maestro interino de la escuela unitaria de niños nº 1 de Guía de Isora; por entonces también fue elegido secretario del Casino Republicano de dicha localidad. Luego continuó sus estudios, que fueron truncados por su movilización con motivo de la Guerra Civil Española, en la que tuvo que combatir. Una vez terminada la contienda bélica se le expidió el título de Maestro, con el que ejerció como maestro interino de la escuela unitaria de niños de Palmarejo (Hermigua). Mientras permanecía en dicho destino superó las oposiciones celebradas en La Laguna y, gracias a ello, pasó a regentar como propietario provisional la escuela unitaria de niños nº 2 de Los Silos; y luego la escuela de niños de Guarazoca (Valverde). Posteriormente fue nombrado propietario definitivo de la escuela de niños de Tijoco (Adeje), de la que pasó, por concurso de traslado, a la escuela unitaria nº 1 de Guía de Isora, luego integrada en la sección graduada y finalmente en el colegio público de dicha localidad, donde ejerció durante casi 35 años, hasta su jubilación, que se le concedió al cumplir los 70 años de edad, por lo que dio clase a varias generaciones de isoranos. En varios de sus destinos fue delegado local del Sindicato Español del Magisterio, vocal de las Juntas Municipales de Primera Enseñanza y premiado por el Frente de Juventudes. En reconocimiento a sus méritos docentes fue nombrado Hijo Predilecto de Guía de Isora.

Nació en Guía de Isora el 8 de enero de 1912, a las cuatro de la tarde, siendo hijo de don Lucio Martín Alonso, zapatero conocido por “Manuel”, y doña María de la Concepción González. El 7 de abril de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra de la Luz por el cura encargado accidental don Martín Chacobo; se le puso por nombre “José Domingo Luciano” y actuó como padrino don Domingo de la Cruz González…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Juan Reyes Pérez (1915-1995), Canónigo Honorario de la Catedral, cura ecónomo de Agulo y Tegueste, párroco-arcipreste de Los Llanos de Aridane, La Orotava y Santa Cruz de Tenerife, secretario del Consejo Diocesano de Economía, juez diocesano, profesor del Seminario, Párroco Emérito de San Francisco de Asís de dicha capital e Hijo Adoptivo de Tegueste y Los Llanos

Con este artículo queremos rendir homenaje a uno de los sacerdotes más queridos de la Diócesis Nivariense, el Canónigo Honorario don Juan Reyes Pérez, cuya vida estuvo marcada por la afabilidad, sencillez y austeridad de su carácter, así como por la sensatez y prudencia de sus decisiones. Este entrañable tinerfeño, nacido en Guía de Isora, fue un alumno brillante del Seminario Diocesano, donde también destacó como recitador. Se ordenó de presbítero en Güímar y ejerció sucesivamente como cura ecónomo de Agulo y Tegueste, siendo su labor pastoral reconocida con el nombramiento de “Hijo Adoptivo” de esta villa tinerfeña, donde solo ejerció durante tres años. Luego pasó como párroco-arcipreste a Los Llanos de Aridane, donde desarrolló una brillante labor ministerial durante ocho años, que también fue reconocida con el título de “Hijo Adoptivo”, que se le entregó en el homenaje de despedida. A continuación fue trasladado a la villa de La Orotava, asimismo como párroco-arcipreste de Ntra. Sra. de la Concepción, que regentó durante más de cuatro años. Finalmente obtuvo en propiedad, con el nº 1 en el concurso general a parroquias vacantes, la de San Francisco de Asís en Santa Cruz de Tenerife, a cuyo frente permaneció durante 36 años, 32 de los cuales como arcipreste de dicha capital. Fue asimismo profesor de Religión del Instituto de Bachillerato “Poeta Viana” de Santa Cruz y de Teología Moral del Seminario Diocesano de La Laguna; perteneció a varios consejos consultivos y desempeñó importantes cargos de responsabilidad en la Diócesis, como los de juez prosinodal del Obispado y secretario del Consejo Diocesano de Economía; también destacó como orador sagrado. Poco antes de cumplir sus Bodas de Oro sacerdotales fue nombrado Canónigo Honorario de la Catedral de La Laguna; y a los 79 años de edad se le concedió su merecida jubilación, con un emotivo homenaje, siendo nombrado Párroco Emérito de San Francisco de Asís.

Nació en Guía de Isora el 6 de junio de 1915 a las tres de la tarde, siendo hijo del albañil don Francisco Reyes Delgado y doña Clorinda Pérez Ferrer, vecinos del pago de Guisios. El 3 de noviembre de ese mismo año recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz de manos del cura regente don José Serret y Sitjá…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Sociedad de instrucción y recreo “Unión Republicana” de Guía de Isora (1918)

En 1918, el movimiento republicano de Guía de Isora, que ya tenía una larga trayectoria de casi medio siglo, adquirió un nuevo impulso, coincidiendo con el final de la I Guerra Mundial. Por ello, el 24 de octubre de dicho año se constituyó en dicho municipio el nuevo Comité Republicano local y el 1 de diciembre del mismo la Sociedad de instrucción y recreo “Unión Republicana”, creada en el seno de dicho comité. La mayoría de los dirigentes republicanos locales formaron parte tanto del comité como de la junta directiva del nuevo casino.

De este casino o sociedad recreativa tenemos muy poca información, prácticamente la fecha de su constitución y los componentes de su primera junta directiva, pues no vuelve a aparecer en la prensa tinerfeña que hemos rastreado. Aunque estaba abierta a socios de distintas ideologías, suponemos que, en su corta trayectoria, de momento limitada a dicho año, su finalidad principal sería entretener a los afiliados al partido al que estaba ligado, sobre todo con la celebración de bailes, que además servirían para integrar a sus miembros y captar a nuevos simpatizantes…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Juan Antonio Hernández Dorta (1839-?), propietario agrícola, comerciante, alcalde de San Antonio de las Vegas y teniente coronel del Ejército Libertador de Cuba

Al igual que varios de sus familiares, nuestro biografiado emigró a Cuba y se estableció en San Antonio de las Vegas, donde contrajo matrimonio. En dicha localidad destacó como propietario agrícola y comerciante, por lo que fue elegido alcalde-presidente del Ayuntamiento y, como tal, presidente de las Juntas locales de Instrucción Primaria, Sanidad y de Patronato. Luego, identificado plenamente con la causa cubana, tras el inicio de la Guerra de Independencia y junto a dos de sus sobrinos, en 1895 se alistó en el Ejército Libertador de Cuba, en el que alcanzó el empleo de comandante de la Segunda Brigada de la Segunda División del V Cuerpo del Departamento Occidental, prestando sus servicios como ayudante incorporado al Estado Mayor; al final de dicha guerra ya había ascendido a teniente coronel del Cuartel General (Maestre) de Brigada del general en jefe, incardinado en la mencionada Brigada, que operaba en las provincias de Matanzas y La Habana.

Nació en Tejina de Guía el 18 de noviembre de 1839, siendo hijo de don Agustín Marcos Hernández (Carmenaty) González, natural de El Tanque, y doña María Dorta Domínguez (Fraga), conocida por “Carmela”, que lo era de Tejina. Seis días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Guía de Isora por el cura propio don José Pérez; se le puso por nombre “Juan Antonio del Rosario” y actuó como padrino don Antonio Francisco de León…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Manuel Hernández y Hernández (1845-1929), agricultor, emigrante a Cuba, sargento 2º de Milicias, concejal del Ayuntamiento y jurado judicial

Miembro de una familia modesta, nuestro biografiado trabajó durante toda su vida como agricultor. Además, a los 22 años de edad entró a servir por sorteo como soldado de la Sección Ligera Provincial de Abona, en la que, como reconocimiento a sus méritos y servicios, enseguida ascendió a cabo 2º y cabo 1º de Milicias. Mientras ostentaba dicho empleo se le concedió una licencia de un año para emigrar a la isla de Cuba, con el fin de resolver los asuntos que había dejado pendientes al morir allí su hermano Pedro, lo que efectuó. Tras su regreso, fue ascendido a sargento 2º de Milicias en la misma Sección de Abona. Después de licenciado, fue elegido concejal del Ayuntamiento de Guía de Isora y también fue designado jurado, por sorteo, para los juicios a celebrar en la cabecera del partido judicial de La Orotava.

Nació en Guía de Isora (por entonces denominado “Guía de Tenerife”) el 7 de octubre de 1845, siendo hijo de don Cristóbal Hernández Pérez y doña Emilia Hernández del Pino. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Domingo Carreiro; se le puso por nombre “Manuel Antonio del Sacramento” y actuó como padrino su tío don José Hernández Pérez…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La religiosidad, la vida social y la situación económica en el municipio de Guía de Isora, según la Santa Misión de 1965

En 1965 se celebró una Santa Misión en la isla de Tenerife, una vez concluidas las realizadas en las demás islas de la Diócesis Nivariense. Después de un asesoramiento previo, el obispo de la Diócesis, don Luis Franco Cascón, dispuso que se celebrara dicha Misión empezando por el Sur de la isla y siguiendo un orden geográfico, desde la parroquia de Santiago del Teide hasta la de Barranco Hondo (Candelaria). Tuvo lugar entre la segunda semana de mayo y la segunda de julio, evitando la época de la zafra del tomate, que solía trastocar la vida en el Sur al ocasionar un considerable trasiego de personas, dedicadas en esos meses casi exclusivamente a dicho trabajo, “de día y de noche sin descanso”. Resultó interesante el que el Valle de Güímar quedase para el final, con el fin de que la concentración que se planteaba en Candelaria como clausura estuviese más nutrida, como así ocurrió.

En esa época, el municipio de Guía de Isora estaba constituido por numerosos núcleos de población y, según la descripción realizada por el canónigo don José Trujillo Cabrera en su Guía de la Diócesis de Tenerife, contaba con cinco parroquias: la de Nuestra Señora de la Luz en la cabecera municipal, creada en 1738, categoría de ascenso, una población de hecho de 3.040 habitantes y cuatro pagos: Chirche (con la ermita de San Felipe), Jaral, Aripe (con la ermita de San Pedro) y Acojeja; la de San Juan Bautista en Chío, creada en 1929, categoría de entrada, 1.350 habitantes y con el pago de Chiguergue (con la ermita de San Roque, recién construida); la Nuestra Señora del Rosario de Tejina de Isora, creada en 1943, también de entrada, con 990 habitantes y cuatro pagos: Vera de Herques, Abama, Tijoco Abajo (perteneciente al municipio de Adeje) y Las Fuentes (con la ermita de San José); la de San Juan Bautista en Playa de San Juan, creada en 1963, de entrada, con 1.120 habitantes y sin pagos; y la de Nuestra Señora de Candelaria de Puerto de Alcalá, creada en 1963, asimismo de entrada, con 850 habitantes y sin pagos.

En la Santa Misión que nos ocupa, se establecieron seis centros misionales en el municipio de Guía de Isora: uno en la capital y los otros cinco en Chío, Chiguergue, El Jaral, Abama y Playa de San Juan. En Guía, Chío y Playa de San Juan tuvieron como sede sus respectivas iglesias parroquiales; en Chiguergue, la nueva ermita de San Roque; en El Jaral y Abama, probablemente salones habilitados, pues no se indica. A continuación, vamos a analizar como tuvo lugar dicha Misión en este término municipal, tal como fue descrita por los propios misioneros que la llevaron a cabo en cada uno de los centros misionales, lo que nos permite conocer como era por entonces la vida religiosa y social, así como la situación económica y demográfica, en algunos de los núcleos que integraban el término municipal, con datos a veces muy curiosos. Llama la atención que en esta ocasión no se estableciesen centros misionales en dos de las parroquias del municipio, Tejina de Isora y Puerto de Alcalá; y que no se mencionasen otros pagos existentes por entonces y alejados del municipio, como Chirche Aripe, Acojeja y Vera de Herques, cuyos vecinos se supone que acudirían a los centros misionales más cercanos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Francisco Forte Díaz (1810-1890), sargento 2º de Milicias retirado con fuero, artesano y propietario agrícola

Como algunos de sus familiares, incluido un hermano y un hijo, nuestro biografiado siguió una modesta carrera militar, en la que ascendió desde soldado a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias, inicialmente en el Regimiento Provincial de Abona, luego en el Batallón Provincial de Garachico y, finalmente, en el Batallón Ligero Provincial de Abona. Después de prestar más de 23 años de servicios, obtuvo su licencia absoluta con el fuero entero de guerra, que le permitía algunos privilegios. Pero su actividad profesional siempre fue la de artesano y labrador, al cuidado de sus cortas propiedades agrícolas.

Nació en el pago de Tejina (Guía de Isora) el 24 de noviembre de 1810, siendo hijo de don Pedro Forte Dorta “El Menor” y doña Ana María Díaz González, natural ésta de la villa de Adeje. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Guía por el cura rector don Domingo de Armas y Manrique; se le puso por nombre “Antonio José” y actuó como padrino su tío don Francisco Díaz González. Pero nuestro biografiado siempre fue conocido por “Francisco”, tal como aclara en su expediente matrimonial: “Se llama asi por haberse llamado desde su infancia por este nombre y qe. asi lo asegura su padrino, pues aunqe. resulta de la partida llamarse Antonio Jose, dice lo atribuye a equivoco en su asiento”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las primeras bandas de música de Guía de Isora (1893-1909)

Guía de Isora fue el cuarto municipio del Sur de Tenerife que contó con banda de música, tras Güímar, Arafo y Granadilla de Abona. Antes de la fecha de fundación de la Banda de música “La Filarmónica”, en 1915, de la que ya nos hemos ocupado en otro artículo, según la tradición oral en esta localidad ya habían existido dos agrupaciones musicales, “Los Patriotas” y “Los Leoninos”, la última de las cuales solamente había durado un par de años. No sabemos con certeza en qué épocas existieron dichas agrupaciones y quienes fueron sus directores, pero lo cierto es que desde finales del siglo XIX el municipio de Guía de Isora comenzó a sensibilizarse con la música de bandas.

Gracias a la prensa tinerfeña tenemos constancia de tres períodos anteriores a dicha fecha (1893, 1902-1904 y 1906-1909), en los que en los programas de las fiestas de Guía de Isora y Adeje se menciona una “Banda de música de Guía”, sin especificar su nombre, aunque seguramente fueron las que recordaba la tradición oral. Con la existencia de estas bandas, en la juventud isorana comenzó a calar el gusto por la música y fue inculcándose el deseo de conocer y dominar los distintos instrumentos para poder integrarse en ellas. Pero estas agrupaciones sufrieron frecuentes crisis que motivaron su disolución temporal y su posterior reorganización, lo que ha sido una constante en la historia musical de este municipio. A esas primeras bandas de música vamos a dedicar el presente artículo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Florencio Borges Pérez (1838-1903), sargento 2º de Milicias, emigrante a Cuba con licencia, propietario agrícola e interventor electoral

Miembro de una modesta familia isorana de agricultores, nuestro biografiado inició su actividad profesional como jornalero agrícola. Luego prestó sus servicios en La Sección Ligera Provincial de Abona durante diez años, en los cuales fue ascendiendo desde soldado a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias; en ese tiempo estuvo movilizado durante tres años en el Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife. Aún en activo, solicitó y obtuvo la preceptiva licencia para emigrar a Cuba, con el fin de percibir intereses que allí tenía su padre; y durante su estancia en dicha isla obtuvo su licencia absoluta de las Milicias Canarias. De regreso en su pueblo natal, trabajó el resto de su vida como propietario agrícola. Además, actuó como interventor electoral en la elección de diputados a Cortes.

Nació en Guía de Isora el 23 de febrero de 1838, siendo hijo de don José Borges González y doña María Candelaria Pérez Reyes, de la misma naturaleza pero ella oriunda de Icod de los Vinos. Dos días después fue bautizado en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz por el cura propio don José Pérez; se le puso por nombre “Florencio José Agustín” y actuó como madrina doña María Rodríguez, de dicha vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Sociedad de recreo e instrucción “Amigos del Arte” de Guía de Isora (1920-1922)

Ya en una ocasión anterior dimos a conocer que el municipio de Guía de Isora ha contado con varios casinos o sociedades culturales y recreativas, siendo la primera el “Casino Principal”, fundado en el último tercio del siglo XIX y refundado en 1926, en esta segunda etapa con el nombre de “Casino de Guía” y un marcado carácter republicano y progresista, circunstancia que provocó su clausura en 1936, al inicio de la Guerra Civil. A lo largo del siglo XX, se crearon otras seis nuevas sociedades de instrucción y recreo: el “Centro Isorano”, de línea conservadora, que ya existía en 1908 y fue disuelto hacia 1944; la Sociedad “Unión Republicana”, fundada en 1918; la Sociedad “Amigos del Arte” (1920-1922); la Sociedad “Centro El Porvenir” de Chío (1928-1932); la “Juventud Católica” de Guía de Isora, fundada en 1933; y el nuevo “Casino de Guía de Isora”, que comenzó su andadura en 1961. A ellos se podría sumar una Sociedad “XXV de Diciembre”, de existencia dudosa, que figura en la prensa de 1928.

En este artículo nos vamos a ocupar de la Sociedad de recreo e instrucción “Amigos del Arte” de Guía de Isora, fundada en mayo de 1920 y en cuya junta directiva figuraban destacadas personalidades locales, así como varios funcionarios relevantes domiciliados en dicha localidad. Fue elegido presidente don Nazario García Cruz, practicante en Medicina y Cirugía y prestigioso orador. Organizaba sobre todo veladas teatrales, musicales y literarias, la mayoría de carácter benéfico, que se celebraban en el salón-teatro de dicha localidad. Se la menciona en la prensa desde su fundación hasta septiembre de 1921, aunque en febrero y marzo de 1922 se celebraron dos festivales en los que participaron varios de sus directivos, por lo que probablemente fueron organizados por esta sociedad, pero no se especifica…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: