Vilaflor de Chasna: Don Pedro Tacoronte Fumero (1854-1910), maestro interino, elector contribuyente, secretario suplente del Juzgado, alcalde constitucional, interventor electoral, juez municipal y secretario interino del Ayuntamiento

Nuestro personaje ya destacó como estudiante, al figurar entre los mejores alumnos de la escuela pública de niños de su municipio natal. Luego ejerció como maestro interino de la misma, aunque carecía de titulación académica; por dicho motivo se matriculó en la Escuela Normal de Maestros de La Laguna, pero no consta que obtuviese el correspondiente título. Lo cierto es que, como elector contribuyente, a lo largo de su vida desempeñó algunos de los principales cargos públicos de Vilaflor de Chasna: secretario suplente del Juzgado Municipal, alcalde constitucional, interventor electoral, juez municipal titular, secretario interino del Ayuntamiento en dos etapas, la última hasta su muerte, y juez municipal suplente. Falleció prematuramente, dejando sucesión.

Nació en Vilaflor de Chasna en 1854, siendo hijo de don Domingo Tacoronte Trujillo y doña María del Rosario Fumero y Fumero, naturales y vecinos de dicho pueblo, donde habían contraído matrimonio en 1851. Fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura párroco propio don José Lorenzo Grillo y Oliva. Fueron sus abuelos paternos: don Fernando Tacoronte Bethencourt, natural de La Escalona y de origen guanche, y doña María Benita Trujillo Rodríguez, de Vilaflor, casados en 1801; y los maternos: don Marcos Fumero Évora y doña María del Carmen Fumero Grillo, ambos de Vilaflor…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna: Don Pedro (García) Domínguez del Castillo (1647-1689), alférez de Milicias, capitán de Caballos Corazas, alcalde de Vilaflor y propietario agrícola, descendiente de distinguidos linajes prehispánicos y peninsulares

Nuestro biografiado fue vecino de Vilaflor y uno de los más influyentes de toda la comarca de Abona. Destacó como importante propietario agrícola y, al igual que muchos de sus familiares, siguió la carrera militar como alférez de Milicias y capitán de Caballos Corazas en el Tercio de Milicias de Adeje y Abona, empleo éste en el que permaneció hasta su prematura muerte. Además, fue alcalde de la amplia jurisdicción chasnera, que por entonces también englobaba a los actuales municipios de Arona y San Miguel de Abona, así como al pago de Chiñama, hoy incorporado a Charco del Pino (Granadilla de Abona).

Nació en la jurisdicción de Vilaflor de Chasna en enero de 1647, siendo hijo de don Juan de la Cruz García del Castillo y doña Beatriz González del Castillo. El 27 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el Lcdo. don Miguel Soler de Arguijo; se le puso por nombre “Pedro” y actuaron como padrinos don Pedro Alonso y doña Luisa García.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Adeje-Vilaflor de Chasna: Don Antonio José Acosta Montesdeoca (1725-1811), notario público eclesiástico de Adeje y Vilaflor, colector y mayordomo de fábrica de la parroquia de San Pedro Apóstol y alcalde real de la amplia jurisdicción de Chasna

Miembro de una ilustre familia de militares y clérigos, nuestro biografiado nació en Adeje, donde fue nombrado notario público eclesiástico de la parroquia de Santa Úrsula y, como tal, fue el encargado de recoger las declaraciones de los testigos que se manifestaron sobre posibles milagros realizados por la Virgen de la Encarnación. Luego se estableció en Vilaflor de Chasna, donde también ejerció como notario público eclesiástico, así como colector y mayordomo de fábrica de la parroquia de San Pedro Apóstol. Además, en este pueblo gozó de un gran poder político, llegando a ser elegido en dos etapas alcalde real de esa amplia jurisdicción, que además de dicho pueblo incluía por entonces a los de Arona y San Miguel de Abona, así como al pago de Chiñama.

Nació en la villa de Adeje el 20 de junio de 1725, hijo del alférez don Francisco José de Acosta, natural de Los Llanos de Aridane en La Palma, y doña María de Gracia (Alfonso) Montesdeoca, que lo era de la antedicha villa tinerfeña. Cinco días después fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Úrsula por fray Sebastián de Gámez, guardián del Convento de San Francisco de dicha localidad, con licencia del beneficiado don Melchor Alfonso de Montesdeoca, quien actuó como padrino junto a su hermana doña Isabel García de Montesdeoca; se le puso por nombre “Antonio José”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona – Vilaflor de Chasna: Don Bernardo González del Castillo (1672-1749), teniente capitán de Milicias graduado de Infantería, alcalde real de Vilaflor y propietario agrícola

Miembro de una familia destacada, como muchos de sus familiares don Bernardo González del Castillo siguió la carrera militar, en la que ocupó los empleos de alférez y teniente capitán de Milicias, obteniendo también el grado de teniente de Infantería. Aunque nació en Granadilla de Abona, se estableció luego en el pago de Chiñama (hoy englobado en Charco del Pino), que por entonces pertenecía a Vilaflor de Chasna, siendo elegido alcalde real de esta amplia jurisdicción, que además de dicho pueblo abarcaba por entonces a Arona y San Miguel de Abona. También sobresalió como propietario agrícola.

Nació en Granadilla de Abona el 8 de marzo de 1672, siendo hijo del alférez don Gonzalo González del Castillo, “de la familia González y García”, y doña María Mayor González del Castillo, “de la familia de Garcías y vergancianos”. Cinco días después fue bautizado en la parroquia de San Antonio de Padua por el cura párroco Lcdo. Don Salvador González; se le puso por nombre “Bernardo” y actuaron como padrinos don Adrián de las Casas, mozo, hijo del alférez don Lucas de las Casas y doña Isabel González, y doña Francisca Manuel, hermana de doña María Mayor; todos “labradores vecinos y parroquianos de este lugar”. Sus padres se habían casado el 30 de octubre de 1660…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las primeras agrupaciones musicales de Vilaflor de Chasna (1920-1940)

Con casi total seguridad, por lo menos desde el siglo XIX existieron músicos de cuerda en el pueblo de Vilaflor de Chasna que, en solitario o asociados de manera improvisada, pudieron amenizar algunos bailes en la plaza o en las casas particulares del municipio. Así, en septiembre de 1906, con motivo de las fiestas en honor de San Roque y San Agustín, “Hubo bailes muy animados en algunas casas particulares y todo el pueblo se mostraba muy alegre y entusiasmado”, como recogió el periódico El Tiempo el 7 de dicho mes. Asimismo, el 9 de septiembre de 1917, con motivo de las fiestas celebradas por la inauguración de la capilla del Calvario, “A las nueve de la noche vistosos fuegos artificiales; terminados éstos tendrán lugar varios bailes en casas particulares”.

Posteriormente, desde los años veinte del siglo pasado, ya se agruparon para constituir agrupaciones musicales más o menos estables. Por ello, sorprende que un municipio tan pequeño como éste llegase a contar con varias de ellas en los años veinte y treinta del siglo pasado, lo que pudo estar motivado por el propio aislamiento del pueblo y por la indudable afición musical de sus habitantes.

De momento conocemos la existencia de cuatro de estos grupos en dicho período: la “Estudiantina Vilaflorense” (1924-1925), que amenizó veladas musicales, homenajes y bailes; la “Orquesta de Vilaflor” (1928-1930), cuya composición conocemos, que participó en manifestaciones, veladas literario-musicales, verbenas y bailes; el “Trío Vilaflorense” (1929), dirigido por el Sr. Morando, que coincidió en el tiempo con la anterior y que actuó en misas y procesiones; y la “Agrupación Nivaria” (1939), que amenizó tanto paseos o conciertos en la plaza principal como veladas literario-musicales. Todos ellos estaban dotados con instrumentos de cuerda: violines, guitarras y bandurrias, a los que probablemente se sumarían laúdes; además, algunos contaban con cantantes solistas…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna: Don Agustín Díaz Hernández (1868 1934), escribiente militar, primer teniente de Infantería, oficial de Hacienda, director de periódicos, maestro superior de Primera Enseñanza, interventor electoral, secretario del Partido Liberal-Demócrata de Tenerife y delegado del gobernador civil de la provincia

Recordamos hoy a uno de los numerosos militares nacidos en Vilaflor, don Agustín Díaz Hernández, quien desde simple soldado fue ascendiendo hasta alcanzar el empleo de primer teniente del Ejército Territorial de Canarias y, además, fue informado favorablemente para el de capitán honorífico; siendo sargento, ejerció como escribiente militar y tallador de quintos, y obtuvo un primer premio en un concurso de tiro. Durante 16 años simultaneó su actividad militar con la de funcionario de Hacienda, primero como aspirante de la Tesorería de Hacienda de Santa Cruz de Tenerife y luego como oficial 5º de las Intervenciones de Hacienda de Navarra, Castellón, Segovia, Santa Cruz de Tenerife y Ciudad Real; también estuvo destinado en la Jefatura de Pósitos de la capital tinerfeña y en la Delegación de Hacienda de Gran Canaria, como recaudador en Santa María de Guía. Asimismo, tuvo una intensa actividad periodística, como director de los periódicos tinerfeños El Imparcial de Canarias, El Porvenir, El Liberal y El País, así como corresponsal del periódico Las Canarias de Madrid. Su inquietud le llevó a obtener los títulos de Maestro Elemental y Superior de Primera Enseñanza, ejerciendo su labor docente por lo menos en Santa María de Guía, así como a viajar por diferentes ciudades de la Península; incluso estuvo a punto de embarcarse en varias ocasiones para algunas capitales de Hispanoamérica, aunque no llegó a hacerlo mientras fue militar. Además, tuvo una notable actividad política como interventor electoral, secretario del Partido Liberal-Demócrata de Tenerife y delegado del gobernador civil de la provincia. Fue, sin duda, uno de los hijos más cultos y destacados nacidos en Vilaflor de Chasna.

Nació en Vilaflor de Chasna el 14 de mayo de 1868, a las diez de la mañana, siendo hijo de los propietarios don Agustín Díaz Viera y doña Celia Hernández Feo. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado propio don José Lorenzo Grillo; se le puso por nombre “Agustín Bonifacio del Rosario” y actuó como padrino el propietario don Jacinto Cano, de la misma naturaleza y vecindad, siendo testigos don Francisco Fumero Évora y don Ambrosio Fumero, ministros de la iglesia…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona-Vilaflor de Chasna: Don Marcos Rodríguez del Roque (1626-1703), propietario agrícola y alférez de Milicias

Nuestro biografiado llegó a ser en su época el hijo más ilustre del núcleo de El Roque, en el actual municipio de San Miguel de Abona, pero que por entonces dependía de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna. Destacó como propietario agrícola, pero sobre todo sobresalió como alférez en el Tercio de Milicias de Abona-Adeje, empleo en el que permaneció por lo menos durante casi cuatro décadas y hasta su muerte, siendo el segundo oficial de la compañía de San Miguel de Abona, a cuyo frente estuvo durante algún tiempo por muerte del capitán jefe.

Nació en mayo de 1626 probablemente en el caserío de El Roque (San Miguel de Abona), siendo hijo de don Baltasar Rodríguez del Roque y doña Isabel Lorenzo. El 1 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el beneficiado Br. don Alonso Pérez Perera; se le puso por nombre “Marcos” y actuaron como padrinos don Gaspar Rodríguez y doña Isabel Lorenzo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna: Don Nazario Fumero Correa (1860-1943), guardia municipal, alguacil del Ayuntamiento, adjunto del Juzgado municipal, jurado judicial y agricultor propietario

Miembro de una destacada familia chasnera, la vida de nuestro biografiado transcurrió en el pueblo de Vilaflor de Chasna, donde siempre asumió un fuerte compromiso social. En él desempeñó diversos cargos y empleos públicos de relieve, entre otros los de: adjunto del Juzgado municipal, jurado judicial, guardia municipal y alguacil del Ayuntamiento. Además, durante toda su vida trabajó como agricultor propietario, que siempre fue su principal ocupación profesional.

Nació en Vilaflor de Chasna el 7 de septiembre de 1860, siendo hijo de don Francisco Fumero Díaz y doña Estéfana Correa Fumero. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado curado propio don José Lorenzo Grillo y Oliva; se le puso por nombre “Nazario del Rosario” y actuaron como padrinos los hermanos don Laureano y doña María del Carmen Lecuona y Hernández, vecinos de Arona…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los primeros casinos de Vilaflor de Chasna (1925-1936) y los bailes en casas particulares

El pueblo de Vilaflor de Chasna siempre fue muy aficionado a los bailes, que desde finales del siglo XIX hasta la II República Española se celebraban sobre todo en casas particulares que contaban con salones espaciosos adecuados para ello, sobre todo con motivo de las principales festividades, entre las que destacaron las de don Camilo Hernández y don Fernando Pérez, en las que luego se instalarían sendos casinos. Posteriormente, comenzaron a surgir los casinos. Así, según recogió el investigador chasnero don Nelson Díaz Frías, los vecinos del barrio de arriba contaban con un Casino, que primeramente estuvo instalado en un inmueble de la calle Dolores, propiedad de don Camilo Hernández Fumero; posteriormente se ubicó en un viejo inmueble de la Plaza de la Iglesia, que pertenecía a doña Manuela Hernández Oliva. Por su parte, los vecinos que vivían en la parte baja del pueblo de Vilaflor acudían al Casino instalado en la calle del Dr. Rodríguez López o del Convento, en una casa propiedad de don Fernando Pérez “Santamaría”.

Tras rastrear la prensa tinerfeña de la época, tenemos constancia de que a lo largo del siglo XX el pueblo de Vilaflor ha contado con varias sociedades de recreo y cultura, de las que por lo menos conocemos las cinco siguientes: el “Casino Vilaflorense” (1925-1928), el Casino “La Unión” (1934), el Casino “Nivaria” (1935), la “Unión Vilaflorense” (1947-1964) y la Sociedad Recreativa y Cultural “XXV de Abril” (desde los años ochenta hasta el presente). En este artículo solo nos vamos a centrar en los tres primeros casinos, además de dedicar un apartado a los bailes en las casas particulares…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna: Don José Antonio Hernández de Fuentes (1792-1853), cabo 1º de Milicias, sochantre organista y notario público eclesiástico de la Parroquia, propietario agrícola, fiel de fechos del Ayuntamiento y administrador del Convento agustino

Este artículo está dedicado a una destacada personalidad de Vilaflor de Chasna en la primera mitad del siglo XIX. Desarrolló una modesta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de cabo 1º de Milicias. Ejerció durante la mayor parte de su vida como sochantre organista y notario público eclesiástico de la Parroquia matriz de San Pedro Apóstol de dicha localidad, aunque también atendió sus propiedades agrícolas. Además, fue fiel de fechos (secretario) del Ayuntamiento y administrador del Convento agustino de Vilaflor. Todo ello le permitió alcanzar una posición económica desahogada, a pesar de su origen humilde.

Nació en Vilaflor de Chasna el 3 de agosto de 1792, siendo hijo natural de don Salvador Hernández de Fuentes y doña Lorenza García Estévez, naturales y vecinos de dicha localidad. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el teniente de beneficiado don José del Campo Guezala, con licencia del beneficiado servidor don Luis Cabeza y Viera; se le puso por nombre “José Antonio Esteban” y actuó como madrina doña María Mena. El 29 de noviembre de 1801, a los nueve años de edad, fue legitimado con el matrimonio de sus padres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: