Arico-Fasnia: Don Francisco González Mexías (1674-1751), clérigo minorista, capitán de Artillería y propietario agrícola

     Miembro en una ilustre familia ariquera de militares, clérigos y propietarios agrícolas, nuestro biografiado inició la carrera eclesiástica, en la que tras obtener una capellanía obtuvo la Tonsura y las Órdenes Menores; pero no pasó de clérigo minorista, pues abandonó dicha carrera para contraer matrimonio. Después de casado se estableció en el entonces pago de Fasnia, en el bello caserío del Camino Real, donde vivió el resto de su vida. Dedicado luego a la Milicia, alcanzó el empleo de capitán de Artillería y fue, además, un destacado propietario agrícola.

     Nació en Arico el 20 de septiembre de 1674, siendo hijo de don Salvador González Mexía y doña María García del Castillo. Tres días después fue bautizado “con óleo y chrisma” en la iglesia de San Juan Bautista, por el cura párroco propio don Bartolomé Hernández Vilar; se le puso por nombre “Francisco” y actuaron como padrinos el capitán don Pedro García del Castillo y doña Felipa de Morales, sus tíos maternos. A lo largo de su vida usó indistintamente el apellido “Mexías” o “Mexía”, al igual que los demás miembros de su familia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Sor Andrea Esquivel Chico (1920-2018), religiosa oblata del Santísimo Redentor

     Miembro de una familia numerosa y muy conocida en Fasnia, nuestra biografiada sintió desde su adolescencia una férrea vocación religiosa, pero no contó con el apoyo de sus padres. Por ello, cuando ya contaba 29 años abandonó su casa e ingresó como novicia en la Congregación de Religiosas Oblatas del Santísimo Redentor, en la Residencia de Gracia (La Laguna), de la que pasó a la sede de Pamplona, donde emitió los votos temporales, regresando a Tenerife para hacer su profesión perpetua. A partir de entonces prestó sus servicios en La Laguna, Alacuás (Valencia), Zaragoza, donde ejerció como superiora, Benicasim (Castellón), Las Palmas de Gran Canaria y, finalmente, de nuevo en Benicasim, donde falleció a los 98 años de edad, 69 de ellos como religiosa oblata. Siempre destacó por su humildad, su bondad y su espíritu de servicio a los demás.

     Nació en Fasnia el 8 de abril de 1920, a las ocho de la mañana, siendo hija de don Genaro Esquivel Díaz y doña Leoncia Chico Cruz. El 13 de diciembre de 1924 fue bautizada en la iglesia parroquial de San Joaquín por el cura párroco propio don Luis Navarro Nóbrega; se le puso por nombre “Andrea Eloína” y actuaron como padrinos el párroco actuante y la señorita doña Eloína Esquivel Díaz, su tía paterna…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Don Francisco Rodríguez Perlaza y González (1851-1936), teniente de Milicias, capitán del Ejército Territorial de Canarias, comandante de armas y juez municipal de Fasnia, comandante militar de Guía, Antigua e Icod de los Vinos

     Miembro de una destacada familia de Granadilla de Abona, nuestro biografiado siguió la carrera militar, en la que llevado por su vocación y méritos ascendió a teniente de Milicias y luego alcanzó el empleo de capitán del Ejército Territorial de Canarias. Contrajo matrimonio en Fasnia, donde vivió durante muchos años y ejerció los cargos de comandante de armas y juez municipal. También fue comandante militar de Guía en Gran Canaria, Antigua en Fuerteventura e Icod de los Vinos en Tenerife. Además, tras su retiro hizo varios viajes a Cuba, la Península y algunos países de Europa; destacó como rico propietario, agrícola y urbano, sufriendo un robo importante en su casa de La Laguna; tuvo una intensa vida social en dicha ciudad y fue socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife.

     Nació en Buenavista del Norte el 4 de octubre de 1851, siendo el único hijo varón de don Francisco Rodríguez Perlaza, natural de Granadilla de Abona, y doña Isabel González Martín, que lo era de la localidad norteña. El día 15 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de Ntra. Sra. de los Remedios por el párroco Dr. don José Martín Méndez; se le puso por nombre “Francisco Cándido Antonio José María de los Remedios” y actuó como padrino su tío-abuelo don Francisco González Fajardo, del mismo vecindario…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO RODRÍGUEZ PERLAZA GONZÁLEZ

La primera Academia y Banda de Música de Fasnia (1946-1954), el Patronato para la Protección y Fomento de las Bellas Artes “Amigos del Arte de Fasnia” y la Orquesta “Ritmos Nuevos”

     En 1934 ya existía en Fasnia una orquesta, exclusivamente de cuerda, que amenizaba los bailes, las procesiones y los actos culturales que se llevaban a cabo en los casinos. Desaparecida aquella, a finales de los años cuarenta se pensó en la posibilidad de fundar una banda de música en dicho pueblo, que pudiese amenizar todas las festividades locales.

     Con ese objetivo, en 1946 el Ayuntamiento contrató al primer profesor de la Academia de Música, don José Antonio Aguilar Delgado, garachiquense avecindado en Güímar, quien solo continuó hasta el año siguiente. Por entonces, en 1947 se intentó legalizar el Patronato “Centro Artístico de Fasnia”, para que albergase la futura Banda de Música, pero no llegó a constituirse oficialmente. En 1949, la corporación municipal contrató como director de la Academia y de la Banda de Música en organización a don Antonio García Velázquez, también vecino de Güímar, quien estuvo en el cargo algo menos de tres años, en los que la Banda ya logró actuar en público, así como una orquesta formada en su seno. Le sucedió don Manuel González y González, quien fue contratado por el Ayuntamiento como director interino de la Banda de Música en organización, pero solo estuvo seis meses, de 1952 a 1953, y luego, tras la constitución del Patronato para la Protección y Fomento de las Bellas Artes “Amigos del Arte de Fasnia”, en 1954 fue contratado por éste, aunque solo tenemos constancia de que continuase hasta el año siguiente, si bien continuó algún tiempo al frente de la orquesta “Ritmos Nuevos”, que le motivaba mucho más que la Banda…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BANDA DE MÚSICA DE FASNIA-PRIMERA

Fasnia: Don Horacio Frías Marrero (1929-2011), capitán especialista efectivo y comandante retirado del Ejército de Tierra (Rama Mecánica), luchador, futbolista y colaborador del Proyecto Hombre

     Desde el punto de vista profesional, tras obtener el título de Ajustador-Montador en la Escuela de Formación Profesional del Ejército, don Horacio siguió una brillante carrera militar, que comenzó como ayudante especialista mecánico electricista y en la que fue ascendiendo sucesivamente a cabo, cabo 1º, sargento, brigada y subteniente especialista. Luego ascendió a teniente y capitán del Cuerpo Auxiliar de Especialistas, concediéndosele el empleo honorífico de comandante del Ejército de Tierra (Rama Mecánica) después de su retiro, por lo que llegó a ser el militar de mayor graduación nacido en Fasnia. Fue condecorado con la Cruz a la Constancia en el Servicio, además de la Cruz y la Placa de San Hermenegildo. También obtuvo el título de Oficial Industrial de Electricidad (Instalador-Montador). Como la mayoría de sus paisanos, en su adolescencia y juventud se volcó en la lucha canaria, llegando a estar federado en el “C.L. Brisas del Teide” de Fasnia y en el “C.L. Tinguaro B” de Santa Cruz de Tenerife”; luego se interesó por el fútbol y, una vez establecido en Santa Cruz de Tenerife, jugó en el “Estrella Polar” del barrio de la Plaza Militar, en el “Golondrina” del barrio Uruguay, en el “Uruguay” del mismo barrio, en el “U.D. Santa Cruz” (filial del “C.D. Tenerife”) y, finalmente, en el “C.D. Tenerife”, en el que estaba fichado cuando ascendió a 2ª división. Además, al final de su vida tuvo un fuerte compromiso con la Iglesia Católica, pues fue colaborador del “Proyecto Hombre” e impartió cursillos prematrimoniales en distintas parroquias.

     Nació en Fasnia el 22 de enero de 1929, siendo hijo de don Eladio Frías Díaz, natural de El Escobonal (Güímar), y doña Justa Marrero Díaz, que lo era de la primera localidad, donde estaban domiciliados en la Carretera General del Sur. El 12 de febrero inmediato fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Luis Navarro Nóbrega; se le puso por nombre “Horacio Vicente” y actuaron como padrinos don Aurelio y doña Fidelina González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HORACIO FRÍAS MARRERO

Fasnia: Don Juan Pérez Marrero (1834-1919), cabo 1º de Milicias, comandante de armas, juez municipal fugaz, presidente del Comité Reformista local y fiscal municipal no posesionado

     Nuestro biografiado solo fue un modesto agricultor; no obstante, al igual que otros miembros de su familia, llegó a seguir una corta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de cabo 1º de Milicias, con el que desempeñó la comandancia de armas de Fasnia. Además, tuvo un importante peso político en su municipio natal, que lo llevaron a solicitar y obtener los cargos de juez municipal y fiscal municipal; pero como político fusionista fue duramente criticado en la prensa por sus enemigos políticos, que lo acusaron de inepto, por lo que fue destituido de dichos cargos. A pesar de ello, también fue presidente del Comité Reformista local, compromisario para la elección de senadores e interventor electoral.

     Nació en el pago de La Zarza (Fasnia) el 26 de agosto de 1834, siendo hijo de don Juan Antonio Pérez González y doña María de la Merced Marrero del Pino, naturales y vecinos de dicha feligresía. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura rector, don Victorino Perdigón y Abreu; se le puso por nombre “Juan Antonio” y actuó como madrina doña María Pérez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN PÉREZ MARRERO

Las sociedades recreativas “Unión Agrícola” y “El Porvenir” de Sabina Alta (Fasnia) en la II República Española

     En el municipio de Fasnia llegaron a coexistir cinco casinos o sociedades recreativas durante la II República Española, repartidas por los diferentes núcleos de población, todas ellas disueltas en 1936, a comienzos de la Guerra Civil. Sorprende que un barrio tan pequeño como Sabina Alta llegase a contar en esos años con dos sociedades de recreo, sobre todo si tenemos en cuenta que La Sombrera, La Zarza y Fasnia solo tenían un casino. La actividad se centraba sobre todo en los bailes, de los que los más importantes se celebraban coincidiendo con las principales fiestas del año, mientras que los de asalto se hacían casi todos los domingos. A veces los amenizaban orquestas o grupos organizados, pero con más frecuencia lo eran por uno o varios músicos de cuerda, que se reunían para ello de forma más o menos improvisada. Además, los hombres pasaban las tardes en el local social, dedicados a los juegos de mesa (cartas, dominó, damas, lotería, etc.) o a la lectura de los periódicos isleños.

     La Sociedad “Unión Agrícola” fue constituida en Sabina Alta (Fasnia) en 1932, durante la II República, con una finalidad “Recreativa”. Tras redactar su reglamento y elegir la primera junta directiva, que de momento no conocemos, el 15 de marzo de dicho año fue registrada en el Gobierno Civil de la provincia. Dos años después, en 1934, se constituyó en Sabina Alta (Fasnia) un segundo casino, la Sociedad “El Porvenir”, igualmente con una finalidad “Recreativa”; su reglamento fue redactado el 27 de febrero de dicho año y se constituyó oficialmente el 19 de marzo, en que se eligió la primera junta directiva, presidida por don Isidro Díaz González, y el 22 de ese mismo mes de fue inscrita en el libro de Registro de Asociaciones del Gobierno Civil. Ambas continuaron en funcionamiento hasta el comienzo de la Guerra Civil, en que por un bando de la Comandancia Militar, dictado el 3 de septiembre de 1936, se ordenó la clausura de todas las sociedades de recreo consideradas marxistas, entre las que figuraban las dos de Sabina Alta, lo que ejecutó la alcaldía de Fasnia. Simultáneamente, en el inmediato mes de octubre la Guardia Civil incautó los bienes de todas ellas, que depositó en casa de varios vecinos, incluido el propio alcalde. Concluía así la etapa socio-cultural más brillante que ha vivido el núcleo de Sabina Alta y todo el municipio a lo largo de toda su historia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASINOS DE SABINA ALTA

Fasnia: Don Juan de la Cruz Ramos (1762-1827), labrador-propietario, promotor-protector de la parroquia, mayordomo del Santísimo Sacramento, regidor de la primera corporación municipal, apoderado, síndico personero y secretario del Ayuntamiento

     Nuestro biografiado fue un acomodado labrador propietario, que tuvo una intensa actividad pública en su pueblo natal, tanto en la vida religiosa como civil, pues fue uno de los promotores de la creación de la parroquia de San Joaquín y protector de la misma, así como mayordomo de la Cofradía del Santísimo Sacramento de la misma durante nueve años. Además, figuró entre los fundadores del Ayuntamiento de Fasnia, pues fue diputado o regidor de abastos de la primera corporación municipal, además, en años sucesivos ejerció como apoderado de la misma para el Cabildo abierto de La Orotava, fiel de fechos, síndico personero y secretario municipal.

     Nació en Fasnia el 26 de marzo de 1762, siendo hijo de don Gerónimo de la Cruz y doña María Ramos. Tres días después fue bautizado con “oleo y crisma” en la iglesia de San Juan Bautista de Arico por el cura párroco don José Nicolás Valladares, actuando como padrino don Pedro Marrero, vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN DE LA CRUZ RAMOS

Los vecinos de Fasnia fallecidos con motivo de la Guerra Civil y la Cruz de los Caídos construida en su memoria

Fasnia-muertos guerra     Como ya he señalado en otras ocasiones, la Guerra Civil Española fue una tragedia colectiva para este país en su conjunto, pero sin duda lo fue aún más para las pequeñas localidades que perdieron a numerosos hijos y, sobre todo, para aquellas familias que tuvieron que ver como sus hijos, en algunos casos casi unos niños, eran movilizados a la fuerza y llevados al frente para combatir en un enfrentamiento absurdo entre paisanos, solo por tener ideas diferentes. En Canarias, la primera región que quedó incorporada al bando franquista por iniciarse aquí el alzamiento, todos los jóvenes fueron obligados a alistarse en el Ejército Nacional, en la mayoría de los casos en contra de su voluntad y en muchos en el lado opuesto a sus ideas políticas, para sufrir en esos años de enfrentamiento un trauma psicológico que les dejaría marcados para el resto de su vida. Pero un porcentaje no pequeño dejó su vida en el frente, o sufrieron heridas graves que les ocasionaron secuelas permanentes; incluso algunos enfermaron durante la Guerra y, aunque regresaron a su tierra, murieron a consecuencia de ello. Sin duda, esos jóvenes también fueron víctimas del franquismo, del golpe militar que acabó con la II República Española, tras una cruenta guerra que duró casi tres años. A ellos vamos a dedicar este artículo y en otra ocasión nos ocuparemos de los represaliados por los vencedores de la Guerra y el régimen dictatorial que le siguió.

     Según recordaba un ex-combatiente del Bando Nacional, durante la Guerra Civil española “hubo unos tres caídos de Fasnia y unos cinco o seis de La Zarza”. Pero, en realidad, en esa triste contienda bélica murieron un total de 18 vecinos o hijos del municipio de Fasnia: un alférez (vecino temporal de la localidad, donde no tenía familia), 3 cabos y 14 soldados. De ellos, 14 eran naturales del propio municipio (5 de Fasnia, 5 de La Zarza, 2 de Sabina Alta y 2 de La Sombrera) y cuatro habían nacido fuera (uno en El Escobonal, otro en Arico, un tercero en Santa Cruz de Tenerife y un cuarto en La Laguna). La mayoría murieron en acciones de guerra o de las heridas sufridas en ellas, pero tres fallecieron a consecuencia de enfermedades contraídas en el frente. El primer caído fue don Rafael de la Loma Miesu, a comienzos de agosto de 1937, y el último don Pedro González Pérez, el 3 de febrero de 1939. Los más jóvenes fueron don José Manuel Díaz Delgado, don Alberto Díaz Díaz y don Juan Díaz Frías, que contaban tan solo 19 años, mientras que el de mayor edad fue el mencionado don Pedro González Pérez, de casi 27 años.

     Tras finalizar la triste contienda bélica, a raíz de una disposición del Gobierno de la nación, se acordó colocar en Fasnia una Cruz de los Caídos, para recordar a todos los fasnieros fallecidos en el Bando Nacional durante la Guerra Civil. Así, en la sesión celebrada el 22 de octubre de 1939 el Ayuntamiento Pleno acordó erigir un monumento a los Caídos en el frente. Éste consistió en un pequeño templete adosado a la fachada de la iglesia de San Joaquín, en el que se colocó una cruz latina en madera y, clavado en la fachada de la iglesia, un pequeño cuadro, en el que figuraba la “ Relación de los que dieron generosamente su vida por la Patria, en el pasado Glorioso Movimiento Nacional”. Dicho templete también serviría de escenario para algunos actos públicos, sobre todo para impartir desde él sus discursos las distintas autoridades que visitaban el pueblo. Fue demolido en 1967, con motivo de las obras de reforma del templo parroquial. Por ese motivo, la cruz se adosó a la torre del campanario de la iglesia de San Joaquín, en la fachada lateral derecha. Estaba coloreada en tonos negros y era de grandes dimensiones; por su parte, el cuadro con la relación de los caídos se guardó en el interior de la iglesia de San Joaquín, conservándose en el coro, aunque muy deteriorado. En la última reforma del templo, se eliminó dicha cruz del lateral de la torre…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MUERTOS GUERRA CIVIL-CRUZ DE LOS CAÍDOS-FASNIA

La inolvidable “Fiesta del Árbol” celebrada en Fasnia en 1929

Fasnia-Fiesta del Árbol     La primera “Fiesta del Árbol” celebrada en el planeta tuvo lugar en Villanueva de la Sierra (Cáceres) en 1805, por iniciativa del cura párroco, como gesto oportuno para conmemorar el valor de la libertad, tras lo destruido que quedaron los montes del norte de Cáceres por las batallas libradas entre las tropas locales y las francesas de Napoleón Bonaparte. En Canarias, la primera “Fiesta del Árbol” se celebró en Las Palmas de Gran Canaria el 29 de abril de 1902, por iniciativa del periodista don Francisco González Díaz, conocido como el “Apóstol del árbol”; fue organizada por la Asociación de la Prensa, ante la inacción de las instituciones públicas, de lo que se quejó su impulsor. El 6 de diciembre de ese mismo año también se celebró en Santa Cruz de Tenerife. El auge que fue adquiriendo esta celebración a lo largo del Estado español, determinó la publicación en 1915 del Real decreto nº 10, de 5 de enero, “declarando obligatoria la celebración anual de una Fiesta del Árbol en cada término municipal”. Pero ello no determinó su efectiva puesta en práctica, pues serían muy contadas las localidades canarias que cumplieron lo establecido en dicha disposición; entre ellas recordamos, además de ambas capitales, Teror, Arucas, Santa María de Guía, Gáldar, Moya, Telde, Santa Brígida, La Laguna, La Orotava, Icod de los Vinos, Güímar, Guía de Isora, Fasnia, Arrecife de Lanzarote, etc.

     En el presente artículo nos vamos a ocupar de la “Fiesta del Árbol” celebrada en Fasnia el 10 de marzo de 1929, que fue organizada por el Ayuntamiento y los maestros nacionales de la localidad, en la que se pudo apreciar la sensibilidad que por entonces tenían los docentes y las autoridades locales por la educación y el medio ambiente. Su promotor fue el recordado maestro, político socialista, sindicalista y poeta don José Galán Hernández, por entonces al frente de la escuela de niños de La Zarza y concejal del Ayuntamiento. El objetivo era doble, por un lado educativo, dirigido a los niños de las escuelas, y por otro ecológico, para concienciar a la población en general sobre la necesaria protección del medio ambiente, a través de la conservación de los árboles y la cubierta vegetal, especialmente en municipios áridos y deforestados, como era el caso de Fasnia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FIESTA DEL ÁRBOL EN FASNIA-1929