Candelaria: Don Esteban García Navarro (1905-1983), maestro nacional, secretario del Casino de Candelaria, auxiliar de secretaría y recaudador interino del Ayuntamiento, cabo de Infantería apto para sargento, somatenista, cofundador y vocal 1º del comité de la Agrupación Socialista Tinerfeña de Candelaria

Después de obtener el título de Bachiller, nuestro biografiado fue elegido secretario del Casino de Candelaria y obtuvo una plaza de auxiliar de secretaría del Ayuntamiento, ejerciendo también como recaudador interino del mismo. Por entonces fue reclutado y pasó a prestar su servicio militar, en el que obtuvo el empleo de cabo de Infantería y se le declaró apto para sargento en la reserva, aunque no llegó a ascender; también se afilió al Somatén Armado de Candelaria. Una vez licenciado, fue nombrado maestro interino sustituto de Igueste de Candelaria, donde ejerció durante cuatro años; además fue cofundador y vocal 1º del comité de la Agrupación Socialista Tinerfeña de Candelaria. Luego cursó la carrera de Magisterio y, una vez terminada, obtuvo varios destinos como maestro interino, entre otros en Miranda de Abajo (Breña Alta), así como en los barrios de El Bufadero y El Cabo (Santa Cruz de Tenerife); también fue delegado local del sindicado socialista Federación Tinerfeña de Trabajadores de la Enseñanza en Las Breñas. Posteriormente, tras superar las oposiciones celebradas en La Laguna, contrajo matrimonio y ejerció como maestro propietario en El Palmar (Buenavista del Norte), Hermigua, La Caleta (Los Silos), Taco (La Laguna), y Santa Cruz de Tenerife.

Nació en Candelaria el 2 de septiembre de 1905, siendo hijo de don Francisco García Hernández, natural de Tacoronte, y doña María de los Remedios Navarro Pérez, que lo era de la citada villa mariana. El 9 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura párroco don José Trujillo Trujillo; se le puso por nombre “Esteban” y actuó como padrino don Francisco Rodríguez. Fueron sus abuelos paternos: don Francisco García Martel y doña Francisca Hernández y Hernández, naturales y vecinos de Tacoronte; y los maternos: don Fernando Navarro Hernández y doña Elvira Pérez Fresneda, que lo eran de Candelaria…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Sociedad de instrucción y recreo “Unión Republicana” de Guía de Isora (1918)

En 1918, el movimiento republicano de Guía de Isora, que ya tenía una larga trayectoria de casi medio siglo, adquirió un nuevo impulso, coincidiendo con el final de la I Guerra Mundial. Por ello, el 24 de octubre de dicho año se constituyó en dicho municipio el nuevo Comité Republicano local y el 1 de diciembre del mismo la Sociedad de instrucción y recreo “Unión Republicana”, creada en el seno de dicho comité. La mayoría de los dirigentes republicanos locales formaron parte tanto del comité como de la junta directiva del nuevo casino.

De este casino o sociedad recreativa tenemos muy poca información, prácticamente la fecha de su constitución y los componentes de su primera junta directiva, pues no vuelve a aparecer en la prensa tinerfeña que hemos rastreado. Aunque estaba abierta a socios de distintas ideologías, suponemos que, en su corta trayectoria, de momento limitada a dicho año, su finalidad principal sería entretener a los afiliados al partido al que estaba ligado, sobre todo con la celebración de bailes, que además servirían para integrar a sus miembros y captar a nuevos simpatizantes…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia-Güímar: Don Agustín Frías Pestano (1812-1882), cabrero, propietario agrícola, escribiente, cabo 2º de las Milicias Provinciales, primer teniente de la Milicia Nacional local, alcalde de barrio de El Escobonal, guarda celador de montes, perito apreciador de tierras y presidente del colegio electoral

Nuestro biografiado nació en Fasnia, pero en su juventud se estableció en El Escobonal (Güímar), donde vivió el resto de su vida, contrajo matrimonio, desempeñó numerosos cargos y dejó numerosa descendencia. Inicialmente trabajó como cabrero, pero luego se decantó hacia la agricultura, llegando a ser un notable propietario agrícola y a figurar entre los mayores contribuyentes del municipio. Prestó su servicio militar en las Milicias Canarias, en las que alcanzó el empleo de cabo 2º. En su pueblo adoptivo ejerció como escribiente de escrituras de compraventa, hijuelas y testamentos; además, desempeñó los cargos de primer teniente de la Milicia Nacional local, alcalde de barrio, guarda celador de montes, perito apreciador de tierras y presidente del colegio electoral.

Nació en Fasnia el 5 de mayo de 1812, siendo hijo de don José de Frías González y doña María Josefa Pestano Delgado, naturales y vecinos de dicho pueblo. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el párroco escobonalero don Juan de Castro Baute; se le puso por nombre “Agustín” y actuó como padrino don Antonio Tomás Marrero, de la misma vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Bernardo Rodríguez Oliva (1848-1875), agricultor, sargento 2º de Milicias y comandante de armas de San Miguel de Abona, fallecido en plena juventud

Miembro de una familia de larga tradición militar, nuestro biografiado también ingresó por sorteo como soldado en la Sección Ligera Provincial de Abona, en la que ascendió sucesivamente a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias. Con ese último empleo fue nombrado comandante de armas de su pueblo natal, San Miguel de Abona, al ser el militar de mayor graduación residente por entonces en dicho municipio, propuesto para dicho cargo por el comandante militar de la comarca de Abona y aprobado por el capitán general de Canarias. Pero solo permaneció durante un mes al frente de dicha comandancia, pues falleció repentinamente cuando solo contaba 27 años de edad. Permanecía soltero y trabajaba como agricultor.

Nació en San Miguel de Abona el 19 de julio de 1848, siendo hijo de don José María Rodríguez Marrero y Bello, natural de dicho pueblo, y doña María de la Encarnación Oliva Montesino, que lo era de Vilaflor. Seis días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Bernardo Lorenzo” y actuó como padrino don Bernardo Fernández Acosta, natural de La Orotava…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Orquesta juvenil “Red Star” o “Los Truenos” (1972-1975) y la Orquesta “Atlántida” (1975-1976) de la villa de Arafo

Este artículo está dedicado a dos de las numerosas orquestas de baile que ha dado la villa de Arafo a lo largo de su historia. La primera estuvo constituida por siete jóvenes adolescentes de dicha localidad, que al comenzar sus actuaciones no superaban los 17 años de edad, la mayoría de los cuales llegarían a ser músicos destacados de otros conjuntos y agrupaciones locales. Fue bautizada por sus miembros como “Red Star”, pero luego, para evitar connotaciones políticas, sustituyeron ese nombre por “Los Truenos”. Se comenzaron a organizar en 1972, debutaron en público al año siguiente y se disolvieron en 1975; llegó a contar con siete componentes, luego reducidos a seis, e incluso actuaron en el Hotel “Mencey” de Santa Cruz de Tenerife. En su seno se formó un grupo de pop que también actuó en algunos festivales.

Tras su disolución, cuatro de sus miembros decidieron formar una nueva orquesta, de nombre “Atlántida”, a la que se incorporaron otros tres paisanos; pero ésta solo permaneció en los escenarios durante poco más de un año. Ambos conjuntos amenizaron muchos bailes en Arafo, Güímar y El Escobonal…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Pablo Márquez Rodríguez (1839-1873), secretario sustituto del Ayuntamiento de Granadilla, sargento 1º de Milicias y escribiente del Gobierno Militar, distinguido con el grado de alférez de Milicias y condecorado con una Cruz del Mérito Militar, pero fallecido en plena juventud

Nuestro biografiado estuvo destinado durante casi toda su vida militar en la Sección Ligera Provincial de Abona, salvo un corto período en que pasó al Batallón Provincial de La Laguna y a la Sección Ligera Provincial de La Gomera. Pero en ese tiempo estuvo movilizado durante un año en el Batallón Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, y durante cinco años y dos meses como escribiente del Gobierno Militar de Tenerife, en la misma capital. A lo largo de su carrera militar ascendió desde soldado a cabo 2º, cabo 1º, sargento 2º y sargento 1º efectivo de Milicias. Luego, en reconocimiento a sus méritos, se le concedió el grado de alférez de Milicias y fue condecorado con la Cruz sencilla del Mérito Militar, de la designada para premiar servicios especiales. Pero falleció con tan solo 34 años, truncándose así la que pudo haber sido una brillante carrera militar.

Nació en Granadilla de Abona el 15 de enero de 1839, siendo hijo de don Antonio Manuel Márquez Alonso y doña Antonia Amador Rodríguez (o Rodríguez Amador). Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco propietario don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Pablo Hilario del Carmen” y actuó como padrino don Francisco Domínguez, por entonces ayudante mayor del Regimiento de Abona…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Fray Diego Pérez Álvarez (1723-1810), sacerdote, definidor y predicador general agustino, morador en el Convento de San Agustín de Tacoronte y posible impulsor de la fuerte devoción de los güimareros por el Santísimo Cristo de los Dolores

Miembro de una familia fuertemente vinculada a la historia religiosa de Güímar, nuestro biografiado también sintió la llamada vocacional e ingresó en la Orden de Ermitaños de San Agustín, en alguno de los siete conventos agustinos existentes por entonces en Tenerife. Siendo ya fraile cursó estudios en el Convento que dicha Orden tenía en la villa de La Orotava, gracias a lo cual pudo recibir las órdenes sagradas hasta el presbiterado; luego también obtuvo el título de predicador general, que le fue concedido en el capítulo provincial de su Orden. Como tal sacerdote residió durante muchos años en el Convento de San Agustín de Tacoronte, donde es casi seguro que desempeñase algunos cargos de responsabilidad y en cuya capilla se veneraba el Santísimo Cristo de los Dolores. Por ello, es muy probable que a él y a su tío fray Sebastián Álvarez, que casi con total seguridad también moraba en el mismo, se deba el origen de la fuerte devoción de los güimareros hacia el Cristo de Tacoronte y de la peregrinación que anualmente se dirige desde el Valle de Güímar al Santuario de la venerada imagen.

Nació en Güímar el 9 de diciembre de 1723, siendo hijo de don Juan Pérez Gabriel y doña Inés Díaz Álvarez de Acevedo (o de Oliva). Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado don Domingo de Paes y Galdona; se le puso por nombre “Diego” y actuó como padrino el alférez don Pedro Marrero de Torres, natural de Arafo y vecino de Güímar…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna: Don Ambrosio Soler de Arguijo y Torres (1770-1816), capitán de Milicias del Regimiento Provincial de Abona, movilizado en Cataluña, Castilla, Cádiz y Santa Cruz de Tenerife

Descendiente de los fundadores de Vilaflor de Chasna, nuestro biografiado nació en Icod de los Vinos, aunque vivió durante gran parte de su carrera militar en la bella localidad chasnera, por entonces capital del Regimiento Provincial de Abona, al que siempre estuvo adscrito. Ingresó en el mismo como cadete y, tras ascender a subteniente, pasó voluntariamente al Ejército de Cataluña con la Columna de Granaderos de Canarias, que fue hecha prisionera y confinada en el castillo de Figueras (Gerona), durante la Guerra del Rosellón entre España y Francia. Luego estuvo agregado al Batallón de Infantería de Canarias y después a la División de Granaderos de Castilla La Nueva. También sirvió en la guarnición de Cádiz, de donde regresó a Santa Cruz de Tenerife, donde estuvo agregado al Batallón de Infantería de Canarias. Después de ascender a teniente del Regimiento de Abona, continuó prestando el servicio de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, primero en la Columna Provincial y luego en el Batallón de Fusileros. Finalmente ascendió a capitán de la 8ª compañía del mismo Regimiento, en el que obtuvo su retiro, tras el cual abandonó Vilaflor y regresó a su villa natal, en la que murió soltero y en plena juventud.

Nació en la villa de Icod el 3 de mayo de 1770, siendo hijo del capitán don Manuel Soler de Arguijo y Linzaga y doña Teresa de Torres y Alayón. Tres días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Marcos por el presbítero don Antonio Vicente de Vergara, con licencia del beneficiado rector Lcdo. don Antonio de Casares; se le puso por nombre “Ambrosio” y actuó como padrino su abuelo materno el capitán don Domingo de Torres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: