San Miguel de Abona: Don Antonio Alfonso Gorrín (1870-1925), bibliotecario y presidente del Casino “La Unión”, cantante barítono, miembro de la Junta y de diversas comisiones, consejero del Cabildo de Tenerife, importante propietario agrícola y cofundador de una asociación de exportadores

     El personaje que nos ocupa perteneció a una de las familias más ilustres del Sur de Tenerife y destacó como propietario agrícola, centrado sobre todo en el cultivo y exportación de tomates, aunque también amplió su producción a otros cultivos, así como a la ganadería, la pesca, la industria naval y el abastecimiento de combustible en San Miguel de Abona, fundando empresas con sus hermanos y otros familiares. Además, participó intensamente en la vida social del Sur de Tenerife, organizando homenajes, firmando en la prensa escritos de apoyo a la labor de algunas personalidades locales y contribuyendo generosamente a diversas suscripciones benéficas. Asimismo, fue bibliotecario y presidente del Casino “La Unión”, perteneció a la Junta Municipal de San Miguel y formó parte de un coro local, como reconocido barítono. Luego fue nombrado consejero del Cabildo de Tenerife y formó parte de diversas comisiones, locales e insulares; figuró entre los cofundadores de una asociación de exportadores; y luchó por la mejora de las exportaciones agrícolas y de las comunicaciones con el Sur de la isla.

     Nació en San Miguel de Abona el 30 de enero de 1870, a las ocho de la mañana, siendo hijo del comandante graduado capitán de las Milicias Provinciales don Miguel Alfonso Feo y doña Clara Gorrín y González. El 7 de febrero inmediato fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco ecónomo don Juan García Alfonso, Bachiller en Artes; se le puso por nombre “Antonio María Martín del Sacramento” y actuó como padrino el teniente coronel graduado comandante de Infantería don Antonio Alfonso y Feo, su tío paterno, siendo testigos el capitán don Antonio Hernández Feo y don José Alfonso Feo, de la misma naturaleza y vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Juan González del Castillo y Sarabia (1774 1853), subteniente de Milicias, prisionero de guerra, capitán condecorado del Real Cuerpo de Artillería, comandante de dicha arma en Vigo y en el Puerto de la Cruz, y hacedor de las Rentas Decimales de Granadilla

     Al nacer en el seno de una familia de militares, era normal que don Juan González del Castillo se sintiese inclinado desde niño hacia la carrera de las armas. Siendo subteniente de Milicias pasó al Real Cuerpo de Artillería, con el que fue destinado a la Península, donde participó activamente en la Guerra de la Independencia contra Francia; fue hecho prisionero de guerra y luego actuó como ayudante mayor interino de la Brigada de Artillería; por los méritos contraídos en dicha guerra se le concedió una Cruz de Distinción, el ascenso a teniente y el grado de capitán de Infantería. Luego, tras el ascenso a capitán de Artillería, ejerció como comandante de dicha arma en Vigo, donde procedió a la organización del cuerpo y fue oficial del Detall, por cuya actuación se le nombró Caballero de San Hermenegildo; y, dadas sus firmes ideas monárquicas, fue comisionado para la ocupación del fuerte de Bayona (Pontevedra), lo que logró sin derramamiento de sangre. Por motivos de salud regresó a Tenerife, donde fue nombrado comandante accidental de Artillería del Puerto de la Cruz, cargo que ejerció hasta su retiro. Con posterioridad, fue nombrado hacedor de las Rentas Decimales eclesiásticas de Granadilla de Abona.

     Nuestro biografiado nació en el pago de Chiñama (Charco del Pino) el 20 de enero de 1774, siendo hijo del teniente de Milicias don Antonio González del Castillo y García y doña Manuela Antonia Alonso Martínez de Sarabia. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol de Vilaflor, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho pago, por el beneficiado don Agustín Lorenzo Viera y Torres; se le puso por nombre “Juan Bautista Antonio Fabián Sebastián” y actuó como padrino don Pedro García del Castillo, vecino de Granadilla de Abona…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Fray Hilario Núñez de Acosta (1747-1803), predicador general dominico, misionero del Santísimo Rosario, suprior, depositario y administrador del trigo del Convento de Güímar y comisario de la Hermandad del Rosario

     Nuestro biografiado fue uno de los numerosos hijos de Güímar que ingresaron en la Orden de Predicadores, al contar con un Convento dominico en dicha localidad, entre ellos varios miembros de su familia. Profesó en el Convento de Santo Domingo en Soriano de su pueblo natal, donde comenzó sus estudios eclesiásticos, que luego continuó en el Convento Real de Candelaria y concluyó en el Convento y Colegio de Santo Domingo de La Laguna. Con posterioridad recibió las sucesivas órdenes sagradas, hasta el sacerdocio. Pasó la mayor parte de su vida en el Convento de Güímar, en el que, tras vivir la destrucción del mismo en un voraz incendio y su rápida reconstrucción, desempeñó diversos cargos: director del Santísimo Rosario, comisario de la Hermandad del Rosario, suprior, depositario y administrador del trigo. También recibió el título de predicador general y gozó de gran prestigio en su municipio natal, por lo que se le pidieron algunos informes oficiales. Falleció en el mismo Convento en el que había profesado.

     Nació en Güímar el 14 de enero de 1747, siendo hijo del entonces alférez don Luis (Díaz) Núñez, natural del mismo pueblo, y doña Inés Tomasa de Acosta, que lo era de La Laguna. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado don Juan Alonso Ximénez; se le puso por nombre “Hilario José” y actuó como padrino don Pedro (Hernández) Núñez, su abuelo paterno…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Orquesta “The Six Men” de la Villa de Arafo (1969-1971)

     El presente artículo está dedicado a una de las numerosas orquestas de baile que han existido en la villa de Arafo. Llevó por nombre “The Six Men”, por el número de miembros que la componían, y solo permaneció en activo algo menos de dos años. No obstante, en ese tiempo llevaron su buen hacer musical a salas de numerosas localidades tinerfeñas e incluso de Lanzarote. La mayoría de sus miembros eran araferos, siendo uno de ellos su coordinador, don Adalberto Albertos Albertos, a pesar de ser el más joven del grupo.

     Tres meses después de la disolución del conjunto músico-vocal “Los 5 de Arafo” , en junio de 1969 se formó una nueva orquesta en la villa de Arafo, con tres componentes de la anterior más otros tres músicos nuevos, la cual fue bautizada como “The Six Men”, en inglés para darle un toque de modernidad. Como ya se ha indicado, fue coordinada y dirigida por don Adalberto Albertos Albertos (cofundador y saxo tenor), a quien acompañaban dos de la orquesta anterior: don Rubén Delgado Coello (cofundador y trompeta) y don José Marrero Albertos (órgano), los tres araferos; a ellos se sumaron tres nuevas incorporaciones: don Quírico Coello Albertos (contrabajo eléctrico), también hijo de Arafo, don Antonio García (batería), de Igueste de Candelaria, y don Miguel (vocalista), de La Laguna…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona: Don Domingo Barroso y Villarreal (1868-1931), zapatero, músico, sargento de Infantería, jurado judicial, auxiliar de Hacienda, desinfectador, practicante en Medicina y Cirugía, vocal fundador de un casino y dos equipos de fútbol

     Miembro de una familia destacada, el personaje que nos ocupa compartió su vida entre Arona, donde nació y falleció, La Victoria de Acentejo, villa en la que vivió gran parte de su vida, y Santa Cruz de Tenerife, donde ejerció. Comenzó trabajando como zapatero, para luego seguir una modesta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de sargento de Infantería. En la vida civil, obtuvo el título de Practicante en Medicina y Cirugía y desempeñó los empleos públicos de auxiliar de la Agencia ejecutiva de Hacienda de Las Palmas, desinfectador de la Sección de Higiene de Santa Cruz de Tenerife y practicante de la Casa de Socorro de dicha capital, así como del Consultorio gratuito de la Comisión Provincial de Damas de la Cruz Roja. Además, fue jurado judicial, músico, vocal fundador de la junta directiva de la Sociedad “El Centro” de La Victoria y del “San Sebastián Foot-ball Club” de Santa Cruz de Tenerife.

     Nació en la Calle Nueva de Arona el 29 de septiembre de 1868, siendo hijo de don Domingo Barroso y Frías, natural de la Villa de La Orotava, y doña Benigna Villarreal Frías, que lo era del pueblo sureño. El 4 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura párroco propio don Miguel Rodríguez Guillama; se le puso por nombre “Domingo Miguel Rosendo de los Dolores” y actuaron como padrinos don Rosendo Trujillo, natural y vecino de la ciudad de La Laguna, y doña María Dolores Brioso, que lo era de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don Francisco Hernández Leandro (1941-2019), “Panchito I”, puntal de lucha canaria en el “C.L. Benchomo”, “C.L. Brisas del Teide” y “C.L. Tinerfe”, destacado en el “C.L. Tacuense”, entrenador del “Benchomo”, agricultor, guarda jurado de caza y empleado de Seragua

     Este conocido y respetado puntal escobonalero de lucha canaria, recientemente fallecido, siempre fue conocido como “Panchito”. Inició su trayectoria en un equipo juvenil no federado de su pueblo natal. Luego, en 1957 y con tan solo 16 años, pasó al “C.L. Brisas del Teide” de Fasnia, donde luchó durante tres años y comenzó a destacar. En 1960 fue uno de los fundadores del “C.L. Benchomo” de su pueblo natal, en el que ya figuró como puntal de Segunda, tanto en la ordinaria como en la preferente. Cuatro años más tarde, al disolverse temporalmente dicho club, pasó durante una temporada al “C.L. Tinerfe” de Barranco Hondo, otras tres al “Brisas del Teide” de Fasnia, ambos de Segunda, y una más en el “C.L. Tacuense” de Taco de Primera categoría. Al reorganizarse el “Benchomo” en 1969, Panchito regresó como puntal a dicho club, en el que permaneció durante cuatro años en Segunda, hasta su retirada en 1973; durante uno de ellos también luchó en Primera, al fusionarse con el equipo de la capital bajo el nombre “Santa Cruz-Benchomo”. Además, a lo largo de su carrera deportiva reforzó en una ocasión a “Las Canteras” en Las Palmas; se alineó en dos ocasiones con el “Bando Sur” de Tenerife que luchó contra el del Norte y en otras dos con la selección absoluta de esta isla que se enfrentó a la de Gran Canaria; derribó a casi todos los puntales de Segunda y a algunos de Primera; con frecuencia tiró a seis o más rivales por luchada, incluso 10 en dos ocasiones, y en una sola temporada llegó a derribar a 176 luchadores. Mucho después de su retirada ejerció durante un año como entrenador-mandador del “Benchomo”. Recibió un homenaje en el “Brisas del Teide” y dos en el “Benchomo”, junto a otros luchadores destacados que habían pasado por dichos clubes. Desde el punto de vista profesional, fue agricultor, guarda jurado de Caza y empleado de Seragua, empresa que gestionaba en Güímar el servicio de agua potable.

     Nació en El Escobonal (Güímar) el 7 de abril de 1941, siendo hijo de don Francisco Hernández Leandro y doña Justina Leandro Marrero, naturales y vecinos de dicho pueblo. El 14 de agosto de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de San José por el cura encargado fray Ramón Fernández Álvarez; se le puso por nombre “Francisco Juan” y actuaron como padrinos sus tíos don Pedro Alberto Delgado García y doña María Mercedes Hernández Leandro. El 23 de febrero de 1954 fue confirmado en la misma iglesia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arico-Fasnia: Don Francisco González Mexías (1674-1751), clérigo minorista, capitán de Artillería y propietario agrícola

     Miembro en una ilustre familia ariquera de militares, clérigos y propietarios agrícolas, nuestro biografiado inició la carrera eclesiástica, en la que tras obtener una capellanía obtuvo la Tonsura y las Órdenes Menores; pero no pasó de clérigo minorista, pues abandonó dicha carrera para contraer matrimonio. Después de casado se estableció en el entonces pago de Fasnia, en el bello caserío del Camino Real, donde vivió el resto de su vida. Dedicado luego a la Milicia, alcanzó el empleo de capitán de Artillería y fue, además, un destacado propietario agrícola.

     Nació en Arico el 20 de septiembre de 1674, siendo hijo de don Salvador González Mexía y doña María García del Castillo. Tres días después fue bautizado “con óleo y chrisma” en la iglesia de San Juan Bautista, por el cura párroco propio don Bartolomé Hernández Vilar; se le puso por nombre “Francisco” y actuaron como padrinos el capitán don Pedro García del Castillo y doña Felipa de Morales, sus tíos maternos. A lo largo de su vida usó indistintamente el apellido “Mexías” o “Mexía”, al igual que los demás miembros de su familia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Sociedad “Club Deportivo Cárdenes” de Barranco Hondo (Candelaria) [1943-1955]

     En 1943 se fundó en Barranco Hondo (Candelaria) la Sociedad “Club Deportivo Cárdenes”, que es más recordada por su actividad recreativa que por la deportiva, a pesar de que, como se recogía en su reglamento, su objetivo era “cultivar toda clase de deportes, dedicando especial atención al fútbol”. Por ello, también se la conocía en el pueblo como el “Casino”, al tener un notable protagonismo en las fiestas locales, sobre todo en la celebración de bailes y, en alguna ocasión, en la elección de mises y de las nuevas comisiones de fiestas. Se mantuvo en activo durante una docena de años, pero de momento solo conocemos a cuatro de sus presidentes: don Antonio Hernández Delgado (1943), don Crisanto Marrero Delgado (1948), don Porfirio P. Medina (1949) y don José de Armas Delgado (1952-1953).

     El 1 de marzo de 1943, se redactó en Barranco Hondo el reglamento de la Sociedad “Club Deportivo Cárdenes”, por una comisión organizadora compuesta por: don Antonio del Castillo, don Antonio Martín, don Álvaro Peña Ramos, don Florentín del Castillo, don Malaquías Pacheco, don Ignacio Díaz Oliva, don José Valladares, don Andrés Rodríguez, don Antonio Cazorla y don Fermín Ramos; se fijó su domicilio en el barrio de las Tiendas nº 1…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don Antonio García de Sejas (1765-1813), hermano mayor de la Hermandad del Carmen, teniente de Milicias propuesto para capitán, gobernador de las armas de Güímar y emigrante a Venezuela

     Nuestro biografiado prestó sus servicios en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que alcanzó los empleos de subteniente y teniente de Milicias; con este último también fue gobernador de las armas de su pueblo natal e incluso fue propuesto para capitán, aunque no logró dicho ascenso. Además, perteneció a la Hermandad del Rosario del Convento dominico de Güímar y a la Hermandad de Ntra. Sra. del Carmen de la parroquia de San Pedro de la misma localidad, de la que fue hermano mayor. Al final de su vida emigró a Venezuela, con el fin de mejorar su fortuna, y allí le sorprendió prematuramente la muerte.

     Nació en Güímar el 7 de julio de 1765, siendo hijo de don Simón García de Sejas, natural de El Hierro, y doña Josefa Francisca de las Nieves y Fresneda, que lo era de la primera localidad. El 14 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el muy reverendo padre prior del Convento de Santo Domingo en Soriano de dicho lugar, fray Luis de Santo Tomás de Silva, con licencia del beneficiado don Cristóbal Alonso Núñez; se le puso por nombre “Antonio Simón Domingo” y actuó como padrino el muy reverendo padre presentado y prior del Convento dominico de Candelaria fray Domingo Paz…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El Rosario: Don Juan González Conde (1830-1901), capellán, cura ecónomo de la Concepción de La Laguna, Realejo Alto, Icod de los Vinos, Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, Chipude y La Matanza, y beneficiado decano de la Santa Iglesia Catedral

     Nuestro biografiado, nacido en La Esperanza y fallecido en La Laguna, a pesar de su origen modesto siguió una destacada carrera eclesiástica, pues fue capellán y luego cura ecónomo de la Concepción de La Laguna, Realejo Alto, Icod de los Vinos, Candelaria, Santa Cruz de Tenerife, Chipude y La Matanza de Acentejo. Su sencillez y notable preparación le permitieron alcanzar el importante nombramiento de beneficiado de gracia de la Santa Iglesia Catedral de La Laguna, lo que, además de una gran satisfacción para él, constituyó un enorme orgullo para su familia y para el pueblo que lo acunó, llegando a ser el decano de dicho cuerpo catedralicio. A lo largo de su vida sacerdotal supo ganarse el respeto y cariño de sus compañeros, así como el de los feligreses de las numerosas parroquias que regentó.

     Nació en La Esperanza (El Rosario), por entonces perteneciente de la jurisdicción de La Laguna, el 30 de junio de 1830, siendo hijo de don Domingo González y Martín y doña María Tadeo Conde y Bacallado. El 4 de julio inmediato recibió el bautismo en la iglesia parroquial matriz de Ntra. Sra. de la Concepción de la antedicha ciudad, de la que dependía dicho lugar, de manos del beneficiado propio Dr. don Andrés Gutiérrez y Ávila; se le puso por nombre “Juan Antonio” y actuó como madrina doña Josefa Rodríguez del Rey, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: