Granadilla de Abona: Don Antonio Venero del Castillo (1742-1817), capitán de Milicias graduado de Infantería y alcalde real de Granadilla

antonio-venero-del-castillo     Al igual que muchos de sus familiares, nuestro biografiado prestó sus servicios en el Regimiento Provincial de Abona, en el que ingresó como cadete para luego ascender a subteniente y teniente de Fusileros, teniente de Granaderos y capitán de nuevo de Fusileros, a pesar de que sus superiores informaron reiteradamente que tenía poca o ninguna aplicación como oficial; también prestó sus servicios en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife, donde sufrió un arresto por un turbio asunto económico. Al obtener su retiro, tras 45 años y medio de servicios, se le concedió el grado de capitán de Infantería. Además, destacó como propietario agrícola y fue elegido alcalde real de Granadilla en dos ocasiones.

     Nació en Granadilla hacia 1742, siendo hijo del capitán don Antonio José Venero del Castillo, natural de Vilaflor, y doña Josefa (Lozano) Fonte García del Castillo, que lo era de Granadilla. Desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público eclesiástico de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO VENERO DEL CASTILLO

Distinciones concedidas por el Ayuntamiento de Fasnia durante el último régimen dictatorial (1939-1979)

fasnia-distinciones-1979     En este artículo nos vamos a centrar en las distinciones concedidas por el Ayuntamiento de Fasnia durante el último régimen dictatorial, es decir, desde el final de la Guerra Civil hasta las primeras elecciones municipales democráticas, celebradas en 1979.

     En la etapa estudiada se concedieron tres títulos de Hijo Adoptivo (don Domingo Pérez Cáceres, don Blas Pérez González y don Enrique Cejas Zaldívar) y uno de Hijo Predilecto (aunque éste por error, por lo que fue anulado), diversos “votos de gracia” y felicitaciones a maestros o funcionarios del Ayuntamiento, así como adhesiones a homenajes y distinciones de carácter insular o nacional. Además, se nominaron tres calles (Domingo Pérez, Cáceres, Avenida de la Paz y Avenida del Silencio), el cementerio municipal (San Isabelino) y el colegio público (Guajara); y se aprobó el primer Reglamento Municipal de Honores y Distinciones.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DISTINCIONES EN FASNIA DURANTE LA DICTADURA

San Miguel de Abona: Don Francisco Guzmán y Cáceres (1769-1850), párroco propio durante tres décadas, que da nombre a una calle de la localidad

francisco-guzman-caceres     Poco sabemos de este recordado sacerdote canario que desarrolló la mayor parte de su labor pastoral como párroco en propiedad de San Miguel de Abona, donde ejerció durante tres décadas, hasta su muerte, implicándose en todas las obras de mejora que se hicieron en dicha localidad en esa época, algunas de las cuales pagó de su propio peculio. Gozó de gran prestigio en el municipio y, como reconocimiento a sus desvelos por éste, tras su muerte el Ayuntamiento de dicha localidad dio su nombre a la calle en la que había vivido.

     Nuestro biografiado nació hacia 1769, pero de momento no hemos podido averiguar el lugar en que lo hizo, aunque sin duda era natural de estas islas y, por sus apellidos, probablemente de Gran Canaria, La Palma o Tenerife. Tras ser ordenado de Presbítero, suponemos que desarrolló durante varias décadas su labor de apostolado en distintas localidades de la geografía isleña, que aún no hemos podido documentar. El último y principal destino de la carrera eclesiástica de don Francisco fue el de cura párroco de San Miguel de Abona, que obtuvo en propiedad por oposición. El 28 de enero de 1820, a los 51 años de edad, tomó posesión de la parroquia del Arcángel San Miguel, a cuyo frente permaneció durante 30 años, hasta su fallecimiento. También actuó como mayordomo de fábrica de dicha parroquia y aún ostenta el récord de permanencia al frente de ella, a lo largo de toda su historia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artíiculo-FRANCISCO GUZMÁN Y CÁCERES

Guía de Isora: Don Manuel Fuentes Delgado (1893-1916), músico militar de segunda fallecido en plena juventud

manuel-fuentes-delgado     Nuestro biografiado se inició como músico en las bandas que surgieron de Guía de Isora a comienzos del siglo XX. Gracias a ello, con tan solo 15 años pudo ingresar como músico de tercera voluntario en la Música militar del Regimiento de Infantería Tenerife nº 69, en la que a los 18 años obtuvo por oposición una plaza de músico de segunda, con lo que pasaba a ser militar profesional, con una graduación equivalente al empleo de sargento. Pero falleció a consecuencia de una grave enfermedad, mientras disfrutaba un permiso en su pueblo natal, cuando aún no había cumplido los 23 años de edad, con lo que se truncaba la que podía haber sido una brillante carrera como músico militar.

     Nació en Guía de Isora el 7 de enero de 1893, a las seis de la madrugada, siendo hijo de los labradores don Pedro Fuentes Delgado, natural del Valle de Santiago, y doña Victoria Delgado Jiménez (conocida por “María”), que lo era de la primera localidad. El 29 de febrero inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Luz por el cura servidor don Luis Díaz y Luis; se le puso por nombre “Manuel Eladio del Sacramento” y actuó como madrina doña Feliciana Meneses Rodríguez, casada y labradora, siendo testigos don Juan Agustín Mendoza González y don Francisco Herrera Medina, de la misma naturaleza y vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL FUENTES DELGADO

Los jueces de la Villa de Santiago del Teide en su primera etapa (1855-1870)

santiago-40-7-cfit     En la Villa de Santiago de Tenerife (hoy Santiago del Teide), al igual que en los restantes municipios de España, hasta mediados del siglo XIX los juicios verbales de faltas se celebraban ante el alcalde de la localidad o el teniente de alcalde en el que aquel delegase. Pero en 1855 la Legislación española separó la autoridad civil de la judicial, al crear la figura independiente del “Juez de paz”. Afortunadamente, conocemos casi todos los jueces que ha tenido la jurisdicción de Santiago del Teide desde 1856 hasta hoy, aunque dicha figura ha sufrido algunos cambios en este municipio a lo largo del tiempo, pues primero fueron jueces de paz (1856-1870), luego jueces municipales (1871-1945) y de nuevo jueces de paz, desde 1945 hasta el presente. En este artículo solo nos vamos a ocupar de los primeros.

     Como se preveía en el Real Decreto de creación de la figura del juez de paz, para cubrir las vacantes de jueces o suplentes se elegirían personas de reconocido prestigio en los diferentes municipios, por lo que la mayoría de ellos asumirían también otras responsabilidades en dichas localidades, tanto en el Ayuntamiento como en las Milicias o en la Parroquia, figurando además entre los mayores contribuyentes del término correspondiente. Así ocurrió en la Villa de Santiago de Tenerife (como por entonces se llamaba a este municipio), donde en esta primera etapa, de 1859 a 1870, conocemos cuatro jueces de paz titulares, gracias a que la mayoría de los nombramientos se recogían en el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias; pero de momento, no conocemos a los que pudieron nombrarse entre 1856 (en que se crearon los Juzgados de Paz) y 1859, aunque sí a uno de los suplentes. De ellos, el récord de permanencia al frente del Juzgado lo ostentó don Francisco González Barrios (3 años y medio como titular, más otros 2 como suplente); le siguieron en duración: don Antonio Lorenzo Dorta (3 años como titular, más 2 como suplente), don Nicolás Dorta González (3 años como titular) y don Antonio González Guanche (algo más de 2 años de titular). Con respecto al lugar de nacimiento, no sabemos si todos eran naturales del Valle de Santiago…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUECES DE PAZ DE SANTIAGO DEL TEIDE

Candelaria: Don José Pérez Fresneda (1820-1907), ventero, juez de paz, teniente de alcalde, secretario del Ayuntamiento y del Juzgado, depositario del Pósito y de la Alhóndiga y notario público eclesiástico de Candelaria

jose-perez-fresneda     Nuestro biografiado fue un polifacético personaje de Candelaria, que llegó a ocupar un lugar destacado en la vida política y social de dicha localidad. Su principal actividad económica fue la de ventero, aunque también poseyó diversas propiedades agrícolas. Pero, sobre todo, ocupó diversos cargos de relieve en el municipio, como los de juez de paz, concejal en tres legislaturas, primer teniente de alcalde, secretario del Ayuntamiento (en varias etapas) y del Juzgado, depositario de los fondos del Pósito y de la Alhóndiga, interventor electoral y notario público eclesiástico de la parroquia de Santa Ana.

     Nació en Candelaria el 25 de noviembre de 1820, siendo hijo de don Juan Esteban Pérez Bencomo y doña María de Jesús Fresneda Tejera. Cinco días después recibió el bautismo en la iglesia de Santa Ana de manos de su tío fray José Fresneda, “Maestro de Estudiantes en la Orden de Predicadores”, con licencia del párroco don José de Elías Hernández; se le puso por nombre “José Francisco Xavier” y actuó como madrina doña María del Cristo Texera…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ PÉREZ FRESNEDA

Arafo: Don Atanasio Pestano Núñez (1896-?), músico militar, director de la Banda militar de Vuelta Abajo, primer subteniente del Ejército Nacional cubano y delegado administrador del Hogar del Veterano de Pinar del Río

atanasio-pestano-nunez     El merecido prestigio de que gozó el veterano músico arafero don José Pestano Núñez, afamado director de bandas de música, “maestro de maestros” e Hijo Predilecto de Arafo, ha hecho pasar casi desapercibido a uno de sus hermanos, don Atanasio Pestano Núñez, quien también constituye una interesante personalidad local. Al igual que aquél se dedicó a la actividad musical, pero desarrolló toda su carrera como músico militar en Cuba, donde fue clarinete principal de la Banda de la Guardia Rural de Santa Clara, director de la Banda militar de Vuelta Abajo y sargento de la Banda militar de Pinar del Río. Luego, tras alcanzar el empleo de primer subteniente del Ejército Nacional, fue durante muchos años delegado administrador del Hogar del Veterano de Pinar del Río, cargo en el que se ganó un notable prestigio. Aunque no regresó a su tierra, nunca perdió el contacto con sus familiares de Arafo, a los que dio constantes pruebas de su inquebrantable amor; y en Cuba sacó adelante a su familia, querida y apreciada, pues no sin sacrificios pudo dar a su hijo la carrera de médico.

     Nuestro biografiado nació en Arafo el 11 de diciembre de 1896, a las dos de la tarde, aunque en el Registro Civil figura nacido un día después y a las nueve de la mañana; era hijo de don Teófilo Pestano Mesa y doña Felicia Núñez Fariña, vecinos de El Aserradero. El 13 de dicho mes recibió el bautismo en la iglesia de San Juan Degollado, de manos del cura encargado interino don Pedro González Díaz; se le puso por nombre “Atanacio Donato” y actuó como padrino don Isidro Fariña Mesa, siendo testigos don Manuel García Pérez y don Francisco Coello Morales…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ATANASIO PESTANO NÚÑEZ

La epidemia de fiebre amarilla de 1810-1811 en el Valle de Güímar y la enigmática tumba de Monjui en el caserío de El Socorro

epidemia-fiebre-tumba-monjui     Hace menos de medio siglo aún se conservaban en el caserío de El Socorro las piedras labradas que cubrían una sepultura, conocida erróneamente como “La tumba del Cura Monjui”, que hoy ya no se conserva. Se situaba en un erial, frente a la ermita principal de la Virgen y junto a otras desaparecidas con anterioridad. En este artículo desvelamos el misterio del personaje enterrado en esa tumba, situando su muerte en la tristemente célebre epidemia de fiebre amarilla que asoló Santa Cruz de Tenerife en 1810 y 1811.

     Cuando llegaron los primeros enfermos al Valle de Güímar, procedentes de la capital tinerfeña, se habilitó un lazareto para su aislamiento en la solitaria ermita de El Socorro, así como un campo santo cercano a ésta para dar sepultura a los que allí falleciesen, de los que conocemos a tres. Por dicho motivo, la imagen de la Virgen del Socorro fue trasladada a la iglesia de San Pedro Apóstol, donde ya quedó para siempre, volviendo a su ermita solo con motivo de su festividad. Además, por el mismo motivo se habilitaron otros lugares de enterramiento aislados en las poblaciones principales, como ocurrió en Candelaria, donde se enterraron dos vecinos, y en Güímar, donde lo hicieron otros dos. Asimismo, en Santa Cruz murieron cuatro güimareros allí avecindados y un palmero casado con una güimarera, así como cinco militares oriundos de este Valle y cinco prisioneros franceses del Depósito de Güímar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-EPIDEMIA DE FIEBRE AMARILLA 1810-11-TUMBA DE MONJUI

Fasnia-Arico: Don Ramón Eulalio Delgado Díaz (1914-2003), jornalero, peón de albañil, cabo de Infantería, caballero mutilado permanente, fielatero y guardia municipal de Arico, y sargento retirado del Ejército de Tierra

ramon-delgado-diaz     Nuestro biografiado se inició en el trabajo como jornalero agrícola; luego trabajó, también como jornalero, en la construcción de la Carretera General del Sur y como peón de albañil con su propio padre. Mientras prestaba su servicio militar le sorprendió la Guerra Civil, siendo enviado al frente,  donde ascendió a cabo de Infantería y fue herido gravemente en la cara y hecho prisionero por el Ejército Republicano, por lo que luego fue declarado Caballero Mutilado de Guerra y se le concedió la Medalla de Sufrimientos por la Patria, pensionada. Luego fue colocado como agente recaudador de arbitrios (o fielatero) del Ayuntamiento de Arico y se estableció en el barrio de Icor; posteriormente pasó a guardia municipal del mismo término, empleo que desempeñó hasta su jubilación. Además, una vez declarado Caballero Mutilado Permanente fue ascendido a sargento del Ejército de Tierra y como tal obtuvo su retiro. Aún recuerdo la entrañable entrevista que le hice en su casa de La Sombrera, acompañado por su esposa, en la que me contó con detalle toda su vida.

     Nació en La Sabina Alta (Fasnia) el 20 de diciembre de 1914, a las once de la mañana, siendo hijo de don Daniel Oliva Martín y doña Dominga Delgado Díaz. El 8 de enero inmediato fue bautizado en la iglesia de San Joaquín de Fasnia por el cura párroco don Luis Navarro y Nóbrega; se le puso por nombre “Ramón Eulalio” y actuó como madrina doña Adelina González y González, casada, siendo testigo don Nicanor González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-RAMÓN EULALIO DELGADO DÍAZ

Granadilla de Abona – Vilaflor de Chasna: Lcdo. don Antonio García del Castillo (1679-1760), sacristán mayor, sochantre, colector y teniente servidor de la parroquia de San Pedro Apóstol de Vilaflor

antonio-garcia-del-castillo     Nuestro biografiado fue uno de los muchos hijos de Granadilla de Abona que siguió la carrera eclesiástica. Tras su ordenación sacerdotal se estableció como capellán en Vilaflor de Chasna, adscrito a la parroquia de San Pedro Apóstol, en la que ejerció durante más de medio siglo como sacristán mayor, sochantre, colector y teniente servidor de dicho beneficio. Se le mencionaba con frecuencia como “Licenciado”, por lo que es probable que obtuviese dicho título en Sagrada Teología. Al final de su vida regresó a su pueblo natal, en el que falleció.

     Nació en Granadilla de Abona el sábado 25 de marzo de 1679, siendo hijo de don Juan González del Castillo y doña María Gómez, labradores, naturales y vecinos de dicho lugar. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por fray Felipe Gómez, predicador del convento franciscano de la localidad, con licencia del cura párroco don Salva­dor González; se le puso por nombre “Antonio” y actua­ron como padrinos el citado párroco y doña Inés Pérez, “moza” e hija de don Gaspar Pérez y doña Ana García (labra­dores y vecinos del mismo lugar)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO GARCÍA DEL CASTILLO