Santiago del Teide: Don Lázaro Martel de Simancas (1670-1755), alférez y ayudante de Milicias, propietario agrícola y hermano del Santísimo Sacramento

villa-de-santiago-berthelot     Al igual que su hermano Gonzalo, don Lázaro Martel de Simancas siguió la carrera militar y alcanzó primero el empleo de alférez y luego el de ayudante de Milicias, en el Regimiento de Garachico. Además, fue un importante propietario agrícola y hermano de la Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Fernando Rey, de la Villa de Santiago, en la que recibió sepultura.

     Nació en el Valle de Santiago (probablemente en el pago de Araza) hacia 1670, hijo de don Gonzalo Martel de Simancas, natural del mismo lugar, y doña María (Rodríguez) Delgado, que lo era de El Tanque. Probablemente fue bautizado en la iglesia matriz de Ntra. Sra. de los Remedios de Buenavista, de la que por entonces dependía dicho valle. Hacia 1692 contrajo matrimonio con doña Ana Díaz, natural de la misma villa; y fueron vecinos del Valle de Santiago en las casas de Araza, hoy perteneciente al municipio de Buenavista del Norte, sobre el valle de Masca…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LÁZARO MARTEL DE SIMANCAS

La “Asociación Pro-Cultural del Escobonal” y el tercer intento de segregación de Agache del municipio de Güímar

escobonal-asociacion-pro-cultural     Tras un primer intento fallido de independencia de toda la comarca de Agache que tuvo lugar en 1858, se produjo un segundo intento de segregación de El Escobonal en 1911, para unirse al municipio de Fasnia. Éste tuvo igual resultado que el anterior, pero provocó una cierta alarma en el Ayuntamiento de Güímar, que para intentar calmar los nervios de los excitados vecinos tomó algunas medidas conducentes a paliar la lamentable situación económica, social y cultural que atravesaba aquella populosa localidad, situada en el límite sur de la jurisdicción municipal. Así, en septiembre de ese mismo año 1911 la corporación municipal solicitó y obtuvo la creación de una escuela mixta de Primera Enseñanza en el citado pago de El Escobonal, en enero de 1912 solicitó y entró en funcionamiento la cartería rural del mismo, y en 1919 se construyó e inauguró su cementerio.

     Pero a medida que avanzaba esa segunda década del siglo XX la situación se fue estropeando de nuevo: se cerró la escuela, abriéndose años más tarde otras en locales inadecuados y muy mal dotados; se descuidó el mantenimiento del nuevo cementerio, que llegó a tener un estado lamentable; había escasez de agua, pues no se había construido ningún depósito público, lo que obligaba a los vecinos a ir a buscarla a las fuentes situadas cerca del monte; los caminos públicos eran intransitables, pues hacía muchos años que no se invertía en ellos ni un solo céntimo; etc. etc. Ante ese estado de cosas, los escobonaleros comenzaron a pensar de nuevo en la segregación municipal como única solución posible a sus problemas…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ASOCIACIÓN PRO-CULTURAL DE EL ESCOBONAL-TERCER INTENTO DE SEGREGACIÓN DE AGACHE

Granadilla de Abona: Don Joaquín González Perlaza del Castillo (1715-1773), párroco propio de San Antonio de Padua de Granadilla durante 21 años

granadilla-1-cfit     El presente artículo está dedicado a un antiguo sacerdote, uno de los pocos granadilleros que han regentado en propiedad la parroquia de su pueblo natal. Al frente de ella permaneció durante 21 años, tras haber estado adscrito a la misma como capellán durante un largo período. Como curiosidad, durante su regencia sostuvo dos pleitos con el beneficiado de Vilaflor, sobre la jurisdicción de los parroquianos avecindados en los valles de Cherjo, Charco del Pino, Chiñama y Vega, que ambos se disputaban.

     Nació en Granadilla de Abona hacia 1715, siendo hijo de don Miguel González Perlaza y doña Isabel García, vecinos de dicho lugar. Desconocemos la fecha exacta de nacimiento y bautismo por haber desaparecido en un incendio el correspondiente libro parroquial…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOAQUÍN GONZÁLEZ PERLAZA DEL CASTILLO

Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Sixto Arnay Fumero (1824-1872), militar profesional, corneta y sargento 2º de Milicias, distinguido con el grado de sargento 1º, tres condecoraciones y varios premios de constancia

sixto-arnay-fumero     Miembro de una familia estrechamente vinculada a las Milicias Canarias, don Sixto nació en Vilaflor de Chasna y en su niñez se estableció en Granadilla de Abona. Aquí se inició como zapatero, oficio que ejercería durante toda su vida, aunque siempre como segunda actividad. Cuando aún no había cumplido los 12 años de edad ingresó como corneta en las Milicias, empleo en el que permaneció durante 20 años, tras confirmársele en el mismo al cumplir los 16 años de edad. Luego pasó a soldado de Milicias y enseguida ascendió a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º, empleos en los que sirvió durante otros 16 años. La mayor parte de su carrera militar estuvo movilizado en el cuadro permanente de sueldo continuo de los cuerpos de Milicias de Abona, La Laguna y La Orotava, así como en la Música del Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife. En reconocimiento a sus servicios, se le concedieron diversos premios de constancia, el grado de sargento 1º de Milicias y tres condecoraciones: la Cruz pensionada y la Cruz sencilla de María Isabel Luisa, y una Cruz del Mérito Militar.

     Nació en Vilaflor en 19 de agosto de 1824, siendo hijo de don Isidro Arnais Batista, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña María Fumero Montesino, que lo era del pueblo sureño. El 21 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el presbítero don José Correa, con licencia del beneficiado propio don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “Sixto Agustín Antonio Pedro del Sacramento” y actuó como madrina doña Petra Antonia Feo, del mismo vecindario. También fue conocido como “Sixto Arnais Montesino”. Al final de su vida cambió su apellido “Arnais” por “Arnay”, que ha mantenido su descendencia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SIXTO ARNAY FUMERO

La Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Juan Degollado de la villa de Arafo (1795-1957)

arafo-hermandad-sacramento     Por auto del obispo don Antonio Tavira y Almazán, de fecha 17 de octubre de 1795, se creó la parroquia de San Juan Degollado de Arafo y se le señaló por sede la primitiva ermita del siglo XVII, que los vecinos habían ampliado en el transcurso de los años. El 24 de ese mismo mes se nombró el primer párroco en la persona del sacerdote güimarero don Antonio Rodríguez Torres; el 8 de noviembre se celebró la función de colocación, con lo que dicha parroquia comenzó a regir; y el 3 de diciembre inmediato el citado obispo emitió el decreto de mandatos que debían regular la vida parroquial. La segregación directa se produjo de Santa Ana de Candelaria, pero como ésta sólo había sido hasta entonces una parroquia auxiliar de la de San Pedro de Güímar, la separación última se efectuó de esta parroquia, a la que desde entonces se consideró como su matriz.

     La obligación de crear la Hermandad del Santísimo Sacramento se incluyó en el citado decreto de mandatos, que el obispo Tavira dictó tras la erección de la parroquia. En cumplimiento del mismo, pocos meses después se redactaron sus constituciones, que fueron aprobadas por dicho obispo en 1796. Desde entonces se ocupó de solemnizar y organizar las principales festividades religiosas, así como del mantenimiento del templo y de la cera votiva. Tenía el privilegio de festejar la Custodia tres veces al año (Año Nuevo, Pascua de Resurrección y Corpus), además de la adoración que hacían los domingos terceros y el Día de la Ascención. Según sus estatutos, tenían el deber de asistir en comunidad y con estandarte a los entierros de los hermanos fallecidos, tras encomendarles previamente sus almas en la iglesia, con oficios de difuntos. La Hermandad reformó sus estatutos en 1837 y 1854; se reorganizó en 1855; redactó nuevos reglamentos en 1864 y 1874; se refundó en 1874; y cesó en sus actividades en 1957…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO-ARAFO

Güímar: Don Manuel Delgado Pérez (1901-1958), sacristán, sochantre-organista, notario público eclesiástico, director de las bandas de música de La Matanza de Acentejo y Güímar, comerciante, escribiente y fiscal comarcal

manuel-delgado-perez     El año 2008 se cumplió el 50 aniversario de la muerte de dos destacados miembros de la Banda de Música de Güímar, don José Antonio Aguilar Delgado y don Manuel Delgado Pérez. Curiosamente, los dos nacieron y murieron el mismo año; los dos fueron profesores de la academia y subdirectores de la prestigiosa agrupación musical, y ambos estuvieron encargados de su dirección. En este artículo nos vamos a ocupar del segundo de ellos, quien también fue sacristán y notario público eclesiástico de la parroquia de San Pedro de Güímar; sochantre-organista de la misma parroquia y de la del Salvador de La Matanza de Acentejo, así como director de los coros parroquiales de ambas. Además, fue director de la Banda de Música de La Matanza, pianista de la orquesta “Euterpe” de Güímar, propietario de una cafetería, escribiente del Juzgado y fiscal comarcal de Güímar.

     Nació en la calle San Pedro Arriba de Güímar el 12 de marzo de 1901, a las siete de la mañana, siendo hijo de don Gonzalo Delgado Jorge y doña Elena Pérez y Pérez. El 25 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura ecónomo don Rafael Tiburcio Rodríguez, arcipreste del partido; se le puso por nombre “Gregorio Manuel” y actuó como padrino don Fortunato Jorge, siendo testigos don Rafael Hernández Delgado y don Pedro Feo Cabrera, de dicha vecindad. Fue conocido solo como “Manuel” y entre sus conocidos con el apodo de “Peloto”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL DELGADO PÉREZ

Candelaria: Don Antonio Chico Díaz (1812-1878), recaudador, vigilante de obras, celador de montes, primer teniente de la Milicia Nacional, juez de paz suplente, hermano mayor del Santísimo Sacramento, síndico personero y alcalde de Candelaria

antonio-chico-diaz     Este rico propietario agrícola llegó a ser en su época el hombre más poderoso de Araya, Cuevecitas y Malpaís, donde poseía cuantiosos bienes, así como el segundo mayor contribuyente de todo el término de Candelaria. Por ello, no es de extrañar que desempeñase numerosos cargos en este municipio: recaudador, regidor del Ayuntamiento, vigilante de obras, celador de montes, perito repartidor, 2º teniente de alcalde, alcalde accidental, primer teniente de la compañía de Milicia Nacional, juez de paz suplente, hermano mayor de la Hermandad del Santísimo Sacramento, elector de diputados, concejal y síndico personero, miembro de la Junta local de Instrucción Primaria y alcalde constitucional. Curiosamente, al final de su vida tuvo serios problemas económicos y gran parte de sus bienes fueron embargados, muchos de ellos incluso después de su muerte a sus numerosos herederos.

     Nació en el pago de Araya el 2 de junio de 1812, siendo hijo de don Miguel Francisco Chico de Sosa, natural de la jurisdicción de La Laguna en el pago de El Rosario, y doña Bárbara Jacinta Díaz Hernández, que lo era de la primera localidad. Dos días después fue bautizado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por el cura párroco don Esteban Montañés; se le puso por nombre “Antonio Marcelino” y actuó como padrino su tío don Juan José Chico de Sosa, natural de El Rosario y vecino de Araya…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO CHICO DÍAZ

Relación de alcaldes del municipio de Arona, a lo largo de su historia

arona-alcaldes     No conocemos todos los alcaldes que ha tenido la jurisdicción de Arona, pues de la etapa en que perteneció a Vilaflor de Chasna no se conservan actas ni libros de oficios, por lo que es solamente desde su independencia en 1798 cuando disponemos de algunas fechas exactas de posesión y cese. Sin embargo, gracias a documentos consultados en otros archivos locales, insulares y regionales, tanto públicos como privados, hemos podido elaborar una lista bastante completa de las personas que con anterioridad a dicha fecha ocuparon tanto la Alcaldía Real en el Antiguo Régimen, desde el siglo XVI al XVIII, como en algunos períodos en blanco del siglo XIX. La jurisdicción de estos alcaldes ha variado a lo largo del tiempo, pues en un principio abarcaba a la comarca sur de la isla, la de Abona o Chasna, que incluía a los actuales municipios de Vilaflor, Arona, San Miguel de Abona, Granadilla de Abona y Arico. En 1617, Granadilla se segregó de esta jurisdicción; en 1635 lo hizo Arico; y en 1796 se independizaron en lo religioso Arona y San Miguel, mientras Chiñama se unió a Granadilla de Abona, y en 1798 lo hicieron también en lo civil, por lo que desde entonces han seguido su historia en solitario.

     Como curiosidad, si nos limitamos al período en el que la Alcaldía sólo ha abarcado al actual municipio de Arona, desde 1798 hasta el presente, de los 78 alcaldes que conocemos, pues muchos repitieron en el cargo, el récord de permanencia en la Alcaldía lo ostenta don Manuel Barrios Rodríguez, durante 12 años consecutivos, seguido por: don Juan Reverón Sierra, por lo menos 11 años; don Eugenio Domínguez Alfonso, durante unos 10 años (en dos períodos); don José Alberto González Reverón, 9 años; don José Morera Santana, casi 9 años; don Antonio Fraga Tavío, 7 años; don José Hernández González, por lo menos 6 años (en dos etapas), don Buenaventura Ordóñez Vellar, durante 6 años; y don Miguel Delgado Díaz, que estuvo 6 años consecutivos. Con respecto al lugar de nacimiento, en el mismo período conocemos por lo menos a 11 alcaldes que no han nacido en este municipio: don José Antonio Hernández Montesino (de Adeje), don Agustín González Bethencourt (de Granadilla), don Domingo Estrada de la Guerra (de La Orotava), don Gonzalo Espínola y García de Abreu (de Los Realejos), don José Tomás Peña García (de Antigua –Fuerteventura-), don Juan Galdón Díaz (de Sevilla), don Antonio Díaz García (de La Laguna), don Buenaventura Ordóñez Vellar (de Torregrosa –Lérida-), don José Morera Santana (de Santa María de Guía -Gran Canaria-), don Mario Spreáfico García (de Murcia), y don Francisco José Niño Rodríguez (de Madrid, pero criado en Las Palmas de Gran Canaria). En cuanto a las profesiones de los alcaldes, han sido muy variadas: propietarios agrícolas, militares, maestros, comerciantes, empresarios turísticos, ingenieros, médicos, marinos, etc. Lamentablemente, hasta el momento ninguna mujer ha ostentado la alcaldía…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ALCALDES DE ARONA

Arico: Don Diego Carmelo Rodríguez Marrero (1959-2015), Licenciado y profesor de Teología, vicerrector del Seminario Menor, delegado diocesano de Vocaciones, párroco en Fasnia, Santa Cruz de Tenerife, Granadilla de Abona y La Laguna, arcipreste de esta ciudad, canónigo salmista de la Catedral, capellán de Tenerife II y notario diocesano

diego-carmelo-rodriguez-marrero     El presente artículo está dedicado a un sacerdote sureño que, gracias a su preparación y a su fuerte vocación, alcanzó puestos relevantes en la Diócesis Nivariense. Tras su ordenación por el Papa Juan Pablo II, obtuvo el título de Licenciado en Teología y desarrolló una intensa labor pastoral en numerosos cargos: párroco de Fasnia y La Zarza; profesor de Teología del Seminario Diocesano y vicerrector del Menor; párroco de Miramar y Chamberí, en Santa Cruz de Tenerife; consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, delegado diocesano de Vocaciones, responsable de los Movimientos Carismáticos; párroco de Granadilla de Abona y Los Blanquitos, y vice-arcipreste del distrito; párroco de San Benito, Camino de la Villa y Coromoto, en La Laguna, y arcipreste del distrito; canónigo salmista de la Santa Iglesia Catedral de La Laguna, capellán de Tenerife II, notario segundo del Tribunal Diocesano de primera instancia y destacado orador.

     Nació en la Cortajada de El Bueno (Arico) el 16 de julio de 1959, a las siete de la mañana, siendo hijo de los comerciantes don Diego Rodríguez González y doña María Jesús Marrero Díaz. El 8 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Arico el Nuevo por el cura encargado don Miguel González Díaz; se le puso por nombre “Diego Carmelo” y actuó como padrino don José Carlos Concepción Torres, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña Mercedes Rodríguez González. El 4 de febrero de 1968 fue confirmado en el mismo templo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO CARMELO RODRÍGUEZ MARRERO

Güímar: Don Faustino Campos Núñez (1846-1879), primer maestro de El Escobonal y capitán graduado de Infantería, condecorado por méritos de campaña y fallecido en la Guerra de Cuba en plena juventud

faustino-campos-nunez     Miembro de una destacada familia, con tan solo 18 años nuestro biografiado fue nombrado primer maestro de la recién creada escuela elemental incompleta del pago de El Escobonal, que regentó durante cinco años. Renunció a dicha plaza para incorporarse a la carrera militar, en la que ingresó como alférez de Milicias, empleo con el que estuvo destinado en el Batallón de Lanzarote y luego en el Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, del que fue oficial de Almacén. Luego pasó con el mismo empleo de alférez al cuerpo de Infantería, se integró en el Regimiento Infantería de Toledo y durante algo más de un año estuvo de operaciones en Barcelona y Navarra, con motivo de la Guerra Carlista, en la que por los méritos contraídos en campaña se le concedió el grado de teniente y la Medalla de Alfonso XII con el pasador de Olot. Finalmente, pasó al Ejército de operaciones en la isla de Cuba, con el grado de capitán de Infantería; durante la campaña ascendió a teniente efectivo, ejerció como oficial suplente de Almacén y, por los méritos contraídos en la campaña, se le concedió la Cruz de Primera clase de la Orden del Mérito Militar. Pero cuando parecía que su brillante carrera era imparable, le sorprendió la muerte en dicha campaña de Cuba cuando solo contaba 33 años de edad, en unas circunstancias que de momento desconocemos.

     Nació en el barrio de los Majuelos de Güímar el 14 de febrero de 1846, siendo hijo de don José Antonio Campos Benítez y doña María Nicolasa Núñez. Dos días después fue bautizado en la iglesia parroquial del Apóstol San Pedro por el Dr. don Agustín Díaz Núñez, beneficiado propio de la misma; se le puso por nombre “Faustino del Santísimo Sacramento” y actuó como madrina doña Rita Rodríguez Torres…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FAUSTINO CAMPOS NÚÑEZ