La Orquesta “Los Oceánicos” de la villa de Arafo

Siguiendo la larga tradición musical de la villa de Arafo, a lo largo del siglo XX se formaron en este municipio numerosas orquestas de baile, muchas de las cuales llegaron a coexistir. Este artículo está dedicado a una de ellas, la orquesta “Los Oceánicos”, que en los años setenta del siglo pasado amenizó bailes y verbenas en locales y plazas de distintas localidades de la isla de Tenerife. Tras una primera etapa, de unos tres años, se disolvió, para reorganizarse algunos meses después con otra composición. A lo largo de su existencia pasó por sus filas una veintena de componentes, en su mayoría araferos.

Esta orquesta se formó hacia 1970 y en su primera etapa estuvo compuesta por: Renato Yanes Canet “René” (batería), Nelson Rodríguez Fariña (órgano), Israel Fariña Rodríguez (bajo -guitarra- y voces), Antonio Hernández Hernández “Macarrón” (trompeta y voces), Fernando Martín Guanche (saxo alto y voces), Adalberto Albertos Albertos (saxo tenor y voces) e Isaías Pérez Díaz -de El Escobonal- (vocalista). Posteriormente, al producirse algunas vacantes, se incorporaron a la misma: Máximo Pestano Curbelo (batería), Juan Carlos -de La Victoria de Acentejo- (vocalista), el “Santa Úrsula” -del pueblo por el que se le conocía- (batería) y Rómulo López González (trompeta).

En la segunda etapa, a partir de 1973, quedó constituida por los siguientes miembros: Antonio Rodríguez Acosta (bajo -guitarra- y voces), Esteban Acosta Delgado (batería), Javier Delgado Manzano (saxo tenor y flauta), Pedro Rodríguez Fariña (guitarra rítmica y voces), Pánfilo Gómez Marrero -de Güímar- (piano y voces), Hipólito “Polo El Canario” (vocalista) y Heriberto Albertos González “Berto” (saxo alto). Luego, tras la marcha de Esteban Acosta, entró en esta orquesta Carlos -de La Hidalga- (batería); y al ir Pánfilo al servicio militar se incorporó Israel Fariña Rodríguez “Israelito” (piano y voz), quien ya había pertenecido a esta orquesta en su primera etapa…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona: Don Manuel de la Granja González (1746-1790), cabo 1º profesional o “de sueldo continuo”, instructor de las Milicias de Abona y tronco del apellido Granja en el Sur de Tenerife

En este artículo recordamos a un modesto militar profesional nacido en un pueblo de León, pero establecido en el Sur de Tenerife al ser destinado como cabo 1º “de sueldo continuo” a la instrucción de las Milicias del Regimiento Provincial de Abona. Contrajo matrimonio en Arona, donde ejerció su actividad profesional y vivió hasta su prematura muerte, que le impidió ascender al empleo de sargento 1º, como ocurrió con los otros cabos primeros profesionales de dicho cuerpo. Dejó sucesión en los municipios de Arona y Vilaflor.

Nació hacia 1746 en el lugar de Quilós, en el “Obispado de Astorga” del entonces denominado “Reino de León”, siendo hijo de don Francisco de la Granja, natural del mismo pueblo, y doña Dominga González, que lo era de Asturias. Probablemente fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Colomba, de dicha localidad.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Doña Carmen Díaz de la Rosa (1918-1994), religiosa misionera de las Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret

Hija de agricultores, a los 23 años de edad nuestra biografiada ingresó en la Congregación de Religiosas Misioneras Hijas de la Sagrada Familia de Nazaret, en el Colegio “Santo Domingo” de su Güímar natal, en el que también hizo el Noviciado, la Primera profesión y la Profesión perpetua. Tras permanecer ocho años en dicho centro, fue destinada a distintos colegios y residencias de Barcelona, Madrid y Los Llanos de Aridane, así como de Bélgica, país en el que pasó diez años, en dos etapas. Luego regresó a su colegio de Güímar, donde vivió durante 16 años, uno de ellos fuera de la Congregación. Finalmente, ya muy enferma, volvió a Barcelona, donde falleció pocos meses después de abandonar su ciudad natal, tras 53 años de vida religiosa. En todos sus destinos centró su actividad en los trabajos domésticos, destacando como excelente cocinera.

Nació en el barrio de San Juan (Güímar) el 21 de agosto de 1918, siendo hija de don Manuel Díaz Hernández y doña Francisca de la Rosa Pérez. El 22 de septiembre inmediato fue bautizada en la iglesia de San Pedro Apóstol por el coadjutor encargado don Domingo Pérez Cáceres; se le puso por nombre “Juana Carmen” y actuó como madrina doña Dolores Díaz Hernández. Fue confirmada en la misma parroquia de San Pedro.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Adeje-Vilaflor de Chasna: Don Antonio José Acosta Montesdeoca (1725-1811), notario público eclesiástico de Adeje y Vilaflor, colector y mayordomo de fábrica de la parroquia de San Pedro Apóstol y alcalde real de la amplia jurisdicción de Chasna

Miembro de una ilustre familia de militares y clérigos, nuestro biografiado nació en Adeje, donde fue nombrado notario público eclesiástico de la parroquia de Santa Úrsula y, como tal, fue el encargado de recoger las declaraciones de los testigos que se manifestaron sobre posibles milagros realizados por la Virgen de la Encarnación. Luego se estableció en Vilaflor de Chasna, donde también ejerció como notario público eclesiástico, así como colector y mayordomo de fábrica de la parroquia de San Pedro Apóstol. Además, en este pueblo gozó de un gran poder político, llegando a ser elegido en dos etapas alcalde real de esa amplia jurisdicción, que además de dicho pueblo incluía por entonces a los de Arona y San Miguel de Abona, así como al pago de Chiñama.

Nació en la villa de Adeje el 20 de junio de 1725, hijo del alférez don Francisco José de Acosta, natural de Los Llanos de Aridane en La Palma, y doña María de Gracia (Alfonso) Montesdeoca, que lo era de la antedicha villa tinerfeña. Cinco días después fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Úrsula por fray Sebastián de Gámez, guardián del Convento de San Francisco de dicha localidad, con licencia del beneficiado don Melchor Alfonso de Montesdeoca, quien actuó como padrino junto a su hermana doña Isabel García de Montesdeoca; se le puso por nombre “Antonio José”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona – Vilaflor de Chasna: Don Bernardo González del Castillo (1672-1749), teniente capitán de Milicias graduado de Infantería, alcalde real de Vilaflor y propietario agrícola

Miembro de una familia destacada, como muchos de sus familiares don Bernardo González del Castillo siguió la carrera militar, en la que ocupó los empleos de alférez y teniente capitán de Milicias, obteniendo también el grado de teniente de Infantería. Aunque nació en Granadilla de Abona, se estableció luego en el pago de Chiñama (hoy englobado en Charco del Pino), que por entonces pertenecía a Vilaflor de Chasna, siendo elegido alcalde real de esta amplia jurisdicción, que además de dicho pueblo abarcaba por entonces a Arona y San Miguel de Abona. También sobresalió como propietario agrícola.

Nació en Granadilla de Abona el 8 de marzo de 1672, siendo hijo del alférez don Gonzalo González del Castillo, “de la familia González y García”, y doña María Mayor González del Castillo, “de la familia de Garcías y vergancianos”. Cinco días después fue bautizado en la parroquia de San Antonio de Padua por el cura párroco Lcdo. Don Salvador González; se le puso por nombre “Bernardo” y actuaron como padrinos don Adrián de las Casas, mozo, hijo del alférez don Lucas de las Casas y doña Isabel González, y doña Francisca Manuel, hermana de doña María Mayor; todos “labradores vecinos y parroquianos de este lugar”. Sus padres se habían casado el 30 de octubre de 1660…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La religiosidad, la vida social y la situación económica en el municipio de Guía de Isora, según la Santa Misión de 1965

En 1965 se celebró una Santa Misión en la isla de Tenerife, una vez concluidas las realizadas en las demás islas de la Diócesis Nivariense. Después de un asesoramiento previo, el obispo de la Diócesis, don Luis Franco Cascón, dispuso que se celebrara dicha Misión empezando por el Sur de la isla y siguiendo un orden geográfico, desde la parroquia de Santiago del Teide hasta la de Barranco Hondo (Candelaria). Tuvo lugar entre la segunda semana de mayo y la segunda de julio, evitando la época de la zafra del tomate, que solía trastocar la vida en el Sur al ocasionar un considerable trasiego de personas, dedicadas en esos meses casi exclusivamente a dicho trabajo, “de día y de noche sin descanso”. Resultó interesante el que el Valle de Güímar quedase para el final, con el fin de que la concentración que se planteaba en Candelaria como clausura estuviese más nutrida, como así ocurrió.

En esa época, el municipio de Guía de Isora estaba constituido por numerosos núcleos de población y, según la descripción realizada por el canónigo don José Trujillo Cabrera en su Guía de la Diócesis de Tenerife, contaba con cinco parroquias: la de Nuestra Señora de la Luz en la cabecera municipal, creada en 1738, categoría de ascenso, una población de hecho de 3.040 habitantes y cuatro pagos: Chirche (con la ermita de San Felipe), Jaral, Aripe (con la ermita de San Pedro) y Acojeja; la de San Juan Bautista en Chío, creada en 1929, categoría de entrada, 1.350 habitantes y con el pago de Chiguergue (con la ermita de San Roque, recién construida); la Nuestra Señora del Rosario de Tejina de Isora, creada en 1943, también de entrada, con 990 habitantes y cuatro pagos: Vera de Herques, Abama, Tijoco Abajo (perteneciente al municipio de Adeje) y Las Fuentes (con la ermita de San José); la de San Juan Bautista en Playa de San Juan, creada en 1963, de entrada, con 1.120 habitantes y sin pagos; y la de Nuestra Señora de Candelaria de Puerto de Alcalá, creada en 1963, asimismo de entrada, con 850 habitantes y sin pagos.

En la Santa Misión que nos ocupa, se establecieron seis centros misionales en el municipio de Guía de Isora: uno en la capital y los otros cinco en Chío, Chiguergue, El Jaral, Abama y Playa de San Juan. En Guía, Chío y Playa de San Juan tuvieron como sede sus respectivas iglesias parroquiales; en Chiguergue, la nueva ermita de San Roque; en El Jaral y Abama, probablemente salones habilitados, pues no se indica. A continuación, vamos a analizar como tuvo lugar dicha Misión en este término municipal, tal como fue descrita por los propios misioneros que la llevaron a cabo en cada uno de los centros misionales, lo que nos permite conocer como era por entonces la vida religiosa y social, así como la situación económica y demográfica, en algunos de los núcleos que integraban el término municipal, con datos a veces muy curiosos. Llama la atención que en esta ocasión no se estableciesen centros misionales en dos de las parroquias del municipio, Tejina de Isora y Puerto de Alcalá; y que no se mencionasen otros pagos existentes por entonces y alejados del municipio, como Chirche Aripe, Acojeja y Vera de Herques, cuyos vecinos se supone que acudirían a los centros misionales más cercanos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Candelaria: Don José Felipe Rodríguez del Corral (1793-?), soldado distinguido y subteniente de Milicias del Regimiento Provincial de Güímar, propietario agrícola y emigrante

En este artículo recordamos a un destacado lanzaroteño-candelariero, natural de Femés y nieto de un capitán de Milicias, que comenzó a prestar su servicio militar en el Regimiento Provincial de Lanzarote. Luego emigró a Tenerife y se estableció en Candelaria, donde contrajo matrimonio con una mujer 20 años mayor que él. En esta localidad trabajó como propietario agrícola y reanudó su carrera militar, pues ingresó como soldado distinguido en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que luego ascendió a subteniente de Milicias. Ostentando aún este empleo, tras 15 años de residencia en Candelaria se ausentó de este pueblo y, probablemente, emigró a América o regresó a su isla natal, de donde ya no regresaría. Pero en dicha localidad tinerfeña continuó viviendo su esposa hasta su muerte, sin haber tenido sucesión.

Nació en el pueblo de Femés, en la isla de Lanzarote, el 26 de noviembre de 1793, siendo hijo de don Domingo Felipe Rodríguez y doña Lázara García del Corral, naturales y vecinos de dicho lugar. El 1 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia de dicha localidad por fray Miguel Martín, de la Orden de San Francisco; se le puso por nombre “José Pedro” y actuó como padrino don Agustín Ventura Estévez…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide: Don Pedro Navarro Martel y García (1728-1807), propietario agrícola, emigrante, alcalde mayor de la villa de Santiago y administrador de Rentas Reales

Nuestro biografiado creció en el seno de una familia de agricultores y llegó a ser un notable propietario agrícola, con una situación económica más o menos desahogada. Estuvo ausente del valle con su familia durante algunos años, por lo que probablemente emigró a América. Luego se ganó la confianza del V Señor jurisdiccional de la villa de Santiago, quien lo nombró alcalde mayor de dicho valle, cargo que desempeñó durante casi una década. Con posterioridad, también ejerció como administrador de Rentas Reales en ese término. Casó en dos ocasiones y tuvo una amplia y destacada sucesión.

Nació probablemente en Tamaimo (Santiago del Teide) hacia 1728, siendo hijo de don Juan Navarro Martel y doña Lucía García, vecinos de dicho pago. Recibió el bautismo en la iglesia de San Fernando de la villa de Santiago. Fueron sus abuelos paternos: don Juan Navarro y doña María (Hernández) Martel Delgado, vecinos de Los Quemados; y los maternos: don Pedro Melo Navarrete y doña María García Tarife, avecindados en Tamaimo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-San Miguel de Abona: Don Nicolás Gómez del Castillo (1776-1860), propietario agrícola, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias Provinciales, alcalde de San Miguel, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, segundo mayor contribuyente de dicho pueblo y alcalde de Granadilla

Aunque toda su vida trabajó como propietario agrícola, también siguió una limitada carrera militar como soldado, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias; con este último empleo fue propuesto en dos ocasiones para subteniente, pero no obtuvo dicho nombramiento por su enemistad con sus superiores, probablemente por motivos políticos. Aunque era natural de Charco del Pino (Granadilla de Abona), tras contraer matrimonio en San Miguel de Abona se estableció en este pueblo, en el que desempeñó numerosos cargos: alcalde constitucional, comisionado del Ayuntamiento para el Cabildo abierto, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, diputado del Ayuntamiento, alcalde real y escrutador electoral; llegó a ser el segundo mayor contribuyente de dicho municipio. Después de celebrar segundas nupcias se estableció en su pago natal de Charco del Pino, siendo elegido alcalde de Granadilla, aunque renunció a dicho cargo debido a su avanzada edad. Fue un hombre longevo y logró sobrevivir a sus tres esposas.

Nació en el pago de Charco del Pino el 20 de abril de 1776, siendo hijo de don Antonio Gómez del Castillo y doña María Hernández González (o Luis). Ocho días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua de Granadilla por el cura párroco don Francisco Cruz Alayón y Salcedo; se le puso por nombre “Nicolás Antonio” y actuó como padrino el militar don Nicolás Javier Viera y Torres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arico: Don Simón Díaz Curbelo (1790 1853), sacerdote franciscano secularizado, comisario de la Orden Tercera del Puerto de La Orotava, colaborador parroquial en El Tanque y Los Realejos, y cura párroco propio de Arico

Nuestro biografiado profesó en la Orden de San Francisco, en el Convento de San Lorenzo de la villa de La Orotava. Luego pasó al Convento de Juan Bautista de la misma Orden en el entonces Puerto de La Orotava (Puerto de la Cruz) y, como tal religioso franciscano, fue ordenado sacerdote. Permaneció en dicho convento hasta que este fue suprimido, por lo que don Simón quedó exclaustrado y obtuvo la secularización. Como sacerdote secularizado, fue nombrado comisario de la Orden Tercera del Puerto de La Orotava; y, posteriormente, fue destinado a las parroquias de El Tanque y Los Realejos. Finalmente, fue nombrado párroco propio de Arico, permaneciendo al frente de la parroquia de San Juan Bautista durante más de diez años, hasta su muerte.

Nació en la villa de La Orotava el 28 de octubre de 1790, siendo hijo de don José Díaz Borges y Luis, natural de dicha villa, y doña Sebastiana Curbelo, que lo era de Lanzarote. El 3 de noviembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el beneficiado servidor don Luis Cabeza y Viera; se le puso por nombre “Simón Domingo Francisco” y actuó como padrino el presbítero don Domingo Estévez Ruiz de Estrada, vecino de la misma villa…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: