Arona: Don Ubaldo Ruiz y Frías (1867-1912), Bachiller, Maestro Elemental y Superior de Primera Enseñanza, secretario de la Delegación de Hacienda de Canarias, interventor electoral, defensor de La Laguna y jurado judicial, fallecido prematuramente

Nacido en el seno de una familia muy destacada y culta, nuestro biografiado obtuvo el título de Bachiller, así como los de Maestro Elemental y Superior de Primera Enseñanza, aunque de momento no sabemos si ejerció como docente. Simultáneamente prestó su servicio militar como soldado de Artillería. Luego obtuvo una importante plaza como funcionario del Estado, la de secretario de la Delegación de Hacienda de Canarias, que desempeñó durante 13 años, hasta su prematura muerte. Además, asumió un fuerte compromiso político, actuando con frecuencia como interventor electoral, y fue un indudable defensor de su ciudad adoptiva, San Cristóbal de La Laguna; asimismo, actuó como jurado judicial. Falleció con tan solo 45 años, cuando aún podía haber desarrollado una labor profesional y política mucho más destacada.

Nació en la calle Nueva de Arona el 7 de octubre de 1867, a las doce de la mañana, hijo de don Antonio Ruiz y Núñez, natural de La Laguna, y doña María Frías y Hernández, que lo era del pueblo sureño. El 14 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por don Miguel Rodríguez Guillama, cura párroco propio de la misma; se le puso por nombre “Ubaldo Marcos de la Salud” y actuaron como padrinos don Antonio García Frías y su esposa doña Ignacia Oramas y Oramas, natural ésta de Granadilla…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La visita de la Virgen de Candelaria al municipio de Arona en su inolvidable Peregrinación de 1964-1965

El 28 de octubre de 1964 la venerada imagen de la Virgen de Candelaria llegó por primera y única vez en la historia al municipio de Arona, con motivo de la Peregrinación que realizó por la isla de Tenerife para recaudar fondos con destino a la construcción del nuevo Seminario Diocesano, acontecimiento inolvidable en la historia religiosa de Tenerife que duró casi tres meses y medio, del 16 de octubre de dicho año al 28 de enero de 1965. Para esta peregrinación extraordinaria, la Virgen contó con una artística carroza, construida en Güímar, en los talleres de mecánica y chapa de Tejera y en la carpintería de Pánfilo y Tino; fue diseñada por don Manuel García Campos y patrocinada por doña Edelmira Pérez Campos, viuda de Mansito, junto con Acción Católica y Cáritas de dicha ciudad; y se montó sobre una camioneta “Commer” de seis ruedas, cedida por la empresa Hernández Hermanos, S.L. En todos los pueblos visitados, el fervor de los fieles fue impresionante y el éxito económico se vio desbordado con creces, al recaudar más de siete millones de pesetas.

Procedente de San Miguel de Abona, la Virgen visitó el municipio de Arona, donde permaneció durante tres días: el miércoles 28 llegó al Valle de San Lorenzo, el jueves 29 al casco de Arona y el viernes 30 a Los Cristianos, de donde salió al día siguiente para Adeje. Todos los pueblos se engalanaron con esmero para recibir a la imagen de la Candelaria y, a lo largo de su permanencia, se llevaron a cabo apretados programas de actos. Este municipio ya estaba constituido por numerosos núcleos de población y contaba por entonces con tres parroquias, una de ellas muy reciente: San Antonio Abad de Arona casco (creada en 1796), San Lorenzo Mártir del Valle de San Lorenzo (creada en 1929) y Nuestra Señora del Carmen de Los Cristianos (creada en 1963), las cuales reunían una población de hecho de 1.401, 2.497 y 2.896 habitantes, respectivamente.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona-Vilaflor de Chasna: Don Antonio Rodríguez de la Sierra García (1777-1842), propietario agrícola, sargento 1º de milicias, comandante accidental de su compañía, comandante de armas, síndico personero y alcalde de Arona en cinco etapas

Casi toda la vida de este personaje transcurrió en el Valle de San Lorenzo (Arona), donde trabajó como propietario agrícola, aunque también vivió algún tiempo en Vilaflor de Chasna, donde fue bautizado y contrajo matrimonio. Simultáneamente, desarrolló una modesta carrera militar en el Regimiento Provincial de Abona, en la que ascendió desde soldado hasta sargento 1º de Milicias; como tal, fue comandante accidental de la 2ª compañía de dicho cuerpo durante seis años y, casi con total seguridad, comandante de armas de Arona. Además, ejerció como síndico personero del Ayuntamiento y ocupó la alcaldía de este término en cinco etapas, tres de ellas como alcalde real y dos como alcalde constitucional, lo que pone de manifiesto el respeto y el aprecio de que gozaba entre sus paisanos.

Nació en el Valle de San Lorenzo (Arona) el 13 de junio de 1777, siendo hijo de don Domingo Rodríguez Sierra y González del Castillo y doña Antonia González García de Morales. El 21 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia del Apóstol San Pedro de Vilaflor (a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho pago) por el presbítero don Nicolás Valentín Farias, con licencia de don Agustín Lorenzo Viera y Torres, beneficiado curado y examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “Antonio Domingo Francisco” y actuaron como padrinos don Salvador Hernández de la Cruz, vecino del pago de Chiñama, y doña María González Trujillo, que lo era del pago de Arona…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar-Arona: Don Pablo Cuesta Ruiz (1748-1813), sargento 1º de Milicias profesional o “de sueldo continuo” en los Regimientos de Güímar y Abona

Nuestro biografiado llegó a Tenerife como militar profesional destinado a la instrucción de las Milicias Canarias, tras la reorganización de éstas. Se incorporó como cabo de escuadra al Regimiento Provincial de Güímar, en cuya cabecera ejerció y contrajo matrimonio. Luego pasó con el mismo destino a la compañía de La Matanza de Acentejo del mismo cuerpo. Tras regresar a Güímar como cabo 1º, ascendió a sargento 1º de Milicias “de sueldo continuo”. Con este último empleo pasó posteriormente al Regimiento de Abona, quedando encargado de la instrucción de la compañía del Valle de San Lorenzo (Arona), donde obtuvo su retiro y falleció. Su descendencia se extendió por Güímar, Arona, San Miguel de Abona y Santa Cruz de Tenerife.

Nació en la Península, probablemente en Madrid, hacia 1748, siendo hijo de don Pablo Cuesta y doña Úrsula Ruiz. No obstante, en 1800 se firmaba como “Pablo Cuesta Rodríguez Barco”. Como lugar de su naturaleza figuran contradicciones en las distintas partidas de boda de él y de sus hijos, así como en el bautizo de éstos y en su partida de entierro: la “villa de Untoas en Madrid”, la localidad de “Antova en Andalucía”, “el Reyno de Toledo en la Península de España” o “la Villa de Madrid” …

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona–Arona: Don Matías Agustín de Frías Bello y Torres (1745-1801), propietario agrícola, sargento 2º de Cazadores, mayordomo de la ermita de San Antonio Abad, copartícipe de la elevación de ésta a parroquia y de la creación del Ayuntamiento de Arona, comisario elector y primer síndico personero de este pueblo

Miembro de una familia de larga tradición militar, nuestro biografiado alcanzó el empleo de sargento 2º de Cazadores del Regimiento de Milicias Provinciales de Abona, formando parte como tal de la plana mayor de dicho cuerpo. Profesionalmente destacó como labrador y propietario agrícola, con cuantiosas propiedades en Arona, Granadilla de Abona y Vilaflor de Chasna. Además, participó en una revuelta contra el Marqués de la Fuentes de Las Palmas por la ocupación de tierras comunales por parte de éste; fue mayordomo de la ermita de San Antonio Abad de Arona y uno de los promotores de la elevación de ésta a parroquia, segregada de la de San Pedro de Vilaflor, obligándose con medio diezmo a la ampliación del templo y a su mantenimiento, así como de la creación del Ayuntamiento de Arona, siendo elegido comisario elector y primer síndico personero del mismo.

Nació en Granadilla de Abona hacia 1745, siendo hijo del teniente don Lázaro Sebastián de Frías Bello (viudo de doña Antonia García y Álvarez de la Cruz) y doña María Josefa Alexandrina de Torres. Fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua y se le puso por nombre “Matías Agustín”. Pero desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público de dicho pueblo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Personajes del Sur (Arona-Vilaflor de Chasna): Don Mateo Domínguez Fraga (1634-1706), propietario agrícola, alférez de Milicias y hermano del Señor

Nuestro biografiado creció en el seno de dos familias distinguidas del Sur de Tenerife, que descendían de los fundadores de Arona y Granadilla de Abona. Destacó como propietario agrícola, lo que le permitió disfrutar de una posición económica desahogada y seguir la carrera militar, en la que obtuvo el empleo de alférez de las Milicias de Adeje y Chasna. Además, perteneció a la Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Pedro de Vilaflor, aunque probablemente también era miembro de las restantes hermandades y cofradías existentes en la misma, así como en el convento agustino de dicha localidad.

Nació en el pago de Arona en 1634, siendo hijo de don Rodrigo de Fraga y doña Ana de Villarreal (o Delgado). El 4 de octubre de dicho año fue bautizado en la iglesia matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor, de la que por entonces dependía dicho pago, por su tío don Antonio Domínguez Villarreal, con licencia del beneficiado don Alonso Pérez Perera; se le puso por nombre “Matheo” y actuó como padrino el Lcdo. don Juan García del Castillo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona: Don Cesáreo Bethencourt Medina (1824-1881), propietario agrícola, pionero en la cría de la cochinilla, alcalde de Arona, capitán de la Compañía local de la Milicia Nacional y 2º comandante del Primer Batallón de Nacionales del Sur de Tenerife

Rico propietario agrícola, emigró a Puerto Rico y, a su regreso, fundó una sociedad con su hermano Evaristo, dedicada a los negocios agrarios, mercantiles y crediticios; por ello llegó a ser uno de los mayores contribuyentes de Arona, destacando en la cría de la cochinilla. Como elector contribuyente fue elegido alcalde constitucional de Arona, donde también formó parte de varias comisiones municipales: la “Junta local de Instrucción Pública” , la “Comisión de presupuestos, repartos, arbitrios y cuentas”, la “Junta de repartimiento municipal” y la “Comisión de Caminos Vecinales”; y fue uno de los promotores de la construcción de una ermita en Los Cristianos. Además, fue elegido capitán de la Compañía local de la Milicia Nacional y 2º comandante del Primer Batallón de Nacionales del Sur de Tenerife.

Nació en Arona el 17 de junio de 1824, siendo hijo de don Juan Bethencourt Alayón y doña María Dolores Medina Domínguez, de la misma naturaleza y vecindad. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura párroco don José Vignoly; se le puso por nombre “Cesáreo Antonio del Rosario” y actuó como madrina su hermana doña Anselma de la Salud Bethencourt…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona-Arona: Don José Siverio y Díaz (1886-1945), prefecto de estudios del Seminario, cura ecónomo de San Miguel de Abona, Agulo y Arona, encargado de Vilaflor y párroco propio de La Cruz Santa

     Este artículo está dedicado a uno de los numerosos sacerdotes norteros que desarrollaron la mayor parte de su labor pastoral en el Sur de Tenerife. Fruto de una vocación tardía, don José Siverio Díaz cursó con brillantez la carrera eclesiástica en el Seminario Diocesano de Tenerife, del que fue prefecto de estudios. Después de ordenado, fue cura ecónomo de San Miguel de Abona durante más de 11 años, período en el que también actuó como vocal de las Comisiones de evaluación del arbitrio del Repartimiento general de Utilidades del Ayuntamiento; asimismo, durante seis meses estuvo encargado de la parroquia de Arona. Luego ejerció como cura ecónomo de Agulo durante nueve meses. Posteriormente estuvo al frente de la parroquia de Arona durante más de doce años y medio; simultáneamente, durante tres meses estuvo encargado de la parroquia de Vilaflor; además, fue confesor de las Religiosas de Nazaret de San Miguel, así como vocal de la Junta Municipal de Enseñanza Primaria de Arona. Finalmente, fue nombrado párroco propio de La Cruz Santa, donde solo permaneció cuatro años, hasta su prematura muerte. Siempre destacó por su cultura y como orador sagrado.

     Nació en la calle del Terrero del Realejo Bajo el 7 de enero de 1886, a las seis de la tarde, siendo hijo del artesano don José Siverio y Hernández, natural de dicho pueblo, y doña Rafaela Díaz Barrios, que lo era del Realejo de Arriba, pero oriunda del Puerto de la Cruz. El 15 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción por el cura párroco propio don Manuel Picar y Santos; se le puso por nombre “José Luciano María del Rosario” y actuó como madrina doña Bibiana Díaz y Barrios, casada, propietaria, natural del Puerto y vecina del Realejo Bajo, siendo testigos don José Siverio y don Marcos Expósito, ministros de la parroquia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona en 1930, según el artículo “El Sur de Tenerife” del obispo Fray Albino González Menéndez-Reigada

     El interesante artículo “El Sur de Tenerife” fue publicado en junio de 1930 en el periódico católico Gaceta de Tenerife por el obispo de esta Diócesis, Fray Albino González y Menéndez-Reigada, en sucesivas entregas. En él relata la visita que había efectuado a las parroquias del Sur de Tenerife, de la que en este artículo nos hemos limitado a su estancia en el municipio de Arona. Llegó al pueblo de Arona el 18 de marzo de 1930 y continuó hasta el 19, coincidiendo con la festividad de San José. En su bella crónica se centra, como era de esperar, en la detallada descripción de los distintos templos del término. Además de describir el recibimiento que se le hizo en la parroquia matriz, detalla las misas que presidió. Pero otra aportación valiosa de esta crónica es el detenerse a analizar las carencias o los proyectos de mejora que existían por entonces en este municipio. Se lamenta de la falta de una buena carretera de enlace del Valle de San Lorenzo con la Carretera General del Sur, que ya había reclamado; visitó la Caldera de Arona, situada en una finca del entonces alcalde don Eugenio Domínguez Alfonso, en la que se proyectaba la construcción de una presa o pantano que permitiría el riego de toda la zona costera del término, con la consiguiente riqueza económica; destaca en la bahía de Los Cristianos sus inmejorables condiciones para establecer el aeropuerto internacional de Tenerife, así como su puerto, cuya actividad creciente había permitido el crecimiento de la población, destacando el papel de un consejero del Cabildo de Tenerife, don Juan Bethencourt Herrera, en las gestiones para llevar a cabo las obras de mejora en el Sur de la isla. En fin, se trata de un trabajo de gran interés para conocer algunos aspectos religiosos, sociales y económicos del municipio de Arona en los albores de los años treinta del pasado siglo XX, seis años antes del inicio de la Guerra Civil, que tanto alteró la vida de estos pueblos y de toda la nación.

     El autor del artículo, Fray Albino González y Menéndez-Reigada (1881-1958), fue un destacado sacerdote dominico, Ldo. en Filosofía y Letras, Doctor en Teología y Derecho Civil, obispo de Tenerife y de Córdoba, escritor y predicador, que tuvo una polémica actuación durante la Guerra Civil y una fuerte vinculación con el Régimen de Franco…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna-Arona-Arico: Lcdo. don Francisco González “Natural” (1623-1697), sacerdote de origen guanche, capellán de Vilaflor y Arico, y beneficiado servidor de Adeje

     Miembro de una destacada familia chasnera de ascendencia guanche por sus cuatro abuelos, don Francisco siguió la carrera sacerdotal hasta ordenarse de presbítero; simultáneamente obtuvo el título de Licenciado en Sagrada Teología. Como sacerdote, fue durante muchos años capellán de la parroquia de San Pedro Apóstol de Vilaflor, así como beneficiado servidor de la parroquia de Santa Úrsula de la villa de Adeje durante más de un año y medio. Al final de su vida se estableció en Arico, pueblo del que era oriundo por su madre y en el que falleció, tras haber actuado como capellán de la parroquia de San Juan Bautista.

     Nació en la amplia jurisdicción de Vilaflor, probablemente en el pago del Valle del Ahijadero (actual Valle de San Lorenzo en Arona), en agosto de 1623, siendo hijo de don Alonso González “Natural” (también llamado Alonso González Guanche), nacido en el citado Valle, y de doña Águeda de Morales, natural de Arico; ambos casados en Vilaflor en 1622 y de origen guanche. El 16 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: