Güímar: Don Hipólito Casiano Bello García (1778-1855), sacerdote politizado, capellán en Güímar, hermano mayor del Rosario, beneficiado de Vilaflor, cura párroco de Arico y elocuente orador sagrado

     Algunos clérigos de pasadas centurias no limitaron su actividad a la estrictamente pastoral, sino que también participaron intensamente en la vida pública local e incluso insular o regional. Este fue el caso de don Hipólito Casiano Bello, hombre de temperamento inquieto e ideas liberales, que figuró entre los promotores del intento de segregación de Güímar de la ciudad de La Laguna para su posterior unión a la villa de Santa Cruz; participó activamente en el pleito entablado entre el pueblo de Güímar y la familia Baulén sobre la propiedad de las aguas del Valle; fue organizador en varias ocasiones de las fiestas de San Pedro, cuando le correspondían al lugar de Abajo; llegó a actuar como prestamista y sostuvo graves enfrentamientos con otros vecinos destacados de la localidad, de ideología opuesta. En su vertiente eclesiástica, don Hipólito Casiano estuvo la mayor parte de su vida adscrito a la parroquia de San Pedro como capellán colaborador, aunque también estuvo encargado de la parroquia de Candelaria, fue beneficiado propio de Vilaflor durante más de ocho años y cura párroco de Arico durante otros cinco años; además, desempeñó el cargo de hermano mayor de la Hermandad del Rosario del Convento dominico de su pueblo natal y destacó a nivel insular como orador sagrado, por lo que era llamado con frecuencia a la villa de Santa Cruz.

     Nació en el barrio de los Majuelos de Güímar el 13 de agosto de 1778, siendo hijo de don Domingo Bello de Ledesma y Mesa y doña María García Adrián de la Rosa (también conocida como doña María de la Rosa García). El 20 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia matriz de San Pedro Apóstol por el presbítero güimarero don Agustín Antonio Núñez, con licencia del beneficiado propio don Luis Ambrosio Fernández del Castillo; se le puso por nombre “Hipólito Casiano” y actuó como padrino don Nicolás Delgado Guanche. Recibió la Confirmación en la misma parroquia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HIPÓLITO CASIANO BELLO

Güímar: Don Juan de Castro Delgado (1676-1750), sargento de Milicias, escribiente, patrono de capillas en la Iglesia parroquial y el Convento dominico de Güímar, cofrade de la Santa Misericordia y propietario agrícola

     Nuestro biografiado alcanzó el empleo de sargento de Milicias, siendo en su época el militar de mayor graduación de su pueblo natal. Asimismo, al ser de los pocos vecinos del mismo que sabían leer y escribir con corrección, ejerció como escribiente, redactando testamentos y escrituras de compraventa. Además, fue patrono de las capillas del Rosario y del Carmen, en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol de Güímar; y de la Virgen del Rosario, en el Convento dominico de Santo Domingo en Soriano de la misma localidad, así como cofrade de la Cofradía de la Misericordia de la antedicha parroquia.

     Nació en el entonces denominado pago de Chimaje (El Escobonal) el 8 de junio de 1676, siendo hijo de don Juan de Castro Díaz y doña Nicolasa María Gaspar Pérez (o Delgado). Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro de Güímar por el Bachiller don Bartolomé Pérez Sutil, beneficiado de dicho lugar y de Candelaria; se le puso por nombre “Juan” y actuaron como padrinos don Juan Delgado y doña María Rodríguez, vecinos de dicho lugar. Fue el mayor de ocho hermanos…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN DE CASTRO DELGADO

Arafo-Güímar: Don Gonzalo Cruz García (1896-1979), Doctor en Farmacia, farmacéutico en Güímar y Madrid, simpatizante del Partido Republicano, actor aficionado y vocal del Liceo Andaluz de la capital del Reino

     Nuestro biografiado fue uno de los primeros universitarios nacido en Arafo. Cursó el Bachillerato en el Instituto de Canarias de La Laguna y la carrera de Farmacia en la Universidad Central de Madrid, con la promoción de 1920, que continuó reuniéndose mensualmente varias décadas después de concluir los estudios. Obtuvo el título de Doctor en Farmacia y ejerció como farmacéutico en Güímar, donde vivía con su familia desde su adolescencia, y luego en Madrid, ciudad en la que contrajo matrimonio, falleció y nacieron sus cuatro hijos, dos de los cuales continuaron la profesión paterna. Además, en su juventud fue simpatizante del Partido Republicano y destacó como actor aficionado.

     Nació en Arafo el 1 de octubre de 1896, a las seis de la tarde, siendo hijo del propietario don Gonzalo Cruz Rodríguez, natural de Güímar, y de la maestra doña Rafaela García Rodríguez, que lo era de la Vega de Río Palmas (Fuerteventura). El 12 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura encargado don Pedro González Díaz; se le puso por nombre “Gonzalo Laureano Tomás” y actuó como padrino su tío don Tomás Cruz Rodríguez, natural y vecino de Güímar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GONZALO CRUZ GARCÍA

La Imprenta “Güímar” (1984-2013), la última artesanal del Sur de Tenerife

     Este artículo está dedicado a la última imprenta artesanal de Güímar y de todo el Sur de Tenerife, que hace pocos años escribió la última página de su historia, con la jubilación de su último empleado y propietario. El año 2013, en el marco de la Fiesta del Libro, se les hizo entrega del Marcador de Plata del Ayuntamiento de Güímar a los propietarios de esta entrañable imprenta, como reconocimiento a la labor realizada en este municipio en el fomento de la cultura. Tras su cierre, actualmente tiene en venta todo su contenido, que es muy probable acabe fuera de este municipio.

     Esta industria es la tercera de este tipo que ha existido en Güímar en toda su historia y la continuación de otra anterior, la «Imprenta Sanabria», que estuvo abierta en el mismo municipio durante 37 años (1947-1984), hasta que vendió toda la maquinaria y material a dos de sus empleados, quienes fundaron en una nueva sede la «Imprenta Güímar», en la que continuaron desarrollando su labor durante otros 29 años, hasta su cierre en 2013. Además de las anteriores, en este municipio existió otra empresa de este tipo, que nada tuvo que ver con ellas, la «Imprenta Granizo» (1940-1983)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-IMPRENTA GÜÍMAR

Güímar: Don Cirilo Mesa González (1925-2018), agricultor, cabo de Artillería, comerciante, fundador de un museo etnográfico, colaborador con las comisiones de fiestas y las parroquias, y memoria viva de Güímar

     Nuestro biografiado fue un hombre sencillo, de trato amable y querido por todos los paisanos que lo conocieron. Trabajó como agricultor y comerciante; y prestó su servicio militar en África como soldado y cabo de Artillería. Además, fue tesorero y socio más antiguo del Casino de Güímar; activo colaborador de las comisiones de fiestas de su ciudad natal, así como de las parroquias de la misma; y hombre comprometido con las tradiciones religiosas de este municipio, sobre todo con la festividad de Ntra. Sra. del Socorro, por lo que fue distinguido con la Medalla de la Virgen del Socorro. Su innata curiosidad le llevó a fundar un curioso museo etnográfico, en el local donde había tenido su comercio; asimismo, su interés por el pasado de su ciudad natal, su afición por la lectura y su buena memoria lo llevaron a formar parte de la memoria viva de Güímar y a colaborar con varios investigadores históricos.

     Nació en Güímar, concretamente en la Carretera de El Puertito (actual Avenida Tomás Cruz García), el 22 de julio de 1925, siendo hijo de don Anselmo Mesa Fleitas y doña Valentina Rudesinda González Ramos. El 3 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura ecónomo don Rafael Cabrera González, Lcdo. en Sagrada Teología; actuó como padrino su abuelo materno, don Francisco González Casanova…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CIRILO MESA GONZÁLEZ

Güímar: Don Joaquín Rodríguez Castro (1902-1984), albañil constructor de la iglesia de El Escobonal, pescador, carpintero de ribera, artesano y destacado folclorista, director de la primera orquesta de baile y de las primeras rondallas de dicho pueblo

     En este artículo nos vamos a ocupar de un polifacético escobonalero que trabajó fundamentalmente como albañil, destacando entre sus obras la actual iglesia de San José de El Escobonal; no obstante, también fue pescador, carpintero de ribera y artesano. Pero, sobre todo, es recordado como un destacado músico y folclorista, ya que fue fundador y director de la primera orquesta de baile de El Escobonal, así como organizador y director musical de las dos primeras rondallas que se formaron en dicho pueblo.

     Nuestro biografiado nació en El Escobonal (Güímar) el 10 de mayo de 1902, a las ocho de la noche, siendo hijo del polifacético albañil don Guillermo Rodríguez Díaz y doña Leonor Castro Díaz. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por don Rafael Tiburcio Rodríguez, cura párroco ecónomo y arcipreste del partido, y actuó como padrino don Juan Castro Díaz, siendo testigos don Rafael Hernández Delgado y don Fernando Delgado, de dicha vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOAQUÍN RODRÍGUEZ CASTRO

El primer premio de la lotería nacional cayó por primera vez en Canarias en 1917 y el agraciado fue un vecino de Güímar

     Hace poco más de un siglo, concretamente 101 años, en el sorteo celebrado el 22 de enero de 1917 el primer premio de la lotería nacional cayó por primera vez en Canarias, concretamente el número 8.718 vendido en una administración de Santa Cruz de Tenerife; pero lo que no se recuerda es que fue precisamente un güimarero el agraciado con el premio gordo (150.000 pesetas), el máximo de la lotería española, mientras que otro vecino de Güímar adquirió una aproximación al mismo. Los dos eran personalidades destacadas dentro de la vida social de Güímar, el secretario del Ayuntamiento y el director de la Banda de Música municipal.

     La primera referencia a esta curiosa historia se remonta al 18 de enero de 1917, fecha en la que el periódico El Imparcial destacaba la visita a Santa Cruz de Tenerife de don Aníbal Hernández Mora, secretario del Ayuntamiento de Güímar: “Hemos tenido el gusto de saludar a nuestro estimado amigo D. Aníbal Hernández, secretario del Ayuntamiento de la villa de Güimar”. Al día siguiente también se hizo eco de ello Gaceta de Tenerife: “De Güimar ha llegado el secretario del Ayuntamiento de aquella villa don Aníbal Hernández Mora”. Aparte de las gestiones que iba a llevar a cabo en dicha capital, el viaje le cundió mucho más de lo que pensaba a don Aníbal, pues pasó por la administración de lotería de don Ernesto Zamorano y adquirió un décimo que le cambiaría su vida…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LOTERÍA EN GÜÍMAR

Güímar: Don Francisco Román de la Cruz y Cruz (1808-1891), sargento 1º brigada y subteniente graduado de Milicias, comandante de armas, tallador de quintos, agrimensor, estanquero real, maestro de la escuela pública de niños, secretario del Juzgado y del Ayuntamiento, juez de paz y primer teniente de alcalde de Güímar

     De padres güimareros, nuestro polifacético personaje nació accidentalmente en la villa y puerto de Santa Cruz de Tenerife, porque su padre estaba destinado en la misma como sargento 1º de la Columna de Granaderos Provinciales. Establecido en Güímar casi desde su nacimiento, siguió la carrera militar desde simple soldado hasta alcanzar el empleo de sargento 1º, empleo con el que fue nombrado brigada del Regimiento y luego obtuvo el grado de subteniente de Milicias; en virtud de su empleo actuó como comandante de armas y tallador de quintos. Además, en dicha localidad destacó como propietario agrícola y, desarrolló una múltiple actividad profesional, pues ejerció como agrimensor, perito municipal, ventero, estanquero real y maestro de la escuela pública de niños, así como secretario del Juzgado y del Ayuntamiento. También tuvo una notable vida pública, como elector contribuyente, juez de paz, secretario escrutador en elecciones, vocal de la Junta Municipal de Amillaramiento, primer teniente de alcalde, interventor electoral y compromisario fusionista.

     Como se ha indicado, nació en la entonces villa de Santa Cruz de Tenerife el 28 de febrero de 1808, siendo hijo del militar don Ignacio Antonio de la Cruz de Castro y doña María Alejandra de la Cruz Bello, naturales de Güímar. Fue bautizado por hallarse “en peligro de muerte” por la partera doña Cayetana García, pero dudando de dicho bautismo privado, el 2 de marzo inmediato volvió a ser bautizado “sub conditione” en la iglesia parroquial matriz de Ntra. Sra. de la Concepción de dicha capital por el presbítero don Marcial Perdomo, con licencia de don Juan José Pérez González, beneficiado rector de dicha parroquia y de su auxiliar del Pilar, examinador sinodal y cura castrense propietario de dicha plaza; se le puso por nombre “Francisco Román” y actuó como padrino don Francisco Pérez de Guzmán, natural del lugar de Tacoronte…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO ROMÁN DE LA CRUZ CRUZ

La “Orquesta del Pencón” o “Los Abejones” de El Escobonal –Güímar– (1942-1946) y su director don Pelagio Díaz Pérez

     En anteriores artículos ya nos hemos ocupado de algunas de las populares orquestas de baile que se prodigaron en El Escobonal en el segundo tercio del siglo XX, dado su protagonismo en la vida de muchas generaciones de agacheros. Entre ellas destacaron: la denominada “El Escobonal”, fundada y dirigida por don Joaquín Rodríguez; la “Orquesta del Barranco” o “Sexteto Apolo”, bajo la dirección de don Tomás de la Rosa; la de “Los Peregrinos”, luego llamada “La Alegría”, en el Escobonal de Arriba, fundada y dirigida por don Octavio Rodríguez; la “Orquesta del Pencón” o “Los Abejones”, en el Escobonal de Abajo, a cuyo frente estaba don Pelagio Díaz; la dirigida por don Honorio en Lomo de Mena; y “Los Cinco del Sur” o “Ritmo del Sur”, que de momento es la última creada en Agache, que también fundó y dirigió don Octavio Rodríguez. Menos la última, todas las demás comenzaron siendo sólo de cuerda e interpretando sobre todo música folclórica, para luego admitir instrumentos de viento e incorporar otras piezas bailables, como pasodobles, boleros y otras melodías sudamericanas.

     En este artículo solo nos vamos a ocupar de la cuarta de ellas, la “Orquesta del Pencón”, que durante cuatro años amenizó los bailes de asalto del “Casino del Escobonal”, que se celebraban los domingos, alternándose con la orquesta de El Escobonal de Arriba; por lo general, dichos bailes eran sólo de tarde, aunque al tercer domingo se solían hacer de tarde y noche. Además, sus servicios fueron requeridos desde otros pueblos, por lo que sus actuaciones se sucedieron por: Lomo de Mena, en casa de doña Priscila; Fasnia, en los salones de baile de don Juan Díaz y don Pepe Corona, junto al Ayuntamiento, así como en La Zarza, Sabina Alta, y La Sombrera (en casa de doña Emilia); y en el amplio municipio de Arico, en El Bueno, La Sabinita, Arico el Nuevo y Punta de Abona, donde permanecían tres días invitados en distintas casas. Su organizador y director fue el recordado escobonalero don Pelagio Díaz Pérez (1925-1997), músico, comerciante y empresario…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ORQUESTA DEL PENCÓN-EL ESCOBONAL

Güímar: Sor María de San Bernardo del Carmen Hernández y Martín Castro (1730-1772), religiosa de Santa Clara, que profesó en dicha orden después de haber sido anulado el fugaz matrimonio del que huyó

     Este artículo está dedicado a la vocación sorprendente de una religiosa güimarera, pues tras contraer matrimonio con un paisano acomodado, una vez finalizada la ceremonia se entrevistó con el párroco, don Cristóbal Alonso Núñez, e inmediatamente salió para la casa de su madre y desde allí huyó a caballo hacia La Laguna, perseguida por su esposo. En dicha ciudad se escondió en un par de casas hasta que pudo ingresar en el Monasterio de Santa Clara, donde poco después tomó el hábito, tras la anulación de su enlace, y al año siguiente profesó en dicha Orden, con el beneplácito de su familia, continuando en dicho convento durante 20 años, hasta su muerte prematura.

     Nuestra biografiada nació en Güímar el 14 de octubre de 1730, siendo hija de don Juan Hernández de los Reyes y doña Juana Martín de Castro. Al día siguiente recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Pedro, de manos del beneficiado de la misma y de Santa Ana de Candelaria, don Domingo de Paes y Galdona; se le puso por nombre “María” y actuó como padrino don Pedro Hernández Núñez, vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR MARÍA DE SAN BERNARDO DEL CARMEN HERNÁNDEZ