Y… ya van 200 trabajos

Octavio-Octava Socorro-2010     Hoy, después de participar en la emotiva e impresionante Bajada de la Virgen del Socorro desde Güímar a su ermita costera, la romería más antigua de las islas, pero a la vez la más actualizada, creo que es un buen día para hacer una reflexión sobre la marcha de mi blog.

     Ayer, cuando aún no se han cumplido los diez meses desde su puesta en marcha, publiqué el trabajo número 200. Ello constituye una buena oportunidad para recordar que este blog lo pusimos en marcha el 21 de noviembre del pasado año, gracias a la iniciativa de mi hijo Romén, que como ingeniero informático me convenció de las bondades de este medio de información. Tuve mis dudas y al principio solo quería comprobar si alguien podía estar interesado en la historia y los personajes del Sur de Tenerife, temas sobre los que llevo recopilando información desde hace 40 años y publicando parte de ella en medios tradicionales en los últimos 36. El objetivo era dar a la luz la mayor parte de ese material, que la crisis actual está impidiendo que se publique en papel, no solo por falta de dinero sino también de padrinos, ni públicos ni privados, y, sinceramente, no quiero llevármelo a la tumba. A las pocas semanas de su inicio, me di cuenta de que Romén tenía razón, pues las expectativas se vieron superadas.

     Los primeros meses publiqué cinco artículos semanales, con la finalidad de sacar el mayor número de artículos del ordenador, pero, dado que este trabajo solo lo puedo hacer por la noche o los fines de semana, me vi desbordado, teniendo en cuenta que al mismo tiempo tengo que preparar numerosas conferencias (una media de tres al mes), informes y artículos para programas de fiesta o revistas. Además, los lectores más fieles me indicaron que les faltaba tiempo para seguir los trabajos puntualmente, pues la mayoría no son articulitos de una página. Por ese motivo, hace un mes y medio decidí bajar el ritmo a tres artículos semanales, que sí he podido mantener sin excesivos problemas.

     Dos tercios de la información que voy publicando son reseñas biográficas de personajes destacados, tanto ilustres como populares, de todo el Sur de Tenerife, desde Candelaria hasta Santiago del Teide, pues es el tema que más he trabajado a lo largo de mi vida, cuando me empeñé en demostrar que esta parte de la isla también había producido, a lo largo de la historia, gente de interés. El tercio restante lo constituyen artículos de historia, por lo general de los municipios de Candelaria, Arafo, Güímar y Fasnia, aunque estoy preparando algunos de los demás municipios del Sur, que iré sacando poco a poco. Además, he ido incluyendo algunos trabajos genealógicos, así como cuentos y descripciones sobre esta parte de la isla, redactados por otras personas, pero que he creído de interés por su antigüedad o escasa difusión, haciendo un análisis crítico de los mismos y una reseña de su autor.

     Sin duda, atendiendo a los “Me gusta”, los trabajos que han despertado más interés son, por orden: los cuentos, los artículos históricos, las descripciones, los estudios genealógicos y las reseñas biográficas. Evidentemente, los primeros que se publicaron fueron los menos leídos, pues el blog aún no tenía mucha difusión, pero todavía están a tiempo de hacerlo, ya que a través del índice pueden entrar en ellos.

     En este tiempo, han sido casi 8.000 las personas diferentes que han entrado a consultar, leer u ojear alguno de los trabajos aquí publicados, la mayoría desde nuestra isla, pero una cifra nada despreciable lo ha hecho también desde una veintena de países de todos los continentes, en los que dominan los americanos. Solo les puedo decir: ¡Gracias!, pues el saber que ustedes están ahí, y que un porcentaje significativo de los que entran al blog realmente están interesados en la información volcada, constituye el combustible que me permite seguir trabajando con ilusión en este proyecto de sacar a la luz la dilatada información que he venido recopilando sobre la mitad sur de Tenerife, en la que nací y continúo viviendo.

     Un fuerte abrazo a todos y, de nuevo, gracias por su apoyo.

Octavio

Fasnia: Don Domingo González de Marina (1783-1834), sacerdote dominico, suprior del Convento de Santa Cruz, capellán de la ermita de Arico el Nuevo, teniente de cura y párroco propio de Fasnia

Fasnia-255b (CFIT)     Después de ordenado sacerdote, el dominico don Domingo González de Marina fue elegido suprior del convento de Santa María de la Consolación de Santa Cruz de Tenerife, del que se hizo cargo en dos ocasiones, por muerte de los titulares. Una vez secularizado, fue nombrado teniente de cura de Fasnia, poniéndose al frente de esta parroquia en dos períodos, como cura encargado. Luego fue nombrado capellán de la ermita de Arico el Nuevo y, con posterioridad, volvió a Fasnia como cura servidor, lo que le supuso un grave prejuicio económico, que fue paliado al ser nombrado finalmente cura propio de esta parroquia, destino en el que le sorprendió su muerte prematura. Probablemente, a causa de la lepra pasó la última parte de su vida en una casa aislada de la playa del Abrigo, junto a Los Roques, cuyas ruinas aún se conocen con el nombre de “Casa del Cura Marina”.

    Nació en Gran Canaria hacia 1783, siendo hijo de don Francisco (González) de Marina y doña Ana de Suárez. Desde muy joven se despertó en él una profunda vocación religiosa, por lo que decidió profesar en un convento de la Orden de Predicadores de su isla natal…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DOMINGO GONZÁLEZ DE MARINA

La antigua ermita de la Santa Cruz de Lomo de Mena (Güímar). Construcción, bendición y trayectoria hasta su elevación a parroquia (1932-1977)

Lomo Mena-ermita-letrero Teleclub-Jony-2     El presente artículo está dedicado a la primitiva ermita de la Santa Cruz de Lomo de Mena, que en antigüedad fue el tercer edificio religioso construido en la comarca de Agache, tras los dos existentes en El Escobonal. No obstante, con anterioridad se levantó un Calvario en dicha localidad, que dio nombre a un barranco y a un lomo, ante el cual comenzaron a celebrarse las primeras fiestas dedicadas a la Santa Cruz. Éste fue demolido por el vecindario para construir en su solar la ermita de la Santa Cruz, que fue bendecida en 1932. Enseguida se la dotó de imágenes y objetos de culto, y a las misas celebradas en ella acudirían durante varias décadas los vecinos del imnedito núcleo de La Medida, que carecían de un templo propio. Dependió inicialmente de la Parroquia de San José de El Escobonal y luego de la de San Antonio de Padua de La Medida, hasta que comenzó a regir su propia Parroquia de la Santa Cruz.

     A lo largo de la historia, los vecinos de Lomo de Mena tuvieron muchas dificultades para recibir los sacramentos de bautismo, confirmación, matrimonio y entierro, pues primero tuvieron que desplazarse a la Cueva de San Blas en Candelaria (durante 36 años), luego a la iglesia de Santa Ana del mismo pueblo (otros 51 años), posteriormente a la parroquia de San Pedro de Güímar (300 años) y, más recientemente, a la de San José de El Escobonal (37 años) y San Antonio de Padua de La Medida (10 años), para finalmente poder celebrarlos en su propia parroquia de la Santa Cruz, desde 1977…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ERMITA LOMO DE MENA

Adeje-Arona: Don José Antonio Hernández Montesino (1749-1805), capitán de Granaderos, alcalde mayor de Adeje, promotor de la independencia de Arona y su alcalde real

Taucho     Este artículo está dedicado a un importante personaje del Sur de Tenerife en el siglo XVIII. Don José Antonio Hernández Montesino llegó a ser un labrador acomodado, que compartió su vida entre su Adeje natal y Arona, donde contrajo matrimonio y vivió la mitad de su vida. Siguiendo la tradición familiar inició su andadura como subteniente de Fusileros, para ascender posteriormente a teniente de Cazadores y capitán de Granaderos; con este último empleo sirvió en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife, donde le sorprendió la muerte. Además, mientras vivió en Arona participó en las luchas políticas locales de la extensa comarca chasnera. Luego, al establecerse por segunda vez en Adeje, fue primero alcalde mayor de dicha Villa y luego teniente de alcalde mayor de ella. Finalmente, tras regresar a Arona, fue promotor de la independencia religiosa y civil de este pueblo, del que luego fue elegido alcalde real.

     Nuestro biografiado nació en el caserío de Taucho el 2 de octubre de 1749, siendo hijo del teniente don José Hernández Montesino, natural de El Tanque, y de doña Marta Domínguez Alonso, que lo era de Chasna en el pago de Arona. Cinco días después fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Úrsula de la Villa de Adeje por don Gaspar Gabriel Estévez Gorvalán, benefi­ciado de la misma; se le puso por nombre “José de los Ángeles Antonio Agustín” y actuaron como padrinos don Pedro Ramos Alonso y doña Mariana Hernández Montesino, vecinos de Chasna…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ ANTONIO HERNÁNDEZ MONTESINO