Güímar: Don Octavio Hernández García (1921-1995), cura ecónomo en El Escobonal, San Miguel de Abona, La Guancha y Garachico, coadjutor y capellán de monjas

Octavio Hernández García     Natural de La Orotava, se ordenó sacerdote con la promoción más numerosa que ha tenido el Seminario Diocesano, la de 1952. Su primer destino fue el de cura ecónomo de El Escobonal (Güímar), donde llevó a cabo una brillante labor durante casi siete años y medio, época en la que también estuvo encargado durante cortos períodos de la parroquia de San Pedro de Güímar. Luego ejerció como cura ecónomo de San Miguel de Abona, coadjutor de San José en Santa Cruz de Tenerife, ecónomo en La Guancha (durante 15 años), encargado de Santo Domingo (La Guancha) y San José (San Juan de la Rambla), cura ecónomo de San Juan Bautista del Reparo y encargado de Genovés, ambas en el municipio de Garachico, así como capellán del Convento de clausura de las Religiosas Concepcionistas Franciscanas y la de la Comunidad y Hospital de las Hijas de la Caridad de la misma villa.

     Nuestro biografiado nació en La Orotava en 1920, siendo hijo de don Lorenzo Hernández y de doña Domitila García. Fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Bautista de dicha villa. En 1941, a los 20 años de edad, aprobó el ingresó en el Seminario Conciliar de La Laguna, donde permaneció durante 11 años, hasta 1952, cursando los estudios eclesiásticos como alumno interno…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-OCTAVIO HERNÁNDEZ GARCÍA

Santiago del Teide: Don Delfino Francisco Torres (1897-1988), sacristán, sochantre, emigrante, zapatero, secretario de juzgados y ayuntamientos, y subcabo del Somatén

Delfino Torres     Muchos han sido los hombres del Sur que han dedicado su vida a la silenciosa y ardua tarea burocrática, sobre todo como funcionarios de juzgados o ayuntamientos. Este fue el caso de don Delfino Francisco Torres, hijo destacado de Santiago del Teide, rescatado del olvido por el “Colectivo Arguayo” en un artículo publicado en la revista Chinyero en 1986. Inició su andadura en labores parroquiales, como monaguillo, sacristán y sochantre de su villa natal; emigró a Cuba; trabajó como zapatero y fue secretario del Juzgado Municipal de Santiago del Teide, donde también actuó como subcabo de distrito del Somatén Armado, autor teatral y fundador del Casino. Una vez que accedió al Cuerpo de Secretarios de Ayuntamiento, ejerció su labor en el propio Valle de Santiago (en dos periodos), Vilaflor, San Miguel de Abona, Vallehermoso y La Oliva. Tras su muerte, se dio su nombre a dos calles, una en La Oliva y otra en Santiago del Teide. Fue sin duda un hombre inquieto, culto, polifacético y muy humano.

     Nuestro biografiado nació en la Villa de Santiago del Teide el 2 de diciembre de 1897, a las siete de la mañana. Seis días después fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Fernando por el cura párroco propio don Félix Oramas y Morales; se le puso por nombre “Delfino Francisco” y actuó como madrina doña Úrsula Pérez González, conocida familiarmente en la localidad como doña Delfina

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DELFINO FRANCISCO TORRES

La Sociedad de recreo “Unión y Libertad” de La Sabinita de Arico (1932-1936)

Arico-casino-Sabinita-muebles     En este artículo nos vamos a ocupar de los casinos o sociedades culturales y recreativas, que en el primer tercio del siglo XX proliferaron por todos los pueblos de la isla, fundamentalmente durante la II República, hasta tropezar con la intransigencia surgida al producirse el golpe de estado que inició la Guerra Civil, lo que supuso el cierre de la mayor parte. De algunos de ellos se conservan los reglamentos o los libros de actas y poseemos mucha información, mientras que de otros sólo tenemos referencias indirectas, a veces poco más que su nombre. Un caso intermedio es el de la Sociedad “Unión y Libertad” de La Sabinita, en Arico, de la que tenemos documentada su fundación e inauguración, así como su disolución y los bienes con que contaba, pero de momento carecemos de información sobre las juntas directivas y la actividad concreta que desarrolló en sus cuatro años de existencia.

   La Sociedad de Recreo “Unión y Libertad” de La Sabinita fue constituida en junio de 1932, quedando registrada en el Gobierno Civil el 28 de dicho mes; y el 25 de julio inmediato fue inaugurada, con un festival y un baile. Cuatro años más tarde, en cumplimiento de un bando de la Comandancia Militar de Canarias del 3 de septiembre de 1936, se procedió a su clausura por la Guardia Civil del Puesto de Arico, por pertenecer varios de sus miembros al Frente Popular; simultáneamente sus bienes fueron incautados por el Estado…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOCIEDAD SABINITA-ARICO