La erupción volcánica de 1705 en el Valle de Güímar. Un suceso que produjo daños en los tres pueblos de la comarca y una gran inquietud en toda la isla

Volcán de las Arenas-2     Ya se han cumplido más de tres siglos de un acontecimiento geológico que en la primera mitad del siglo XVIII vino a alterar el normal devenir del Valle de Güímar, tanto en lo material como en lo espiritual: la erupción volcánica de 1705. A pesar del tiempo transcurrido, sus huellas son perceptibles en el paisaje y sus efectos aún se recuerdan en los tres municipios de esta comarca. El cono volcánico del que partió la lava se conoció en el pasado como “Volcán de Güímar” y en la actualidad como “Volcán de Arafo” o “Volcán de las Arenas”. Conviene recordar que en el momento de la erupción, los tres pueblos del Valle estaban unidos bajo una única alcaldía pedánea y en una misma parroquia.

     Tras dos erupciones volcánicas ocurridas un mes antes en las cumbres de Arico y Fasnia, el 2 de febrero de 1705, cuando se celebraba la festividad de la Virgen de Candelaria, surgió un volcán en los altos del Valle de Güímar, en la caldera de Pedro Gil y junto al Pico del Valle o de Cho Marcial, erupción que amenazó con destruir los pueblos de Arafo y Güímar, y que se constituyó en el suceso más devastador de la historia local. Duró casi dos meses, hasta el 27 de marzo, fue visible desde La Orotava y sus efectos se dejaron sentir en toda la isla…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

8 comentarios en “La erupción volcánica de 1705 en el Valle de Güímar. Un suceso que produjo daños en los tres pueblos de la comarca y una gran inquietud en toda la isla

  1. El artículo me parece muy interesante, además de estar muy bien documentado e ilustrado. Enhorabuena.

    Leyendo el texto y observando en la foto aérea de Google la densidad de población que ha alcanzado el Valle y, en particular, las inmediaciones de la colada, no resulta difícil imaginar la magnitud de la catástrofe de surgir un volcán similar en la actualidad.

    Y al fin y al cabo, fue un volcán relativamente pequeño y de los que pudieramos llamar «mansos». Mejor no imaginar las consecuencias ´si en vez de un volcán así imaginamos uno más sálico más explosivo con nube ardiente asociada, como tantos que asolaron el sur de Tenerife.

    • Sí Pedro, mejor es no pensar en lo que ocurriría hoy si se reprodujera este fenómeno volcánico, no solo en el Valle de Güímar, sino en casi cualquier parte de la isla, pues evidentemente la ocupación humana no es la misma que en 1705. Gracias por tus palabras.

    • Hola Jorge. Que yo sepa, las lavas del volcán de 1705 no alcanzaron los terrenos en los que están las pirámides. Las coladas se dividieron en tres brazos, el más largo se dirigió a Arafo y llegó hasta por encima del caserío de El Socorro y sobre él están asentados los barrios de El Carmen de Arafo, San Francisco Javier de Güímar y parte del polígono industrial. El segundo brazo se dirigió a Güímar y sobre él se asientan los barrios de Fátima, Constitución y Afonso Carrillo. Y el tercero, el más corto, se quedó por encima de Chacaica. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *