“Por ir de prisa…” (cuento tinerfeño), por José Galán Hernández

      En 1928, el escritor tacorontero José Galán Hernández publicó en Gaceta de Tenerife el cuento “Por ir de prisa…”, que fue escrito por el autor mientras vivía en el municipio de Fasnia, donde ejercía como maestro y concejal, tras haber cesado en la Alcaldía. La trama, de tinte folclórico y jocoso, discurre en un recorrido en guagua desde Fasnia hasta Güímar, pasando por El Escobonal, donde se incorpora el personaje central del cuento, Cho Juan.

       A pesar de su corta extensión, la calidad literaria del autor logra introducir al lector en la historia, de tal modo que todos los que conocemos dicha carretera entendemos la queja del autor por las numerosas curvas que existen en dicho trayecto y los que hemos viajado en guagua alguna vez podemos imaginarnos que estamos viendo la escena en primera persona. Los diálogos están escritos reproduciendo la forma de expresarse de nuestros antepasados de entonces, lo que también le da a este trabajo un valor testimonial y lingüístico. En su transcripción hemos querido respetar la ortografía original.

   El autor del cuento, don José Galán Hernández (1893-1936), fue un destacado intelectual tinerfeño, tristemente desaparecido al comienzo de la Guerra Civil, como consecuencia de su trayectoria progresista. Fue maestro nacional, sargento de Artillería, alcalde de Fasnia, fundador de la Agrupación Socialista de Güímar, secretario de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza (FETE-UGT), destacado escritor, periodista y poeta…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Cuento-POR IR DE PRISA-JOSÉ GALÁN

12 pensamientos en ““Por ir de prisa…” (cuento tinerfeño), por José Galán Hernández

  1. La verdad que he disfrutado leyendo el cuento y la vida y obra de este gran hombre. Creo que pensamos igual en muchas cosas. Todo mi respeto y mi solidariad. Y agradecer este interesante artículo a su autor

    • El éxito del cuento es que para todos los que peinamos algunas canas, nos hace recordar escenas semejantes que hemos vivido. El autor es un personaje apasionante, bastante desconocido e injustamente tratado por la historia, que ahora sus descendientes están tratando de reivindicar. Por eso profundicé en su biografía.

    • Sí, Moisés, los que nacimos y nos criamos en pueblos conocemos a muchos de estos filósofos populares, que nos recordaban de vez en cuando cual era la auténtica prioridad en nuestra vida. Desgraciadamente cada vez quedan menos y casi todos nos sumimos en las prisas y acabamos estresados. Un abrazo.

  2. Estimado Octavio, lo “cortés no quita lo valiente”, o si lo prefieres, el hecho de ser compañeros y amigos, no es razón para omitir público conocimiento a tu admirable labor, que exige conocimiento, trabajo, perseverancia… y de tu acreditada pasión por la historia, la cultura en general y de tu cariño “enfermizo” por las bandas del Sur de Tenerife…. El mismo sur que tan bien retrata don José Galán en la guagua con Cho-Juan.

    Tu prolífica producción nos impide dejar comentarios en todos los artículos de este blog, que no tengo la menor duda ya, desde sus comienzos, se ha convertido en una herramienta imprescindible para todos los que quieran conocer mejor el paisaje y el paisanaje del sur isleño.

    Enhorabuena.

    • Gracias Pedro por tus palabras de apoyo. Evidentemente son fruto de la amistad, pero me animan a continuar con esta labor de dar a conocer algo de nuestro Sur, mientras las fuerzas físicas y mentales me acompañen, pues me permite sentirme útil en la época tan extraña que nos está tocando vivir. Un abrazo

  3. Jodeeer se me adelantó por poco; un siglo mas o menos.
    Gracias Octavio, por darnos esas cucharaditas de historia, poco a poco para no atragantarnos. A mejor va el paciente…

    • Lo siento Juan Carlos, pero llamarse también Cho Juan y ser de El Escobonal es una gran casualidad. Los que hemos pasado muchas horas con nuestros mayores, como hacía antes tu padre y como sigues haciendo tú ahora, conocemos a muchos personajes entrañables como el de este cuento. Seguimos en la batalla. Un abrazo

  4. Felicidades por este espléndido Blog, que seguiré a partir de ahora…. Aunque yo soy del norte de Tenerife (de la comarca de Icod), desde hace algunos años muchas cosas me unen a la comarca del Sureste (sobre todo Arico y Fasnia), y me siento identificado con las gentes de Las Bandas del Sur.
    He disfrutado con la biografía de José Galán y al final me he quedado con sabor agridulce al saber de la negativa de CC en Tacoronte a que este ilustre tacorontero tenga dedicada una calle. Una vez mas han quedado retratados. Fueron muchas las propuestas del amigo Pepe que fueron rechazadas en ese consistorio.
    Por fortuna, no todos los maestros que Francisco López Felipe enumera que fueron desaparecidos junto a José Galán llegaron a tener ese fatal destino.
    Los maestros Edmundo García Perdomo, Francisco Pestana Lorenzo y Pedro Díaz Duque no fueron asesinados en octubre de 1936:
    Edmundo García Perdomo y el palmero, de Mazo, Francisco Pestana Lorenzo, en mayo de 1938 fueron canjeados, junto con otros 83 presos de Fyffes, a la zona republicana. Tras llegar a Barcelona y posteriormente pasar a Francia una vez acabada la guerra, lograron exiliarse a México viajando en el vapor Mexique antes de la invasión nazi de Francia. Francisco Pestana quedo en México, donde su familia se reunió con él años después. Edmundo García Perdomo posteriormente se trasladó a Estados Unidos.
    El también palmero Pedro Díaz Duque, tampoco falleció en 1936. Permaneció en Fyffes hasta mayo de 1939 en el que un grupo de algo más de 300 presos de Fyffes, incluido Pedro Díaz Duque, fueron trasladados al protectorado español de Marruecos para formar parte del Batallón de Trabajadores nº 180. En mayo de 1940 recobraría la libertad.

    Gracias.

    • Hola Fabián. Me alegra que el blog tenga algún seguidor en el Norte de Tenerife, a pesar de estar dedicado a la banda opuesta de la isla. Espero que algún día se le haga justicia a José Galán, cuando se vaya conociendo mejor la actividad que desarrolló durante su vida, así como su calidad intelectual y humana. También es grato encontrar aportaciones enriquecedoras al blog, como la de esos tres maestros que Francisco López Felipe daba por desaparecidos y que aquí aclaras que no tuvieron tan mala suerte como el personaje que nos ocupa. Muchas gracias por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *