Guía de Isora: Don Luis Pío Herrera Díaz (1871-?), Doctor en Ciencias Políticas y en Derecho, abogado, periodista, escritor, orador y masón

Luis Pío Herrera-1 copia       En el presente artículo damos a conocer los datos que de momento poseemos de un ilustre personaje sureño, un isorano que destacó tanto en América como en Santa Cruz de Tenerife. En Venezuela obtuvo los títulos de Doctor en Ciencias Políticas y en Derecho, para ejercer luego como abogado y periodista; fue fundador y primer director del periódico anticlerical La Razón de Caracas; y también destacó como orador y secretario de la Sociedad Central de Librepensadores de Venezuela. Residió luego en Santa Cruz de Tenerife, donde ejerció como abogado, publicó dos libros y sobresalió como conferenciante y tertuliano, sobre todo en el Gabinete Instructivo de Santa Cruz de Tenerife, del que fue secretario. Regresó luego a Venezuela y volvió por segunda vez a Tenerife. Los últimos datos que poseemos lo sitúan de nuevo en América, como redactor del periódico Oiga! de Santo Domingo (República Dominicana) y del Diario Yucateco de Mérida de Yucatán (Méjico).

       Nació en Guía de Isora el 11 de julio de 1871, siendo hijo de don Luis Herrera Pérez, de la misma naturaleza pero oriundo de Vallehermoso, y de doña María del Carmen Díaz Benítez, nacida en Garachico y oriunda de Buenavista del Norte. El 19 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el Bachiller don Epifanio Díaz Saavedra, cura párroco de la misma; se le puso por nombre “Luis Pío del Carmen” y actuó como madrina su abuela paterna doña María Pérez Jordán, viuda y propietaria…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUIS PÍO HERRERA DÍAZ

2 comentarios en “Guía de Isora: Don Luis Pío Herrera Díaz (1871-?), Doctor en Ciencias Políticas y en Derecho, abogado, periodista, escritor, orador y masón

  1. Curioso D. Octavio. Me llama la atención que le hayas perdido la pista a este inquieto y singular personaje, sin saber donde finaron sus huesos. Porque una cosa sí parece poder asegurarse: morir, ya murió. Y a juzgar por todo lo que hizo, debió hacerlo ya a cierta edad…

    • Pues no he podido confirmar donde murió, que evidentemente ya ocurrió. Tengo una pista en Estados Unidos, pero no la he podido confirmar. No es fácil localizar a los paisanos que han culminado su vida en otros países, aunque voluntarioso sí soy y continuaré en su búsqueda. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *