Güímar: Don Rafael Ángel Estévez Díaz (1921-2008), alférez de complemento de Ingenieros, aparejador municipal de Santa Cruz de Tenerife y de la unidad técnica de la Consejería de Educación, “Cooperador Insigne de la Iglesia Diocesana”

Ángel Estévez Díaz     Nuestro biografiado comenzó su vida pública como monaguillo de la parroquia de San Pedro Apóstol de su ciudad natal. Luego obtuvo los títulos de Bachiller y Aparejador, y mientras estudiaba esta carrera prestó su servicio militar en la Milicia Universitaria, alcanzando el empleo de alférez de complemento de Ingenieros. Como curiosidad, por entonces también fue secretario del Casino de Güímar. Desarrolló una enorme labor en el ejercicio profesional, que simultaneó entre la actividad privada y la pública; participó en diversas obras en el municipio de Güímar, obtuvo una plaza de aparejador municipal en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y, finalmente, ejerció como técnico de la Consejería de Educación. Asimismo, fue asesor técnico en diversas construcciones religiosas, entre otras el Seminario Diocesano de La Laguna, la ermita de El Socorro y el Monasterio “Ntra. Sra. de El Socorro”, estas últimas en su Güímar natal, que dirigió de forma totalmente desinteresada. Por este compromiso altruista fue distinguido con el título de “Cooperador Insigne de la Iglesia Diocesana” y la Medalla de la Virgen del Socorro.

     Nació en la calle La Amistad de Güímar el 25 de marzo de 1921, a las siete de la mañana, siendo hijo de don Rafael Estévez Ramos y doña Ana Díaz y Díaz. El 25 de abril inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura regente don Juan Jesús Amaro y Díaz, Dr. en Sagrada Teología; se le puso por nombre “Rafael Ángel” y actuaron como padrinos don Modesto Campos Díaz y doña Angelina Estévez Ramos, siendo testigos don Rafael Jordi y don Juan Alonso. Fue conocido, sobre todo, por su segundo nombre…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGEL ESTÉVEZ DÍAZ

4 comentarios en “Güímar: Don Rafael Ángel Estévez Díaz (1921-2008), alférez de complemento de Ingenieros, aparejador municipal de Santa Cruz de Tenerife y de la unidad técnica de la Consejería de Educación, “Cooperador Insigne de la Iglesia Diocesana”

  1. No sé cómo agradecer desde aquí el bonito detalle y a la vez emotivo, que ha tenido Don Octavio Rodríguez Delgado en dedicar su tiempo desinteresadamente para recopilar información y escribir sobre mi padre una biografía muy completa e incluso con algún detalle anecdótico que yo ignoraba. Ha sido toda una sorpresa que me ha dejado sin palabras. Una labor muy bonita interesarse por las personas y escribir sobre ellas. También agradecer a mi sobrino Carlos Estévez, que ha realizado un excelente trabajo de documentación e investigación de nuestro árbol genealógico y en este caso ha aportado la documentación gráfica para hacer posible el artículo biográfico. Como se suele decir las palabras escritas son eternas y mientras exista quien las lea nunca morirán, pues solamente algo muere cuando se olvida.

    • Hola Ani. Me alegra mucho que te haya gustado la biografía de tu padre. Tuve la oportunidad de conocerlo y de hablar con él en el ocaso de su vida, cuando preparaba el homenaje que se le tributó en la iglesia de San Pedro en el que se le entregó la Medalla de la Virgen del Socorro. Me resultó un hombre entrañable, con una vida de intenso trabajo, mucho de él totalmente desinteresado, profundamente enamorado de su municipio natal y de su familia. Creo que es una persona que no debe quedar en el olvido y por eso decidí publicar su vida. Gracias también a tu sobrino Carlos, que me dejó casi toda la documentación gráfica. Saludos cordiales.

  2. Hola Octavio, desde aquí va mi agradecimiento por la biografía que has publicado de mi padre. Excelente recopilación de datos, de detalles y anécdotas, algunos de ellos desconocidos hasta ahora por mí, un recorrido detallado por su trayectoria tanto personal como profesional. Me ha emocionado leerla y en papel conservarla para el recuerdo y lo valiosa que es toda esta información para sus descendientes, para conocer algo más sobre sus raíces y sus ancestros. También reconocer y valorar el interés y la aportación de Carlos, mi sobrino, en este y en general sobre toda la historia familiar, un legado que requiere ese interés por recuperar esa memoria familiar y mantenerla presente. Muchísimas gracias de corazón. y enhorabuena por tu extraordinario trabajo. Un abrazo.

    • Hola María. Ha sido un auténtico placer. A pesar de su avanzada edad, la tarde que estuve hablando con él me hizo un completo repaso por su vida y pude comprobar el gran amor que sentía por su trabajo, por su municipio natal y por su familia. Sin duda fue un güimarero destacado, cuya labor no debe quedar en el olvido. Por ello, con la colaboración de tu sobrino Carlos, decidí sacarlo a la luz y me alegro, de todo corazón, que gracias a este trabajo su familia y sus amistades hayan podido conocerlo algo mejor. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.