Fasnia-Arico: Don Luis José Gómez (1790-1822), primer sacerdote fasniero, capellán de Arico y emigrante en Cuba

Zarza-2      El personaje que nos ocupa fue el primer fasniero que, de momento, hemos podido confirmar que se ordenó de presbítero, lo que ocurrió en 1814. Tras ejercer durante dos años como capellán en la parroquia de San Juan Bautista de Arico, colaborando con el párroco, hacia 1816 embarcó para Cuba, donde desarrolló su labor pastoral durante seis años, hasta su prematura muerte en los Baños de San Diego, cuando contaba tan solo 32 años de edad. Como otros muchos sacerdotes de la época, también fue un notable propietario agrícola.

      Nació en el “Pago de la Sarza” el 25 de agosto de 1790, siendo hijo de don Lorenzo Gómez y de doña María Estévez. El 1 de septiembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista de Arico, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho lugar, por su párroco don José Hernández de Ara; se le puso por nombre “Luis Josef” y actuó como madrina doña María Gómez…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

4 comentarios en “Fasnia-Arico: Don Luis José Gómez (1790-1822), primer sacerdote fasniero, capellán de Arico y emigrante en Cuba

  1. ¡Qué interesante!Resulta muy curioso el lenguaje que utilizaban en las escrituras de la época.Otro detalle que me llamó la atención es que los pleitos por entonces se dirimían ante el alcalde y no ante un juez.
    Cuando se dice que «obtuvo licencia del Rey» para embarcar a América… ¿quiere decir eso literalmente,es decir que el rey debía firmar esas licencias?¿Esto se debe a que era un religioso? ¿O cualquiera que quisiera emigrar legalmente a Cuba debía obtener un permiso que se llamaba así (licencia real)?

    • Hola Charito. El castellano antiguo tiene su gracia, aunque a veces cuesta seguir la redacción. Yo en mis trabajos intento respetar tanto la ortografía como el estilo y, aunque se que a veces eso hace que la gente se salte los párrafos literales, creo que debo mantenerlos por el necesario rigor histórico.
      Hasta mediados del siglo XIX, en que se crearon los Juzgados de paz, los juicios se llevaban a cabo en los pueblos ante el alcalde o los tenientes de alcalde. Durante un par de décadas los jueces de paz asumieron esa responsabilidad hasta que en 1870 se crearon los Juzgados municipales, que a mediados del siglo XX se volvieron a convertir en Juzgados de paz y así continúan.
      Las licencias para embarcar en el siglo XIX las debían dar las autoridades nacionales, en nombre del Rey, aunque no fuera éste directamente el que diera la licencia. Los sacerdotes, además, debían tener licencia del obispo para ausentarse de la Diócesis, aunque casi nunca la pedían.
      Gracias por tu interés sobre estos temas, para mi apasionantes.
      Saludos

    • Sí Javier. La saqué hace ya algunos años. En todos nuestros pueblos (La Zarza, Fasnia, El Escobonal, etc.) una parte muy importante de la población vivía en cuevas, construidas en las tobas pumíticas y, sobre todo, en la vertiente sur de los lomos, para tener un microclima más favorable. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.