San Miguel de Abona: Don Nicolás Hernández de la Cruz (1791-1844), capitán de Caballería del Ejército Realista en Venezuela y regidor decano de Barquisimeto

San-Miguel-antigua-internet      Este artículo está dedicado a un personaje poco conocido, don Nicolás Hernández de la Cruz, sin duda uno de los hijos más ilustres de Las Zocas, que hace más de dos siglos emigró a Venezuela, donde prestó importantes servicios a la Corona, pues llegó a ser capitán de Caballería en el Ejército Realista, empleo con el que resultó herido y obtuvo su retiro; luego fue elegido regidor del Ayuntamiento de la ciudad de Barquisimeto; y posteriormente estuvo embarcado durante cuatro años. Tras 16 años en América regresó a su pueblo natal, en el que contrajo matrimonio y se apartó de la vida pública, lo que influyó en que su nombre quedase sumido en el olvido.

      Nuestro biografiado nació en el pago de Las Zocas el 3 de mayo de 1791, siendo hijo de don José Hernández Manuel y González y de doña Agustina Antonia (Hernández) de la Cruz y Rodríguez. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor (a cuya jurisdicción correspondía por entonces dicha localidad) por don Agustín Lorenzo Viera y Torres, beneficiado curado de la misma y examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “Nicolás Alexandro de la Cruz” y actuó como padrino, con licencia de su superior, “el R.P. Fr. Nicolás de León, presbítero del Orden del Gran Padre San Agustín y morador del convento de este Lugar”…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-NICOLÁS HERNÁNDEZ DE LA CRUZ

4 comentarios en “San Miguel de Abona: Don Nicolás Hernández de la Cruz (1791-1844), capitán de Caballería del Ejército Realista en Venezuela y regidor decano de Barquisimeto

  1. Es curioso como de Canarias llegaron a América las dos caras de la moneda; de una parte los que allí llevaron sentimientos reivindicativos y justicieros, impulsando la independencia de las colonias y de otra, personajes como éste, que escala puestos de importancia gracias a sus méritos y los de su fortuna (como él mismo afirma ),luchando a favor de la corona de España.

    • Así es Charito, esa fue la doble emigración canaria. La mayoría, pobres que buscaban mejorar su fortuna. Y una minoría, que buscaba aumentar sus riquezas, su poder o su prestigio social, que en muchos casos ostentó cargos de relieve en la América que por entonces estaba bajo la Corona española. Incluso algunos canarios alcanzaron importantes cotas de poder en los países independizados. Así es nuestra gente y el Sur de Tenerife sabe mucho de emigración. Saludos

  2. Al hilo de los comentarios, también están los «espabilados», los que fueron al amparo de la corona y a dar gloria a la misma y, cuando las tornas socio-territoriales cambiaron, luego se pasaron a los «independentistas» (ahora ¿soberanistas?), se pasaron de bando. Suelen ser más frecuentes entre los «criollos», los hijos de los emigrantes. Y aún más frecuente en las familias acomodadas, en las que en poco tiempo pasan de ser explotadores a defensores de lo autóctono.
    El fenómeno ocurre con frecuencia en todas partes del mundo. Miremos a nuestras Islas. Miremos a España…

    • Tienes razón Pedro, los oportunistas han existido siempre, como se aprecia en la historia clásica de Grecia y Roma, y no hace falta ir muy lejos para encontrarlos. Pero en América no fueron muchos, los que yo he estudiado se pasaron a los ejércitos independentistas al ver el maltrato que la Corona daba a unas colonias tan alejadas, al identificarse con los pueblos colonizados. Los siglos XVIII y XIX fueron muy duros y el Estado se gastaba en dinero en guerras, no cubriendo las necesidades del pueblo por el que tenía que velar. Afortunadamente eso sí ha mejorado.

Responder a PedroLuis Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.