Arona: Don Manuel Fumero Hernández (1858-1912), maestro de la escuela pública de niños de Arona durante casi 35 años y colaborador periodístico

Arona 1890-1895     El personaje al que dedicamos este artículo fue uno de los primeros docentes titulados nacidos en Arona, quien tras obtener el título Maestro Elemental de Primera Enseñanza estuvo al frente de la escuela pública de niños de su pueblo natal durante casi 35 años, primero como interino y luego en propiedad, hasta su prematura muerte; en los últimos años también impartió clases nocturnas de adultos. En ese tiempo sufrió, como casi todos sus compañeros del Sur de Tenerife, las dificultades económicas que caracterizaron a los docentes del siglo XIX, por la deuda habitual en el pago de su sueldo. Además, fue un destacado colaborador periodístico, siempre reivindicando la dignidad del Magisterio.

     Nuestro biografiado nació en Arona el 25 de diciembre de 1858, siendo hijo de don Antonio Fumero y Pérez Trujillo, natural de Vilaflor, y de doña Agustina Hernández y Bello Marrero, que lo era de la primera localidad. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura propio don Miguel Rodríguez Guillama; se le puso por nombre “Manuel del Jesús” y actuó como madrina doña María del Pilar Torres, vecina de Granadilla…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL FUMERO HERNÁNDEZ

2 pensamientos en “Arona: Don Manuel Fumero Hernández (1858-1912), maestro de la escuela pública de niños de Arona durante casi 35 años y colaborador periodístico

  1. Leemos y aprendemos del magisterio del esfuerzo. Conviene repasar la historia, para no olvidarla en el lecho del acomodo.
    Sacrificio (entonces…bastante menos ahora) para los que enseñaban y para los pocos que tenían la suerte y la voluntad de poder aprender. Suerte que la mayoría ignoraban, porque antes que aprender es preciso comer: “primun vivere, deinde philosophare”.
    Saludos estivales, junto a mi admiración perpetua por el magisterio. Sobre todo por el magisterio rural.

    • Pedro, no puedes negar tu debilidad por el Magisterio rural, que marcó la vida de tantos canarios, incluidos nosotros, a pesar de los problemas económicos que los maestros tuvieron que sortear para sobrevivir, sobre todo en el siglo XIX.
      Calurosos saludos desde las vacaciones veraniegas, que ya van llegando a su término.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *