Candelaria: Fray Lucas Guerra Carrillo (1919-2000), sacerdote dominico, Doctor en Derecho Canónico y Sagrada Teología, lector, maestro de novicios, juez sinodal y prior en Andalucía, misionero en África, director del Coro y de la emisora “La Voz de Candelaria”, superior de los dominicos, cura de Santa Ana y Malpaís

El religioso palentino que nos ocupa profesó en la Orden de Predicadores y cursó la carrera eclesiástica en Almagro y Salamanca; tras ser ordenado sacerdote se licenció en Derecho Canónico en Roma, donde cursó un Máster de Procesos de Orientación y Formación Religiosa; luego obtuvo los títulos de Doctor en Derecho Canónico y en Sagrada Teología. Fue lector (profesor) y luego maestro de novicios y de estudiantes dominicos en los Estudios Generales de Granada y Córdoba, así como juez sinodal y consejero de Acción Católica en la Archidiócesis de Granada; también fue prior del Real Convento de Santo Domingo “Scala Coeli” de Córdoba. Desarrolló una intensa labor misionera en África, concretamente en la República del Congo, en dos etapas (la segunda de ellas cuando se denominaba Zaire), y en la República Centroafricana, aprendiendo las lenguas locales y ejerciendo como superior. Estuvo destinado en el Convento Real de Candelaria en tres etapas; en la primera, durante un par de años, fue director del coro de la Basílica y de la emisora “La Voz de Candelaria”; en la segunda, de cinco años, ejerció como superior en funciones de los Dominicos y cura encargado de la parroquia de Santa Ana; y en la tercera, de 16 años, fue cura párroco de Malpaís; además, en todas ellas actuó como predicador, confesor y consejero.

Nuestro biografiado nació en Palenzuela (Palencia) el 28 de julio de 1919, siendo hijo de don Clemente Guerra y doña Felisa Carrillo, y fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Ingresó en la Orden de Predicadores, donde el 9 de diciembre de 1940 hizo su profesión religiosa. Estudió Filosofía en Almagro y Salamanca, de 1940 a 1943; luego cursó Teología, de 1943 a 1947. Por entonces, el 31 de octubre de 1944 firmó la renuncia de bienes en Salamanca y el 16 de diciembre de 1945 fue ordenado sacerdote. En el curso 1946-47 se examinó de Lector en el Convento de San Jacinto de Sevilla. En 1948 se licenció en Derecho Canónico en Roma e hizo un Máster en los Procesos de Orientación y Formación Religiosa. Finalmente, obtuvo los títulos de Doctor en Derecho Canónico y en Sagrada Teología…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.