Santiago del Teide: Don Bernardo Gorrín y Jiménez (1792-1876), párroco, arcipreste, juez eclesiástico y decano de los sacerdotes canarios

    En cinco siglos de historia, sólo una quincena de hijos del Valle de Santiago siguieron la carrera eclesiástica, ya fuese como clérigos seculares o como religiosos de distintas órdenes, e incluso algunos no perseveraron en ella. De todos ellos, destacan dos antiguos sacerdotes de la misma familia, nacidos en el pago de Tamaimo de dicha Villa, de uno de los cuales nos vamos a ocupar en el presente trabajo: don Bernardo Gorrín y Jiménez.

   Don Bernardo inició sus estudios eclesiásticos con los párrocos de su villa natal; luego cursó estudios en el Seminario Diocesano de Las Palmas de Gran Canaria y se ordenó de sacerdote gracias a un patronato vitalicio fundado por su padre. Después de ordenado ejerció como cura interino del Valle de Santiago, para establecerse luego en el convento y colegio agustino de San Julián de Garachico. En esta situación fue nombrado párroco propio y mayordomo de fábrica de la antigua parroquia de San Pedro de Daute, donde promovió un curioso intento de independencia de este núcleo; simultáneamente, recibió el nombramiento de arcipreste y juez eclesiástico del Partido de Garachico. Falleció siendo el decano de los sacerdotes canarios…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BERNARDO GORRÍN JIMÉNEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *