Güímar: Don Florentín Núñez y Torres (1761-1821), profesor, beneficiado propio de Güímar, ministro calificador y comisario del Santo Oficio de la Inquisición, y canónigo fundador de la Catedral de La Laguna

Güímar-Plaza-Berthelot     Entre los muchos güimareros que siguieron la llamada vocacional queremos recordar en este artículo a uno de los más ilustres, el sacerdote don Florentín Núñez y Torres. Siguió la carrera sacerdotal gracias a una capellanía y, tras su ordenación, fundó una escuela en su pueblo natal, en la que además de las primeras letras impartía Latinidad, Filosofía y Teología a los que se iniciaban en la carrera eclesiástica; fue beneficiado servidor de Güímar y Candelaria; luego, tras la segregación de este término, continuó como beneficiado de Güímar, siendo el segundo güimarero que regentó en propiedad la parroquia de San Pedro, al frente de la cual permaneció durante un cuarto de siglo. Durante su regencia y gracias a su empuje se procedió a la reedificación del templo parroquial, que quedó casi como luce en la actualidad; también bendijo las iglesias de Arafo y Fasnia; además, obtuvo los títulos de ministro calificador y comisario del Santo Oficio de la Inquisición, que desempeñó hasta la abolición de esta polémica institución. Finalmente, fue nombrado canónigo fundador de la Santa Iglesia Catedral de Tenerife, siendo el segundo más antiguo y el primer prebendado de la nueva Diócesis que falleció en el cargo. En resumen, fue una de las personalidades canarias de mayor prestigio religioso en su época.

     Nació en Güímar el 16 de octubre de 1761, siendo hijo de don Francisco Núñez Díaz y de doña María de Torres y Ledesma. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por don Cristóbal Alonso Núñez, beneficiado propio de dicha parroquial y de Santa Ana de Candelaria; se le puso por nombre “Florentín Jesús del Socorro” y actuó como padrino su abuelo materno, don Bernardo de Torres Bencomo, natural de Arafo y vecino de Güímar…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FLORENTÍN NÚÑEZ TORRES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *