Arona: Don Luis Herrera y Cruz (1763-1819), sacerdote franciscano, párroco de Arona y primer maestro de este municipio

Arona-41.5 (CFIT)-5      Aunque no nació en Arona, este sacerdote merece ocupar un lugar destacado en la historia local, no solo por haber permanecido durante más de 12 años al frente de la parroquia de San Antonio Abad, hasta su muerte, sino porque a poco de su llegada promovió la adquisición de las imágenes del Cristo de la Salud (que hoy es la más venerada de la localidad) y la Virgen de Dolores; además, durante su largo ministerio creó la primera escuela pública de Arona, que regentó durante 10 años, sin ningún apoyo municipal. Con anterioridad, había vivido como sacerdote franciscano en el Convento de San Lorenzo de la Villa de La Orotava, en el que había profesado y donde se inició en la docencia.

      Nuestro biografiado nació en La Orotava el 21 de junio de 1763, siendo hijo de don Antonio Ignacio Martín González de Herrera y García de la Cruz y de doña Antonia Rafaela de la Cruz Alayón y Borges Valladares, natu­rales y vecinos de dicha villa. Tres días después fue bautizado en la iglesia matriz de Ntra. Sra. de la Concepción por el presbítero don Mateo Miguel García de la Cruz, con licencia del Dr. don Francisco Domingo Román y Lugo, beneficiado rector de la misma; se le puso por nombre “Luis Domingo” y actuó como padrino don Domingo Yanes, vecino de dicha villa…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUIS HERRERA CRUZ

2 comentarios en “Arona: Don Luis Herrera y Cruz (1763-1819), sacerdote franciscano, párroco de Arona y primer maestro de este municipio

  1. La lectura del artículo me invita a una reflexión, que no consigo desligar de la jornada en la que la escribo, en la que la educación y la nueva Ley promovida por el ministro Wert (LOME ? creo que se llama), ha ocupado la cabecera de la mayoría de los noticiarios.

    Resumo:

    1. Mi admiración para la escuela pública, que en todos los ambientes y particularmente en el medio rural a tantos nos enseñó a leer y a escribir. Mi admiración para los maestros de primera enseñanza en general, y personas como don Luis en particular.

    2. Mi repudio e ignorancia, que visto de profundo escepticismo, para la politización tan partidista con la que se ha venido tratando a la educación en la reciente España democrática. Llevamos tantas leyes como gobiernos y el progreso más notable parce destinarse a complicar la burocracia y a rellenar estadillos y guías «para la nada».

    • Tienes razón Pedro, hay que rendir homenaje a estos pioneros, que sin ningún apoyo oficial comenzaron a enseñar a leer y a escribir a los niños de los pueblos para sacarlos de la ignorancia más absoluta, aunque en este caso tenía el trasfondo de enseñarles la Doctrina Cristiana y algo de Latín, para que le ayudaran en misa. Luego, durante todo el siglo XIX, cuando el sueldo de los maestros dependía de los ayuntamientos, lograr sobrevivir era un milagro y se cumplía a rajatabla lo de pasar más hambre que un maestro de escuela. Esperemos que las políticas de recortes actuales no nos lleven de nuevo a esa situación.

Responder a Octavio Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.