Fasnia: Don Horacio Frías Marrero (1929-2011), capitán especialista efectivo y comandante retirado del Ejército de Tierra (Rama Mecánica), luchador, futbolista y colaborador del Proyecto Hombre

     Desde el punto de vista profesional, tras obtener el título de Ajustador-Montador en la Escuela de Formación Profesional del Ejército, don Horacio siguió una brillante carrera militar, que comenzó como ayudante especialista mecánico electricista y en la que fue ascendiendo sucesivamente a cabo, cabo 1º, sargento, brigada y subteniente especialista. Luego ascendió a teniente y capitán del Cuerpo Auxiliar de Especialistas, concediéndosele el empleo honorífico de comandante del Ejército de Tierra (Rama Mecánica) después de su retiro, por lo que llegó a ser el militar de mayor graduación nacido en Fasnia. Fue condecorado con la Cruz a la Constancia en el Servicio, además de la Cruz y la Placa de San Hermenegildo. También obtuvo el título de Oficial Industrial de Electricidad (Instalador-Montador). Como la mayoría de sus paisanos, en su adolescencia y juventud se volcó en la lucha canaria, llegando a estar federado en el “C.L. Brisas del Teide” de Fasnia y en el “C.L. Tinguaro B” de Santa Cruz de Tenerife”; luego se interesó por el fútbol y, una vez establecido en Santa Cruz de Tenerife, jugó en el “Estrella Polar” del barrio de la Plaza Militar, en el “Golondrina” del barrio Uruguay, en el “Uruguay” del mismo barrio, en el “U.D. Santa Cruz” (filial del “C.D. Tenerife”) y, finalmente, en el “C.D. Tenerife”, en el que estaba fichado cuando ascendió a 2ª división. Además, al final de su vida tuvo un fuerte compromiso con la Iglesia Católica, pues fue colaborador del “Proyecto Hombre” e impartió cursillos prematrimoniales en distintas parroquias.

     Nació en Fasnia el 22 de enero de 1929, siendo hijo de don Eladio Frías Díaz, natural de El Escobonal (Güímar), y doña Justa Marrero Díaz, que lo era de la primera localidad, donde estaban domiciliados en la Carretera General del Sur. El 12 de febrero inmediato fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Luis Navarro Nóbrega; se le puso por nombre “Horacio Vicente” y actuaron como padrinos don Aurelio y doña Fidelina González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HORACIO FRÍAS MARRERO

Arafo: Fray Diego Bencomo (1632-?), predicador general dominico, prior del Convento Real de Candelaria y cura párroco de La Guancha, de ascendencia guanche

     Nuestro biografiado, que pertenecía a una familia arafera de origen guanche, profesó en la Orden de Predicadores y, tras ordenarse de sacerdote, alcanzó el título de Predicador General y ostentó el cargo de prior del Convento Real de Candelaria. Luego ejerció como cura párroco de La Guancha durante cuatro años, momento en el que le perdemos la pista, cuando contaba 55 años de edad.

     Nació en Arafo en el año 1632, siendo hijo de don Juan Alonso Bencomo “El Mayor” y doña María Díaz Núñez. Fue bautizado en la iglesia parroquial matriz del Apóstol San Pedro de Güímar, pero desconocemos la fecha exacta de su bautismo al haber desaparecido del correspondiente libro parroquial el folio donde estaba inscrito, aunque figura en el índice del mismo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY DIEGO BENCOMO

El primer premio de la lotería nacional cayó por primera vez en Canarias en 1917 y el agraciado fue un vecino de Güímar

     Hace poco más de un siglo, concretamente 101 años, en el sorteo celebrado el 22 de enero de 1917 el primer premio de la lotería nacional cayó por primera vez en Canarias, concretamente el número 8.718 vendido en una administración de Santa Cruz de Tenerife; pero lo que no se recuerda es que fue precisamente un güimarero el agraciado con el premio gordo (150.000 pesetas), el máximo de la lotería española, mientras que otro vecino de Güímar adquirió una aproximación al mismo. Los dos eran personalidades destacadas dentro de la vida social de Güímar, el secretario del Ayuntamiento y el director de la Banda de Música municipal.

     La primera referencia a esta curiosa historia se remonta al 18 de enero de 1917, fecha en la que el periódico El Imparcial destacaba la visita a Santa Cruz de Tenerife de don Aníbal Hernández Mora, secretario del Ayuntamiento de Güímar: “Hemos tenido el gusto de saludar a nuestro estimado amigo D. Aníbal Hernández, secretario del Ayuntamiento de la villa de Güimar”. Al día siguiente también se hizo eco de ello Gaceta de Tenerife: “De Güimar ha llegado el secretario del Ayuntamiento de aquella villa don Aníbal Hernández Mora”. Aparte de las gestiones que iba a llevar a cabo en dicha capital, el viaje le cundió mucho más de lo que pensaba a don Aníbal, pues pasó por la administración de lotería de don Ernesto Zamorano y adquirió un décimo que le cambiaría su vida…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LOTERÍA EN GÜÍMAR

Arico: Don Diego Delgado Marrero y García (1812-1878), propietario agrícola, teniente de Milicias condecorado y secretario del Ayuntamiento de Arico

     Nuestro biografiado creció en el seno de una familia modesta, por lo que comenzó su carrera militar desde simple soldado para luego ir recibiendo, salto a salto y en reconocimiento a sus méritos, distintos ascensos y grados hasta alcanzar el empleo de teniente de las Milicias Canarias; por los progresos que hizo en su instrucción mereció una Cruz de Distinción y obtuvo su retiro con uso de uniforme y fuero criminal. Fue asimismo un destacado propietario agrícola y desempeñó la plaza de secretario del Ayuntamiento de Arico en tres largas etapas.

     Nació en el pago de Arico el Nuevo el 8 de abril de 1812, siendo hijo de don Pedro Delgado Marrero y doña Isabel Florentina García Alayón. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista de El Lomo por el cura párroco don Zoylo Pablo de Herrera y Cruz; se le puso por nombre “Diego Braulio de Jesús” y actuó como madrina doña Juana de Torres Trinidad. Fueron sus abuelos paternos: don Gerónimo Delgado y doña Beatriz Marrero; y los maternos, don Domingo Antonio García y doña Isabel Alayón…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO DELGADO MARRERO GARCÍA

Arona-Vilaflor de Chasna: Don Aparicio González Natural de Morales (1625-1711), propietario acomodado, alférez y capitán de Milicias de origen guanche

     A pesar de su ascendencia guanche por todas las ramas, lo que aparentemente podría parecer un obstáculo social en su época, los familiares de nuestro biografiado gozaron de una posición desahogada como propietarios agrícolas, lo que permitió a algunos de ellos alcanzar el sacerdocio y a otros seguir la carrera militar. Así ocurrió con nuestro biografiado, quien fue primero alférez y luego capitán de Milicias, empleo con el que estuvo durante muchos años al frente de la compañía de Arona, a la que también se incorporó como alférez su hijo Alonso.

     Nació en la amplia jurisdicción de Vilaflor, probablemente en el pago del Valle del Ahijadero (actual Valle de San Lorenzo en Arona), en abril de 1625, siendo hijo de los propietarios don Alonso González Natural y doña Águeda de Morales, ambos de origen guanche. El 11 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro de Vilaflor por el presbítero don Pedro Méndez Vergara; se le puso por nombre “Aparicio” y actuaron como padrinos y testigos el beneficiado de dicha parroquia, don Alonso Pérez Perera, y don Juan Estévez de Mena, éste también de origen guanche…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-APARICIO GONZÁLEZ NATURAL

El naufragio del vapor frutero “Taoro” en la costa de Granadilla de Abona (1929)

     En 1929 encalló en la noche en la Punta del Camello, en la costa de Granadilla de Abona, el vapor frutero “Taoro”, un buque que solo contaba 26 años desde su botadura y que se dirigía a Hermigua (La Gomera). El accidente se produjo de noche, cuando el patrón dormía y era el contramaestre quien estaba al mando. La vía de agua originada por el destrozo de la quilla, produjo el rápido hundimiento del barco, del que solo quedaron a la vista parte de los palos y de las chimeneas. Afortunadamente, no se produjo ninguna pérdida humana, pues el patrón logró que lo abandonaran a tiempo todos los tripulantes y su único pasajero. Aparte del barco, solo se perdieron parte de las latas de gasolina que transportaba en la bodega y la ropa de un marinero. Con motivo del naufragio se incoó un sumario en el Juzgado de Granadilla de Abona y se llevaron a juicio al contramaestre y al patrón, acusados de un delito de daños, pero resultaron absueltos.

     El vapor “Taoro” fue construido en 1903 en los astilleros de Ardrossan (Inglaterra), siendo botado al agua el 22 de abril de dicho año. Desplazaba 253,95 toneladas brutas y sus dimensiones eran: 39,62 m de eslora, 6,82 m de manga y 3,23 m de puntal; mientras que su carga máxima era de 180 toneladas. Fue adquirido por los señores Fyff’es Limited, para dedicarlo al servicio de cabotaje entre las islas y tenía como base el puerto de Santa Cruz de Tenerife…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-NAUFRAGIO VAPOR TAORO

Adeje: Don José Sicilia Zeruto (1791-1879), arrendatario de las tierras de la Casa Fuerte, elector contribuyente, secretario interino del Ayuntamiento de Arona, alcalde real y juez de paz suplente de la Villa de Adeje

     Natural de Fuerteventura, nuestro biografiado fue el arrendatario principal de las tierras de la Casa Fuerte de Adeje, donde murió. En esta villa alcanzó una notable posición social, que le permitió ser elector contribuyente, alcalde real y juez de paz suplente. También fue secretario interino del Ayuntamiento de Arona y tuvo una destacada sucesión. No obstante, fue condenado en una causa y sufrió un año de prisión en la fortaleza de Ntra. Sra. del Pilar situada en el Roque del Tostón, en su isla natal.

     Nació en La Oliva (Fuerteventura) el 29 de agosto de 1791, siendo hijo de don Julián José Sicilia García, natural de la misma localidad, y doña Rosa Antonia Zeruto, que lo era de Antigua.  El 3 de septiembre inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Candelaria de dicho lugar por el cura párroco Dr. don Rafael Delgado de Lemos; se le puso por nombre “José María Juan Bautista” y actuaron como padrinos su abuelo paterno, el regidor don Julián Sicilia, y doña María Rita Zeruto, natural del precitado lugar de Antigua y vecina de La Oliva.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ SICILIA ZERUTO

Candelaria: Fray Andrés (Méndez) Carrillo (?-1809), sacerdote, lector, regente y maestro dominico, maestro de escuela en La Laguna, maestro de novicios en La Orotava y prior del Convento Real de Candelaria, promotor de su reconstrucción y autor de sus planos

     Nació en la isla de La Palma a mediados del siglo XVIII, aunque de momento no hemos podido averiguar la fecha, el lugar y el nombre de sus padres. Ingresó en el Convento dominico de Santa Cruz de La Palma, en el que profesó. Tras ordenarse sacerdote, los profundos conocimientos que alcanzó le permitieron obtener el título de Lector del Convento y Colegio de La Laguna, así como su ingreso en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife y el nombramiento como maestro de la escuela que ésta sostenía. Luego ascendió a Regente de estudios y recibió el título de Maestro de su Orden. Posteriormente ejerció como maestro de novicios en el Convento de San Benito de La Orotava. Finalmente pasó como prior al Convento Real de Candelaria, que pocos años antes había sido destruido por un incendio, siendo el principal impulsor de su reconstrucción, así como de la Capilla provisional de la Virgen, ambos con planos suyos. También dejó iniciadas las obras de la nueva Basílica, en cuyos planos también intervino. Profundo devoto de la Virgen de Candelaria, falleció en esta localidad, donde vivió los últimos 16 años de su vida, casi diez de ellos como prior dominico.

     Desde niño mostró vocación por la vida religiosa, por lo que ingresó como fraile lego en la Orden de Predicadores, con casi total seguridad en el Convento dominico de San Miguel de Santa Cruz de La Palma, en el que luego profesó y se ordenó…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ANDRÉS CARRILLO

El “Teide Sporting Club” de Vilaflor de Chasna (1933-1934)

     El pueblo de Vilaflor fue uno de los pioneros del Sur en el arraigo del deporte más seguido y practicado en la actualidad, el “balompié”, “foot-ball” o “fútbol”. A lo largo de la primera mitad del siglo XX conocemos la existencia de, por lo menos, cuatro equipos: el “Vilaflor F. C.” (1923), el “Teide Sporting Club” (1933-1934), el “C. D. Vilaflor” (1934) y el “U. D. Vilaflorense” (1947-1948), llamando mucho la atención que en 1934 un municipio tan pequeño contase con dos equipos de fútbol. En este artículo nos vamos a ocupar del segundo de ellos.

     Creado en la II República, el “Teide S. C.” se enfrentó durante su corta existencia al “C. D. Arona” en numerosas ocasiones, incluso en la inauguración del nuevo campo de fútbol de esta vecina localidad; pero suponemos que, por proximidad geográfica, también lo haría con el “Granadilla F. C.” y, por supuesto, con el otro equipo de su mismo pueblo, el “C. D. Vilaflor”. Además, fueron frecuentes sus enfrentamientos con equipos de Santa Cruz de Tenerife, que planteaban su desplazamiento hasta el pueblo sureño como una auténtica excursión, lo que constituía un atractivo para los clubes capitalinos que por ello retaban en la prensa al sureño.

     A comienzos de 1933 ya se había constituido el “Teide Sporting Club” de Vilaflor, cuya alineación correspondería al antiguo sistema de pirámide invertida o estilo 1-2-3-5, que era la habitual hasta los años cincuenta, es decir, con el portero, dos defensas, tres mediocentros o centrocampistas y cinco delanteros (incluidos los extremos). En las distintas posiciones jugaban inicialmente en este equipo: de portero, González; como defensas, Modesto y Cano; de mediocentros, Eliseo, Domingo y Eusebio; y como delanteros, Candito, Ovidio, Cosme, Antonio e Ismael…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CLUB FÚTBOL TEIDE DE VILAFLOR

Güímar: Don Francisco Román de la Cruz y Cruz (1808-1891), sargento 1º brigada y subteniente graduado de Milicias, comandante de armas, tallador de quintos, agrimensor, estanquero real, maestro de la escuela pública de niños, secretario del Juzgado y del Ayuntamiento, juez de paz y primer teniente de alcalde de Güímar

     De padres güimareros, nuestro polifacético personaje nació accidentalmente en la villa y puerto de Santa Cruz de Tenerife, porque su padre estaba destinado en la misma como sargento 1º de la Columna de Granaderos Provinciales. Establecido en Güímar casi desde su nacimiento, siguió la carrera militar desde simple soldado hasta alcanzar el empleo de sargento 1º, empleo con el que fue nombrado brigada del Regimiento y luego obtuvo el grado de subteniente de Milicias; en virtud de su empleo actuó como comandante de armas y tallador de quintos. Además, en dicha localidad destacó como propietario agrícola y, desarrolló una múltiple actividad profesional, pues ejerció como agrimensor, perito municipal, ventero, estanquero real y maestro de la escuela pública de niños, así como secretario del Juzgado y del Ayuntamiento. También tuvo una notable vida pública, como elector contribuyente, juez de paz, secretario escrutador en elecciones, vocal de la Junta Municipal de Amillaramiento, primer teniente de alcalde, interventor electoral y compromisario fusionista.

     Como se ha indicado, nació en la entonces villa de Santa Cruz de Tenerife el 28 de febrero de 1808, siendo hijo del militar don Ignacio Antonio de la Cruz de Castro y doña María Alejandra de la Cruz Bello, naturales de Güímar. Fue bautizado por hallarse “en peligro de muerte” por la partera doña Cayetana García, pero dudando de dicho bautismo privado, el 2 de marzo inmediato volvió a ser bautizado “sub conditione” en la iglesia parroquial matriz de Ntra. Sra. de la Concepción de dicha capital por el presbítero don Marcial Perdomo, con licencia de don Juan José Pérez González, beneficiado rector de dicha parroquia y de su auxiliar del Pilar, examinador sinodal y cura castrense propietario de dicha plaza; se le puso por nombre “Francisco Román” y actuó como padrino don Francisco Pérez de Guzmán, natural del lugar de Tacoronte…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO ROMÁN DE LA CRUZ CRUZ