Santiago del Teide – Güímar: Don Enrique Remón Martín (1907-1996), teniente mecánico de las Fuerzas Aéreas de la República Española, exiliado en Francia y retirado con el sueldo de capitán de Aviación

Enrique Remón Martín     Con mucho esfuerzo, nuestro biografiado obtuvo el ingreso en la prestigiosa Escuela de Mecánicos de Aviación de Cuatro Vientos (Madrid), en la que obtuvo el título de Mecánico de Aviación con la 15ª promoción. Pronto alcanzó el empleo de cabo y como tal estuvo destinado en las Fuerzas Aéreas de África, donde participó en la campaña y toma de Ifni, por la que fue condecorado. Al inicio de la Guerra Civil, al pasar la mayor parte de su guarnición al bando nacional, desertó y pasó al Marruecos Francés, de donde se trasladó a Francia y desde allí entró en España, para integrarse en las Fuerzas Aéreas de la República Española. En este cuerpo ascendió enseguida a sargento, brigada y teniente mecánico, empleos con los que participó activamente en la contienda bélica, en diversos aviones, en los frentes de Aragón y Cataluña. Al final de la Guerra se exilió en Francia, donde fundó su familia y continuó siendo fiel al Gobierno de la República Española en el exilio. Con la democracia regresó definitivamente a España y se estableció en El Escobonal (Güímar), desde donde pudo acogerse al Decreto-ley que reconocía a los militares profesionales del Ejército Republicano, que participaron en la Guerra Civil, el derecho a solicitar el retiro con la correspondiente pensión, la que obtuvo con el empleo de capitán de Aviación, que le correspondía por antigüedad. Luego se estableció en Lleida, donde falleció.

     El Sr. Remón fue un caso excepcional, pues dado que las Islas Canarias quedaron integradas casi desde el inicio de la Guerra Civil en el bando nacional, fue de los pocos tinerfeños con graduación que participaron en dicha contienda formando parte del Ejército Republicano. Durante su estancia en El Escobonal hablé en varias ocasiones con este hombre, al que llamaban “El Francés”, que me infundía un gran respeto por sus conocimientos, su coherencia y su elegancia al vestir; en una ocasión me invitó al restaurante que su hijo tenía por entonces en Masca (Buenavista del Norte), aprovechando las horas que pasamos juntos para contarme su vida.

     Nació en la Villa Histórica de Santiago del Teide el 23 de julio de 1907, a las ocho de la mañana, siendo hijo de don Maximino Remón Roqueso, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña Rita Martín Hernández, que lo era de Guanajay (Provincia de Santa Clara, Cuba), aunque vecina de Masca desde su niñez. Al día siguiente fue inscrito en el Registro Civil de Santiago del Teide por declaración de su padre, ante el juez municipal don Leopoldo Forte Dorta, siendo testigos don Agustín Navarro Gorrín y don Antonio Lecuona y Méndez, mayores de edad y de dicha vecindad. El 29 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de San Fernando por el cura regente don José Serret y Sitjá; se le puso por nombre “Enrique Diego del Monte Carmelo” y actuó como madrina doña María del Carmen Dorta Rodríguez, soltera, de dicha naturaleza y vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ENRIQUE REMÓN MARTÍN

Candelaria: Don Juan José Mallorquín Albertos (1818-1858), carpintero, 2º teniente de alcalde, secretario y recaudador del Ayuntamiento, alcalde constitucional y maestro de la escuela pública de Candelaria

Juan José Mallorquín     La corta vida de este polifacético personaje transcurrió casi en su totalidad en el pueblo de Candelaria, donde había nacido. Ejerció como carpintero, aunque también poseía varias propiedades agrícolas. Además, desempeñó los principales cargos y empleos públicos del Ayuntamiento de dicha localidad, como los de 2º teniente de alcalde, secretario en propiedad, recaudador de contribuciones, alcalde constitucional y maestro de la escuela pública. Falleció inesperadamente en Santa Cruz de Tenerife, en plena juventud.

     Nació en Candelaria el 8 de noviembre de 1818, siendo hijo de don Francisco (Rodríguez) Mallorquín y García del Pino y doña Rita Patricia Albertos Fariña. Tres días después fue bautizado en la iglesia de Santa Ana por el cura párroco don José de Elías y Hernández; se le puso por nombre “Juan José de los Santos” y actuó como madrina doña María del Cristo Texera, natural y vecina de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN JOSÉ MALLORQUÍN

Constitución y primeras etapas de la Cruz Roja en el municipio de Güímar

Güímar-Cruz Roja     La ciudad de Güímar ocupa un lugar destacado en la historia de la Cruz Roja en Tenerife, al ser una de las primeras localidades de la isla que contó con una Subcomisión de la Cruz Roja. Ésta se constituyó en 1900, hace nada menos que 116 años y medio, por algunas de las principales personalidades de dicha localidad. Después de disuelta dicha subcomisión, en 1917 se le tributó un solemne recibimiento en Güímar a la Comisión de la Cruz Roja de La Laguna, que llegó a la entonces villa con su flamante ambulancia. En los años cuarenta, la Cruz Roja se refundó en Güímar, bajo la presidencia don José Antonio Pérez Campos. Una vez disuelta y por gestiones realizadas por doña Edelmira Pérez Campos, hermana del anterior, en los años sesenta se recaudó entre los güimareros residentes en Venezuela el dinero necesario para adquirir una ambulancia, que fue donada al Ayuntamiento de Güímar, cubriendo durante un par de décadas el hueco dejado por la Cruz Roja. Finalmente, en 1983 esta ONG se volvió a establecer en Güímar, aunque esa es una historia de la que nos ocuparemos en otro momento.

     Pero este municipio ya tenía un vínculo anterior con esta institución humanitaria, pues la delegada para la creación de la Cruz Roja en Tenerife fue una ilustre güimarera, doña Francisca Delgado-Trinidad y O’Shea, Marquesa de la Florida. A falta de otros documentos, se puede decir que Cruz Roja llegó a Canarias en 1874, en que fue implantada en Las Palmas de Gran Canaria; y en 1875, el diario El Memorándum informaba que la Marquesa de la Florida asumía su representación en Tenerife. El objeto principal de las actividades de esta institución en el Archipiélago consistía en recabar todo tipo de ayudas para destinarla a la Península, que en aquel momento se debatía en las Guerras Carlistas. Sin embargo, sobre 1876 la Cruz Roja desapareció de Canarias, al igual que ocurrió en el resto de España, a causa de la situación convulsa que atravesaba el país…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-INICIOS DE LA CRUZ ROJA EN GÜÍMAR

Arafo: Don Félix (Helio) Mesa Mesa (1921-1992), brigada efectivo y teniente de complemento de la Guardia Civil, jefe de los puestos de Puerto de la Cruz, La Orotava y Los Llanos de Aridane, practicante en Medicina y Cirugía y agente investigador de arbitrios del Cabildo de Tenerife

Helio Mesa Mesa     Atraído desde su adolescencia por la carrera militar, con tan solo 14 años de edad nuestro biografiado ingresó como soldado voluntario en el Ejército, ascendiendo a cabo eventual de Infantería a los 15 años. Después de licenciado volvió a ser movilizado con su reemplazo, aprovechando esta circunstancia para solicitar su ingreso en la Guardia Civil y, tras superar el período de instrucción en la Academia Regional de Instrucción de dicho instituto en Sabadell, fue destinado como guardia 2º a los Puestos de Melilla, Cáceres y Plasencia. Luego, tras superar el correspondiente examen-oposición en el Centro de Instrucción del Cuerpo, en Madrid, asistió al Curso para el ascenso a cabo en la IX Promoción de la Academia de Instrucción Regional de Úbeda (Jaén). Con los empleos de cabo y cabo 1º estuvo destinado en la Comandancia Móvil de Barcelona; por entonces obtuvo el título de Practicante en Medicina y Cirugía, y en virtud de ello se le concedió “el dictado de Don”. Posteriormente fue destinado como cabo 1º al Puesto de Puerto de la Cruz, del que fue jefe accidental, y al Puesto de La Orotava, como comandante jefe. A continuación prestó sus servicios como sargento en el alto estado mayor de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife; sargento jefe del Puesto de la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane y accidental de la Línea, período en el que fue promotor del Tiro deportivo en La Palma, por lo que se nombró socio honorario de la Federación insular de Tiro y se dio su nombre al polígono de Tiro de dicha ciudad; sargento 1º en el Servicio de Información del Puesto de Santa Cruz de Tenerife; brigada comandante del Puesto Alcalá de los Gazules (Cádiz) y accidental de dicha Línea; e interventor de armas de la Comandancia de Tenerife. Tras solicitar el pase a Destinos Civiles, fue nombrado agente investigador de arbitrios en el Cabildo Insular de Tenerife, empleo en el que alcanzó el retiro por edad, tras haber ascendido a teniente de complemento de la Guardia Civil; ostentaba la Cruz a la Constancia en el Servicio. Fue un gran aficionado al dibujo, la lectura y los deportes.

     Nació en Arafo el 20 de noviembre de 1921, a las siete de la mañana, siendo hijo de don Joaquín Mesa Coello y doña Agustina Mesa Pérez. Fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco don Hildebrando Reboso Ayala; se le puso por nombre “Joaquín” y actuó como padrino don José Ferrera García. En el Registro Civil fue inscrito con el nombre de “Félix”, pero sus paisanos siempre le conocieron como “Helio”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FÉLIX HELIO MESA MESA

Granadilla de Abona: Don Francisco Rodríguez y Méndez (1795-1860), sacerdote franciscano exclaustrado, párroco propio de Granadilla durante 26 años y capellán castrense de las Milicias de Abona

Francisco Rodríguez Méndez     Nuestro biografiado profesó en la Orden de San Francisco, probablemente en el convento del Puerto de la Cruz, su pueblo natal, y luego se ordenó de presbítero. Una vez exclaustrado, obtuvo en propiedad la parroquia de San Antonio de Padua de Granadilla de Abona, que regentó durante 26 años, hasta su muerte, y en la que contó con la colaboración de varios clérigos. Además, actuó como capellán castrense del Regimiento de Abona y, tras la extinción de éste, del nuevo Batallón del mismo nombre.

     Nació en el Puerto de la Cruz de la Orotava el 9 de marzo de 1795, siendo hijo de don Francisco Rodríguez, natural del Valle de Santiago, y doña María de Gracia Méndez Linares, que lo era de la Villa de La Orotava en el pago de la Luz (feligresía de la Concepción). Tres días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Peña de Francia por fray Vicente Hernández, de la Orden de Predicadores, con licencia del beneficiado propio don José Dávila; se le puso por nombre “Francisco Jerónimo” y actuó como madrina doña María de la Ascención, vecina de dicho Puerto…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO RODRÍGUEZ MÉNDEZ

La visita de la Virgen de Candelaria a Fasnia (1964), en la peregrinación extraordinaria por la isla promovida con el fin de recaudar fondos para el nuevo Seminario Diocesano

Visita Virgen Candelaria Fasnia     El año 1964 marca una página brillante en la historia religiosa de Fasnia, al recibir por primera y única vez la visita de la Virgen de Candelaria, Patrona de Canarias, en su peregrinación por todas las parroquias de la isla, con el fin de recaudar fondos para la construcción del nuevo Seminario Diocesano, acontecimiento inolvidable en la historia religiosa de Tenerife que duró casi tres meses y medio, del 16 de octubre de dicho año al 28 de enero de 1965. Para esta peregrinación extraordinaria, la Virgen contó con una artística carroza, construida en Güímar, en los talleres de mecánica y chapa de Tejera y en la carpintería de Pánfilo y Tino; fue diseñada por don Manuel García Campos y patrocinada por doña Edelmira Pérez Campos, viuda de Mansito, junto con Acción Católica y Cáritas de dicha ciudad; y se montó sobre una camioneta “Commer” de seis ruedas, cedida por la empresa Hernández Hermanos, S.L. En todos los pueblos visitados, el fervor de los fieles fue impresionante y el éxito económico se vio desbordado con creces, al recaudar más de siete millones de pesetas.

     Fasnia fue el tercer municipio en recibir a la Virgen de Candelaria, tras el paso de ésta por Arafo y Güímar. En la tarde del 20 de octubre de 1964 la venerada imagen salió de El Escobonal y al llegar al vecino pueblo de Fasnia fue entregada por las autoridades de la primera localidad (el concejal delegado de la alcaldía de Güímar, don Mario Delgado Hernández, y el párroco de San José, don Gregorio Dorta Pérez) a las de la segunda, que eran el mismo sacerdote, don Gregorio Dorta Pérez, por entonces encargado de la parroquia de San Joaquín, y su alcalde, don Miguel Suárez González; los tres firmaron el correspondiente impreso de cesión y recepción de la Sagrada Imagen, con el que los segundos se comprometían a su fiel custodia, ante el capellán de la Patrona de Canarias y la mayor parte del vecindario de Fasnia, que había acudido a su recibimiento. El pueblo se había engalanado con esmero para recibir a la imagen de la Candelaria y, a lo largo del día de permanencia de la ilustre visitante, se llevó a cabo un apretado programa de actos. Finalmente, a las cuatro y media de la tarde del día 21, tuvo lugar la emotiva despedida y la comitiva con la Virgen partió hacia Arico el Nuevo, siendo acompañada hasta dicha localidad por un inmenso gentío. Allí, las autoridades de Fasnia entregaron la imagen a las de Arico…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VISITA DE LA VIRGEN DE CANDELARIA A FASNIA

Güímar: Don Luis Tomás Baulén de Ponte (1686-1736), capitán de Infantería, castellano del Castillo de San Cristóbal de Santa Cruz de Tenerife, regidor perpetuo de la isla, síndico personero general y diputado de fortificaciones

Luis Tomás Baulén de Ponte     El presente artículo está dedicado a un miembro de una ilustre familia tinerfeña, oriunda de Francia y establecida en la ciudad de La Laguna, pero con fuertes vínculos en el pueblo de Güímar, cuyo apellido ya se ha extinguido en estas islas. Ha sido historiada en el Nobiliario de Canarias y de la relación de muchos de sus miembros con América se ha ocupado Alejandro Cioranescu en su Diccionario Biográfico de Canarios-Americanos.

     Propietario del Heredamiento de Güímar, don Luis Tomás Baulén de Ponte nació y murió en dicho pueblo, aunque la mayor parte de su vida la pasó en La Laguna. Como casi todos sus antepasados y parientes siguió la carrera militar, en la que ascendió desde alférez de Milicias hasta capitán de Infantería, empleo en el que permaneció hasta su muerte. Además, fue castellano del castillo principal de Santa Cruz de Tenerife, en los últimos años de su vida, así como regidor perpetuo de la isla, de la que también fue síndico personero general y diputado de fortificaciones.

     Nuestro biografiado nació en la casa solariega de los Baulén, en Güímar de Arriba, el 14 de agosto de 1686, siendo hijo del capitán don Luis Tomás Baulén de Ocampo y doña María Ana de Ponte y Llarena, naturales de La Laguna. El 28 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol por el beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil; se le puso por nombre “Luis” y actuó como padrino don Bartolomé Domingo de Ponte, vecino de dicha ciudad de La Laguna…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUIS TOMÁS BAULÉN DE PONTE

Vilaflor de Chasna-San Miguel de Abona: Doña Ángela Fraga y Fraga (1912-1995), maestra de El Médano, El Frontón y Vilaflor

Ángela Fraga Fraga     Miembro de una familia modesta, pero que contó con varias maestras, doña Ángela también cursó la carrera de Magisterio en la Escuela Normal de Maestras de La Laguna. Obtuvo por oposición una plaza de maestra-alumna del curso profesional del Magisterio, gracias a lo cual se le concedió la escuela de El Médano, al frente de la cual estuvo durante seis años. Luego, por concurso de traslado pasó a la escuela de El Frontón, en San Miguel de Abona, que regentó durante 21 años. Finalmente, por un nuevo concurso de traslado, se le concedió una escuela de niñas del colegio de Vilaflor, su pueblo natal, en el que permaneció otros 16 años, hasta su jubilación, tras más de cuatro décadas de intensa labor docente.

     Nuestra biografiada nació en las Cuatro Esquinas de Vilaflor el 3 de agosto de 1912, a las siete de la mañana, siendo hija de don José Fraga Hernández, natural de Arona, y doña Leandra Fraga González, que lo era de la primera localidad. El 23 de abril de 1913 fue bautizada en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura párroco don José del Castillo Arvelo; se le puso por nombre “Ángela María” y actuaron como padrinos don Francisco Fraga González y su hermana doña Luciana. Fue conocida entre sus familiares y amigos como “Angelita”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGELA FRAGA FRAGA

La lucha canaria en Malpaís de Candelaria

Malpaís-lucha canaria     Desde el punto de vista colectivo, Malpaís de Candelaria es el núcleo de las medianías del municipio con menor tradición luchística, pues nunca ha tenido clubes federados, frente a Las Cuevecitas, Araya, Igueste o Barranco Hondo que sí han contado con ellos, en lo que también ha influido su menor población. No obstante, si tuvo un equipo aficionado, el “Añavingo”, que llegó a enfrentarse con éxito a los de los pueblos vecinos, comandado por Policarpo Otazo (“Pollo de Malpaís”). Con posterioridad, han surgido en este deporte vernáculo algunas individualidades vinculadas a esta localidad, entre las que han destacado cuatro puntales regionales.

    En la primera mitad del siglo XX, los jóvenes continuaban teniendo pocos entretenimientos, y se divertían enfrentándose por las tardes en cualquier huerta, en amistosos desafíos de lucha canaria. Con frecuencia los jóvenes luchadores de los distintos pueblos se agrupaban en bandos de 15 o 20 luchadores que competían con los de localidades vecinas, sobre todo en las luchadas organizadas con motivo de las fiestas patronales. La lucha era corrida y controlada por tres árbitros u hombres buenos. La ropa de brega se limitaba a un pantalón elaborado con la tela de un saco de pita “de amoníaco inglés, de la lista azul”, luego sustituido por sacos de azúcar. Así surgieron los primeros luchadores de Malpaís…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUCHA CANARIA-MALPAÍS DE CANDELARIA

Güímar: Don Eladio Pérez García (1913-1938), jornalero y medianero agrícola, obrero estibador y sargento provisional de Ingenieros Zapadores, fallecido en la Guerra Civil

Eladio Pérez García     Miembro de una modesta familia de agricultores, nuestro biografiado se dedicó desde su adolescencia a las labores agrícolas, primero como jornalero y luego como medianero en Güímar. Prestó su servicio militar en Santa Cruz de Tenerife, en el Grupo de Ingenieros, en el que alcanzó el empleo de cabo 1º, con el que fue licenciado; por entonces, tuvo un gesto altruista, que fue muy elogiado por sus superiores y la prensa. Posteriormente trabajó como obrero estibador en el puerto de la capital, dedicado a la carga y descarga de buques, empleo del que fue despedido por secundar el paro convocado contra el golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Pero en ese mismo mes fue movilizado con motivo de la Guerra Civil, como cabo del Grupo Autónomo Mixto de Zapadores y Telégrafos, siendo destinado inicialmente a prestar sus servicios en el puerto de Santa Cruz y, poco después, embarcó para el frente con la 1ª compañía de Zapadores Expedicionaria del citado Grupo, en la que ascendió a sargento provisional, empleo con el que perdió la vida, a consecuencia de un balazo en la cabeza en Robledo de Chavela, cuando solo le faltaba un día para pasar a retaguardia.

     Nació en el núcleo agachero de Pájara (Güímar) el 18 de febrero de 1913, a las dos de la madrugada, siendo hijo de don Gregorio Pérez García y doña Hortensia Andrea García Torres, labradores, naturales y vecinos de dicha localidad en el Lomo de Pájara. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por don Hildebrando Reboso y Ayala, “Cura Párroco propio de la Degollación de S. Juan Bautista de Arafo con anuencia del Cura Párroco propio de ésta”; se le puso por nombre “Eladio Juan” y actuó como madrina doña Flora García Díaz…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ELADIO PÉREZ GARCÍA