La primera escuela pública de niños de Igueste de Candelaria (1864-1929)

Igueste-Candelaria     Como en casi todos los pueblos del Sur de Tenerife, en Candelaria la enseñanza pública organizada no se implantó hasta bien entrado el siglo XIX. Pero esta localidad tuvo una ventaja sobre otras localidades, la existencia de un convento dominico en el que los religiosos más preparados impartían por caridad clases a los niños candelarieros, hasta el punto de que la educación impartida en dicho centro hizo que los marinos de este pueblo fuesen de los más instruidos de su época.

   En el presente artículo nos vamos a centrar en la llegada de la educación pública al pueblo de Igueste de Candelaria en el siglo XIX, con notable tardanza, teniendo en cuenta que este núcleo era el más poblado de todo el municipio en el siglo XIX. Según un padrón vecinal que se conserva en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de La Laguna, fechado en 1779, dicho lugar estaba compuesto por 73 familias y un total de 256 habitantes; ya constituía el segundo núcleo de población del actual término municipal y su calle principal era la del Tanquillo. La situación educativa era por entonces dramática, pues sólo dos mujeres sabían leer, mientras que tres hombres sabían leer y escribir; para colmo de males, sólo dos niños acudían a la escuela de Candelaria. La situación no mejoraría demasiado en las décadas siguientes, pues era considerable la distancia que separaba a dicho pago de la única escuela que existía en el municipio, que como se ha indicado estaba en el convento. Luego, hacia 1840, se crearía una escuela incompleta de niños en la cabecera municipal, pero el problema seguía siendo el mismo.

    Atendiendo a las reiteradas peticiones de los vecinos, el 22 de febrero de 1864 el Ayuntamiento de Candelaria acordó por fin la creación de una escuela incompleta en el pago de Igueste, por contar ya con 900 almas, así como por la gran distancia que lo separaba de la cabecera municipal y los barrancos intransitables que cruzaba el camino, que “en invierno imposibilita a los niños acudir a la escuela”; dicha propuesta ya había sido discutida dos décadas atrás, pero entonces no había cuajado…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ESCUELA INCOMPLETA-IGUESTE DE CANDELARIA

6 pensamientos en “La primera escuela pública de niños de Igueste de Candelaria (1864-1929)

    • Hola Yurena. Me alegra que este artículo le haya traído bonitos recuerdos de su infancia. Este artículo solo abarca los orígenes de la enseñanza en Igueste, en otros posteriores nos ocuparemos de los tiempos más recientes, que seguro vivió más de cerca. Saludos cordiales.

  1. A la escuela de Igueste, no sólo acudían niños de ese pueblo, algunos iban desde Araya. ¿Por qué a Igueste y no a Candelaria que les quedaba más cerca?, es de imaginar que por las mismas causas que escogemos hoy en día escuela para nuestros hijos, buscamos un centro de “calidad”. O por alguna otra causa que desconocemos. Lo más insólito es que iban y volvían caminando y solos. Evidentemente los pocos que lo pudieron hacer.

    • Gracias Elías por la información. Tiene sentido que algunos niños de Barranco Hondo fuesen a la escuela de Igueste, pues sin duda era el centro docente más cercano que tenían. Pero llama la atención que también lo hicieran los de Araya, sobre todo porque tenían que ir y venir caminando, para lo que tenían que atravesar varios barrancos que en tiempos lluviosos eran prácticamente intransitables. Además, por entonces era tan pueblo Candelaria como Igueste, por lo que las diferencias sociales no serían muchas. Cualquiera sabe el por qué.

  2. Buen y entrañable artículo de mi pueblo de Igueste. Tan de atrás en el tiempo no tenía posibilidad de saber nada. De la escuela a la que acudián niños que ahora estan rondando los 80 y 90 años, pues sí porque algo no han contado en las entrevistas que hemos realizado a nuestra gente mayor. Que tampoco es que fuera ua cosa del otro mundo o como entendemos la enseñanza en la actualidad. Porque antes estaba primero los quehaceres del campo y los hogares, ya que desde muy temprana edad (lo que hoy llamariamos explotación de la infancia), ayudaban a sus padres y mayores en lo que fuese. Y si daba lugar, acudian de vez en cuando a la escuela o a clases nocturnas. Gracias nuevamente Octavio.

    • Hola Francisco. Me alegra que te haya interesado el artículo sobre las primeras escuelas de Igueste. Nuestros pueblos tienen mucha historia y la mayoría de la gente solo conoce lo acontecido en los últimos 50 años, que ya es bastante. Por ello, dedico mucho más tiempo a buscar hacia atrás en la historia y los personajes menos conocidos, que fueron conformando los pueblos tal como son hoy. Intentaré seguir en esta línea y con que haya una sola persona a la que le puedan interesar estos trabajos, me doy por satisfecho. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *