Guía de Isora: Don Ezequiel Hernández Vargas (1890-1970), restaurador de imágenes, teniente de Caballería condecorado, primer escribiente de oficinas militares, alcalde de Guía de Isora, jefe local de las Milicias de Acción Ciudadana y jefe del Negociado provincial de presos gubernativos

     Miembro de una familia muy conocida, nuestro biografiado destacó en su juventud como restaurador de imágenes y también fue miembro de la comisión de festejos de la Sociedad “Centro Isorano”. Pero, sobre todo, destacó en la carrera militar, en la que ascendió desde soldado hasta suboficial de Caballería, ejerciendo como primer escribiente de oficinas militares; por entonces prestó sus servicios en Santa Cruz de Tenerife, Lugo, La Coruña, Ceuta, Burgos, Jerez de la Frontera y Córdoba, participando activamente en la Guerra de Marruecos, por la que fue condecorado. Tras permanecer retirado durante casi cinco años, fue movilizado con motivo de la Guerra Civil y recibió los nombramientos de alcalde de Guía de Isora y jefe local de las Milicias de Acción Ciudadana, cargos que desempeñó durante cinco meses, en unos momentos críticos de la historia de España. Luego prestó sus servicios en la Comandancia Militar de La Palma y en el Gobierno Militar de Tenerife hasta su reingreso en el Ejército activo, siendo nombrado jefe del Negociado provincial de presos gubernativos, aunque también se hizo cargo con carácter accidental del Archivo General de la Capitanía General de Canarias y del Negociado de Hojas de Servicios de los primeros jefes de cuerpo del archipiélago. Finalmente, ascendió a teniente de Caballería de la escala complementaria, empleo con el que obtuvo su retiro, recibiendo la Cruz pensionada de San Hermenegildo.

     Nació en la Calle Nueva de Guía de Isora el 3 de febrero de 1890, a las nueve de la noche, siendo hijo de los propietarios don Miguel Hernández Jorge y doña Juana Vargas Reyes. El 18 del mismo mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Antonino Delgado y Delgado; se le puso por nombre “Ezequiel” y actuó como padrino don José Vargas Reyes, soltero y propietario, siendo testigos don Pedro Duranza y don José Díaz Pérez, ministros de la parroquia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *