Granadilla de Abona – San Miguel de Abona: Don Cipriano Bello y López (1847-1929), maestro de las escuelas de Charco del Pino y Granadilla, sacristán, jurado judicial y presidente de mesa electoral

Charco del Pino-2B     En su juventud, nuestro biografiado fue ministro de la parroquia del Arcángel San Miguel. Luego, tras obtener el título de Maestro Elemental, regentó la escuela de Charco del Pino durante casi 26 años y a continuación la de Granadilla durante otros 12 años y medio. Además, fue interventor electoral, jurado judicial y presidente de la mesa electoral única de San Miguel. Su vida transcurrió en los municipios de Granadilla de Abona y San Miguel de Abona, en los que también ejerció como maestra su esposa.

     Nació en Charco del Pino (Granadilla de Abona) el 16 de agosto de 1847, siendo hijo de doña María Bello López. Seis días después recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Antonio de Padua de Granadilla, de manos del párroco propio don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Cipriano Jacinto” y actuó como madrina doña Antonia María de la Cruz.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CIPRIANO BELLO LÓPEZ

2 pensamientos en “Granadilla de Abona – San Miguel de Abona: Don Cipriano Bello y López (1847-1929), maestro de las escuelas de Charco del Pino y Granadilla, sacristán, jurado judicial y presidente de mesa electoral

  1. Precioso y documentado trabajo, don Octavio.
    De nuevo, las escuelas, los y las maestras, las penurias de la época, los míseros sueldos, la dureza del entorno, los traslados frustados, los golpes de la vida (de la muerte de un hijo, nadie se recupera), la jubilación… la muerte y el olvido, del que tú lo rescatas.
    Gracias, en nombre de los maestros, a los que tanto debemos los pueblos.

    • Gracias Pedro, por seguir los artículos de mi blog, en especial los dedicados a maestros/as, por los que me consta que sientes especial devoción. Espero seguir sacando del anonimato a estos personajes que tanto hicieron por los pueblos y sus habitantes, en unas condiciones que desde la óptica actual fueron, sin duda, muy duras. Saludos cordiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *