Granadilla de Abona: Don Francisco Miguel Rodríguez Bello (1763-1820), capellán, cura servidor y notario público eclesiástico de Granadilla

Francisco Miguel Rodríguez Bello     Aunque vino al mundo en el seno de una familia ilustre y de larga tradición militar, nuestro biografiado optó por la vida religiosa y, tras obtener una capellanía, se ordenó de presbítero. A partir de entonces estuvo adscrito como capellán a la parroquia de San Antonio de Padua, en la que colaboró con varios párrocos y en un par de ocasiones actuó como cura servidor, por ausencia del titular; además, ejerció en la misma como notario público eclesiástico. Fuera de dicha localidad, colaboró durante un corto período en la parroquia de San Joaquín de Fasnia.

     Nació en Granadilla de Abona el 28 de septiembre de 1763, siendo hijo del entonces teniente de Milicias don Antonio Rodríguez Bello y doña María Bello de Morales. El 2 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por el cura párroco don Joaquín González Perlaza; se le puso por nombre “Francisco Miguel” y actuó como padrino don Antonio Bello Domínguez, mozo y vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO MIGUEL RODRÍGUEZ BELLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *