Arico: Don Diego de Torres Trinidad (1790-1878), capitán de Milicias, comandante de armas, alcalde constitucional, juez de paz, vicepresidente de la Junta local de Gobierno, cofundador del Comité local Republicano, mayordomo de la Virgen de Abona y de dos cofradías, masón, propietario agrícola y mayor contribuyente del término

Este polifacético personaje fue uno de los hombres más relevantes de la Historia de Arico durante el siglo XIX, pues fue un hombre polifacético, inquieto y enormemente rico. Al igual que sus mayores ingresó en las Milicias, en las que obtuvo el empleo de subteniente a los 20 años de edad, permaneciendo en él casi hasta su retiro, momento en que se le ascendió a capitán de Milicias; mientras prestaba sus servicios fue comandante de armas de Arico. Como hombre profundamente devoto fue patrono del retablo del Nazareno de la iglesia de San Juan Bautista de Arico, mayordomo de la Virgen de Abona y de dos Cofradías de la mencionada parroquia (la del Tercio de Nuestra Señora del Rosario y la de Ánimas). Tuvo una intensa actividad política, como alcalde constitucional de Arico en dos etapas, vicepresidente de la Junta local de Gobierno y cofundador del Comité local Republicano de dicho pueblo. Además, fue juez de paz de su municipio natal; suscriptor de la “Biblioteca Isleña” y del periódico El Noticioso de Canarias; y masón, bajo el pseudónimo “Adargoma”. Como mayor contribuyente de Arico y uno de los mayores de Canarias, fue en su época el hombre más poderoso e influyente de todo el término y comarca. Falleció soltero en su pueblo natal.

Nació en Arico el Nuevo el 19 de abril de 1790, siendo hijo del capitán don Juan Antonio de Torres, natural del mismo pueblo, y de doña Rita Rosa de la Trinidad, que lo era de Güímar. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista del Lomo de Arico por el cura párroco don José Hernández de Ara; se le puso por nombre “Diego Antonio Francisco José Hermógenes de los Dolores y del Sacramento” y actuó como madrina su tía materna, doña Rosa Francisca Trinidad, vecina de Güímar…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: