Santiago del Teide – Güímar: Don Enrique Remón Martín (1907-1996), teniente mecánico de las Fuerzas Aéreas de la República Española, exiliado en Francia y retirado con el sueldo de capitán de Aviación

Enrique Remón Martín     Con mucho esfuerzo, nuestro biografiado obtuvo el ingreso en la prestigiosa Escuela de Mecánicos de Aviación de Cuatro Vientos (Madrid), en la que obtuvo el título de Mecánico de Aviación con la 15ª promoción. Pronto alcanzó el empleo de cabo y como tal estuvo destinado en las Fuerzas Aéreas de África, donde participó en la campaña y toma de Ifni, por la que fue condecorado. Al inicio de la Guerra Civil, al pasar la mayor parte de su guarnición al bando nacional, desertó y pasó al Marruecos Francés, de donde se trasladó a Francia y desde allí entró en España, para integrarse en las Fuerzas Aéreas de la República Española. En este cuerpo ascendió enseguida a sargento, brigada y teniente mecánico, empleos con los que participó activamente en la contienda bélica, en diversos aviones, en los frentes de Aragón y Cataluña. Al final de la Guerra se exilió en Francia, donde fundó su familia y continuó siendo fiel al Gobierno de la República Española en el exilio. Con la democracia regresó definitivamente a España y se estableció en El Escobonal (Güímar), desde donde pudo acogerse al Decreto-ley que reconocía a los militares profesionales del Ejército Republicano, que participaron en la Guerra Civil, el derecho a solicitar el retiro con la correspondiente pensión, la que obtuvo con el empleo de capitán de Aviación, que le correspondía por antigüedad. Luego se estableció en Lleida, donde falleció.

     El Sr. Remón fue un caso excepcional, pues dado que las Islas Canarias quedaron integradas casi desde el inicio de la Guerra Civil en el bando nacional, fue de los pocos tinerfeños con graduación que participaron en dicha contienda formando parte del Ejército Republicano. Durante su estancia en El Escobonal hablé en varias ocasiones con este hombre, al que llamaban “El Francés”, que me infundía un gran respeto por sus conocimientos, su coherencia y su elegancia al vestir; en una ocasión me invitó al restaurante que su hijo tenía por entonces en Masca (Buenavista del Norte), aprovechando las horas que pasamos juntos para contarme su vida.

     Nació en la Villa Histórica de Santiago del Teide el 23 de julio de 1907, a las ocho de la mañana, siendo hijo de don Maximino Remón Roqueso, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña Rita Martín Hernández, que lo era de Guanajay (Provincia de Santa Clara, Cuba), aunque vecina de Masca desde su niñez. Al día siguiente fue inscrito en el Registro Civil de Santiago del Teide por declaración de su padre, ante el juez municipal don Leopoldo Forte Dorta, siendo testigos don Agustín Navarro Gorrín y don Antonio Lecuona y Méndez, mayores de edad y de dicha vecindad. El 29 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de San Fernando por el cura regente don José Serret y Sitjá; se le puso por nombre “Enrique Diego del Monte Carmelo” y actuó como madrina doña María del Carmen Dorta Rodríguez, soltera, de dicha naturaleza y vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ENRIQUE REMÓN MARTÍN

Santiago del Teide: Don Lázaro Martel de Simancas (1670-1755), alférez y ayudante de Milicias, propietario agrícola y hermano del Santísimo Sacramento

villa-de-santiago-berthelot     Al igual que su hermano Gonzalo, don Lázaro Martel de Simancas siguió la carrera militar y alcanzó primero el empleo de alférez y luego el de ayudante de Milicias, en el Regimiento de Garachico. Además, fue un importante propietario agrícola y hermano de la Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Fernando Rey, de la Villa de Santiago, en la que recibió sepultura.

     Nació en el Valle de Santiago (probablemente en el pago de Araza) hacia 1670, hijo de don Gonzalo Martel de Simancas, natural del mismo lugar, y doña María (Rodríguez) Delgado, que lo era de El Tanque. Probablemente fue bautizado en la iglesia matriz de Ntra. Sra. de los Remedios de Buenavista, de la que por entonces dependía dicho valle. Hacia 1692 contrajo matrimonio con doña Ana Díaz, natural de la misma villa; y fueron vecinos del Valle de Santiago en las casas de Araza, hoy perteneciente al municipio de Buenavista del Norte, sobre el valle de Masca…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LÁZARO MARTEL DE SIMANCAS

Los vecinos de Santiago del Teide fallecidos a causa de la Guerra Civil Española y el monumento a los Caídos construido en su memoria

santiago-fallecidos-guerra     Como en todos los municipios canarios, fueron muchos los jóvenes de Santiago del Teide movilizados con motivo de la Guerra Civil para combatir al lado del Bando Nacional, varios de ellos casi adolescentes, que fueron enviados al frente a jugarse la vida por una causa que en su mayoría no comprendían, ante la desesperación de sus padres y, en algunos casos, de sus esposas e hijos. Todos los supervivientes perdieron en esos años su inocencia, al vivir duras experiencias que no olvidarían jamás y les atormentarían el resto de sus vidas. Pero algunos dejaron su vida y otros su salud, al sufrir heridas graves que les dejaron secuelas para siempre o enfermaron durante la contienda bélica y, aunque regresaron a su tierra, murieron a consecuencia de ello. A esas víctimas de una absurda tragedia colectiva vamos a dedicar este artículo.

     Según el Colectivo Arguayo, al menos 13 jóvenes de este municipio perdieron la vida en la Guerra Civil Española: don Rogelio Hernández González, don José Hernández González y don Cornelio Luis Rodríguez Rodríguez, de Arguayo; don Buenaventura José Curbelo González y don Octavio Forte Rodríguez, del Valle de Arriba; don Lázaro Dorta Pérez, del Valle Santiago; los hermanos don Antonio y don Alejo Tejera Jiménez, del Puerto de Santiago; don Antonio Gorrín Pérez y don Domingo Hernández Viña, de Tamaimo; don Ismael González Pérez y don José Pérez González, de El Retamar; y don Pedro Trujillo Trujillo, de Las Manchas. No obstante, de momento solo hemos localizado información documental de 10 de ellos, además de otro de Masca, pero feligrés de la parroquia de San Fernando de dicha villa; del total, solo uno era cabo y los demás soldados. De algunos de esos militares, sus familiares conservan un “piadoso recuerdo”, con su fotografía.

     Tras finalizar la Guerra Civil y a raíz de una disposición del Gobierno central, se acordó erigir en Santiago del Teide un monumento a los Caídos, con el fin de recordar a los militares santiagueros fallecidos en el Bando Nacional durante la Guerra Civil. Por ello, hacia 1943-1944 se construyó dicho monumento en la plaza de Santa Ana del núcleo de Tamaimo, el mayor del municipio…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SANTIAGUEROS FALLECIDOS EN LA GUERRA CIVIL

Los jueces de la Villa de Santiago del Teide en su primera etapa (1855-1870)

santiago-40-7-cfit     En la Villa de Santiago de Tenerife (hoy Santiago del Teide), al igual que en los restantes municipios de España, hasta mediados del siglo XIX los juicios verbales de faltas se celebraban ante el alcalde de la localidad o el teniente de alcalde en el que aquel delegase. Pero en 1855 la Legislación española separó la autoridad civil de la judicial, al crear la figura independiente del “Juez de paz”. Afortunadamente, conocemos casi todos los jueces que ha tenido la jurisdicción de Santiago del Teide desde 1856 hasta hoy, aunque dicha figura ha sufrido algunos cambios en este municipio a lo largo del tiempo, pues primero fueron jueces de paz (1856-1870), luego jueces municipales (1871-1945) y de nuevo jueces de paz, desde 1945 hasta el presente. En este artículo solo nos vamos a ocupar de los primeros.

     Como se preveía en el Real Decreto de creación de la figura del juez de paz, para cubrir las vacantes de jueces o suplentes se elegirían personas de reconocido prestigio en los diferentes municipios, por lo que la mayoría de ellos asumirían también otras responsabilidades en dichas localidades, tanto en el Ayuntamiento como en las Milicias o en la Parroquia, figurando además entre los mayores contribuyentes del término correspondiente. Así ocurrió en la Villa de Santiago de Tenerife (como por entonces se llamaba a este municipio), donde en esta primera etapa, de 1859 a 1870, conocemos cuatro jueces de paz titulares, gracias a que la mayoría de los nombramientos se recogían en el Boletín Oficial de la Provincia de Canarias; pero de momento, no conocemos a los que pudieron nombrarse entre 1856 (en que se crearon los Juzgados de Paz) y 1859, aunque sí a uno de los suplentes. De ellos, el récord de permanencia al frente del Juzgado lo ostentó don Francisco González Barrios (3 años y medio como titular, más otros 2 como suplente); le siguieron en duración: don Antonio Lorenzo Dorta (3 años como titular, más 2 como suplente), don Nicolás Dorta González (3 años como titular) y don Antonio González Guanche (algo más de 2 años de titular). Con respecto al lugar de nacimiento, no sabemos si todos eran naturales del Valle de Santiago…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUECES DE PAZ DE SANTIAGO DEL TEIDE

Fasnia: Don José Esquivel Marrero (1923-1986), alférez de complemento de la I.P.S. y maestro nacional, que da nombre al colegio de Puerto Santiago, del que fue profesor en propiedad y director

José Esquivel Marrero     Nuestro biografiado cursó la carrera de Magisterio, al tiempo que prestó su servicio militar como alférez de complemento de la I.P.S. Ejerció inicialmente en las Escuelas Pías de Santa Cruz de Tenerife, durante muchos años. Luego, al igual que su hermano don Jorge Esquivel Marrero, desarrolló una intensa actividad docente durante 17 años en colegios públicos de distintas localidades del Norte y Sur de la isla: El Roque (San Miguel de Abona), Adeje, Santa Úrsula, Ravelo (El Sauzal), Taco (en tres ocasiones), Tamaimo y Puerto Santiago. En el colegio de esta última localidad, su destino definitivo, ejerció durante cinco años y asumió la dirección durante un corto período, hasta su prematura muerte; tras ésta se le dio su nombre a dicho centro, en reconocimiento a su brillante labor docente.

     Nació en Fasnia el 30 de abril de 1923, a las once de la mañana, siendo hijo de don Jorge Esquivel Díaz y doña Vicenta Marrero Expósito. El 11 de noviembre de ese mismo año fue bautizado en la iglesia parroquial de San Joaquín por el cura párroco propio don Luis Navarro Nóbrega; se le puso por nombre “José” y actuó como padrino don José Parejo Pérez, “Sobrestante de Obras Públicas” de Santa Cruz de Tenerife…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ ESQUIVEL MARRERO

Santiago del Teide: Don Manuel Quintero Delgado (1868-1929), emigrante, exportador agrícola, concejal del Ayuntamiento de Garachico, miembro del directorio provincial del Partido Conservador Maurista y presidente del Sindicato Agrícola “Unión de Exportadores” de Tenerife

Manuel Quintero Delgado     El destacado santiaguero al que dedicamos este artículo emigró a Cuba en dos ocasiones, donde trabajó como gerente de una fábrica de tabacos y ganó un premio de lotería. A su regreso se estableció en Garachico, donde destacó como exportador agrícola de plátanos. Además, fue elector contribuyente, vocal del “Círculo de la Unión Mercantil y Agrícola de Tenerife”, concejal del Ayuntamiento Garachico en dos etapas, tesorero de la Sociedad “Liceo” de dicho Puerto, adjunto del Juzgado Municipal, miembro del Consejo provincial de Agricultura, Industria y Comercio de la provincia, jurado judicial, presidente de la Junta Municipal del Censo Electoral de Garachico y miembro del directorio provincial del Partido Conservador Maurista. También fue un gran amante de la historia del Valle de Santiago, promotor del abastecimiento de aguas a Tamaimo y de la construcción de la ermita de Arguayo. Finalmente, tras establecerse con su familia en Santa Cruz, fue presidente del Sindicato Agrícola “Unión de Exportadores” de Tenerife, miembro de la Junta Administrativa de Obras Públicas y vocal de la “Junta Mixta de Inspección Fitopatológica y de Calidad de Santa Cruz de Tenerife”. Falleció prematuramente, a consecuencia de un accidente automovilístico.

     Nuestro biografiado nació en Tamaimo el 29 de febrero de 1868, siendo hijo de don Salvador Quintero Gorrín y doña Bárbara Delgado González. El 2 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia de San Fernando por el cura párroco rector, Bachiller don Basilio Delgado Rodríguez; se le puso por nombre “Manuel Julián de la Concepción” y actuó como padrino el presbítero Br. don José Navarro Gorrín, siendo testigos el sacristán don José Ferrer y el monacillo don Antonio Rodríguez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL QUINTERO DELGADO

Santiago del Teide: Don Juan Pérez Forte (?-1724), alférez de Milicias, alcalde mayor de la Villa de Santiago y administrador del diezmo de la Iglesia

Juan Pérez Forte     Nacido probablemente en Los Silos, don Juan Pérez Forte fue uno de los vecinos más destacados en su época del Valle de Santiago, donde ejerció como alférez de Milicias y alcalde mayor de la villa, nombrado por el primer Señor de la misma, así como administrador del diezmo de la Iglesia. Tuvo amplia sucesión, de la que procede la actual familia Forte del Sur de Tenerife, así como algunos Pérez del Valle de Santiago.

     En 1665 contrajo matrimonio en la parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios de Buenavista con doña Inés Domínguez, hija de doña Hilaria Pérez, de ascendencia guanche y vecina del Valle de Santiago en el caserío de Las Manchas. Vivieron primero en Los Silos y luego se establecieron en Las Manchas, donde echaron raíces…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN PÉREZ FORTE

La bendición del primer cementerio de Santiago del Teide, en 1890

Santiago del Teide-cementerios     El municipio de Santiago del Teide cuenta en la actualidad con tres cementerios, pero solo desde el siglo XX, pues con anterioridad sólo existía uno en el casco de la Villa de Santiago. Sin embargo, hasta finales del siglo XIX, durante casi cuatro siglos, los enterramientos de los feligreses se efectuaron exclusivamente en los templos parroquiales, sobre todo en las iglesias de Ntra. Sra. de los Remedios de Buenavista del Norte y de San Fernando en la Villa de Santiago.

     Desde comienzos del siglo XVI, los vecinos que se fueron asentando en el Valle de Santiago pasaron a depender, en lo civil y en lo eclesiástico, de Buenavista del Norte, por lo que debían recibir sepultura en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Remedios de dicha localidad. Luego, tras la creación de la parroquia de San Fernando en 1679 a petición del Señor de la villa, don Fernando del Hoyo Solórzano, esta nueva iglesia pasó a ser el lugar de enterramiento de todos los feligreses del valle y de la vecina jurisdicción de Isora, hasta la segregación de la parroquia de Ntra. Sra. de la Luz de Guía de Isora, en 1738.

     A pesar de la Real Orden dictada en 1787 por el Rey Carlos III, que prohibía el enterramiento en las iglesias por motivos de salud pública, en Santiago del Teide las inhumaciones continuaron efectuándose en la parroquia durante más de un siglo, siendo uno de los últimos municipios de Tenerife en construir un cementerio, suponemos que por los graves problemas económicos que arrastró esta localidad a lo largo de todo el siglo XIX. El cementerio de “San Francisco”, el primero del término, fue bendecido el 14 de diciembre de 1890 por el cura párroco don Félix Oramas y Morales, en presencia de las autoridades locales y numerosa concurrencia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CEMENTERIO SANTIAGO DEL TEIDE

Santiago del Teide-Fasnia: Don Victorino Perdigón y Abreu (1785-1863), polémico párroco de Santiago del Teide, La Orotava, Fasnia, San Juan de la Rambla y La Guancha

Victorino Perdigón     Don Victorino Perdigón comenzó su labor ministerial en la parroquia de Santiago del Teide, que regentó en propiedad durante diez años, aunque en los dos últimos estuvo separado del servicio, pues debido a la denuncia que presentó contra el Señor de la Villa, por no cumplir éste sus obligaciones con la iglesia, el Sr. del Hoyo utilizó toda su influencia para apartarlo del curato. Posteriormente, estuvo encargado durante seis meses de uno de los beneficios parroquiales de Ntra. Sra. de la Concepción de La Orotava, su villa natal, y a continuación ejerció durante un período similar como sacristán mayor de la misma. Luego estuvo durante siete años al frente de la parroquia de San Joaquín de Fasnia, donde gracias a su tesón pudo afrontar la reparación y reapertura del templo, la construcción de la sacristía y el hermoseamiento del presbiterio. Finalmente, pasó a la parroquia de San Juan de la Rambla, que solo regentó un año y medio; y concluyó su ministerio en la parroquia de La Guancha, en la que permaneció durante 19 años, al final de los cuales tuvo algunos enfrentamientos con sus feligreses, por las peculiares costumbres de éstos en relación con algunas festividades, lo que ya le había ocurrido también en la Villa de Santiago.

     Nuestro biografiado nació en la Villa de La Orotava el 23 de marzo de 1785, siendo hijo de don Nicolás Perdigón de la Guardia y doña Rudesinda Francisca de Abreu González. Tres días después fue bautizado en la iglesia del Monasterio de Religiosas Dominicas de dicha villa, a causa de la reedificación de la iglesia matriz de Ntra. Sra. de la Concepción, por el presbítero don Juan Bautista Román, con licencia del Dr. don Francisco Román y Lugo, examinador sinodal del Obispado y beneficiado rector de dicha parroquia; se le puso por nombre “Victorino José”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-VICTORINO PERDIGÓN ABREU

Santiago del Teide: Don Manuel Martel Forte (1813-1895), sargento 2º de Milicias, juez de paz suplente, propietario agrícola y elector contribuyente

Tamaimo.     Al igual que su padre, nuestro biografiado siguió una modesta carrera militar, en la que ascendió desde soldado a sargento 2º de Milicias. Además, fue nombrado primer suplente del juez de paz del Valle de Santiago y, al ser un notable propietario agrícola y ganadero, también figuró entre los electores contribuyentes del municipio, con derecho a participar en las elecciones de diputados provinciales y diputados a Cortes.

     Nació en el Valle de Santiago (probablemente en el pago de Tamaimo) el 17 de marzo de 1813, siendo hijo del sargento don Antonio Martel Trujillo y doña Bernarda Forte Gómez. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Fernando por el cura rector don Victorino Perdigón; se le puso por nombre “Manuel Patricio José Antonio de la Concepción” y actuó como padrino el entonces alférez don José Navarro y Sotomayor…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-MANUEL MARTEL FORTE