Santiago del Teide: Don Lorenzo Dorta del Castillo (1788-1874), propietario agrícola, mayor contribuyente, alcalde constitucional y real de la villa de Santiago, cogedor de la cilla de granos del valle y mayordomo de fábrica de la parroquia

Nacido en Los Silos, pero casado y establecido definitivamente en la villa de Santiago, nuestro biografiado trabajó en este municipio como labrador y propietario agrícola, llegando a ser el mayor contribuyente de todo el Valle. En virtud de ello figuró entre los electores con derecho a participar en la elección de diputados a Cortes y propuesta de senador. Además, dada su posición preeminente, fue nombrado alcalde constitucional y real, cogedor de la cilla de granos de dicho valle y mayordomo de fábrica de la parroquia.

Nació en el pueblo de Los Silos hacia 1788, siendo hijo de don Fernando Dorta Acevedo, natural de dicho pueblo, y doña Clara Gorrín Dorta, que lo era de la villa de Santiago. Fue bautizado en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz. Contrajo matrimonio en la parroquia de San Fernando de Santiago del Teide con doña María González Martel y Gorrín, natural de dicha villa y oriunda por su padre de Guía, y se establecieron en el mismo valle…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide-Guía de Isora: Don Lucas Forte (1678-1752), propietario agrícola y alférez de Milicias

Miembro de una familia de posición económica desahogada, don Lucas Forte dedicó toda su vida al cuidado de las propiedades agrícolas que poseía tanto en el Valle de Santiago como en Guía de Isora. Después de casado se estableció con su familia en el caserío de Las Fuentes, sobre Tejina de Guía, donde vivió y murió. Además, al igual que su padre, obtuvo el empleo de alférez del Regimiento de Milicias de Abona-Adeje, que ostentó durante muchos años, siendo el militar de mayor graduación de dicha zona.

Nació en el caserío de Las Manchas de la villa de Santiago hacia 1678, siendo hijo de del alférez don Juan Pérez Forte y doña Inés Domínguez, casados en Buenavista en 1665. Fue conocido como “Lucas Francisco Forte”. Probablemente fue bautizado en la parroquia de Ntra. Sra. de los Remedios de Buenavista, de la que por entonces dependía dicho Valle…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide: Don Antonio Forte y Dorta (1840-1867), estudiante de Magisterio y primer hijo del Valle de Santiago que cursó estudios superiores, truncados con su prematuro fallecimiento

En esta breve reseña biográfica vamos a recordar el primer hijo del valle de Santiago del Teide que cursó estudios superiores fuera del Seminario, donde sí habían estudiado otros dos miembros de su familia, un tío y un tío abuelo, que se ordenaron de sacerdotes. Tras cursar los estudios primarios en su villa natal, se inició con sus padres en las labores agrícolas y ganaderas, en las cuantiosas propiedades familiares que éstos poseían en dicho valle. Luego, a los 25 años, comenzó la carrera de Magisterio en la Escuela Normal de Maestros de La Laguna, pero ésta se vio truncada con su prematuro fallecimiento, que se produjo cuando solo contaba 27 años de edad.

Nuestro biografiado nació en la villa de Santiago el 12 de junio de 1840, siendo hijo de don Bernardo Forte Gorrín y doña Josefa Dorta González (o Martel), oriunda por su padre de Los Silos y por su madre de Guía de Isora. Cinco días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Fernando por el cura rector don José Yanes Machado; se le puso por nombre “Antonio Bernardo José del Santísimo Sacramento” y actuó como padrino don José Navarro Gorrín…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Principales descripciones de Santiago del Teide en el último cuarto del siglo XIX

En el presente trabajo se incluye una decena de descripciones del municipio de Santiago del Teide, por lo general de extensión bastante limitada, salvo tres de ellas, todas del último cuarto del siglo XIX. En el conjunto de estas referencias bibliográficas se destacan diversos aspectos: situación en el contexto insular; altitud, relieve, límites o distancias a otras localidades; población; existencia de ayuntamiento, parroquia y escuelas; caminos o barrancos del término; cargos públicos y comerciantes; existencia de puerto; y recursos económicos existentes. No obstante, es evidente que todas no profundizan por igual y algunas solo inciden en algunos de estos datos.

A pesar de la limitada información que ofrecen estas descripciones, todas incluyen datos de interés para conocer algunas características de este municipio en la época estudiada, cuando aún se llamaba sólo Santiago o Santiago de Tenerife. Las que recoge el Anuario en sus distintas ediciones relacionan los pagos o barrios principales e incluyen una interesante relación de los personajes que ocupaban los cargos principales o asumían las principales actividades económicas. La de Millares destaca su antiguo carácter de villa de Señorío, su puerto y su iglesia parroquial. La de Stone, la más larga, llama la atención por la profusión de detalles sobre las costumbres locales, haciendo hincapié en la pobreza del término, la falta de agua y la importancia en la alimentación del gofio y los higos picos, que explica con bastante detalle. La de Ardanaz se centra en el relieve o topografía del término, así como en las principales vías de comunicación, su interés militar y la disponibilidad de alojamiento para las tropas. Edwardes, además de lamentar la empinada subida del camino por la ladera de Tamaimo, señala, al igual que había hecho Olivia Stone, la pobreza del pueblo y la curiosidad que los turistas despertaban en el vecindario. La de Vernau destaca, sobre todo, la comunicación por mar con La Gomera. La de Puerta Canseco es la más breve, pero incide en la existencia de escuela. Y la última, la de Arribas, hace una corta pero completa descripción, destaca su iglesia y su hijo más ilustre, recogiendo una graciosa anécdota relacionada con un personaje popular. Como curiosidad, ninguna menciona al vecino caserío de Masca, que pertenecía a la parroquia de Santiago, aunque dependía del ayuntamiento de Buenavista.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide: Don Juan José del Hoyo Solórzano y Sotomayor (1733-1799), V Señor de la Villa de Santiago, patrono de la iglesia parroquial de San Fernando y prioste de la Vera Cruz de Garachico

     Este artículo está dedicado al quinto Señor de la Villa de Santiago, quien la gobernó durante 22 años (1777-1799), tras la prematura muerte de su polémico hermano, don Fernando del Hoyo Solórzano. En ese largo período dio muestras de su cariño por dicho Valle y sus habitantes, pues en él vivió casi todo ese tiempo, nacieron tres de sus hijos, murió y recibió sepultura, habiéndose ganado el aprecio y el respeto de toda la población. Además, fue patrono de la iglesia parroquial de San Fernando Rey durante los mismos años y prioste de la Cofradía de la Vera Cruz de Garachico.

     Era miembro de una de las familias más ilustres de las islas, que conocemos con bastante detalle gracias a la ingente labor desarrollada por don Manuel de Ossuna y Benítez de Lugo, quien la historió en la Revista de Historia Canaria, y don Andrés de Lorenzo-Cáceres, quien lo hizo en el tomo III del “Nobiliario de Canarias”. Más recientemente, el etnógrafo don Álvaro Fajardo Hernández, quien luchó durante muchos años por la restauración de la “Casa del Patio”, bebió en dichas fuentes y publicó en El Día un artículo sobre la Hacienda y Señores de la Villa de Santiago. Lo mismo ha ocurrido con el inquieto Colectivo Arguayo, que ha profundizado en la historia de esta familia en su revista Chinyero, dado el lugar preferente que ha ocupado en la historia local de Santiago del Teide. También se ocuparon de ella Mercedes Belda García y Daniel García Pulido, en su libro “Santiago del Teide. 500 años de Historia”.

     Nuestro biografiado nació en la casona familiar de la Hacienda de Interián, en la Caleta de Interián (Garachico), el 10 de diciembre de 1733, siendo hijo del coronel don Fernando del Hoyo Solórzano y Sotomayor, natural de Buenavista y III Señor de la Villa de Santiago, y de su prima hermana doña Mariana Teresa del Hoyo Solórzano e Interián. El 17 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro de Daute (Garachico); se le puso por nombre “Juan José Agustín Nicolás de las Ánimas Miguel Francisco del Carmen”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La religiosidad y la vida social en el municipio de Santiago del Teide en 1965, según el canónigo José Trujillo Cabrera y tres misioneros

     Conocemos la situación religiosa y, en parte, social del municipio de Santiago del Teide en el año 1965, gracias a dos destacados acontecimientos, la publicación del libro Guía de la Diócesis de Tenerife del canónigo don José Trujillo Cabrera, en el que se recogían interesantes datos de las dos parroquias existentes por entonces, y la celebración de una Santa Misión en la isla de Tenerife, que comenzó precisamente por Santiago del Teide, donde los tres misioneros que se hicieron cargo de ella recogieron la religiosidad de la población y otros interesantes aspectos sociales.

     El municipio de Santiago del Teide estaba constituido por numerosos núcleos de población: El Valle (villa capital), Valle de Arriba, Las Manchas, El Molledo, El Retamar, Arguayo, Tamaimo y Puerto Santiago. Contaba en ese año con solo dos parroquias, una de ellas muy reciente: San Fernando Rey (creada en 1679) y Santa Ana (creada en 1963), que reunían una población de hecho de 1.411 y 1.200 habitantes, respectivamente, ambas atendidas por el cura ecónomo don Horacio Luis de Ávila López…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide: Don Manuel Gorrín (1608-1668), propietario agrícola, alférez de Milicias, primer alcalde mayor y juez ordinario de la Villa de Santiago

     Miembro de una acomodada familia establecida en Tamaimo, don Manuel Gorrín fue un notable propietario agrícola, lo que le permitió obtener el empleo de alférez de la compañía de Milicias del Valle de Santiago. Luego, al crearse el Señorío y la Villa de Santiago, fue nombrado primer alcalde mayor y juez ordinario de la misma por el entonces capitán don Fernando del Hoyo Solórzano, primer Señor de dicha villa. Falleció soltero, cuando contaba unos 60 años.

     Nació en el pago de Tamaimo hacia 1608. Probablemente fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios de Buenavista, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces el Valle de Santiago. Tuvo siete hermanos: don Francisco Gorrín, don Pedro Gorrín, doña Sebastiana de Évora, doña Isabel González, don Melchor Gorrín, doña Ángela Gorrín y doña Ana Gorrín, según se desprende de su testamento. De momento no sabemos con seguridad quiénes fueron sus padres, pero sí sus abuelos: don Florián Gorrín, propietario agrícola y ganadero, exportador de la ceniza de almácigo, fiador del remate de la renta decimal de los ganados de La Gomera, patrono de la capellanía fundada por su madre y alcalde del Valle de Santiago, y doña Inés Pérez, de familia guanche; ambos testaron en Garachico en 1632…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide: Don Antonio Pérez Hernández (1882-1959), cura regente de la Villa de Mazo, cura ecónomo durante nueve años de Santiago del Teide, donde aún se recuerda su labor, y párroco propio de Las Nieves en Santa Cruz de La Palma

    Tras ser ordenado de presbítero y celebrar su primera Misa en la parroquia de su pueblo natal, Los Sauces, este recordado sacerdote palmero fue cura regente y coadjutor de la parroquia de San Blas, en la Villa de Mazo. Luego fue nombrado cura ecónomo de San Fernando, en Santiago del Teide, que regentó durante 9 años y donde desarrolló una brillante labor pastoral y docente, por lo que el “Cura Palmero” es uno de los párrocos más recordados de esta villa. Finalmente, pasó como cura ecónomo a la Parroquia-Santuario de Ntra. Sra. de las Nieves en Santa Cruz de La Palma, que luego obtuvo en propiedad por oposición y regentó hasta su muerte.

     Nació en Los Sauces (San Andrés y Sauces) el 16 de marzo de 1882, siendo hijo de don Antonio Felipe Pérez Martín y doña Eugenia Hernández Acosta. Fue bautizado en la parroquia de Nuestra Señora de Montserrat. Creció en una familia campesina, con austeridad y estrecheces económicas. A pesar de ello, su hermano mayor, don Elías Pérez Hernández (1872-1935) también pudo ingresar en el Seminario y ordenarse de presbítero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Relación de alcaldes del municipio de Santiago del Teide (1548-2019)

     No conocemos todos los alcaldes que ha tenido la jurisdicción de Santiago del Teide, pues al haberse perdido el archivo municipal en un incendio producido hacia 1910 no se conservan actas ni libros de oficios anteriores a esa fecha, por lo que es solamente desde dicho año cuando disponemos de las fechas exactas de posesión y cese, aunque también faltan las actas de 1912 a 1923 y de 1938 a 1944. Sin embargo, gracias a documentos consultados en otros archivos locales, insulares y regionales, tanto públicos como privados, hemos podido elaborar una lista bastante amplia de las personas que ocuparon tanto la alcaldía pedánea o real desde 1548, o la alcaldía mayor u ordinaria desde 1663, ambas en el Antiguo Régimen al XIX, como la posterior alcaldía constitucional. La jurisdicción de estos alcaldes no ha variado a lo largo del tiempo, pues siempre ha abarcado la misma jurisdicción territorial.

     Como curiosidad, de los 81 alcaldes titulares que conocemos, pues muchos repitieron en el cargo, el récord de permanencia en la alcaldía lo ostenta D. Pancracio Socas García, durante más de 15 años consecutivos, seguido por: D. Rafael González Pérez (casi 14 años), D. Juan García Dorta (13 años, en tres etapas), D. Juan Damián Gorrín Ramos (12 años), D. Agustín Rodríguez Guanche (más de 10 años), D. José Trujillo Hernández (unos 10 años, en cuatro etapas), D. José Antonio Navarro Díaz (casi 9 años), D. José Forte González (unos 7 años, en tres etapas), D. Pedro Acevedo Bisshop (casi 6 años), etc. Con respecto al lugar de nacimiento, conocemos por lo menos a 10 alcaldes que no han nacido en este municipio: don D. Antonio González Velázquez (de El Tanque), D. Lorenzo Dorta del Castillo (de Los Silos), D. Agustín Ferrer y González (de Guía de Isora) y Dª. Concepción García Suárez (de La Laguna); además de D. Nicoloso de Ponte y Cuevas, D. Manuel Antonio Ramos, D. José Antonio de Acosta, D. Francisco Olavarrieta, D. Antonio Rodríguez Montana y D. Pedro Acevedo Bisshop, de los que de momento desconocemos su lugar de nacimiento. Como curiosidad, han sido alcaldes vecinos de varios núcleos de población del municipio, pero hasta el momento solo una mujer ha ostentado la alcaldía (Dª. Concepción García Suárez)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santiago del Teide: Don Fernando del Hoyo Solórzano y del Hoyo (1782-1856), cadete de Milicias, hacendado, VI y último Señor de la Villa de Santiago, patrono de su iglesia parroquial, hermano mayor de la Hermandad del Santísimo Sacramento y subteniente abanderado del Batallón de la Milicia Nacional de La Laguna


     Miembro de una de las familias más ilustres de la isla, don Fernando fue el VI y último Señor de la Villa de Santiago, al abolirse en su época los señoríos jurisdiccionales en España, y el único de ellos que nació en la “Casa del patio” de dicho valle. A diferencia de la mayoría de sus antepasados no fue militar de carrera, pues no pasó de cadete de Milicias, pero sí llegó a ser un importante hacendado y mantuvo el título de patrono de la iglesia parroquial de San Fernando de la citada villa, en la que también fue hermano mayor de la Hermandad del Santísimo Sacramento. Vivió en la ciudad de La Laguna, en la que fue elegido en un corto período subteniente abanderado del Batallón de la Milicia Nacional. Tuvo una destacada sucesión y sus herederos entablaron varios pleitos para reclamar el pago de deudas.

     Nuestro biografiado nació en la casa señorial de la Villa de Santiago el 24 de octubre de 1782, siendo hijo de don Juan José del Hoyo Solórzano y doña Petronila del Hoyo y Mesa. Seis días después recibió el bautismo en la iglesia de San Fernando de manos de fray Antonio Manuel Villarreal, de la Orden de San Francisco y teniente de cura en propiedad de dicha parroquia, según nombramiento expedido por el obispo de Canarias don José Tarquis Herrera; se le puso por nombre “Fernando Rafael Juan de Capistrano Tomás Domingo Francisco María de Candelaria José” y actuaron como madrinas doña Leonor del Hoyo y doña Isabel Benítez del Hoyo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: