San Miguel de Abona: Doña Geroncia Díaz Monroy (1867-1957), maestra nacional en Arona, San Miguel de Abona, Vilaflor, Lomo de los Castros (Barlovento), La Degollada (Arico) y Aldea Blanca (San Miguel)

     A una edad avanzada, nuestra biografiada obtuvo el título de Maestra Elemental de Primera Enseñanza en la Escuela Normal de Maestras de La Laguna. Tras solicitar sin éxito la escuela de niñas de su pueblo natal, obtuvo la de Arona, que regentó durante tres años como maestra interina; luego estuvo al frente, también como interina, de las escuelas de niñas de San Miguel de Abona durante dos cursos y de Vilaflor en un curso. Ya como propietaria provisional fue destinada a Lomo de los Castros (Barlovento), donde ejerció durante dos cursos, hasta que se le concedió la excedencia. Una vez solicitado y obtenido el reingreso en el Magisterio, pasó por concurso de traslado a La Degollada (Arico), donde permaneció durante cuatro cursos. Finalmente, por nuevo concurso de traslado obtuvo la escuela de Aldea Blanca, en su municipio natal, a cuyo frente estuvo durante ocho años, hasta alcanzar su jubilación, una vez cumplidos los 71 años de edad, 20 de ellos dedicada a la docencia pública.

     Nació en San Miguel de Abona el 9 de mayo de 1867, a la una de la madrugada, siendo hija del alcalde don José María Díaz de León y doña Cándida Monroy Hernández. Dos días después fue bautizada en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco Br. don Juan Frías y Peraza; se le puso por nombre “Geroncia Cándida” y actuaron como padrinos don José Hernández Sierra y su esposa doña Clara Alfonso Feo, siendo testigos don Cipriano Bello y don Juan Pulido, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GERONCIA DÍAZ MONROY

La primitiva ermita de San Casiano de Las Galletas o Villamar (Arona) y las fiestas en su honor durante la II República (1932-1936)

     El caserío costero de Las Galletas, perteneciente al municipio de Arona pero con una clara influencia de San Miguel de Abona, careció de templo católico hasta 1932, en que se bendijo la primitiva ermita de San Casiano y se celebró su primera fiesta. Su construcción fue promovida por el rico propietario local don Casiano Alfonso Hernández, natural de San Miguel, quien le dio su patronazgo y adquirió las tres primeras imágenes. Fue bendecida el sábado 13 de agosto, festividad de San Casiano, por el obispo de la Diócesis, Fray Albino González Menéndez-Reigada, quien presidió la primera misa; y ese mismo día comenzaron las fiestas celebradas con dicho motivo, que fueron apadrinadas por el empresario santacrucero don Álvaro Rodríguez López. Llama la atención, que al año siguiente se cambió el nombre oficial de dicha localidad por el de “Puerto de Villamar”, nombre que también llevó el primer equipo de fútbol, pero que no llegaría a arraigar y el pueblo lo continuó conociendo como Las Galletas, nombre que ha prevalecido hasta la actualidad.

     En este trabajo reseñamos también las primeras fiestas patronales de dicha localidad, celebradas durante la II República y hasta el inicio de la Guerra Civil, siempre en torno al 13 de agosto, en que la Iglesia Católica festeja a San Casiano. En los dos primeros años, los festejos se limitaron a dos días (13-14 de agosto en 1932 y 12-13 del mismo mes en 1933); en 1934 estaba previsto que durasen tres días, pero aparentemente se redujo a uno (26 de agosto), tras ser aplazados por la muerte de una hija de don Casiano Alfonso Hernández; y en 1935 se extendieron a tres días (12, 13 y 14 de agosto). En dichos años, los actos religiosos solo incluyeron el repique de campanas, dos misas solemnes y una procesión marítimo-terrestre, con las tres imágenes a bordo de barcos engalanados y desembarcadas por El Varadero, entre muchos fuegos artificiales. Por su parte, los actos populares incluían diana, verbena popular, paseo con música, bailes, teatro y concursos de belleza femeninos (premio a la señorita mejor ataviada en una “exposición de mantones de Manila”, en 1933; elección de la “reina de las fiestas” en 1934 o de “Miss Villamar” en 1935), casi todos ellos amenizados por una banda de música. En cuanto a los actos deportivos, contaban con regatas de botes, concursos de natación, partidos de fútbol, combates de boxeo y carreras pedestres; además de diversos juegos, como cucañas en el muelle, carreras de sacos y juego de la sartén, entre otros regocijos; a ellos se unieron el último año unas “jiras a la montaña Amarilla o Pelada”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMITIVA ERMITA Y PRIMERAS FIESTAS DE LAS GALLETAS

San Miguel de Abona: Don Andrés González Martínez (1668-1735), propietario agrícola y alférez de Milicias

     Miembro de una familia de propietarios agrícolas que sobresalieron en las Milicias Canarias, don Andrés también destacó como labrador en las amplias propiedades que poseía en la comarca de Abona. Simultáneamente, siguió la carrera militar hasta alcanzar el empleo de alférez de Milicias, en el que permaneció hasta su muerte. Fue en su momento uno de los personajes más destacados de la actual jurisdicción de San Miguel de Abona.

     Nació en el pago de Aldea el 25 de abril de 1668, siendo hijo del alférez don Martín González y su segunda esposa, doña María Juana. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el presbítero don Pedro García Viera, con licencia del beneficiado don Matías Ruiz Alfonso, y actuaron como padrinos don Antonio Andrés y doña Catalina Delgada [sic]…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANDRÉS GONZÁLEZ

La primera Banda de Música de San Miguel de Abona (1929-1932)

     La primera banda de música que se organizó en San Miguel de Abona se debió a la iniciativa del sacerdote don Ignacio Padrón Marrero, quien llegó a este pueblo en 1929 y regentó la parroquia del Arcángel San Miguel durante tres años, hasta 1932. Fue él quien enseñó el Solfeo y los instrumentos a un grupo de jóvenes, quienes durante tres años amenizaron la vida religiosa y festiva de dicho municipio e incluso de los colindantes. Pero su trayectoria fue corta, frenada por el traslado de su director-fundador y la marcha de muchos de sus componentes al servicio militar o a la emigración.

     Tras su toma de posesión de la parroquia de San Miguel Arcángel, el sacerdote don Ignacio Padrón Marrero concibió la idea de fundar una banda de música en San Miguel de Abona, propuesta que se planteaba por primera vez en dicha localidad, y para ello anunció desde el púlpito el inicio de las clases de Solfeo en el municipio, para jóvenes con edades comprendidas entre los 16 y los 20 años. Ello causó sensación entre los jóvenes sanmigueleros, que, sin pensarlo dos veces, comenzaron a asistir a dichas clases en el salón parroquial, recibiendo las enseñanzas del propio párroco. Adquirieron sus primeros instrumentos a través del Batallón de Tenerife y, con sólo una gorra de plato como única pieza distintiva de su uniforme, esta Banda de Música comenzó su andadura. Sus primeras actuaciones tuvieron lugar en la iglesia del Arcángel San Miguel, acompañando al Coro parroquial en las funciones principales, así como en la celebración navideña de lo Divino y en las procesiones del patrono San Miguel y de la Virgen. Incluso llegaron a salir del municipio, por lo menos para actuar en las Fiestas del Cristo de la Salud de Arona. La agrupación musical llegó a estar compuesta por 21 músicos, además del director…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMERA BANDA DE MÚSICA-SAN MIGUEL DE ABONA

Las primeras escuelas elementales de San Miguel de Abona (1850-1919)

San Miguel de Abona-2     Hasta bien avanzado el siglo XX, la educación era muy deficiente en los pueblos del Sur de Tenerife, como en la mayoría del archipiélago, pues se carecía de locales adecuados, del suficiente material y, en la primera mitad del siglo XIX, de maestros titulados. La situación era aún peor en las escuelas de niñas, que tardaron mucho más que las de niños en llegar a las distintas localidades.

     En 1850 debió crearse la elemental de niños de San Miguel de Abona, por gestión de las dos personas de mayor prestigio de San Miguel de Abona en esa época, el cura párroco don Francisco Guzmán y Cáceres y el capitán don Miguel Alfonso Martínez, íntimos amigos; y el primer maestro del que tenemos noticias fue el sanmiguelero don Faustino García Alfonso. Pero aún debía pasar más de una década para que se crease la escuela de niñas, lo que se hizo realidad hacia 1864. Para regular el funcionamiento de ambas existía una Junta Local de Primera Enseñanza, cuya composición no estuvo exenta de polémica.

     Afortunadamente, conocemos casi toda la relación de maestros que asumieron la docencia en las primeras escuelas elementales de San Miguel de Abona. La escuela de niños estaría regentada durante estos 69 años por nueve maestros, ostentando el récord de permanencia don Miguel Feo Hernández, natural de San Miguel, durante 31 años, seguido por don Abelardo A. Borges, del Realejo, durante unos 10 años. Por su parte, conocemos a siete maestras (una en dos etapas), más tres sustitutas, al frente de la escuela de niñas en ese período. El récord de permanencia lo ostentó la vallisoletana doña Isabel Castrillón y Martín, durante por lo menos 23 años, seguida por doña Gregoria Felipe Díaz, durante 11 años, aunque dos de ellos estuvo sustituida y en la mayor parte de ese tiempo la escuela permaneció cerrada. Además, en cuatro períodos cortos ésta estuvo vacante…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMERAS ESCUELAS DE SAN MIGUEL DE ABONA

San Miguel de Abona: Don Juan Brito Hernández (1825-1914), agricultor, sargento 2º de Milicias, tallador de quintos, secretario interino del Ayuntamiento y acompañado del Juzgado Municipal

San Miguel-41.0 (CFIT)-2     Este artículo está dedicado a un sanmiguelero que siguió una modesta carrera militar, en la que ingresó como soldado, para ascender luego a cabo 1º y sargento 2º de Milicias, empleo con el que actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de San Miguel de Abona. Aunque trabajó toda su vida como agricultor, también ejerció como secretario acompañado del Juzgado Municipal en varios períodos, así como secretario interino del Ayuntamiento en una corta etapa. Además, actuó como interventor electoral y fue hermano de la Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia del Arcángel San Miguel.

     Nuestro biografiado nació en San Miguel el 30 de abril de 1825, siendo hijo de don Domingo (González) Brito y Bello, natural de La Escalona (Vilaflor), y doña María Agustina Hernández Querido y de León Sierra, que lo era de la primera localidad. El 3 de mayo inmediato fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propietario don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Juan Domingo de Santa Catalina” y actuó como padrino don Juan Rodríguez Beltrán, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN BRITO HERNÁNDEZ

San Miguel de Abona: Sor Magdalena Feo Feo (1929-1978), Maestra, Lcda. en Filosofía y Letras, religiosa claretiana, profesora y directora de colegios y superiora de su comunidad

Sor Magdalena Feo Feo     Tras cursar el Bachillerato obtuvo el título de Maestra y posteriormente el de Lcda. en Filosofía y Letras. Luego tomó el hábito en la Congregación de Religiosas de María Inmaculada, Misioneras Claretianas, y profesó en la comunidad de dicha Orden de Sarriá (Barcelona). Se dedicó a la enseñanza y estuvo destinada como profesora y directora en el Colegio “María Inmaculada” de Carcagente (Valencia), en el que también fue superiora de la comunidad religiosa; luego pasó como directora al Colegio de las Misioneras Claretianas del barrio de Argüelles, en Madrid, del que también fue jefe de estudios. Tras recuperar fuerzas en la Casa de Formación de Sarriá (Barcelona), situada en el pinar cercano al Tibidabo, volvió a ser destinada como profesora al Colegio de Carcagente. En dicho destino se le descubrió una grave enfermedad, de la que fue operada, y tras el correspondiente tratamiento fue enviada al Colegio de Puerto Sagunto (Valencia), donde se recuperó físicamente, pero las secuelas de su operación le obligaron a dejar la docencia. Al final de su corta vida regresó a Tenerife y se incorporó  la Comunidad de las Misioneras Claretianas de El Cardonal (La Laguna), en la que estuvo menos de un año, hasta su prematuro fallecimiento.

     Nació en San Miguel de Abona el 27 de junio de 1929, a las diez de la mañana, siendo hija de don Desiderio Feo Rodríguez, de la misma naturaleza, y doña Cándida Feo Díaz, nacida en Puerto Rico, aunque oriunda del mismo pueblo. El 19 de julio inmediato fue bautizada en la iglesia del Arcángel San Miguel por don Esteban Hernández Ramos, cura párroco de Granadilla e interino de San Miguel; se le puso por nombre “María Magdalena del Perpetuo Socorro” y actuaron como padrinos don Daniel Feo y doña María Rodríguez. El 24 de febrero de 1935 fue confirmada en el mismo templo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR MAGDALENA FEO FEO

San Miguel de Abona: Don Ricardo Díaz Delgado (1923-2013), sacerdote, cura ecónomo de Arona y encargado de Vilaflor, coadjutor de Santa Cruz de Tenerife, párroco católico en Puerto Rico y presbiteriano en New York

Ricardo Díaz Delgado     Estudiante brillante en el Seminario, tras ser ordenado sacerdote nuestro biografiado ejerció durante seis años y medio como cura ecónomo de Arona, donde reactivó la vida religiosa, y también estuvo encargado un año de la parroquia de Vilaflor; luego fue coadjutor de Santa Cruz de Tenerife. Con posterioridad emigró a Puerto Rico, país en el que ejerció durante seis años como párroco católico en la localidad de Cidra. De allí pasó a Estados Unidos, donde contrajo matrimonio; por ello se integró en la Iglesia Presbiteriana y ejerció durante 21 como párroco en New York, primero en la parroquia de Sion del importante barrio de Brooklyn y luego en la de Home del conflictivo barrio del Bronx, hasta su jubilación. Tras enviudar regresó a Tenerife y se reintegró en la Diócesis Nivariense, como sacerdote jubilado, alternando su residencia entre Santa Cruz de Tenerife y San Miguel de Abona, su pueblo natal.

     Nació en San Miguel de Abona el 7 de febrero de 1923, siendo hijo de Miguel Díaz Monroy, natural de dicho pueblo, y doña María Delgado Collazo, que lo era de Puerto Rico, aunque oriunda de la localidad tinerfeña. El 18 de abril de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de San Miguel Arcángel por el cura párroco don José Siverio Díaz; se le puso por nombre “Ricardo Miguel” y actuaron como padrinos don José Gómez Bello y su esposa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-RICARDO DÍAZ DELGADO

Vilaflor de Chasna-San Miguel de Abona: Doña Ángela Fraga y Fraga (1912-1995), maestra de El Médano, El Frontón y Vilaflor

Ángela Fraga Fraga     Miembro de una familia modesta, pero que contó con varias maestras, doña Ángela también cursó la carrera de Magisterio en la Escuela Normal de Maestras de La Laguna. Obtuvo por oposición una plaza de maestra-alumna del curso profesional del Magisterio, gracias a lo cual se le concedió la escuela de El Médano, al frente de la cual estuvo durante seis años. Luego, por concurso de traslado pasó a la escuela de El Frontón, en San Miguel de Abona, que regentó durante 21 años. Finalmente, por un nuevo concurso de traslado, se le concedió una escuela de niñas del colegio de Vilaflor, su pueblo natal, en el que permaneció otros 16 años, hasta su jubilación, tras más de cuatro décadas de intensa labor docente.

     Nuestra biografiada nació en las Cuatro Esquinas de Vilaflor el 3 de agosto de 1912, a las siete de la mañana, siendo hija de don José Fraga Hernández, natural de Arona, y doña Leandra Fraga González, que lo era de la primera localidad. El 23 de abril de 1913 fue bautizada en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura párroco don José del Castillo Arvelo; se le puso por nombre “Ángela María” y actuaron como padrinos don Francisco Fraga González y su hermana doña Luciana. Fue conocida entre sus familiares y amigos como “Angelita”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGELA FRAGA FRAGA

San Miguel de Abona: Don Pablo Calcerrada Bello (1857-?), hacendado y 2º teniente de los Voluntarios de Puerto Rico

pablo-calcerrada-bello     Dada la gran cantidad de sanmigueleros que emigraron a Puerto Rico, no es de extrañar que muchos de ellos se integrasen en el “Instituto de Voluntarios de Puerto Rico”, una organización militar no profesional, cuya misión era de apoyo al Ejército regular español en caso de guerra; incluso, algunos hijos de San Miguel de Abona alcanzaron empleos de oficiales en dicho cuerpo. En este artículo nos ocupamos de uno de esos hombres, don Pablo Calcerrada Bello, importante hacendado de Lares, que ingresó en el Batallón de Voluntarios “Los Tiradores de la Altura”, en el que primero ascendió a sargento y luego a 2º teniente de la compañía que tenía su sede en dicha localidad.

     Nuestro biografiado nació en San Miguel de Abona el 15 de enero de 1857, siendo hijo de don Saturnino Antonio Calcerrada (Delgado) Llarena y doña María Candelaria Bello de León. Tres días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propio don Jerónimo Mora y Hernández; se le puso por nombre “Pablo Fulgencio” y actuaron como padrinos don José Gabriel Monroy y su esposa, doña María Candelaria Martínez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PABLO CALCERRADA BELLO