San Miguel de Abona: Don Ricardo Díaz Delgado (1923-2013), sacerdote, cura ecónomo de Arona y encargado de Vilaflor, coadjutor de Santa Cruz de Tenerife, párroco católico en Puerto Rico y presbiteriano en New York

Ricardo Díaz Delgado     Estudiante brillante en el Seminario, tras ser ordenado sacerdote nuestro biografiado ejerció durante seis años y medio como cura ecónomo de Arona, donde reactivó la vida religiosa, y también estuvo encargado un año de la parroquia de Vilaflor; luego fue coadjutor de Santa Cruz de Tenerife. Con posterioridad emigró a Puerto Rico, país en el que ejerció durante seis años como párroco católico en la localidad de Cidra. De allí pasó a Estados Unidos, donde contrajo matrimonio; por ello se integró en la Iglesia Presbiteriana y ejerció durante 21 como párroco en New York, primero en la parroquia de Sion del importante barrio de Brooklyn y luego en la de Home del conflictivo barrio del Bronx, hasta su jubilación. Tras enviudar regresó a Tenerife y se reintegró en la Diócesis Nivariense, como sacerdote jubilado, alternando su residencia entre Santa Cruz de Tenerife y San Miguel de Abona, su pueblo natal.

     Nació en San Miguel de Abona el 7 de febrero de 1923, siendo hijo de Miguel Díaz Monroy, natural de dicho pueblo, y doña María Delgado Collazo, que lo era de Puerto Rico, aunque oriunda de la localidad tinerfeña. El 18 de abril de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de San Miguel Arcángel por el cura párroco don José Siverio Díaz; se le puso por nombre “Ricardo Miguel” y actuaron como padrinos don José Gómez Bello y su esposa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-RICARDO DÍAZ DELGADO

Vilaflor de Chasna-San Miguel de Abona: Doña Ángela Fraga y Fraga (1912-1995), maestra de El Médano, El Frontón y Vilaflor

Ángela Fraga Fraga     Miembro de una familia modesta, pero que contó con varias maestras, doña Ángela también cursó la carrera de Magisterio en la Escuela Normal de Maestras de La Laguna. Obtuvo por oposición una plaza de maestra-alumna del curso profesional del Magisterio, gracias a lo cual se le concedió la escuela de El Médano, al frente de la cual estuvo durante seis años. Luego, por concurso de traslado pasó a la escuela de El Frontón, en San Miguel de Abona, que regentó durante 21 años. Finalmente, por un nuevo concurso de traslado, se le concedió una escuela de niñas del colegio de Vilaflor, su pueblo natal, en el que permaneció otros 16 años, hasta su jubilación, tras más de cuatro décadas de intensa labor docente.

     Nuestra biografiada nació en las Cuatro Esquinas de Vilaflor el 3 de agosto de 1912, a las siete de la mañana, siendo hija de don José Fraga Hernández, natural de Arona, y doña Leandra Fraga González, que lo era de la primera localidad. El 23 de abril de 1913 fue bautizada en la iglesia de San Pedro Apóstol por el cura párroco don José del Castillo Arvelo; se le puso por nombre “Ángela María” y actuaron como padrinos don Francisco Fraga González y su hermana doña Luciana. Fue conocida entre sus familiares y amigos como “Angelita”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGELA FRAGA FRAGA

San Miguel de Abona: Don Pablo Calcerrada Bello (1857-?), hacendado y 2º teniente de los Voluntarios de Puerto Rico

pablo-calcerrada-bello     Dada la gran cantidad de sanmigueleros que emigraron a Puerto Rico, no es de extrañar que muchos de ellos se integrasen en el “Instituto de Voluntarios de Puerto Rico”, una organización militar no profesional, cuya misión era de apoyo al Ejército regular español en caso de guerra; incluso, algunos hijos de San Miguel de Abona alcanzaron empleos de oficiales en dicho cuerpo. En este artículo nos ocupamos de uno de esos hombres, don Pablo Calcerrada Bello, importante hacendado de Lares, que ingresó en el Batallón de Voluntarios “Los Tiradores de la Altura”, en el que primero ascendió a sargento y luego a 2º teniente de la compañía que tenía su sede en dicha localidad.

     Nuestro biografiado nació en San Miguel de Abona el 15 de enero de 1857, siendo hijo de don Saturnino Antonio Calcerrada (Delgado) Llarena y doña María Candelaria Bello de León. Tres días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propio don Jerónimo Mora y Hernández; se le puso por nombre “Pablo Fulgencio” y actuaron como padrinos don José Gabriel Monroy y su esposa, doña María Candelaria Martínez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PABLO CALCERRADA BELLO

La Sociedad republicana “La Libertad” de San Miguel de Abona (1910-1913)

san-miguel-lalibertad     En un artículo anterior ya señalamos que San Miguel de Abona contó a lo largo del siglo XIX con varios casinos o sociedades de recreo: Casino “La Unión” (1887, 1904-1912 y 1936, en tres etapas), Sociedad “La Juventud” (1909-1911), Sociedad “La Libertad” (1910-1913), Club “San Miguel (desde 1926 hasta el presente) y Sociedad “El Roque” (1953-1955). Llama la atención, que entre 1910 y 1911 llegaran a coexistir en este pueblo tres sociedades. En este artículo nos vamos a centrar en la tercera de ellas, “La Libertad”.

     En noviembre de 1909 se fundó en esta localidad sureña la Sociedad “La Juventud”, con motivo de la escisión sufrida por la única Sociedad que existía hasta entonces, “La Unión”, en una época muy convulsa en San Miguel de Abona desde el punto de vista político. Por ello, prácticamente desde sus inicios se politizó y ello dio lugar a un rápido cisma entre sus socios, sobre todo tras la creación del Comité Republicano local en el mes de diciembre inmediato. El sector “leonino”, mayoritario, controló la junta directiva y modificó el reglamento para limitar el papel del sector republicano; pero éste presentó una denuncia al gobernador civil, logrando su clausura temporal, período que aprovechó para elegir a su propia junta directiva e intentar legalizarla bajo su control. Como era de esperar, los medios informativos insulares fueron informando de dicho enfrentamiento, pero según su propia afinidad: El Tiempo y La Opinión daban la razón a los “leoninos”, mientras que El Progreso y La Prensa se manifestaban a favor de los republicanos. Finalmente, el Gobierno Civil le dio la razón a la primera junta y al reglamento reformado. Dada su derrota, la mayor parte de los socios del sector republicano se dieron de baja de la Sociedad “La Juventud” o dejaron de pagar sus cuotas, lo que a la larga supuso su expulsión.

     Pero no contentos con ello, el 22 de mayo de 1910 los republicanos fundaron su propio casino, la Sociedad “La Libertad”, en cuya primera junta directiva se integraron varios de los líderes disidentes de la anterior: don Eladio González, don José Marrero, don Wenceslao Marrero, don Santiago Frías y don Miguel Toledo. Como era de esperar, los enfrentamientos continuaron entre ambas sociedades, implicando incluso al Ayuntamiento y a la parroquia, hasta el punto de que se denunció ante el Juzgado de primera instancia una supuesta profanación de la iglesia por algunos republicanos, con el consiguiente cierre de la misma. Durante el año en que coexistieron, los corresponsales de los periódicos afines ensalzarían las actividades de una sociedad y criticarían o menospreciarían las de la otra; y así continuó la situación hasta mediados de 1911, en que se disolvió la polémica Sociedad “La Juventud”, tras una trayectoria corta y tortuosa. No obstante, tras el cierre de ésta, las luchas políticas continuarían entre las otras dos sociedades existentes en San Miguel, “La Unión” y “La Libertad”, hasta la desaparición de la primera en 1912. Pero a pesar de quedarse sola, la Sociedad “La Libertad” solo sobreviviría un año y, después de haber contado con tres casinos, el municipio de San Miguel se quedaría sin ninguno durante muchos años…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOCIEDAD “LA LIBERTAD” DE SAN MIGUEL

San Miguel de Abona: Don Francisco Guzmán y Cáceres (1769-1850), párroco propio durante tres décadas, que da nombre a una calle de la localidad

francisco-guzman-caceres     Poco sabemos de este recordado sacerdote canario que desarrolló la mayor parte de su labor pastoral como párroco en propiedad de San Miguel de Abona, donde ejerció durante tres décadas, hasta su muerte, implicándose en todas las obras de mejora que se hicieron en dicha localidad en esa época, algunas de las cuales pagó de su propio peculio. Gozó de gran prestigio en el municipio y, como reconocimiento a sus desvelos por éste, tras su muerte el Ayuntamiento de dicha localidad dio su nombre a la calle en la que había vivido.

     Nuestro biografiado nació hacia 1769, pero de momento no hemos podido averiguar el lugar en que lo hizo, aunque sin duda era natural de estas islas y, por sus apellidos, probablemente de Gran Canaria, La Palma o Tenerife. Tras ser ordenado de Presbítero, suponemos que desarrolló durante varias décadas su labor de apostolado en distintas localidades de la geografía isleña, que aún no hemos podido documentar. El último y principal destino de la carrera eclesiástica de don Francisco fue el de cura párroco de San Miguel de Abona, que obtuvo en propiedad por oposición. El 28 de enero de 1820, a los 51 años de edad, tomó posesión de la parroquia del Arcángel San Miguel, a cuyo frente permaneció durante 30 años, hasta su fallecimiento. También actuó como mayordomo de fábrica de dicha parroquia y aún ostenta el récord de permanencia al frente de ella, a lo largo de toda su historia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO GUZMÁN Y CÁCERES

El artículo “Nuestras informaciones. Lo que tienen y lo que necesitan los pueblos: San Miguel” (1912)

San Miguel-artículo-1912     Este artículo, dedicado a San Miguel de Abona y firmado por “H.”, fue publicado en las páginas primera y segunda del “diario republicano autonomista El Progreso, de Santa Cruz de Tenerife, el viernes 7 de junio de 1912.

     En el corto trabajo, en primer lugar se hace un completo análisis del municipio de San Miguel de Abona, que incluye su situación geográfica, número de habitantes y topografía; posteriormente se relacionan los principales edificios de la localidad, la producción agrícola, las industrias locales y las dos sociedades existentes, ambas de carácter político (“La Libertad”, republicana, y “La Unión”, monárquica); destacando a continuación la mala situación del Ayuntamiento, con deudas, incapacidad de los concejales y servicios mal atendidos.

    Luego, se centra en enumerar las principales necesidades y aspiraciones del término municipal: las mejoras en las escuelas y viviendas de los maestros, la construcción de una casa para la escuela de niñas y otra para estación telegráfica, el arreglo del cementerio, la modificación de los lavaderos públicos y los caminos vecinales; la necesaria explotación de aguas subterráneas, el estudio de la enfermedad que afectaba a las higueras y el establecimiento de una sucursal bancaria; la terminación de la carretera general, la construcción de otra que comunicase los principales pueblos de la comarca de Chasna, la mejora de las comunicaciones con los embarcaderos más cercanos y la construcción de un embarcadero en Los Abrigos; la necesaria duplicación de las escuelas, la elevación de categoría de la cartería local, la conducción de los paquetes postales por vapores hasta Los Abrigos y la instalación del ferrocarril de circunvalación. Por último, el articulista recoge las críticas a los políticos locales, que solo se acordaban del pueblo en los períodos electorales y a los que solo había que agradecer, en toda la historia de la localidad, la creación de una estación telegráfica y la inacabada carretera al puerto…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Descripción-SAN MIGUEL DE ABONA-1912

San Miguel de Abona: Don Faustino García Alfonso (1831-1910), maestro de Primera Enseñanza, soldado de Milicias, emigrante a Puerto Rico y secretario del Ayuntamiento de San Miguel

Faustino García Alfonso     Miembro de una ilustre familia, fue uno de los primeros canarios que obtuvo el título de Maestro Elemental de Primera Enseñanza en la Escuela Normal de La Laguna. Siendo aún estudiante, regentó interinamente y con brillantez la escuela pública de niños de su pueblo natal, en el que probablemente regentó años más tarde una academia particular. Además, fue soldado de Milicias, emigrante a Puerto Rico, secretario del Ayuntamiento de San Miguel de Abona, vocal-secretario del Comité Republicano Federal de dicha localidad, jurado judicial, elector contribuyente y presidente suplente de la mesa electoral.

     Nació en San Miguel de Abona el 15 de febrero de 1831, siendo hijo de don Juan García del Castillo, natural de Granadilla de Abona, y doña María Alfonso Feo, que lo era de la primera localidad. Tres días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propietario don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Faustino Miguel Cándido” y actuaron como padrinos sus tíos maternos, el subteniente de Milicias don Antonio Alfonso Feo y su hermana doña María Cándida…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FAUSTINO GARCÍA ALFONSO

Arona-San Miguel de Abona: Don Juan Antonio Hernández de Fuentes (1780-1866), sargento de Milicias, fiel de fechos, síndico personero, secretario, regidor y diputado 1º del Ayuntamiento de San Miguel

Juan Antonio Hernández Fuentes     El presente artículo está dedicado a un sencillo personaje sureño, que vivió entre los siglos XVIII y XIX, en los municipios de Arona y San Miguel de Abona. Siguió una modesta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de sargento de Milicias. Además, durante más de tres décadas desempeñó numerosos cargos en el Ayuntamiento de San Miguel de Abona, tanto en el real como en el constitucional, entre ellos los de fiel de fechos, síndico personero, comisionado, secretario, regidor, diputado 1º y procurador síndico. Vivió en El Roque y contribuyó a la adquisición de la urna del Señor Difunto de la parroquia del Arcángel San Miguel.

     Nació en el pago del Valle de San Lorenzo (Arona) el 26 de octubre de 1780, siendo hijo de don Francisco Hernández de Fuentes y doña Ana González de Torres. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el beneficiado curado don Agustín Lorenzo Viera y Torres; se le puso por nombre “Juan Antonio Evaristo” y actuaron como padrinos don Domingo Hernández de Fuentes y doña María de la Ascensión García, vecinos de dicho lugar en Tamaide…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN ANTONIO HERNÁNDEZ DE FUENTES

San Miguel de Abona: Don Luciano Alfonso Mejías (1863-1920), médico titular, juez municipal, propietario y exportador agrícola, pionero del cultivo del tomate y de los aprovechamientos de agua, y mayor contribuyente del municipio

Luciano Alfonso Mejías     Tras obtener el título de Bachiller en Santa Cruz de Tenerife, nuestro biografiado pasó a la Península, donde obtuvo el de Licenciado en Medicina. De regreso a su pueblo natal, ejerció en él durante muchos años como médico titular. Asimismo, destacó como propietario y exportador agrícola, pionero del cultivo del tomate y de los aprovechamientos de agua, llegando a ser el mayor contribuyente de San Miguel de Abona. En este municipio también tuvo una intensa vida social y política, ligada al Partido Liberal, pues fue elector contribuyente, jurado judicial, interventor electoral, miembro de la Junta Municipal, director de feria y presidente de la comisión de fiestas, vocal a la Junta Local de Primera Enseñanza y juez municipal, suplente y titular, además de vocal de la Junta Pericial de Vilaflor. Colaboró en diversas suscripciones y donó el solar para la construcción de la ermita de El Roque.

     Nació en San Miguel de Abona el 9 de marzo de 1863, a las cinco de la tarde, siendo hijo de don José Alfonso Feo, natural del mismo pueblo, y doña Pilar Mejías González, que lo era de Arico. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco don Gerónimo Mora y Hernández; se le puso por nombre “Luciano de San Francisco” y actuaron como padrinos don Antonio Hernández y su esposa doña Cándida Alfonso, naturales y vecinos de la misma localidad, siendo testigos don Miguel González y don Tomás Pulido, el primero sacristán y el segundo monaguillo de la parroquia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LUCIANO ALFONSO MEJÍAS

La polémica Sociedad “La Juventud” de San Miguel de Abona (1909-1911) y su protagonismo en los enfrentamientos políticos locales

San Miguel_03_1-calle     Como la mayoría de los municipios de la isla, San Miguel de Abona, contó a lo largo del siglo XIX con varios casinos o sociedades de recreo: Casino “La Unión” (1887, 1904-1912 y 1936, en tres etapas), Sociedad “La Juventud” (1909-1911), Sociedad “La Libertad” (1910-1913), Club “San Miguel (desde 1926 hasta el presente) y Sociedad “El Roque” (1953-1955). En este artículo nos vamos a centrar en la segunda de ellas, “La Juventud”.

     Esta sociedad se fundó en una época muy convulsa en San Miguel de Abona, como en toda la isla, desde el punto de vista político. Por ello, prácticamente desde sus inicios se politizó y ello dio lugar a un cisma entre sus socios. El sector “leonino”, mayoritario, controló la junta directiva y modificó el reglamento para limitar el papel del sector republicano; pero éste presentó una denuncia al gobernador civil, logrando su clausura temporal, que aprovechó para elegir a su propia junta directiva e intentar legalizarla bajo su control. Como era de esperar, los medios informativos insulares fueron informando de dicho enfrentamiento, pero según su propia afinidad: El Tiempo y La Opinión daban la razón a los “leoninos”, mientras que El Progreso y La Prensa se manifestaban a favor de los republicanos. Finalmente, el Gobierno Civil le dio la razón a la primera junta y al reglamento reformado, por lo que los republicanos se dieron de baja en este casino y fundaron una nueva sociedad, “La Libertad”. Pero los enfrentamientos continuaron e incluso trascendieron a ambas sociedades, implicando al Ayuntamiento y a la parroquia, hasta el punto de provocar una supuesta profanación de la iglesia, con el consiguiente cierre de la misma, y a denuncias en el Juzgado de primera instancia. La polémica Sociedad “La Juventud” llegó a contar con un centenar de socios, pero solo se mantuvo en funcionamiento durante poco más de un año, en una trayectoria corta y tortuosa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOCIEDAD LA JUVENTUD-SAN MIGUEL