Descripciones del término municipal de San Miguel de Abona en la primera mitad del siglo XIX

En el presente trabajo se incluyen seis descripciones del municipio de San Miguel de Abona que, por lo general, son de extensión bastante limitada, así como dos referencias indirectas o colaterales a esta localidad, todas de la primera mitad del siglo XIX. En el conjunto de ellas se destacan diversos aspectos: la situación en el contexto comarcal e insular; los límites o la distancia a otras localidades; la población; la parroquia; el ayuntamiento; el embarcadero más próximo; la riqueza o los recursos económicos; etc. Destacan por su extensión y detalle dos de ellas, la de Escolar y Serrano y la de Madoz.

A pesar de la corta información que ofrece la mayoría y al margen de algún error o confusión que hemos intentado aclarar, todas incluyen datos de interés para conocer algunas características de este municipio en la época estudiada. Una de ellas (Escolar), la más extensa, dedica especial interés a la economía, la parroquia y la población; dos (Mac-Gregor y Díaz Núñez) destacan su segregación parroquial de Vilaflor; otra (Zufiría & Monteverde) menciona la composición de su Ayuntamiento; y la más completa (Madoz), relaciona su situación, clima, población, parroquia, fiestas, límites, orografía, producción agrícola, población y riqueza…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-San Miguel de Abona: Don Nicolás Gómez del Castillo (1776-1860), propietario agrícola, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias Provinciales, alcalde de San Miguel, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, segundo mayor contribuyente de dicho pueblo y alcalde de Granadilla

Aunque toda su vida trabajó como propietario agrícola, también siguió una limitada carrera militar como soldado, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias; con este último empleo fue propuesto en dos ocasiones para subteniente, pero no obtuvo dicho nombramiento por su enemistad con sus superiores, probablemente por motivos políticos. Aunque era natural de Charco del Pino (Granadilla de Abona), tras contraer matrimonio en San Miguel de Abona se estableció en este pueblo, en el que desempeñó numerosos cargos: alcalde constitucional, comisionado del Ayuntamiento para el Cabildo abierto, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, diputado del Ayuntamiento, alcalde real y escrutador electoral; llegó a ser el segundo mayor contribuyente de dicho municipio. Después de celebrar segundas nupcias se estableció en su pago natal de Charco del Pino, siendo elegido alcalde de Granadilla, aunque renunció a dicho cargo debido a su avanzada edad. Fue un hombre longevo y logró sobrevivir a sus tres esposas.

Nació en el pago de Charco del Pino el 20 de abril de 1776, siendo hijo de don Antonio Gómez del Castillo y doña María Hernández González (o Luis). Ocho días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua de Granadilla por el cura párroco don Francisco Cruz Alayón y Salcedo; se le puso por nombre “Nicolás Antonio” y actuó como padrino el militar don Nicolás Javier Viera y Torres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La religiosidad y la vida social en el municipio de San Miguel de Abona en 1965, según el canónigo José Trujillo Cabrera y cuatro misioneros

Conocemos la situación religiosa y, en parte, social del municipio de San Miguel de Abona en el año 1965, gracias a dos destacados acontecimientos, la publicación del libro Guía de la Diócesis de Tenerife del canónigo don José Trujillo Cabrera, en el que se recogían interesantes datos de la única parroquia existente por entonces, y la celebración de una Santa Misión en la isla de Tenerife, de la que en San Miguel de Abona se hicieron cargo cuatro misioneros, que recogieron en su crónica tanto la religiosidad de la población como otros interesantes aspectos sociales. El municipio de San Miguel de Abona, aparte de la cabecera del término, contaba en ese año con varios núcleos de población: El Roque, Las Zocas, Aldea Blanca y El Frontón. Existía una sola parroquia, la del Arcángel San Miguel (creada en 1796), que reunía una población de hecho de 3.150 habitantes y era atendida por el cura ecónomo don Miguel González Díaz, natural del mismo pueblo.

En el mencionado libro del canónigo don José Trujillo Cabrera se recogió una interesante información de la parroquia del Arcángel San Miguel de San Miguel de Abona, que por entonces incluía a todo el término municipal. En ella se detalla el Santo titular, la población, las escuelas existentes, la casa rectoral, la reseña histórica desde su creación, la iglesia parroquial, los colectivos que funcionaban en ella y las fiestas patronales, así como la relación de pagos existentes en su jurisdicción, con sus correspondientes escuelas, ermitas y habitantes.

Por su parte, con motivo de la Misión celebrada en ese mismo año 1965, en este municipio se establecieron tres centros misionales, uno en la cabecera municipal, otro en Las Zocas y el tercero en Aldea Blanca; llama la atención que no se pusiese un centro misional en El Roque ni en El Frontón, a pesar de su aislamiento y de contar con una considerable población, por lo que dichos vecinos debieron acudir a la cabecera municipal. En este artículo se recoge la crónica de los actos misionales, redactada por los propios misioneros que la llevaron a cabo, lo que nos permite conocer como era por entonces la vida religiosa y social en los distintos núcleos que integraban el término municipal, con datos a veces curiosos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona-Vilaflor de Chasna: Don Marcos Rodríguez del Roque (1626-1703), propietario agrícola y alférez de Milicias

Nuestro biografiado llegó a ser en su época el hijo más ilustre del núcleo de El Roque, en el actual municipio de San Miguel de Abona, pero que por entonces dependía de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna. Destacó como propietario agrícola, pero sobre todo sobresalió como alférez en el Tercio de Milicias de Abona-Adeje, empleo en el que permaneció por lo menos durante casi cuatro décadas y hasta su muerte, siendo el segundo oficial de la compañía de San Miguel de Abona, a cuyo frente estuvo durante algún tiempo por muerte del capitán jefe.

Nació en mayo de 1626 probablemente en el caserío de El Roque (San Miguel de Abona), siendo hijo de don Baltasar Rodríguez del Roque y doña Isabel Lorenzo. El 1 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el beneficiado Br. don Alonso Pérez Perera; se le puso por nombre “Marcos” y actuaron como padrinos don Gaspar Rodríguez y doña Isabel Lorenzo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Miguel Hernández Feo (1822-1892), propietario agrícola, procurador síndico y alcalde constitucional, 2º teniente de la 1ª Compañía de San Miguel y ayudante del Batallón de la Milicia Nacional de Abona

Trabajó durante toda su vida en el cuidado de sus cuantiosas propiedades agrícolas, llegando a figurar entre los mayores contribuyentes del municipio y, como tal, con derecho a participar en las elecciones de concejales, diputados provinciales, diputados a Cortes y compromisarios para senadores. En esta situación, fue elegido alcalde constitucional de San Miguel de Abona y procurador síndico del Ayuntamiento en dos etapas. Además, fue designado por sorteo soldado suplente de las Milicias Provinciales; y se alistó como voluntario en la Milicia Nacional de San Miguel, siendo elegido 2º teniente de la 1ª Compañía de dicho municipio, así como ayudante del cuadro de mandos del Batallón de Abona de ese mismo cuerpo. También fue uno de los miembros de la comisión nombrada para la adquisición de la urna del Señor Difunto para la iglesia parroquial del Arcángel San Miguel.

Nació en San Miguel de Abona el 7 de abril de 1822, siendo hijo del militar don Tomás de Aquino Hernández de Fuentes y doña María Isabel Rodríguez Feo y Pérez. Tres días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propio don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Miguel Antonio de San Agustín” y actuó como padrino don Agustín Pérez Alonso…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona-Adeje: Don Anselmo Feo (Gómez) Sierra (1829-1885), cabo 1º de Milicias, juez de paz suplente, primer juez municipal y alcalde constitucional de San Miguel, elector contribuyente y propietario

Miembro de una destacada familia, nuestro biografiado inició una modesta carrera militar como soldado en el Batallón Provincial de Abona, en el que ascendió hasta cabo 1º de Milicias, aunque al final pasó al Batallón Ligero Provincial de La Orotava, en el que obtuvo su licencia absoluta. Como uno de los mayores propietarios de San Miguel de Abona, figuró entre los electores contribuyentes de dicho municipio, en el que gozó de notable prestigio, pues desempeñó los cargos de juez de paz suplente, primer juez municipal y alcalde constitucional.

Nació en San Miguel de Abona el 21 de abril de 1829, siendo hijo de don Nicolás Bruno Feo Hernández y doña María Petra de los Dolores Sierra de León. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propietario don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Anselmo Bartolomé de San Nicolás” y actuaron como padrinos don Bartolomé Hernández y su mujer, doña María Petra de León Sierra…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Antonio González León (1955-2019), taxista, Bachiller en Teología, párroco de Hermigua, Agulo, La Orotava, Puerto de la Cruz, Guía de Isora y Las Galletas (Arona), profesor de Religión, capellán, arcipreste de La Orotava, vicario episcopal del Norte y del Sur de Tenerife

Tras cursar sus estudios primarios en su pueblo natal y el Bachillerato Elemental en Granadilla, ingresó en el Seminario Diocesano de Tenerife, en el que cursó su carrera eclesiástica, mientras trabajaba como taxista en el Sur, en los períodos vacacionales. Tras obtener el título de Bachiller en Teología y ser ordenado sacerdote, durante ocho años estuvo destinado en La Gomera, donde ejerció como cura ecónomo de las parroquias de Hermigua y encargado de las de Agulo, capellán del cuartel de Infantería y del Hospital de San Sebastián de La Gomera, así como profesor de Religión del Instituto de dicha villa y de los colegios de Hermigua y Agulo. Luego fue trasladado a la villa de La Orotava, donde durante 17 años fue cura ecónomo de San Juan Bautista y encargado de San Antonio María Claret, profesor de Religión Católica en el Instituto de Formación Profesional del barrio de San Antonio, arcipreste de La Orotava, miembro del Consejo Presbiteral y del Consejo Diocesano de Pastoral, vicario episcopal del Norte de Tenerife, capellán de religiosas, director y miembro de la junta rectora de la Fundación Franchy y cura encargado de San Francisco en el Puerto de la Cruz. Posteriormente fue trasladado a Guía de Isora, donde durante algo más de un año ejerció como párroco de Ntra. Sra. de la Luz y Nuestra Señora del Rosario, así como vicario episcopal del Sur de Tenerife y profesor de Religión en el IES de dicha localidad, hasta que un infarto interrumpió su labor pastoral. Finalmente, pasó como párroco a Las Galletas (Arona), donde desarrolló su actividad parroquial hasta que su salud no le permitió continuar.

Don Antonio González León nació en la calle de La Cruz de San Miguel de Abona el 21 de mayo de 1955, a las tres de la tarde, siendo hijo de don Antonio González Hernández y doña Dolores León Acevedo, naturales y vecinos del mismo pueblo. El 5 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura ecónomo don Antonio Pérez García; se le puso por nombre “Antonio” y actuaron como padrinos sus tíos don Heraclio Gómez Monroy y doña Juana León Acevedo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don José Monroy Delgado (1851-?), emigrante, propietario y 2º teniente del Instituto de Voluntarios de Puerto Rico

La emigración de sanmigueleros a Puerto Rico fue muy intensa en el siglo XIX. Por ello, no es de extrañar que muchos de ellos se alistasen en el “Instituto de Voluntarios de Puerto Rico”, una organización militar no profesional, cuya misión era de apoyo al Ejército regular español en caso de guerra; e, incluso, varios alcanzaron empleos de oficiales en dicho cuerpo, de dos de los cuales ya nos hemos ocupado en este mismo blog. El presente artículo está dedicado a otro de esos hombres, don José Monroy Delgado, miembro de una familia muy conocida en San Miguel de Abona, quien emigró con su familia a Puerto Rico y se estableció como propietario en Camuy, localidad de la que fue alcalde su hermano Dionisio. Ingresó en el Instituto de Voluntarios de Puerto Rico, en el que ascendió primero a cabo, luego a sargento y, finalmente, a 2º teniente de la compañía de Camuy; también perteneció al partido político “Incondicional Español”. Desgraciadamente no conocemos más datos de su vida posterior.

Nació en San Miguel de Abona el 23 de enero del 1851, siendo hijo de don José Perdigón Monroy y doña María Juana Delgado García, casados en 1835. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Miguel de Abona por el cura párroco propietario don Jerónimo Mora y Hernández; se le puso por nombre “José Ildefonso” y actuaron como padrinos don José Rodríguez Mena y su esposa doña María Catalina Rodríguez…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna-San Miguel de Abona: Don José Antonio Rodríguez Feo (1745-1826), rico propietario agrícola, síndico personero y alcalde de Vilaflor, mayordomo de la ermita de San Miguel, impulsor de la independencia parroquial y municipal de San Miguel y primer alcalde real de este pueblo

Queremos recordar en este trabajo a un destacado chasnero, de ilustre familia y rico propietario agrícola, que fue síndico personero y alcalde de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna, cuando abarcaba a toda la comarca de Abona. Se estableció en el entonces pago de San Miguel, donde contrajo dos matrimonios y falleció, siendo el tronco en dicha localidad de la familia Feo, una de las más destacadas del Sur de Tenerife. En este pueblo que lo adoptó fue, además, mayordomo de la ermita del Arcángel San Miguel, impulsor de la independencia parroquial y municipal del pueblo que lo adoptó, así como primer alcalde real del mismo.

Nuestro biografiado nació en Vilaflor el 28 de febrero de 1745, siendo hijo del capitán don Lucas Agustín Feo y doña Catalina (González Salguero) Ramos. El 2 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por don Antonio García del Castillo, con licencia del Dr. don Salvador Xavier López; se le puso por nombre “José Antonio” y actuó como padrino el teniente capitán don José Hernández Montesino, vecino de la villa de Adeje.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don Andrés Gómez Feo (1846-1921), propietario agrícola, comerciante, cabo 1º de la Milicia Nacional, fiscal municipal, interventor electoral, jurado judicial, organizador de Fiestas y vocal de la Junta local del Censo electoral

En su juventud, nuestro biografiado fue soldado de Milicias Provinciales y cabo 1º de la Milicia Nacional local. En su actividad profesional, por un lado fue propietario agrícola y cosechero de vinos, mientras que por otro ejerció como comerciante propietario de una tienda de ultramarinos y una mercería. Además, al ser uno de los mayores contribuyentes del municipio, tuvo derecho a elegir diputados a Cortes y compromisarios para senadores, como elector contribuyente. También desempeñó los cargos de fiscal municipal de San Miguel de Abona en dos etapas, interventor electoral para la elección de diputados a Cortes, jurado judicial durante muchos años, organizador de las Fiestas Patronales y vocal de la Junta local del Censo electoral.

Nació en San Miguel de Abona el 4 de febrero de 1846, siendo hijo de don José Antonio Gómez del Castillo Monroy y doña María Agustina (Rodríguez) Feo Hernández. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propio don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Andrés Hipólito de Candelaria” y actuó como padrino su tío materno don Hipólito Rodríguez Feo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: