Adeje: Don Juan de Dios Hernández y Alonso (1807-1878), beneficiado servidor de Adeje y párroco propio de Los Silos

     En este trabajo, nos ocupamos de uno de los numerosos sacerdotes del Norte de Tenerife que desarrollaron gran parte de su actividad en las parroquias del Sur de la isla. Don Juan de Dios Hernández nació en Los Silos y, tras su ordenación sacerdotal, continuó vinculado a la parroquia de Ntra. Sra. de la Luz de dicha localidad, en la que había sido bautizado, hasta que fue nombrado beneficiado servidor de la parroquia de Santa Úrsula de Adeje; al frente de ésta estuvo durante 12 años, período en el que se construyó y bendijo el cementerio. Luego fue nombrado párroco propio de la mencionada parroquia natal de Los Silos, en la que desarrolló su labor pastoral durante otros 31 años, hasta su muerte.

     Nuestro biografiado nació en Los Silos el 8 de marzo de 1807, siendo hijo de don Domingo de los Remedios Hernández García, natural de la villa de La Orotava, y doña Agustina de Gracia de Santiago Alonso Delgado y Fuentes, que lo era de la villa de Icod. El domingo 15 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Fernando Máximo de la Rosa y Palenzuela; se le puso por nombre “Juan de Dios Domingo Agustín Bernardo del Sacramento” y actuó como padrino don Bernardo Estévez Payba, natural y vecino de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Candelaria: Don Domingo Torres Martín (1944-2019), luchador destacado, puntal de Tercera y Segunda, presidente durante casi tres décadas del “C.L. Arguama”, con diversos reconocimientos, mandador, vocal de la Federación Tinerfeña de Lucha Canaria y delegado federativo

     Profundo amante de la lucha canaria, permaneció como luchador en activo durante 26 años, casi todos ellos en el club de sus amores, el “C.L. Arguama” de Igueste de Candelaria, salvo una temporada en la que se alineó con el “C.L. Águila Negra” del Camino de Chasna (La Orotava) y dos en las que militó en el “C.L. Araya” de su municipio natal. Fue puntal de Tercera e incluso lo llegaron a clasificar como puntal de Segunda, aunque no compitió como tal. También fue presidente de la junta directiva y auténtico alma mater del “C.L. Arguama” durante casi tres décadas, en cuatro etapas, labor por la que su directiva obtuvo varios reconocimientos. Además, fue entrenador o mandador, directivo de la Federación Tinerfeña de Lucha Canaria, delegado federativo y asambleísta. En la vida laboral, se inició en las labores agrícolas, pero luego trabajó durante 32 años como granjero avicultor.

     Nació en Igueste de Candelaria el 4 de febrero de 1944, a las dos de la madrugada, siendo hijo de don Antonio Torres Coello (conocido por “Domingo”) y doña Matilde Martín García. El 23 de agosto de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de la Santísima Trinidad (aunque inscrito en la parroquia de Santa Ana de Candelaria) por fray Fernando Silva, cura ecónomo de la misma, actuando como madrina doña Remedios Rodríguez Pérez, de la misma naturaleza y vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Mateo García Fonte del Castillo (1692-1766), capitán de Milicias, alcalde real de Vilaflor, promotor de la construcción de la ermita de San Luis en Chiñama, apoderado de los vecinos y patrono encargado de la reedificación del Convento franciscano de Granadilla

     Al igual que muchos de sus familiares, don Mateo siguió la carrera militar y obtuvo los empleos de teniente y capitán de Milicias en el Regimiento de Abona. Además, fue alcalde real de la extensa jurisdicción de Vilaflor en dos ocasiones y apoderado de los vecinos de Chiñama y Charco del Pino, en el pleito surgido entre las parroquias de Vilaflor y Granadilla sobre la jurisdicción de dichos parroquianos. Por encargo de su familia, promovió la construcción de la ermita de San Luis del pago de Chiñama, que habían fundado y dotado sus tíos abuelos; y, posteriormente, construyó la capilla de San Antonio Abad de la misma; también fue nombrado patrono del Convento franciscano de Granadilla, con la obligación de reedificarlo tras ser destruido por un incendio, como así hizo. Gozaba de gran prestigio y de notable autoridad sobre sus paisanos, disfrutaba de cuantiosas propiedades e incluso tenía esclavos a su servicio.

     Nació en el pago de Chiñama el 25 de febrero de 1692, siendo hijo del capitán don Diego García del Castillo y doña Antonia María Fonte del Castillo y Palacios. El 10 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro de Vilaflor por el beneficiado don Matías Ruiz Alfonso; se le puso por nombre “Mateo” y actuó como padrino el Lcdo. don Juan García Lozano, vecino de dicho lugar de Vilaflor…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don Francisco Pérez Marrero (1916-1939), sargento de Infantería muerto en el frente durante la Guerra Civil

     Hijo de un modesto carpintero, don Francisco Pérez Marrero se alistó voluntariamente en el Ejército como soldado de Infantería, cuando contaba 18 años de edad. Casi un año y medio después le sorprendió el golpe de estado y el comienzo de la Guerra Civil, cuando ya era cabo de Infantería. Enseguida ascendió a sargento del mismo cuerpo y, como tal, marchó a la Península, de donde regresó un mes después, para prestar sus servicios en La Gomera. Desde este destino volvió a ser enviado al frente y, cuando ya llevaba más de un año y medio en campaña, a finales de 1938 resultó gravemente herido en el tórax durante las operaciones de guerra llevadas a cabo por su Unidad en el sector de Balaguer, en el Frente de Cataluña, a consecuencia de lo cual falleció ocho días después en el Hospital Militar del Monasterio o Convento de Avellanes (Lérida), cuando contaba tan solo 22 años de edad.

     Nació en El Escobonal (Güímar) el 25 de diciembre de 1916, a las tres de la madrugada, siendo hijo de don Francisco Pérez González, natural de la ciudad de La Laguna, y doña Rosario Marrero y Marrero, que lo era del citado pueblo. El 24 de marzo de 1917 fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el coadjutor don Domingo Pérez Cáceres, con licencia del párroco regente don Simón Higuera Marrero; se le puso por nombre “Francisco Juan José” y actuó como padrino don Juan Díaz Méndez, soltero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Doña Isabel Santana Díaz (1915-1997), maestra interina de El Frontón, La Laguna, Tajuya y Guía de Isora, y propietaria de La Sabinita y Guarimiar

     Tras obtener el título de Maestra en la Escuela Normal de La Laguna, nuestra biografiada ejerció como interina en las escuelas de El Frontón (San Miguel de Abona), La Laguna, Tajuya (El Paso) y Guía de Isora; luego fue destinada con el mismo carácter a la escuela unitaria de Guarimiar (Alajeró), pero no tomó posesión. Entre 1936 y 1937 asistió a los cursillos de formación del Magisterio; y en 1939 y 1940 prestó el servicio social en la Delegación Local de Auxilio Social de Santa Cruz de Tenerife. Después de contraer matrimonio con el médico don Rafael Madrid López, se reintegró al Magisterio, al superar las oposiciones restringidas como cursillista de 1936, siendo destinada como propietaria provisional a la escuela de La Sabinita (Arico), de donde pasó como propietaria definitiva a la de Guarimiar (Alajeró), en la que solicitó y obtuvo la excedencia. Contrajo matrimonio con el médico don Rafael Madrid López.

     Nació en El Rincón de Fasnia el 20 de marzo de 1915, a las diez de la noche, siendo hija de don Manuel Santana, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña María Cleofé Díaz, que lo era del mencionado pueblo sureño. El 31 del mismo mes fue bautizada en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Luis Navarro Nóbrega; se le puso por nombre “Isabel Eufemia” y actuó como padrino don Gregorio López, natural de Las Palmas, y su esposa doña Isabel Rivero, que lo era de Santa Cruz…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Fray Pedro Núñez Díaz (1716-1778), predicador general dominico, director del Santísimo Rosario, comisario de la Hermandad del Rosario, suprior y prior del convento de Santo Domingo en Soriano de Güímar

     Siguiendo la larga tradición religiosa de su familia, nuestro biografiado profesó en el Convento de Santo Domingo en Soriano de Güímar de la Orden de Predicadores, en el que tras ser ordenado transcurrió toda su vida. Como sacerdote dominico desempeñó en el mismo los cargos de director del Santísimo Rosario, comisario de la Hermandad del Rosario, suprior y prior, estos dos últimos tras haber obtenido el título de predicador general de su Orden. Casi al final de su vida, en 1775, le tocó sufrir la destrucción total de dicho Convento en un incendio, aunque afortunadamente lo pudo ver reconstruido. En él murió y recibió sepultura.

     Nació en Güímar el 26 de noviembre de 1716, siendo hijo de don Pedro Hernández Núñez y doña María Díaz de Ledesma, naturales de la misma localidad. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado don Domingo de Páez y Galdona; se le puso por nombre “Pedro” y actuó como padrino el reverendo padre lector fray Luis Díaz Núñez, del Orden de Predicadores, su tío paterno…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Andrés García Tacoronte y Bencomo (1820-1901), capitán de Milicias, propietario agrícola, elector contribuyente, presidente de la mesa electoral y alcalde constitucional de Granadilla

     Aunque por ambas líneas ostentaba apellidos guanches, nuestro biografiado nació en Caracas, pero con tan solo dos años se estableció en Charco del Pino (Granadilla de Abona), pueblo natal de su padre. Durante más de veinte años siguió la carrera militar, en la que ingresó como subteniente, para ascender luego a 2º ayudante, teniente y capitán de Milicias, primero en el Regimiento de Abona y luego en la Batallón del mismo nombre. Además, destacó como propietario agrícola, lo que le permitió figurar entre los electores contribuyentes de Granadilla, que podían participar en las elecciones de diputados provinciales y diputados a Cortes; fue presidente de la mesa electoral de dicho término, alcalde constitucional del mismo y asociado para la distribución del presupuesto municipal. Posteriormente, volvió a ser designado concejal interino del Ayuntamiento, pero como los restantes miembros nombrados fue sentenciado por prolongación de funciones a seis años, ocho meses y un día de inhabilitación para cargos públicos. Finalizado ese plazo volvió a la política local, pues volvió a ser alcalde accidental de Granadilla de Abona.

     Nació en el pueblo de Yaritagua, en la provincia de Caracas (Venezuela), el 4 de febrero de 1820, siendo hijo natural de don Juan Antonio (García) Tacoronte y Hernández, natural de Charco del Pino (Granadilla de Abona), y doña María Inés Bencomo Monterola, que lo era de la citada localidad venezolana pero oriunda de Güímar, quienes tenían “tratado matrimonio”. Tres días después fue bautizado por don José de Jesús Gale, venerable cura de dicho pueblo; se le puso por nombre “Juan Andrés Corvino” y actuó como padrino don Antonio García Tacoronte. Siempre fue conocido como “Andrés”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Miguel Martín González (1910-1995), oficial mayor y secretario interino del Ayuntamiento, secretario de la Sociedad “Centro Isorano”, cofundador de la Academia de Segunda Enseñanza, Cronista Oficial de Guía de Isora y colaborador periodístico

     Nuestro biografiado obtuvo una plaza de funcionario en el Ayuntamiento de Guía de Isora, en el que ejerció sucesivamente como auxiliar administrativo, oficial interino, oficial mayor y secretario interino, empleos desde los que desarrolló una destacada labor municipal, en la que cooperó en muchas mejoras alcanzadas por el municipio y sus vecinos. Además, fue secretario de la Sociedad “Centro Isorano” y cofundador de la Academia de Segunda Enseñanza. Asimismo, llevado por su amor hacia su pueblo natal, publicó muchos artículos en el periódico El Día, del que fue un asiduo colaborador, con crónicas sobre la historia, tradiciones y personajes de su tierra, así como sobre otros lugares de la isla, que serían recopilados en un libro. Ello le valió el nombramiento de Cronista Oficial de Guía de Isora.

     Nació en el Lomo del Balo (Guía de Isora) el 5 de marzo de 1910, a las cuatro de la madrugada, siendo hijo del zapatero don Lucio Martín Alonso, conocido por “Manuel”, y doña María Concepción González. El 6 de abril inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Salvador Morales Real; se le puso por nombre “Miguel” y actuó como padrino don José Borges Rodríguez, casado y propietario…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

San Miguel de Abona: Don José Rodríguez Amador (1722-1782), sargento de Milicias y humilde tejero

     Miembro de una modesta familia rural, nuestro biografiado trabajó en la fabricación de tejas, al igual que dos de sus hermanos, lo que solo le permitió sacar adelante a su familia con bastante pobreza. Además, siguió una limitada carrera militar, en la que alcanzó los empleos de cabo de escuadra y sargento en el Regimiento de Milicias de Abona. Contrajo dos matrimonios y tuvo cuatro hijos del primero de ellos. Las siguientes generaciones de toda su familia simplificaron el apellido doble “Rodríguez Amador” a “Amador”, como ha llegado hasta el presente.

     Nació en el pago de San Miguel el 22 de octubre de 1722, siendo hijo de don José Rodríguez Amador (o Rodríguez Berganciano), natural del Valle de San Lorenzo y de origen guanche, y doña Ana Francisca de las Nieves, que lo era de San Miguel, pero oriunda por sus padres de Puntagorda (La Palma) y La Orotava, y ambos casados en 1715. Cinco días después fue bautizado con óleo y crisma en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho lugar, por el beneficiado don Agustín de la Cruz y Vera; se le puso por nombre “Joseph” y actuó como padrino el presbítero don Antonio García del Castillo; el párroco advirtió a sus padres “la obligación de enseñarle la Doctrina Cristiana”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona en 1930, según el artículo “El Sur de Tenerife” del obispo Fray Albino González Menéndez-Reigada

     El interesante artículo “El Sur de Tenerife” fue publicado en junio de 1930 en el periódico católico Gaceta de Tenerife por el obispo de esta Diócesis, Fray Albino González y Menéndez-Reigada, en sucesivas entregas. En él relata la visita que había efectuado a las parroquias del Sur de Tenerife, de la que en este artículo nos hemos limitado a su estancia en el municipio de Arona. Llegó al pueblo de Arona el 18 de marzo de 1930 y continuó hasta el 19, coincidiendo con la festividad de San José. En su bella crónica se centra, como era de esperar, en la detallada descripción de los distintos templos del término. Además de describir el recibimiento que se le hizo en la parroquia matriz, detalla las misas que presidió. Pero otra aportación valiosa de esta crónica es el detenerse a analizar las carencias o los proyectos de mejora que existían por entonces en este municipio. Se lamenta de la falta de una buena carretera de enlace del Valle de San Lorenzo con la Carretera General del Sur, que ya había reclamado; visitó la Caldera de Arona, situada en una finca del entonces alcalde don Eugenio Domínguez Alfonso, en la que se proyectaba la construcción de una presa o pantano que permitiría el riego de toda la zona costera del término, con la consiguiente riqueza económica; destaca en la bahía de Los Cristianos sus inmejorables condiciones para establecer el aeropuerto internacional de Tenerife, así como su puerto, cuya actividad creciente había permitido el crecimiento de la población, destacando el papel de un consejero del Cabildo de Tenerife, don Juan Bethencourt Herrera, en las gestiones para llevar a cabo las obras de mejora en el Sur de la isla. En fin, se trata de un trabajo de gran interés para conocer algunos aspectos religiosos, sociales y económicos del municipio de Arona en los albores de los años treinta del pasado siglo XX, seis años antes del inicio de la Guerra Civil, que tanto alteró la vida de estos pueblos y de toda la nación.

     El autor del artículo, Fray Albino González y Menéndez-Reigada (1881-1958), fue un destacado sacerdote dominico, Ldo. en Filosofía y Letras, Doctor en Teología y Derecho Civil, obispo de Tenerife y de Córdoba, escritor y predicador, que tuvo una polémica actuación durante la Guerra Civil y una fuerte vinculación con el Régimen de Franco…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: