Fasnia: Don José Antonio García Delgado (1804-1885), labrador, sargento 1º de Milicias, comandante de armas, juez de paz suplente, primer fiscal municipal y secretario acompañado del Juzgado

José Antonio García Delgado     Nuestro biografiado, miembro de una familia modesta, inició una corta carrera militar, en la que ascendió desde soldado hasta sargento 1º de Milicias, y con ese último empleo ejerció como comandante de armas de Fasnia. Trabajó toda su vida como labrador y es probable que también colaborase con su padre, que era fraguero o tratante de madera. Además, en la vida pública local desempeñó los cargos de juez de paz suplente, primer fiscal municipal y secretario acompañado del Juzgado.

     Nació en el lugar de Fasnia el 1 de diciembre de 1804, siendo hijo de don José Pedro García Tejera y doña Josefa Delgado de la O. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Juan Evangelista Martínez Tejera; se le puso por nombre “José Antonio” y actuó como padrino don Jerónimo González, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ ANTONIO GARCÍA DELGADO

Candelaria: Don Francisco Gaspar Rodríguez del Castillo (1715-1781), propietario agrícola, escribiente, mayordomo de fábrica y bienhechor de la parroquia, alcalde real de Candelaria y hermano mayor del Santísimo Sacramento

Francisco Gaspar Rodríguez del Castillo     Nuestro biografiado nació en Barranco Hondo, pero tras su matrimonio se estableció en Igueste, donde vivió el resto de su vida. De origen modesto, gracias a su trabajo como labrador y propietario agrícola alcanzó una situación económica desahogada. Además, poseía una cultura bastante notable para su época, lo que le permitió ejercer como escribiente, mayordomo de la fábrica parroquial de Santa Ana, hermano mayor del Santísimo Sacramento y alcalde real de Candelaria; también perteneció a la Cofradía de la Santa Misericordia de la parroquia y a la Hermandad del Santísimo Rosario del Convento dominico. Como bienhechor de dicha parroquia y en reconocimiento a sus cargos, al morir se le hizo un solemne sepelio.

     Nació en el “Pago del Barranco Jondo” de Candelaria el 18 de marzo de 1715, siendo hijo de don Gaspar Rodríguez de la Cruz, natural del mismo pago y oriundo de Güímar, y doña Ana Ramos del Castillo, que lo era del pago de Igueste. Seis días después fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Ana de Candelaria por el cura servidor fray Diego Machado y Merino, suprior del Convento dominico de dicha localidad; se le puso por nombre “Francisco” y actuó como padrino don Juan de Arrosa, de dicha vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO GASPAR RODRÍGUEZ DEL CASTILLO

Distinciones municipales concedidas por el Ayuntamiento de Vilaflor de Chasna en el primer cuarto del siglo XX (1900-1925)

Vilaflor-distinciones     A diferencia de otros municipios del Sur de Tenerife, a lo largo de su dilatada historia el de Vilaflor de Chasna no se ha prodigado mucho en la concesión de honores y distinciones. No obstante, tenemos constancia de que en el primer cuarto del pasado siglo XX dicha corporación municipal otorgó por lo menos cuatro distinciones honoríficas: la primera en 1909, al abogado don Agustín Hernández Hernández, natural de La Orotava, a quien se nombró Hijo Adoptivo; la segunda en 1912 al ilustre militar don Emilio March y García de Mesa, natural de La Laguna y por entonces capitán general de Canarias, dando su nombre a la plaza principal de la localidad; la tercera en 1917 al Doctor don Juan Rodríguez López, natural de Santa Cruz de Tenerife, que fue nombrado Hijo Adoptivo, a la vez que se dio su nombre a la calle principal del pueblo; y la cuarta en 1925 a los Reyes de España, don Alfonso XIII de Borbón y doña Victoria Eugenia de Battenberg, a quienes se nombró Alcaldes Honorarios.

     Los agraciados con dichas distinciones fueron un abogado, que había prestado muchos servicios al pueblo, así como impulsado sus fiestas; un ilustre militar, que pasaba una temporada en dicha localidad por motivos de salud de su esposa y que durante su estancia se comprometió a resolver algunos de los problemas históricos que arrastraba el municipio; un médico con un profundo compromiso sanitario, que estudió las bondades sanitarias del clima de Vilaflor para los enfermos de tuberculosis y se encargó de divulgarlas a nivel nacional; y los Reyes de España, que eran homenajeados por todos los alcaldes de España, como desagravio por las críticas que estaban recibiendo desde muchos sectores de la política nacional.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DISTINCIONES VILAFLOR-SIGLO XX-1

Granadilla de Abona: Don José García González del Castillo (1798-1872), propietario agrícola, capitán de Milicias, jefe accidental del Regimiento de Abona, emigrante y alcalde constitucional de Granadilla

José García González del Castillo     Miembro de una familia acomodada de larga tradición militar, nuestro biografiado destacó como propietario agrícola, lo que le permitió ingresar como oficial en las Milicias Canarias. Comenzó su carrera militar como teniente y pronto ascendió a capitán del Regimiento de Abona, empleo con el que incluso llegó a ser jefe accidental de dicho cuerpo; pero su escasa vocación militar, quebrantada salud y serias dificultades económicas le obligaron a pedir el retiro, cuando aún no llevaba 11 años de servicio. En busca de mejor fortuna emigró, probablemente a América; una vez recuperado su bienestar económico e incluido en la lista de electores contribuyentes, fue elegido alcalde constitucional de Granadilla de Abona, cargo que desempeñó en dos etapas. La tradición militar continuó con dos de sus hijos, uno de los cuales fue teniente y otro capitán.

     Nació en Granadilla de Abona el 12 de febrero de 1798, siendo hijo de don Juan Antonio de Mata García Bello, natural de dicho pueblo, y doña Antonia Luisa González del Castillo y Sarabia, que lo era del pago de Chiñama. Seis días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por el cura párroco don Cristóbal Pérez Barrios; se le puso por nombre “José Manuel” y actuó como padrino don Nicolás Estévez Sopranis, vecino de Icod de los Vinos…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ GARCÍA GONZÁLEZ DEL CASTILLO

Güímar: Don Francisco Hernández de la Rosa (1670-1731), capellán y sacerdote, teniente de beneficiado, cura servidor de Candelaria y Güímar, notario público eclesiástico, juez comisario y mayordomo de la fábrica parroquial

Francisco Hernández de la Rosa     Tras obtener la capellanía que había fundado uno de sus tíos, nuestro biografiado siguió la carrera eclesiástica hasta ordenarse de presbítero. Por entonces, tuvo un notable protagonismo en la fundación de la Hermandad del Carmen de la iglesia parroquial de Güímar, de la que fue miembro. Como capellán, quedó adscrito a la parroquia de “San Pedro de Güímar y Santa Ana de Candelaria”, que englobaba a los tres pueblos del Valle, en la que desempeñó el cargo de teniente de beneficiado; en virtud de éste, ejerció en dos ocasiones como teniente servidor de la iglesia parroquial de Candelaria y en otra como beneficiado servidor de la de Güímar, siendo uno de los primeros güimareros que estuvo al frente de su parroquia. Además, fue nombrado notario público eclesiástico, juez comisario del Santo Oficio y mayordomo de la fábrica parroquial de Güímar.

     Nació en Güímar el 13 de febrero de 1670, siendo hijo de don Juan Hernández Rodríguez y doña Felipa María de la Cruz de los Reyes (o Rodríguez). Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el Bachiller don Salvador Pérez, beneficiado de dicha parroquia; se le puso por nombre “Francisco” y actuaron como padrinos don Luis Pérez Texera y doña Juana Gaspara, vecinos de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO HERNÁNDEZ DE LA ROSA

La “Cofradía de Caridad y Ánimas” de la parroquia de San Juan Degollado de Arafo (1799-1836)

Arafo-Retablo de Ánimas     La Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Juan Degollado de Arafo asumió inicialmente las competencias de la Hermandad de la Misericordia, que en 1796 el obispo Tavira había mandado que se constituyese en esa nueva parroquia. Por ello, creó en su seno la “Cofradía de Caridad y Ánimas”, también conocida como “Cofradía de las Benditas Ánimas”. Ésta ya existía en 1799 y se mantuvo en funcionamiento por lo menos hasta 1836. Sus objetivos eran, sobre todo, ayudar a los pobres y darles sepultura; y para su funcionamiento se nombraban mayordomos recaudadores, encargados de recaudar las limosnas, y depositarios de sus fondos, con los que se adquirieron, entre otros bienes, el retablo y el cuadro de Ánimas (en 1801), que aún se conservan en la parroquia.

     Sólo conocemos 24 de los mayordomos recaudadores anuales de esta Cofradía de Animas, que se elegían en el seno de la Hermandad del Santísimo Sacramento. Asimismo, existieron por lo menos cuatro depositarios de los fondos de dicha Cofradía en la etapa estudiada; de ellos, el récord de permanencia lo ostentó don Víctor Eusebio Marrero (más de 14 años), seguido por don Felipe Marrero de Castro (14 años), don Antonio Rodríguez Torres (seis años) y don José Bernardo Carrillo (un año); salvo don Felipe, los otros tres eran sacerdotes…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-COFRADÍA DE LAS BENDITAS ÁNIMAS-ARAFO

San Miguel de Abona: Don Juan Brito Hernández (1825-1914), agricultor, sargento 2º de Milicias, tallador de quintos, secretario interino del Ayuntamiento y acompañado del Juzgado Municipal

San Miguel-41.0 (CFIT)-2     Este artículo está dedicado a un sanmiguelero que siguió una modesta carrera militar, en la que ingresó como soldado, para ascender luego a cabo 1º y sargento 2º de Milicias, empleo con el que actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de San Miguel de Abona. Aunque trabajó toda su vida como agricultor, también ejerció como secretario acompañado del Juzgado Municipal en varios períodos, así como secretario interino del Ayuntamiento en una corta etapa. Además, actuó como interventor electoral y fue hermano de la Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia del Arcángel San Miguel.

     Nuestro biografiado nació en San Miguel el 30 de abril de 1825, siendo hijo de don Domingo (González) Brito y Bello, natural de La Escalona (Vilaflor), y doña María Agustina Hernández Querido y de León Sierra, que lo era de la primera localidad. El 3 de mayo inmediato fue bautizado en la iglesia del Arcángel San Miguel por el cura párroco propietario don Francisco Guzmán y Cáceres; se le puso por nombre “Juan Domingo de Santa Catalina” y actuó como padrino don Juan Rodríguez Beltrán, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN BRITO HERNÁNDEZ

Santiago del Teide: Don Agustín Forte González (1876-1948), vocal de la Junta Municipal, juez municipal suplente, alcalde de la Villa y subcabo del distrito del Somatén Armado

OLYMPUS DIGITAL CAMERA     Fruto de su trabajo, nuestro biografiado llegó a ser propietario agrícola y logró ganarse una posición destacada en el valle de Santiago del Teide, lo que le permitió ostentar diversos cargos de responsabilidad. Así, fue vocal de la Junta Municipal, juez municipal suplente, cargo que desempeñó en dos ocasiones y en virtud del cual estuvo varias veces al frente del Juzgado, y alcalde de dicha villa, máxima responsabilidad que también ostentó en dos etapas, aunque la segunda fue muy corta tras el inicio de la Guerra Civil. También fue subcabo del distrito del Somatén Armado y miembro de la comisión organizadora del Casino.

     Nació en el domicilio familiar de El Retamar (Santiago del Teide) el 23 de enero de 1876, a la una de la madrugada, siendo hijo de don Francisco Forte Méndez, de “oficio del campo”, y doña María Josefa González Pérez, dedicada a “ocupaciones propias de su casa”. A las nueve de la mañana de ese mismo día, su padre compareció en el Juzgado Municipal de la Villa de Santiago, con el fin de que se inscribiese su nacimiento en el Registro Civil de dicho municipio, lo que se efectuó ante el juez municipal, don Juan Rodríguez González, y el secretario, don Agustín Ferrer y González, siendo testigos los propietarios don Juan Ferrer y Rodríguez y don Bernardo Forte Gorrín, casados, mayores de edad y domiciliados en la misma localidad. Días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Fernando y se le puso por nombre “Agustín Juan”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGUSTÍN FORTE GONZÁLEZ

Las escuelas públicas de Sabina Alta (Fasnia) [1928-1974]

Sabina Alta

     A petición del Ayuntamiento de Fasnia, por Real Orden del 10 de diciembre de 1927, se creó provisionalmente la escuela mixta de Sabina Alta, que debía ser atendida por un maestro; fue ratificada por otra Real Orden del 19 de abril de 1928, en que se creó con carácter definitivo. Pocos años más tarde, según Orden publicada en la Gaceta de Madrid el 24 de noviembre de 1931 se desdobló dicha escuela, lo que se había venido solicitando desde su creación; de ese modo, la unidad existente fue transformada en escuela unitaria de niños y se creó la unitaria de niñas, que curiosamente se ubicaría en La Sombrera, a pesar de que siempre usó el nombre oficial de la primera localidad. Ambas escuelas, que siempre estuvieron instaladas en salones alquilados, fueron suprimidas por Orden Ministerial del 5 de diciembre de 1974, a causa de la disminución del censo escolar.

     La primera escuela mixta estaría regentada por tres maestros y la mayor parte del tiempo (dos años y medio) por el primero de ellos, don Manuel Chico Cruz, natural de Fasnia. Tras ser transformada en escuela unitaria de niños, durante los 43 años que siguieron estarían al frente de ella 14 maestros; el récord de permanencia lo ostentó don Veremundo Martín García (10 años), seguido por don Felipe González Rojas (6 años), don Tomás Gandía Rodríguez (6 años), don José Espinosa Perera (4 años y medio), don Gabriel Bethencourt Cruz (más de 4 años) y don Francisco González López (casi 4 años); del total, tres nacieron en Fasnia (don Francisco González López, don Veremundo Martín García y don Gabriel Bethencourt Cruz –aunque éste avecindado en El Escobonal casi desde su nacimiento-); del resto, sabemos que uno nació en Candelaria (don Juan Reyes Fariña), uno en Salas (Oviedo), aunque era vecino de El Escobonal –Güímar- (don Benjamín Campo Morquecho), uno en La Laguna (don Felipe González Rojas) y otro en Tazacorte (don Tomás Gandía Rodríguez). En cuanto a la unitaria de niñas, durante sus 43 años de existencia estarían al frente de ella 19 maestras; el récord de permanencia lo ostentó doña María Caridad Luis Rodríguez (casi 11 años), seguida por doña Manuela Martín Pérez (7 años, en dos etapas), doña María Elena González Estévez (5 años) y doña Susana de la Rosa Amador (4 años); del total, dos nacieron en el municipio de Fasnia (doña Lourdes A. Tejera Rodríguez y doña Rosalía V. Dionis Delgado); del resto, sabemos que una nació en Arona (doña Basilia Álvarez Hernández), una en Adeje (doña Concepción García Álvarez), una en Santa Cruz de Tenerife (doña Matilde Fumero Gómez), una en Icod de los Vinos (doña María Caridad Luis Rodríguez) y otra en Güímar (doña Amabilia Olivera Cabrera)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ESCUELAS PÚBLICAS DE SABINA ALTA

Güímar: Don José Delgado Trinidad y Díaz (1717-1789), capitán de Milicias, alcalde de Güímar, fundador de las ermitas de San José de El Escobonal y Ntra. Sra. de Belén de Chacaica, así como patrono y mayordomo de la primera

José Delgado Trinidad Díaz     La conocida familia güimarera que ostentó el apellido Delgado-Trinidad (ya extinguido) descendía por línea de varón del Mencey Don Diego de Adeje, a quien los Reyes Católicos concedieron el entonces apreciado título de “Don” y el derecho a usar escudo de armas, y de su primo don Juan Delgado Benza, llamado antes del bautismo “Ayateronte y Hayaterombron”, su antepasado directo; asimismo llevaba sangre del Mencey guanche de Güímar. Uno de sus miembros más destacados fue don José Delgado Trinidad y Díaz, quien alcanzó el empleo de capitán de Milicias y el cargo de alcalde real de Güímar, que ostentó en varias ocasiones, siendo asimismo fundador de las ermitas de San José de El Escobonal y Ntra. Sra. de Belén de Chacaica, así como patrono y mayordomo de la primera; también perteneció de las tres hermandades de Güímar; constituyó con su esposa, doña Antonia de la Rosa, la pareja más prolífica del Valle de Güímar en el siglo XVIII, pues tuvieron 17 hijos; y fue uno de los mayores propietarios del municipio, ya que poseía tierras y casas en diferentes lugares del mismo (Chacaica, Cano y Aguerche, estos dos últimos en El Escobonal).

     Este ilustre personaje nació en Güímar el 13 de agosto de 1717, siendo hijo del alférez don Juan Delgado Trinidad, natural de Fasnia, y doña Anastasia Díaz, que lo era de la primera localidad, donde se habían casado el año anterior. El 22 de ese mismo mes recibió el bautismo en la iglesia de San Pedro Apóstol, de manos del beneficiado don Domingo de Paes y Galdona; se le puso por nombre “Joseph” y actuó como padrino el alférez don Diego Alonso Bencomo, natural de Arafo y vecino de Güímar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ DELGADO TRINIDAD Y DÍAZ