Las orquestas de baile de Malpaís de Candelaria: “Río de Oro”, “Buenos Aires”, “Club” y “Coral”

Orquestas Malpaís     A pesar de tratarse del núcleo más pequeño de las medianías de Candelaria, el pueblo de Malpaís llegó a tener una interesante tradición musical, sobre todo ligada a las orquestas de baile. Primero fueron músicos aislados los que amenizaban bailes en casas particulares, con sus instrumentos de cuerda. Luego, en los años cincuenta y sesenta, se constituyó un cuerteto y cuatro orquestas organizadas que ya incorporaron instrumentos de viento; las integraban músicos de la propia localidad, donde tenían su sede y ensayaban, más algunos del vecino pueblo de Las Cuevecitas; y sus nombres fueron: “Río de Oro”, “Buenos Aires”, “Club” y “Coral”. No duraron muchos años, pero llevaron el nombre de Malpaís de Candelaria por la geografía tinerfeña.

     Los domingos se celebraban bailes en algunas casas del pueblo, como, por ejemplo, en las de: don Víctor Pérez; Cha Felisia y don Francisco Guanche “Pancho”, que contaba con una pianola; don Dionisio Casanova, en La Hoya; don Anselmo González; don Pedro “Periquito”; don Esteban Bello, en el patio; y don Luis Casanova, donde hoy está la cripta, luego continuada por don Juan González. Esos bailes eran amenizados inicialmente con instrumentos de cuerda, como laúd, bandurria, guitarra, timple (o casparro) y violín, a los que pronto se unió el clarinete. Entre los músicos de cuerda que amenizaron muchos de esos bailes recordamos a: don Policarpo Otazo Castro “Carpito”, con el violín; don Eusebio Otazo Roque, a la bandurria; don Antonio Guanche Fariña, con el laúd; don Andrés Otazo Roque, a la guitarra; y don Santiago Sabina (de Las Cuevecitas). Posteriormente lo harían: don Andrés Otazo Morales, con el violín, y su hermano Tito, a la guitarra…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ORQUESTAS DE BAILE DE MALPAÍS DE CANDELARIA

El Comité Republicano de la Villa de Adeje (1873-1923)

Adeje (CFIT)     A comienzos de 1869, el sentimiento republicano ya se estaba afianzando en el Sureste de Tenerife, desde Candelaria hasta Fasnia, donde se esperaba que triunfase la candidatura republicana en las elecciones de diputados a Cortes, pues como destacaba el periódico La Libertad: “La candidatura republicana triunfará también allí, como no puede menos de suceder cuando se trata de hijos de nuestro suelo que nada piden al presupuesto, y por el contrario sabrán combatir con ardor en favor de cuanto pueda afectar á los intereses de nuestras respectivas localidades tan miserablemente olvidadas por los que, acostumbrados á vivir lejos de ellas, solo se ocupan en medrar á la sombra de la confianza que tantas veces se les ha otorgado”. Pero parecía no ser así en el resto de municipios del Sur de Tenerife, sobre todo en Adeje, donde el caciquismo histórico, imperante desde hacía siglos, continuaba fuertemente arraigado y tenía controlados todos los procesos electorales.

     En 1873, la proclamación de la I República supuso un punto de inflexión, pues permitió por primera vez la organización de los republicanos federales de Adeje, que lograron ganar las elecciones y pudieron contar con un “alcalde popular”, don Manuel García Trujillo. Pero a finales del año siguiente un golpe militar acabó con esa corta etapa republicana y sus partidarios quedaron en el ostracismo durante más de tres décadas. El Comité Republicano de esta villa resurgió en 1912 y tuvo que enfrentarse a las manipulaciones políticas y electorales de los que siempre habían ostentado el poder; fue presidido, sucesivamente, por don Daniel Trujillo Pérez, don Rafael Melo Alayón, don Antonio González Afonso y don Jorge Zaragoza Bethencourt. Se mantuvo con altibajos hasta 1923, en que su trayectoria fue truncada por el golpe de estado y la posterior Dictadura de Primo de Rivera…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-COMITÉ REPUBLICANO DE ADEJE

Distinciones municipales concedidas por el Ayuntamiento de Vilaflor de Chasna en el primer cuarto del siglo XX (1900-1925)

Vilaflor-distinciones     A diferencia de otros municipios del Sur de Tenerife, a lo largo de su dilatada historia el de Vilaflor de Chasna no se ha prodigado mucho en la concesión de honores y distinciones. No obstante, tenemos constancia de que en el primer cuarto del pasado siglo XX dicha corporación municipal otorgó por lo menos cuatro distinciones honoríficas: la primera en 1909, al abogado don Agustín Hernández Hernández, natural de La Orotava, a quien se nombró Hijo Adoptivo; la segunda en 1912 al ilustre militar don Emilio March y García de Mesa, natural de La Laguna y por entonces capitán general de Canarias, dando su nombre a la plaza principal de la localidad; la tercera en 1917 al Doctor don Juan Rodríguez López, natural de Santa Cruz de Tenerife, que fue nombrado Hijo Adoptivo, a la vez que se dio su nombre a la calle principal del pueblo; y la cuarta en 1925 a los Reyes de España, don Alfonso XIII de Borbón y doña Victoria Eugenia de Battenberg, a quienes se nombró Alcaldes Honorarios.

     Los agraciados con dichas distinciones fueron un abogado, que había prestado muchos servicios al pueblo, así como impulsado sus fiestas; un ilustre militar, que pasaba una temporada en dicha localidad por motivos de salud de su esposa y que durante su estancia se comprometió a resolver algunos de los problemas históricos que arrastraba el municipio; un médico con un profundo compromiso sanitario, que estudió las bondades sanitarias del clima de Vilaflor para los enfermos de tuberculosis y se encargó de divulgarlas a nivel nacional; y los Reyes de España, que eran homenajeados por todos los alcaldes de España, como desagravio por las críticas que estaban recibiendo desde muchos sectores de la política nacional.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DISTINCIONES VILAFLOR-SIGLO XX-1

La “Cofradía de Caridad y Ánimas” de la parroquia de San Juan Degollado de Arafo (1799-1836)

Arafo-Retablo de Ánimas     La Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Juan Degollado de Arafo asumió inicialmente las competencias de la Hermandad de la Misericordia, que en 1796 el obispo Tavira había mandado que se constituyese en esa nueva parroquia. Por ello, creó en su seno la “Cofradía de Caridad y Ánimas”, también conocida como “Cofradía de las Benditas Ánimas”. Ésta ya existía en 1799 y se mantuvo en funcionamiento por lo menos hasta 1836. Sus objetivos eran, sobre todo, ayudar a los pobres y darles sepultura; y para su funcionamiento se nombraban mayordomos recaudadores, encargados de recaudar las limosnas, y depositarios de sus fondos, con los que se adquirieron, entre otros bienes, el retablo y el cuadro de Ánimas (en 1801), que aún se conservan en la parroquia.

     Sólo conocemos 24 de los mayordomos recaudadores anuales de esta Cofradía de Animas, que se elegían en el seno de la Hermandad del Santísimo Sacramento. Asimismo, existieron por lo menos cuatro depositarios de los fondos de dicha Cofradía en la etapa estudiada; de ellos, el récord de permanencia lo ostentó don Víctor Eusebio Marrero (más de 14 años), seguido por don Felipe Marrero de Castro (14 años), don Antonio Rodríguez Torres (seis años) y don José Bernardo Carrillo (un año); salvo don Felipe, los otros tres eran sacerdotes…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-COFRADÍA DE LAS BENDITAS ÁNIMAS-ARAFO

Las escuelas públicas de Sabina Alta (Fasnia) [1928-1974]

Sabina Alta

     A petición del Ayuntamiento de Fasnia, por Real Orden del 10 de diciembre de 1927, se creó provisionalmente la escuela mixta de Sabina Alta, que debía ser atendida por un maestro; fue ratificada por otra Real Orden del 19 de abril de 1928, en que se creó con carácter definitivo. Pocos años más tarde, según Orden publicada en la Gaceta de Madrid el 24 de noviembre de 1931 se desdobló dicha escuela, lo que se había venido solicitando desde su creación; de ese modo, la unidad existente fue transformada en escuela unitaria de niños y se creó la unitaria de niñas, que curiosamente se ubicaría en La Sombrera, a pesar de que siempre usó el nombre oficial de la primera localidad. Ambas escuelas, que siempre estuvieron instaladas en salones alquilados, fueron suprimidas por Orden Ministerial del 5 de diciembre de 1974, a causa de la disminución del censo escolar.

     La primera escuela mixta estaría regentada por tres maestros y la mayor parte del tiempo (dos años y medio) por el primero de ellos, don Manuel Chico Cruz, natural de Fasnia. Tras ser transformada en escuela unitaria de niños, durante los 43 años que siguieron estarían al frente de ella 14 maestros; el récord de permanencia lo ostentó don Veremundo Martín García (10 años), seguido por don Felipe González Rojas (6 años), don Tomás Gandía Rodríguez (6 años), don José Espinosa Perera (4 años y medio), don Gabriel Bethencourt Cruz (más de 4 años) y don Francisco González López (casi 4 años); del total, tres nacieron en Fasnia (don Francisco González López, don Veremundo Martín García y don Gabriel Bethencourt Cruz –aunque éste avecindado en El Escobonal casi desde su nacimiento-); del resto, sabemos que uno nació en Candelaria (don Juan Reyes Fariña), uno en Salas (Oviedo), aunque era vecino de El Escobonal –Güímar- (don Benjamín Campo Morquecho), uno en La Laguna (don Felipe González Rojas) y otro en Tazacorte (don Tomás Gandía Rodríguez). En cuanto a la unitaria de niñas, durante sus 43 años de existencia estarían al frente de ella 19 maestras; el récord de permanencia lo ostentó doña María Caridad Luis Rodríguez (casi 11 años), seguida por doña Manuela Martín Pérez (7 años, en dos etapas), doña María Elena González Estévez (5 años) y doña Susana de la Rosa Amador (4 años); del total, dos nacieron en el municipio de Fasnia (doña Lourdes A. Tejera Rodríguez y doña Rosalía V. Dionis Delgado); del resto, sabemos que una nació en Arona (doña Basilia Álvarez Hernández), una en Adeje (doña Concepción García Álvarez), una en Santa Cruz de Tenerife (doña Matilde Fumero Gómez), una en Icod de los Vinos (doña María Caridad Luis Rodríguez) y otra en Güímar (doña Amabilia Olivera Cabrera)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ESCUELAS PÚBLICAS DE SABINA ALTA

Las fiestas de Chío (Guía de Isora) desde 1928 hasta 1940 y la Sociedad de recreo “Centro El Porvenir”

Chío-fiestas-casino     El presente artículo está dedicado a las fiestas de Chío (Guía de Isora), pero solo en el corto período comprendido entre 1928 y 1940, que conocemos gracias a la prensa de la época. Al margen de las festividades religiosas generales, incluida la Navidad y la Semana Santa, por entonces se celebraban en dicho pueblo dos fiestas principales: la primera en enero, en honor de San Antonio Abad, limitada a un día; y la segunda en junio, en honor de San Juan y la Virgen de la Paz, que se extendía a tres días; como era normal, en ellas se combinaban los actos religiosos con los populares.

     Pero llama la atención en estas fiestas de Chío, el claro protagonismo la Sociedad de recreo “Centro El Porvenir”, que se menciona por primera vez en 1928. No volvemos a tener noticias de ella hasta 1932, año en el que se trasladó a una nueva sede. Pero de momento carecemos de más información sobre este casino, que probablemente no llegó a estar legalizado, pues no figura en el Registro de Asociaciones que llevaba el Gobierno Civil de la provincia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LAS FIESTAS DE CHÍO Y EL CENTRO EL PORVENIR

El Casino “La Unión Patriótica” de Granadilla de Abona (1897-1898), una de las sociedades de recreo pioneras de esta villa

Granadilla-Casino UniónPatriótica     Este artículo solo pretende ser una breve contribución a la historia de un desconocido casino de Granadilla de Abona, la Sociedad “La Unión Patriótica”, que estuvo en activo por lo menos en los años 1897 y 1898, aunque su origen puede ser aún más antiguo, ya que conocemos la fecha de su disolución pero no la de su fundación. En su presidencia contó con distinguidas personalidades locales, al igual que en el resto de su junta directiva. Fue la tercera sociedad recreativa constituida en este municipio, pues el mérito de pionero correspondió a un Casino creado en 1869, al que siguió el Casino “La Fraternidad”, que ya existía en 1887. Posteriormente se fundarían: el “Casino” de dicha villa, que ya existía en 1905; la nueva Sociedad “La Fraternidad”, en 1914; la Sociedad “Unión y Recreo”, en 1918; el “Casino de Granadilla”, en 1935; y el Casino “Once de Junio”, en 1963. Además, existieron sociedades semejantes en varios barrios del municipio.

     A comienzos de 1897 vio la luz el libro Descripción Geográfica de las Islas Canarias, del maestro don Juan de la Puerta Canseco, en el que éste destacaba que en Granadilla existía “una sociedad de instrucción y de recreo”, que sin duda se refería a “La Unión Patriótica”. Por entonces este municipio contaba con 3.145 habitantes. De momento no hemos podido conocer la composición completa de sus juntas directivas y solo tenemos referencias de dos de sus presidentes, ambos destacadas personalidades locales: don Gregorio Frías Pomar y don Blas Batista Pérez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASINO UNIÓN PATRIÓTICA

La parroquia de San Andrés Apóstol de Las Cuevecitas (Candelaria), en su 50 aniversario

Parroquia-Las Cuevecitas     La vida parroquial de los habitantes de Las Cuevecitas se desarrolló durante casi cuatro siglos en la iglesia de Santa Ana de Candelaria, hasta donde se desplazaban para celebrar los distintos sacramentos, desde el siglo XVI hasta mediados del XX. En 1960, los vecinos adquirieron la imagen de San Andrés, que estuvo depositada durante dos años en el convento dominico y solo subía por las fiestas. En 1962, tras la cesión de un cuarto por un vecino, se habilitó la primera capilla provisional, en la que se colocó la imagen. Ello permitió la creación de la parroquia de San Andrés, en 1966, la cual incluía a los núcleos de población de Las Cuevecitas, Malpaís y Araya; pero comenzó a regir el 1 de enero del año siguiente. En 1975 se rectificaron los límites de ésta, al segregarse las parroquias de las dos últimas localidades, que entraron en funcionamiento en 1977. Después de contar con parroquia, Las Cuevecitas construyó su iglesia, que fue bendecida en 1972, realizándose desde entonces en ella varias obras de reforma y mejora.

     En cuanto a los que estuvieron al frente de la parroquia en estos 50 años, como curas encargados o párrocos, conocemos a un total de 12 sacerdotes y casi todos han sido también párrocos de otros núcleos del municipio. El récord de permanencia lo ostenta Fr. Miguel Serrano Estalayo (11 años y medio, en dos etapas), seguido por Fr. Mariano del Prado y Prado (casi 8 años, también en dos etapas), Fr. Alexis González de León (casi ocho años consecutivos), Fr. Gregorio Ramos Domínguez (6 años y medio, hasta el momento) y Fr. Rafael Antonio Tejera Parrilla (más de 5 años y medio, en dos etapas). Ninguno de ellos ha nacido en el término municipal de Candelaria…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PARROQUIA DE LAS CUEVECITAS-CANDELARIA

El Convento-Colegio de Religiosas Dominicas “Marquesa de la Florida” de Güímar (1924-1927)

Güímar-Convento-colegio dominicas     En la ciudad de Güímar se conserva una bella mansión, concretamente en la cuesta de Chacaica, que fue la residencia o casa solariega de la ilustre familia Delgado-Trinidad, descendiente directa del Mencey de Adeje. La última persona de esta familia que llevó el apellido fue doña Josefa Delgado-Trinidad y O’Shea, Marquesa viuda de la Florida, quien al carecer de descendencia transformó dicho edificio en el Hotel “Buen Retiro”, que se mantuvo abierto desde 1890 hasta 1920. Luego, en 1924 fue cedido por su propietaria para un Convento-Colegio de Religiosas Dominicas, del que fue fundadora y protectora; la superiora de dicha comunidad fue sor Aurora Izquierdo Cullen; mientras que la labor docente corrió a cargo de doña Isabel Sainte-Marie Galván, prestigiosa maestra superior de Primera Enseñanza. Como curiosidad, en un edificio anexo a dicha mansión vivió el recordado obispo güimarero don Domingo Pérez Cáceres y su familia.

     Además de la casa, la Marquesa cedió la huerta, los jardines y la anexa capilla de Ntra. Sra. de Belén. El colegio se inauguró a finales de 1924, con 41 alumnas, más otras que acudían a clases de labores artísticas; las clases doctrinales las daba semanalmente el capellán de dicho centro, don Julián Marco y Requeno; y el día de Reyes de 1925 se celebró en él un festival literario-musical, al que asistió numerosa concurrencia. Fue creado inicialmente como “Colegio de la Santísima Trinidad” y luego llevó el nombre de la Marquesa viuda de la Florida, en honor de su fundadora y protectora. Pero la muerte de ésta, en 1927, truncó la existencia de este centro religioso y docente güimarero, que por lo tanto tuvo una existencia muy corta, de tan solo tres años…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CONVENTO-COLEGIO DOMINICAS-GÜÍMAR

La célebre orquesta “Iris” de la villa de Arafo

Orquesta Iris-Pachi-1     En ocasiones anteriores ya nos hemos ocupado de algunas de las orquestas de baile que en el último siglo han surgido en Arafo, el “Pueblo de la Música”, grupos que fueron homenajeados por el Casino “Unión y Progreso” de dicha villa el 7 de diciembre de 2006. En este municipio, sin contar con numerosos tríos, se han fundado unas 25 orquestas, de las cuales  llegaron a coexistir ocho. En este artículo nos centraremos en una de ellas, la “Iris”.

     Entre 1926 y 1928 ya existía una orquesta “Iris” en Las Palmas de Gran Canaria, que volvía a estar en el candelero desde 1941 hasta 1954; asimismo, de 1932 a 1935 fue muy popular la orquesta u orquestina “Iris” de Santa Cruz de Tenerife. Con esa misma denominación, en 1946 se fundó otra orquesta de baile en Arafo, por iniciativa de don Eneldo Díaz Fariña, que vivió tres brillantes etapas: 1946-1960, 1972-1980 y 1987-1997. Por ella pasaron muchos músicos destacados y, a lo largo de su existencia, recorrió casi todos los pueblos de Tenerife, isla de la que salió con frecuencia para pasear el nombre de Arafo por La Gomera (San Sebastián), La Palma (Breña Baja), Lanzarote (Arrecife y Teguise) y, sobre todo, en Fuerteventura (Puerto del Rosario, Antigua, El Cotillo, Villaverde, Corralejo y Lajares). En 1958 obtuvo el primer Premio en el concurso de orquestas organizado con motivo de las fiestas patronales de Santa Cruz de Tenerife, por lo que se ganó la fama de ser considerada la mejor orquesta de la provincia en su época.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ORQUESTA IRIS DE ARAFO