Los equipos de fútbol de Charco del Pino (Granadilla de Abona) durante la II República Española en Canarias (1931-1936)

En un período de grandes inquietudes sociales, culturales, recreativas y deportivas, como fue la II República Española, el importante núcleo de población de Charco del Pino, perteneciente al municipio de Granadilla de Abona, no pudo estar ajeno a dicha circunstancia. Por ello, llegó a contar con cuatro casinos, situados en los lugares de dicho pueblo que les daban nombre: “Bailadero”, “Era Alta”, “El Mantillo” y “Chiñama”. También existían dos orquestas de baile, “Llanito” y “Vistita”, y una agrupación de cuerdas en la sociedad “Bailadero”. Además, esta localidad contaba con varios equipos de fútbol, a los que vamos a dedicar el presente artículo.

De momento no sabemos con certeza cuando se fundó el primer equipo de fútbol de Charco del Pino, pues no hemos encontrado ninguna referencia sobre ello. Lo cierto es que en los dos últimos años de la II República contaba por lo menos con cinco equipos aficionados, de otros tantos sectores del pueblo, denominados: “Jurada”, “Era Alta”, “Chiñama”, “Llanito” y “Guardapolvo”; pero, desgraciadamente, no conocemos la alineación de ninguno de ellos. Este pueblo también contaba, por lo menos, con dos campos de fútbol, uno habilitado en El Bailadero y otro en El Barrero, donde aquellos jugaban…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las célebres luchadas de las Fiestas de la Virgen del Socorro en Güímar

Al igual que ocurría en las fiestas de agosto en honor de la Virgen de Candelaria, en la segunda mitad del siglo XIX también gozaba de gran celebridad la luchada que tenía lugar anualmente en la playa de Chimisay el 7 de septiembre con motivo de la festividad de la Virgen del Socorro, que primero se celebraba al mediodía y luego en la tarde; en ella se enfrentaban los mejores luchadores del Sur de Tenerife entre sí o contra los del Norte de la isla, aunque luego los encuentros se fueron decantando por enfrentamientos entre los bandos de Güímar y Arafo, dada la rivalidad local y que los vecinos de ambos municipios eran los principales participantes en la Bajada de la Virgen desde la iglesia de San Pedro hasta su ermita costera.

Las crónicas de dicha fiesta recogen la celebración de dicha luchada hasta 1933, casi siempre en el caserío costero, salvo en 1930 en que tuvo lugar en la cabecera municipal, probablemente en la plaza del Ayuntamiento. Tras dos décadas suspendida, en 1953 se rescató, de nuevo en la costa; aunque entre 1958 y 1961 volvió a celebrarse en Güímar, en el campo de deportes del Frente de Juventudes, justo por debajo del Ayuntamiento. Finalmente, se rescató en 2006, ahora como un Torneo “Virgen del Socorro” de carácter triangular, entre los equipos federados del municipio y alguno de fuera, manteniéndose hasta 2011 con alguna interrupción. Tristemente, a partir de esa fecha desapareció del programa, por resultar económicamente deficitario, a causa de la falta de apoyo de los aficionados…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los primeros cines en la historia del municipio de Candelaria (1919-1940)

A lo largo del siglo XX y durante seis décadas, el municipio de Candelaria llegó a contar con seis cines, cuatro de ellos en la cabecera municipal, dos mudos y dos sonoros, así como de uno en Igueste y otro en Barranco Hondo. También se hacían algunas proyecciones en la Sociedad “Juventud Católica”, pero de imágenes fijas. Tres de dichos cines tuvieron una trayectoria más o menos larga, dos corta y uno efímera. El pionero fue el “Teatro-Cine” de Candelaria (1919-1935), al que siguieron el “Cine La Torre” de Candelaria (1932), el “Cine de Candelaria” (1936-1940), el “Cine Conchita” / “Cine Luisa” de Igueste de Candelaria (1955-1980), el “Cine Candelaria” (1957-1980) y el “Cine” provisional de Barranco Hondo (1962-1964); los tres últimos llegaron a coincidir en el tiempo. Luego, tras un par de décadas sin ninguna sala cinematográfica en funcionamiento, en los albores del siglo XXI abrieron los “Multicines Puntalarga”, que desde 2001 han retomado dicha actividad en este municipio.

En este artículo solo nos vamos a ocupar de los tres primeros cines existentes en este municipio, todos ellos abiertos al público en la cabecera municipal; los dos primeros fueron mudos y estuvieron situados en la calle de la Arena; mientras que el tercero fue sonoro y se ubicó en uno de los salones de don Sixto Machado, en la calle del Pozo. Además, también trataremos de las proyecciones realizadas en los años treinta en la Sociedad “Juventud Católica” de esta misma localidad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La célebre luchada de las Fiestas de agosto en honor de la Virgen de Candelaria (Tenerife)

El municipio de Candelaria goza de una notable tradición luchística, vinculada desde el siglo XIX a dos encuentros históricos, el que se celebraba esporádicamente en la Media Montaña de Barranco Hondo y el de la festividad anual de la Virgen de Candelaria, en la explanada anexa a su Santuario. Con posterioridad, en la tercera década del siglo XX, se formaron bandos o equipos aficionados en todos los núcleos de población de este término, algunos de los cuales se comenzaron a federar en los años cuarenta, surgiendo sucesivamente siete clubes: “C.L. Arguama” y “C.L. Roque” de Igueste; “C.D. Mencey” y “C.L. Tinerfe” de Barranco Hondo; “C.L. Cumber” y “C.L. Chaparral” de Las Cuevecitas; y “C.L. Araya” del barrio del mismo nombre.

Durante el resto del siglo XIX y los comienzos del XX la lucha continuó presente en Candelaria gracias al importante encuentro luchístico anual que se celebraba en agosto con motivo de las Fiestas de la Virgen de Candelaria. Tenía lugar en la explanada del Santuario, que por entonces era de arena, sobre todo en el lugar en el que luego se construyó la Fuente de los Peregrinos, y por lo general el 14 de dicho mes. Desgraciadamente, las reseñas periodísticas de estas fiestas solo hacían hincapié en los actos religiosos, por lo que son muy escasas las referencias a los profanos, entre ellos a la luchada. Estas célebres luchadas se continuaron celebrando hasta la segunda mitad de los años cincuenta, en que cesaron con motivo de las obras de terminación de la Basílica, así como de la construcción de la plaza y la fuente anexas.

Afortunadamente, tras cuatro décadas de interrupción, en 1997 el Ayuntamiento de Candelaria volvió a rescatar el tradicional encuentro luchístico de las fiestas en honor de Nuestra Señora de Candelaria, que a partir de entonces se celebra anualmente el 13 de agosto en la Plaza de la Patrona de Canarias, pero ahora con el carácter de luchada institucional, y que atrae a numerosos aficionados a este entrañable deporte autóctono…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La agitación social, política y sindical de El Escobonal (Güímar) durante la II República Española en Canarias (1931-1936)

Este año se cumple el 85 aniversario del final de la II República en Canarias, truncado bruscamente por el golpe de estado que inició la Guerra Civil Española, aunque en parte de la Península se prolongó durante los tres años que duró dicha contienda. En el presente artículo vamos a hacer balance de lo que supuso esta interesantísima etapa en la historia política y sindical de El Escobonal (Güímar), centrándonos en la creación de agrupaciones políticas y sindicales, así como en la repercusión de éstas en las elecciones generales y municipales que se celebraron en esos cinco años (de 1931 a 1936). Gracias al fondo de Asociaciones del Gobierno Civil, que se custodia en el Archivo Histórico Provincial, al Archivo Municipal de Güímar, a la prensa de la época y a las fuentes orales, podemos conocer cómo se desarrolló la actividad política en este interesante período de nuestra historia.

Al final de la II República, El Escobonal alcanzó el máximo demográfico de su historia, con más de 2.300 habitantes, que lo situaban como el 10º núcleo de población de la isla en número de habitantes, a pesar de no ser una cabecera municipal. Por ello, no es de extrañar que en ese interesante período de nuestra historia, este pueblo contase con un alcalde de barrio, varios concejales, dos agrupaciones políticas, una federación obrera, dos casinos, dos orquestas de baile…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las fiestas patronales y los casinos de Chimiche (Granadilla de Abona) durante la II República Española

En este artículo nos vamos a ocupar de las fiestas que se celebraron en el pueblo de Chimiche (Granadilla de Abona) en los últimos años de la II República Española en estas islas, concretamente entre 1934 y 1936. Como ya hemos puesto de manifiesto en otros artículos, ésta fue una época de gran inquietud política, social y cultural en los municipios del Sur de Tenerife, en los que proliferaron los casinos, las agrupaciones musicales, los comités políticos y las federaciones obreras.

Esa intensa actividad política también se vivió en Chimiche, como se aprecia en el nombre de la plaza de la República, así como de algunas vías públicas: Avenida Primo de Rivera, calles de Niceto Alcalá Zamora, Almirante Cervera y General O’Donnell. Además, se reflejó en las fiestas, pues aparte de los actos religiosos más tradicionales en honor de Nuestra Señora del Carmen, se incorporaron numerosos actos recreativos y deportivos. En los tres años estudiados siempre duraban dos días, el 16 y el 17 de julio. Los actos religiosos se limitaban a repiques de campanas; misas, con coro y sermón; y procesiones, acompañadas por bandas de música y con fuegos artificiales. Los actos recreativos incluían el recibimiento de las bandas de música; la diana, amenizada por las mismas; paseo y música o verbena en la plaza, en la tarde, por dichas bandas; elección de “Miss Chimiche”, solo en el año 1935; cabalgata, solo en 1936; bailes en los casinos, en 1935 y 1936; y una verbena nocturna en la plaza, en 1936. Mientras que los actos deportivos incluían un encuentro de lucha canaria, solo en 1934; carrera de bicicletas en 1934 y 1936; corrida de sortijas en 1935 y 1936, incluso con corredores de otros pueblos; y juego de la sartén, en 1935.

De la lectura de estos programas festivos, llama la atención la existencia en Chimiche de “Casinos” en 1935, así como del “Casino Chimiche” en 1936, en el que se celebró un baile, para el que su presidente donó dos regalos, y una representación teatral; pero del que de momento no tenemos más información de estas sociedades. También sorprende la existencia de cuatro ciclistas afamados de Chimiche y Granadilla casco, apodados “El Abisinio”, “El Cuervo”, “Cheo” y “Panchillo”. Asimismo, es muy llamativa la celebración de un concurso de bandas en 1936, en el que tomaron parte cinco agrupaciones musicales, tres de ellas muy conocidas en el Sur de Tenerife, las de Adeje, Arafo y Granadilla, pero otras dos de sendos barrios de este último municipio, las de Charco del Pino y Los Blanquitos, de las que no hemos encontrado por el momento más datos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Principales efemérides que se conmemoran en Güímar en 2021, relacionadas con acontecimientos históricos o biográficos

Tras el año especialmente anómalo que hemos vivido, en el actual queremos colaborar de nuevo con las Fiestas Patronales de Güímar recordando los principales aniversarios que se conmemoran en 2021, relacionados con los acontecimientos históricos más curiosos o de mayor trascendencia, así como el nacimiento o la muerte de personajes destacados de este municipio.

A modo de ejemplo, se cumplen los 375 años de la aprobación de los estatutos de la Cofradía de la Virgen del Socorro; los 225 años del nacimiento del Dr. Agustín Díaz Núñez, uno de los hijos más ilustres de Güímar; los 200 años del fallecimiento del ilustre sacerdote güimarero Florentín Núñez y Torres, canónico de la Catedral; los 150 años del Juzgado Municipal y del Registro Civil; los 100 años de la bendición de la imagen del Cristo de Limpias o de la Agonía y de su primera fiesta; los 75 años de la inauguración de la barriada de pescadores de El Puertito; los 50 años de la inauguración de la Autopista del Sur por la costa de este municipio; los 25 años de la creación de los Bomberos Voluntarios del Valle de Güímar; etc. …

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Orquesta “Los Oceánicos” de la villa de Arafo

Siguiendo la larga tradición musical de la villa de Arafo, a lo largo del siglo XX se formaron en este municipio numerosas orquestas de baile, muchas de las cuales llegaron a coexistir. Este artículo está dedicado a una de ellas, la orquesta “Los Oceánicos”, que en los años setenta del siglo pasado amenizó bailes y verbenas en locales y plazas de distintas localidades de la isla de Tenerife. Tras una primera etapa, de unos tres años, se disolvió, para reorganizarse algunos meses después con otra composición. A lo largo de su existencia pasó por sus filas una veintena de componentes, en su mayoría araferos.

Esta orquesta se formó hacia 1970 y en su primera etapa estuvo compuesta por: Renato Yanes Canet “René” (batería), Nelson Rodríguez Fariña (órgano), Israel Fariña Rodríguez (bajo -guitarra- y voces), Antonio Hernández Hernández “Macarrón” (trompeta y voces), Fernando Martín Guanche (saxo alto y voces), Adalberto Albertos Albertos (saxo tenor y voces) e Isaías Pérez Díaz -de El Escobonal- (vocalista). Posteriormente, al producirse algunas vacantes, se incorporaron a la misma: Máximo Pestano Curbelo (batería), Juan Carlos -de La Victoria de Acentejo- (vocalista), el “Santa Úrsula” -del pueblo por el que se le conocía- (batería) y Rómulo López González (trompeta).

En la segunda etapa, a partir de 1973, quedó constituida por los siguientes miembros: Antonio Rodríguez Acosta (bajo -guitarra- y voces), Esteban Acosta Delgado (batería), Javier Delgado Manzano (saxo tenor y flauta), Pedro Rodríguez Fariña (guitarra rítmica y voces), Pánfilo Gómez Marrero -de Güímar- (piano y voces), Hipólito “Polo El Canario” (vocalista) y Heriberto Albertos González “Berto” (saxo alto). Luego, tras la marcha de Esteban Acosta, entró en esta orquesta Carlos -de La Hidalga- (batería); y al ir Pánfilo al servicio militar se incorporó Israel Fariña Rodríguez “Israelito” (piano y voz), quien ya había pertenecido a esta orquesta en su primera etapa…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las pescaderas o vendedoras de pescado de El Escobonal (Güímar)

En el año 2014, con motivo del Día de la Mujer, el Ayuntamiento de Güímar acordó distinguir a las vendedoras de pescado o pescaderas, unas mujeres muy populares, forjadas por la sal, el polvo del camino y la lucha diaria en la costa, en una dura actividad, que ha ocupado un merecido lugar en la historia de este municipio, pues su vida ha estado ligada al trabajo y a la superación, cimentado en una intensa batalla contra las penurias de la época que les tocó vivir. A este entrañable colectivo se dedica el presente artículo, centrado en las que estuvieron vinculadas a El Escobonal y desarrollaron su labor en El Tablado o El Puertito de Güímar. En otra ocasión nos ocuparemos de las pescaderas establecidas en ese último núcleo.

En la costa de Agache se desarrolló una limitada actividad pesquera desde muy antiguo, pero por lo general complementaria de las tareas agrícolas. Tuvo su máximo desarrollo en el siglo XIX, pues en 1833 ocho familias vivían casi exclusivamente de la pesca, al dedicarse a ella los cabezas de familia, que estaban matriculados como pescadores; de ellos, seis eran vecinos de El Escobonal, uno de La Medida y otro de Lomo de Mena; y a lo largo de dicho siglo se fueron incorporando a la pesca nuevos vecinos de dicha comarca. Éstos faenaban por la costa del sureste insular, entre Candelaria y el Porís de Abona, aunque preferentemente lo hacían en el litoral de Agache y Fasnia. Muchos de estos pescadores comenzaron a habilitar cuevas o a construir pequeñas casas terreras para alojarse durante el tiempo que permanecían en la costa, lo que, junto a los salones construidos para depositar las mercancías que llevaban y traían los antiguos barcos de cabotaje, dio origen a los caseríos de El Tablado, Chimaje, Los Barrancos y La Caleta. Es de suponer que en esa centuria, como en la siguiente, fueron las esposas o las hijas de los pescadores las encargadas de distribuir y vender el pescado por los distintos barrios y núcleos de población de la comarca, de las que enumeramos a 10 escobonaleras del siglo XIX y tres del XX.

Además, a lo largo de la pasada centuria muchos pescadores y pescaderas de El Escobonal se establecieron en El Puertito de Güímar, casi todos ellos miembros de la familia Bethencourt, donde constituyeron el segundo grupo en importancia de dicho colectivo, tras los vecinos de Candelaria allí establecidos. Recordamos en este artículo a 14 pescaderas nacidas en El Escobonal, o casadas con pescadores escobonaleros, que estuvieron avecindadas en dicho caserío de la costa güimarera…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Sociedad “Cultural Recreativa” de Igueste de Candelaria (1952-1956)

Durante la II República, el pueblo de Igueste de Candelaria contó con dos casinos, las Sociedades de Instrucción y Recreo “Juventud Iguestera” (1928-1936) y “La Buena Unión” (1931). Tras el parón de la Guerra Civil, esta localidad volvió a contar con otros dos casinos, la ya mencionada Sociedad “Juventud Iguestera” en una segunda etapa (1945-1961) y la Sociedad “Cultural Recreativa” (1952-1956), que coexistieron por lo menos durante cuatro años. Todas ellas sirvieron para alegrar la vida a los socios, tras las duras jornadas de trabajo en su mayoría centradas en las labores agrícolas. En este artículo nos vamos a centrar en la última de ellas, cuya sede social estaba en un edificio de la “Curva de Maja”, propiedad del presidente de la comisión organizadora, don Manuel Cabrera Martín. Su reglamento fue redactado en Igueste, aprobado por el subsecretario de la Gobernación y registrado en el Gobierno Civil; tras ser inscrita en el libro de Registro Provincial de Asociaciones, dicha sociedad quedó legalizada una vez elegida y aprobada su primera junta directiva. Su principal actividad fue la celebración de bailes todos los meses, en especial por las principales festividades y con motivo de la boda de los socios.

El 7 de enero de 1952 fue redactado el Reglamento de la Sociedad “Cultural Recreativa” de Igueste de Candelaria, lo que se hizo en dicha localidad por una comisión organizadora, de la que era presidente don Manuel Cabrera Martín y secretario don Francisco Oliva García. Dicho Reglamento contaba con 67 artículos, reunidos en seis capítulos. En el primero de éstos se fijaban los “Objetivos de la Sociedad”, que se resumía en el artículo 1º: “Esta Sociedad tiene por objeto el proporcionar a los señores socios que la forman, las distracciones y recreos morales y de buenas costumbres, no vedados por las leyes, con libros, revistas y prensa, necesario para su cultura”. Luego, sobre su local social se señalaba que: “radicará, en el edificio que hay situado en el paraje conocido por la ‘Curva de Maja’ de Igueste de Candelaria, propiedad de Don Manuel Cabrera y cuyas condiciones quedarán fijadas en el contrato de inquilinato, que previamente se firmará”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: