El municipio de Fasnia, su parroquia y su vida religiosa en 1965, según el canónigo don José Trujillo Cabrera y dos misioneros jesuitas

Contamos con una somera descripción del municipio de Fasnia en 1965, centrada sobre todo en su dotación parroquial y en la religiosidad de su feligresía, gracias a dos destacados acontecimientos: la publicación del libro Guía de la Diócesis de Tenerife del canónigo don José Trujillo Cabrera, en el que se recogían interesantes datos de la única parroquia existente por entonces en esta localidad; y la celebración de una Santa Misión, que tuvo su sede tanto en la cabecera municipal como en el pago de La Zarza.

El término municipal de Fasnia lo constituían por entonces numerosos núcleos de población: Fasnia, La Zarza, La Sombrera, Sabina Alta, Apartadero, Fuente Nueva (compartido con Arico), Cruz del Roque, Las Eras y Los Roques. Contaba en ese año con una sola parroquia, la de San Joaquín de Fasnia, atendida hasta el mes de junio por el cura encargado don Gregorio Dorta Pérez y a partir de julio por el cura ecónomo don Senén Salvador González, quienes también atendían una ermita y tres capillas existentes por entonces en dicha jurisdicción, que contaba con 3.197 habitantes.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La visita de la Virgen de Candelaria al municipio de Arona en su inolvidable Peregrinación de 1964-1965

El 28 de octubre de 1964 la venerada imagen de la Virgen de Candelaria llegó por primera y única vez en la historia al municipio de Arona, con motivo de la Peregrinación que realizó por la isla de Tenerife para recaudar fondos con destino a la construcción del nuevo Seminario Diocesano, acontecimiento inolvidable en la historia religiosa de Tenerife que duró casi tres meses y medio, del 16 de octubre de dicho año al 28 de enero de 1965. Para esta peregrinación extraordinaria, la Virgen contó con una artística carroza, construida en Güímar, en los talleres de mecánica y chapa de Tejera y en la carpintería de Pánfilo y Tino; fue diseñada por don Manuel García Campos y patrocinada por doña Edelmira Pérez Campos, viuda de Mansito, junto con Acción Católica y Cáritas de dicha ciudad; y se montó sobre una camioneta “Commer” de seis ruedas, cedida por la empresa Hernández Hermanos, S.L. En todos los pueblos visitados, el fervor de los fieles fue impresionante y el éxito económico se vio desbordado con creces, al recaudar más de siete millones de pesetas.

Procedente de San Miguel de Abona, la Virgen visitó el municipio de Arona, donde permaneció durante tres días: el miércoles 28 llegó al Valle de San Lorenzo, el jueves 29 al casco de Arona y el viernes 30 a Los Cristianos, de donde salió al día siguiente para Adeje. Todos los pueblos se engalanaron con esmero para recibir a la imagen de la Candelaria y, a lo largo de su permanencia, se llevaron a cabo apretados programas de actos. Este municipio ya estaba constituido por numerosos núcleos de población y contaba por entonces con tres parroquias, una de ellas muy reciente: San Antonio Abad de Arona casco (creada en 1796), San Lorenzo Mártir del Valle de San Lorenzo (creada en 1929) y Nuestra Señora del Carmen de Los Cristianos (creada en 1963), las cuales reunían una población de hecho de 1.401, 2.497 y 2.896 habitantes, respectivamente.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La fugaz Federación Obrera de Igueste de Candelaria (1936)

Como ya hemos señalado en otros trabajos, la proclamación de la II República Española supuso un enorme revulsivo político y sindical en Candelaria, así como en todo el territorio nacional. Por ello, a lo largo de sus cinco años de existencia en Canarias se fueron constituyendo diversas agrupaciones políticas, federaciones obreras y sociedades recreativas, tanto en la cabecera de este municipio y con jurisdicción sobre todo él, como en los importantes pagos de Igueste y Barranco Hondo, con ámbito restringido a los mismos, dado su notable peso demográfico y su característica unión vecinal, centrada en el logro de mejoras y la defensa de su identidad.

Este breve artículo está dedicado a la efímera existencia de la Federación Obrera de Igueste de Candelaria, cuya finalidad era aglutinar a todos los obreros y jornaleros del pueblo, con el fin de reivindicar los derechos de los trabajadores frente a los patronos y solicitar a las autoridades la realización de obras públicas para mitigar el paro obrero. Fue constituida tan solo un mes antes del golpe de estado que inició la Guerra Civil, por lo que prácticamente no tuvo tiempo de iniciar su andadura. Por dicho motivo, su sede fue clausurada y sus bienes incautados por las Milicias de Acción Ciudadana. Además, sus dirigentes sufrieron represión, pues algunos también pertenecían a la Agrupación Socialista local. Su promotor fue el recordado carpintero don Juan Bello Padilla, que también era concejal del Ayuntamiento por el Frente Popular de izquierdas…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El antiguo Hotel o Casa de huéspedes “La Raya” en Güímar

En el siglo XIX se incrementó el número de visitantes al municipio de Güímar, la mayoría extranjeros atraídos por la naturaleza o la historia de esta parte de la isla, que se alojaban en casas particulares, dada la falta de alojamientos hoteleros. Pero en el último cuarto de esa misma centuria comenzaron a surgir las primeras instalaciones de este tipo, con lo que se cubrió una demanda cada vez mayor, en gran parte por turistas europeos atraídos por la benignidad del clima de este Valle, idóneo para el tratamiento y curación de las enfermedades pulmonares, que tanto daño hacían en esa época. Así se abrieron en Güímar dos instalaciones hoteleras, el Hotel “El Buen Retiro” y “El Sanatorio”, ambos en Chacaica además de una fonda en la “Casa de La Raya”, también conocida por entonces como Hotel “La Raya”. El enclave de las tres instalaciones en lo alto de Güímar contribuyó en gran parte a su atractivo para el visitante.

A partir de la apertura del primero, se desató una gran campaña de difusión de las ventajas que suponía Güímar para zona de descanso, basadas sobre todo en su clima benigno, aire puro y cielo despejado, por lo que era el lugar ideal para quienes buscaban descanso y recuperación; incluso se llegó a afirmar que “Güímar posee, quizás, el mejor clima de toda la isla, y, por ende, probablemente del Hemisferio Occidental entero”. Se editaron numerosas postales de la localidad y de los distintos hoteles, así como folletos elogiosos en inglés y alemán, que tuvieron gran difusión entre todos los turistas de dichas nacionalidades que se acercaban a las islas. En ellos también se destacaban sus respectivos jardines, que se enriquecieron con notables árboles exóticos, tanto ornamentales como frutales, transformándose en los más bellos de la localidad. Asimismo, entre los recreos, aparte de los más variados juegos, entre los que se podía practicar el billar, se programaban excursiones, tanto en montura como a pie, por los diversos lugares de interés del Valle: Barrancos de Badajoz, El Río y Añavingo; La Ladera; la Montaña Grande y el Malpaís de Güímar; El Puertito; Arafo y Candelaria; el pinar; etc.; dichos parajes se veían constantemente frecuentados por los turistas, quienes además podían visitar en Güímar sus principales bienes patrimoniales, entre ellos las iglesias de San Pedro y Santo Domingo, las capillas, los molinos de agua, los lavaderos, etc., además de participar en la sana alegría de las Fiestas de San Pedro, El Socorro o San Juan.

En este trabajo nos vamos a centrar en la “Casa de La Raya”, antigua casa señorial cuyo origen se cree que se remonta al siglo XVI y que, tras ser habitada por destacadas familias, fue transformada en un hotel o pensión en el siglo XIX y luego en una casa de huéspedes, en la segunda década del XX. Luego se cerró y entró en ruina, hasta que en 1999 fue rehabilitada para dedicarla de nuevo al turismo rural.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los desaparecidos cines de la villa de Arafo

En este trabajo queremos recordar los distintos cines que tuvo la villa de Arafo durante casi seis décadas de su historia. El primero fue el “Teatro-Cine de Arafo”, que vivió varias etapas, siempre en el salón del antiguo empaquetado y almacén de don Eufemiano Ferrera, luego de don Luis Marrero Romero, en la actual calle Juan Luis Coello Rodríguez: la primera, como cine mudo, desde 1921 hasta 1933, siendo sus empresarios don José Ferrer García y don Antonio Torres Campos; la segunda, ya como cine sonoro, de 1934 a 1935, con el nombre de “Cine Teide” y cuyo empresario era el Sr. Montalbán; la tercera de 1936 a 1939 como “Monumental Cinema”, siendo su empresario don Luis Morales Ruiz; y la cuarta, desde 1941 hasta 1966 como “Cine de Pérez”, regentado por don Nicolás Pérez Cáceres. Además, durante un corto período existió otra sala cinematográfica en la calle Nueva (actual calle José Pestano Núñez), en un salón de don José Fariña Batista (conocido como “Salón de los Curbelo”), que es recordado como “Cine de Pepillo” y cuyo empresario era el también carpintero don José Fariña Gil, quien solo lo mantuvo en dicho lugar de 1941 a 1942. Luego, este mismo empresario lo trasladó a otro salón de El Pino, en la actual calle Belisario García Siliuto, propiedad de don Luis Marrero Romero, donde se mantuvo desde 1942 hasta 1955, aproximadamente, siendo conocido como “Cinema Fariña” o “Cine del Moro”, a pesar de que su nombre oficial era “Cine Capitol”. Finalmente, hacia 1966 don Nicolás Pérez Cáceres pasó el popular “Cine de Pérez” a un nuevo edificio construido exprofeso para esa actividad, en la misma calle donde estaba el antiguo “Teatro-Cine” y a continuación de éste, que luego fue vendido a don Manuel Pérez Pacheco y, finalmente a don Erardo García Flores. Con este último concluyó la actividad cinematográfica en Arafo, hacia 1978.

Prácticamente en todos esos cines, la proyección de películas se simultaneó con la celebración de espectáculos teatrales y de variedades, en su mayoría benéficos. Además, en el primero también tenemos constancia de que se impartieron conferencias y se celebraron mítines políticos, juntas generales de empresas y comunidades de aguas y actuaciones circenses; pero solo se ha documentado la celebración de dos bailes, pues la existencia de dos casinos en esta localidad ya cubría de sobra esa actividad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La Sociedad de recreo e instrucción “Amigos del Arte” de Guía de Isora (1920-1922)

Ya en una ocasión anterior dimos a conocer que el municipio de Guía de Isora ha contado con varios casinos o sociedades culturales y recreativas, siendo la primera el “Casino Principal”, fundado en el último tercio del siglo XIX y refundado en 1926, en esta segunda etapa con el nombre de “Casino de Guía” y un marcado carácter republicano y progresista, circunstancia que provocó su clausura en 1936, al inicio de la Guerra Civil. A lo largo del siglo XX, se crearon otras seis nuevas sociedades de instrucción y recreo: el “Centro Isorano”, de línea conservadora, que ya existía en 1908 y fue disuelto hacia 1944; la Sociedad “Unión Republicana”, fundada en 1918; la Sociedad “Amigos del Arte” (1920-1922); la Sociedad “Centro El Porvenir” de Chío (1928-1932); la “Juventud Católica” de Guía de Isora, fundada en 1933; y el nuevo “Casino de Guía de Isora”, que comenzó su andadura en 1961. A ellos se podría sumar una Sociedad “XXV de Diciembre”, de existencia dudosa, que figura en la prensa de 1928.

En este artículo nos vamos a ocupar de la Sociedad de recreo e instrucción “Amigos del Arte” de Guía de Isora, fundada en mayo de 1920 y en cuya junta directiva figuraban destacadas personalidades locales, así como varios funcionarios relevantes domiciliados en dicha localidad. Fue elegido presidente don Nazario García Cruz, practicante en Medicina y Cirugía y prestigioso orador. Organizaba sobre todo veladas teatrales, musicales y literarias, la mayoría de carácter benéfico, que se celebraban en el salón-teatro de dicha localidad. Se la menciona en la prensa desde su fundación hasta septiembre de 1921, aunque en febrero y marzo de 1922 se celebraron dos festivales en los que participaron varios de sus directivos, por lo que probablemente fueron organizados por esta sociedad, pero no se especifica…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los primeros casinos de Vilaflor de Chasna (1925-1936) y los bailes en casas particulares

El pueblo de Vilaflor de Chasna siempre fue muy aficionado a los bailes, que desde finales del siglo XIX hasta la II República Española se celebraban sobre todo en casas particulares que contaban con salones espaciosos adecuados para ello, sobre todo con motivo de las principales festividades, entre las que destacaron las de don Camilo Hernández y don Fernando Pérez, en las que luego se instalarían sendos casinos. Posteriormente, comenzaron a surgir los casinos. Así, según recogió el investigador chasnero don Nelson Díaz Frías, los vecinos del barrio de arriba contaban con un Casino, que primeramente estuvo instalado en un inmueble de la calle Dolores, propiedad de don Camilo Hernández Fumero; posteriormente se ubicó en un viejo inmueble de la Plaza de la Iglesia, que pertenecía a doña Manuela Hernández Oliva. Por su parte, los vecinos que vivían en la parte baja del pueblo de Vilaflor acudían al Casino instalado en la calle del Dr. Rodríguez López o del Convento, en una casa propiedad de don Fernando Pérez “Santamaría”.

Tras rastrear la prensa tinerfeña de la época, tenemos constancia de que a lo largo del siglo XX el pueblo de Vilaflor ha contado con varias sociedades de recreo y cultura, de las que por lo menos conocemos las cinco siguientes: el “Casino Vilaflorense” (1925-1928), el Casino “La Unión” (1934), el Casino “Nivaria” (1935), la “Unión Vilaflorense” (1947-1964) y la Sociedad Recreativa y Cultural “XXV de Abril” (desde los años ochenta hasta el presente). En este artículo solo nos vamos a centrar en los tres primeros casinos, además de dedicar un apartado a los bailes en las casas particulares…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El Cine de El Escobonal (Güímar), principal local de esparcimiento de Agache durante medio siglo (1950-2003)

En un artículo anterior sobre el “Club Juventud” ya nos ocupamos del primer cine mudo de El Escobonal, instalado en el salón de don Graciliano Díaz. En el presente artículo nos vamos a centrar en el posterior “Cine Escobonal”, una instalación emblemática que tuvo una gran importancia para el esparcimiento del pueblo, pues fue el único local recreativo de El Escobonal durante muchas décadas, tras la desaparición de los casinos. Con un proyecto elaborado en 1944 por el arquitecto don Tomás Machado Méndez, su construcción se comenzó a tramitar en ese mismo año, aunque la licencia municipal se le concedió en 1946 y abrió sus puertas hacia 1950. Combinó las proyecciones cinematográficas con los bailes, que llegaron a gozar de notable popularidad. Aunque los propietarios eran don Arsenio Pérez Díaz y su esposa doña María Díaz Díaz, su primer empresario fue su yerno don Antonio Reyes Marrero, quien también actuaba como operador, al que siguió don José Pérez Díaz “Cheo”, hijo de los propietarios. Continuó con ambas actividades hasta 1986, en que murió su último propietario, continuando luego con otros usos hasta 2003, en que fue demolido tras su adquisición por el Ayuntamiento.

Aunque la calidad de las películas proyectadas nunca fue muy elevada, consiguió captar al público de toda la comarca, pues durante varias décadas fue el único lugar de esparcimiento de este pueblo, cuya vida social y recreativa giró en torno a este edificio, por el que entraba al pueblo la cultura cinematográfica y las relaciones sociales. Sobre todo, alegró la vida de las chicas del pueblo, pues hasta entonces las únicas salidas que podían hacer de sus casas eran para ir a misa o a las fiestas patronales, mientras que ahora podían acudir todas las semanas al cine y con mucha frecuencia a los bailes, eso sí, siempre en compañía de sus madres, hermanos u otros familiares. Los hombres también se beneficiaron con la apertura del cine, aunque siempre lo tenían más fácil, pues podían pasar parte de las tardes y noches de ocio en los bares o tabernas del pueblo, en muchos casos practicando juegos de mesa, o asistían a los frecuentes encuentros de lucha canaria, en los que la asistencia de mujeres era bastante escasa. Lo cierto fue, que tanto en los bailes como en las proyecciones cinematográficas se forjaron muchas parejas en este pueblo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La detallada descripción de las Fiestas de la Virgen del Socorro de Güímar en 1888, escrita por el culto sacerdote don Santiago Beyro y Martín

Al culto sacerdote don Santiago Beyro y Martín le debemos una de las descripciones más completas, aunque poco conocida, de las fiestas de Nuestra Señora del Socorro en el siglo XIX, concretamente las celebradas el 7 y 8 de septiembre de 1888. Curiosamente, no la publicó hasta once años después, entre el 15 de abril y el 24 de mayo de 1899, en cinco entregas que vieron la luz en el Diario de Tenerife; y la reprodujo íntegramente entre el 20 de julio y el 24 de agosto del año siguiente, también en cinco partes, en el semanario Siglo XX. Está extraída del libro sobre “Historia y evolución de las Fiestas de Nuestra Señora del Socorro en Güímar”, que tenemos en preparación.

En su interesantísimo trabajo, el Doctor Beyro describe con todo lujo de detalles los principales aspectos de dichas fiestas: los repiques de las campanas en la iglesia de San Pedro y en la ermita de El Socorro; la salida de la Virgen de la iglesia matriz y el entorno de ésta, incluso las plantas que adornaban la plaza y sus olores, así como la masa humana que la espera, su emoción e incluso sus trajes; la danza de las cintas, con los principales aspectos del baile y la vestimenta de los danzarines; la procesión hasta La Asomada, con la banda de música y los numerosos fieles; los ramos de albahaca que llevaban las chicas para adornar la ermita costera; la llegada a ésta, sus olores y el canto de la Salve; el baño de los romeros, su posterior almuerzo y las parrandas; el pozo al que se llevaba el agua para esta fiesta; las promesas de los fieles y las limosnas entregadas al mayordomo; la tradicional luchada en la playa; la emotiva representación de la “Ceremonia” de aparición de la Virgen a los guanches, en el mismo Llano donde se produjo; la procesión de retorno a la ermita, con la banda de música; la suelta de globos aerostáticos y los fuegos artificiales; el regreso a Güímar de los señores más acomodados en sus bestias; la noche pasada en la costa por otros muchos vecinos, en las chozas improvisadas o en los ventorrillos; la función de la mañana del día 8, con sermón; el regreso a Güímar de la mayoría de los romeros, para esperar allí a la Virgen ya vestidos de fiesta; la soledad de Nuestra Señora esa tarde en la costa, solo acompañada por el mayordomo, que por entonces era don Nicasio García Díaz, y un escaso número de amigos y devotos, que le ayudan a recoger la capilla y al traslado de la venerada imagen a la iglesia de San Pedro; la concentración de fieles de todos los barrios del municipio y de Arafo en La Asomada; el alegre recibimiento en dicho lugar; el regreso a la parroquia en procesión abigarrada; el educado juego de “¿Pares o nones?” (primera referencia escrita sobre el mismo); la llegada a la iglesia matriz, entre fuegos artificiales, vítores, alegría y fe religiosa de una densa masa de fieles; la emotiva entrada en el templo; la posterior soledad y el silencio de esa noche en Güímar. Concluye el Dr. Beyro, recordando con nostalgia la playa de El Socorro, la ermita costera y la fiesta que había vivido hacía más de dos lustros, recreando la presencia guanche en dicho término, que había dado lugar a esta celebración.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La polémica incorporación de la “Ceremonia guanche” a las fiestas de la Virgen del Socorro de Güímar en 1872

Desde mediados del siglo XIX, los vecinos de Güímar querían incorporar a la festividad de El Socorro la representación de la aparición de la Virgen a los guanches, como se venía haciendo en la festividad de Candelaria por lo menos desde mediados del siglo XVIII; para ello, se apoyaban en que la playa de Chimisay era el auténtico lugar de aparición y, por lo tanto, el mejor lugar para que se efectuara la Ceremonia. Pero el informe negativo del párroco de Santa Ana de Candelaria, que al igual que ocurrió con unas polémicas postales alegaba que sólo la Virgen de Candelaria podía tener guanches en su festividad, hizo que el obispo de la Diócesis prohibiese repetidamente dicha representación. Sin embargo, los güimareros siguieron intentándolo hasta que lo consiguieron.

La primera representación de la Ceremonia, a cargo de güimareros ataviados a la usanza guanche, se remonta al año 1872, lo que vino a incrementar la antigua rivalidad entre Güímar y Candelaria por la festividad de la Virgen. Pero a partir de entonces, la “Ceremonia Guanche” se consolidó y se fue convirtiendo en uno de los actos más esperados, si no el que más, de las fiestas anuales en honor a Nuestra Señora de El Socorro. Como es bien sabido, se trata de una escenificación, sin sonidos y solo con mímica, del encuentro por parte de dos pastores guanches de la imagen de la Virgen, antes de la conquista de la isla. Hasta hace medio siglo, en la Ceremonia solo participaba un reducido número de hombres, pero hoy participan en ella unos dos centenares de hombres, mujeres y niños de todas las edades.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: