Güímar: Don Francisco Román de la Cruz y Cruz (1808-1891), sargento 1º brigada y subteniente graduado de Milicias, comandante de armas, tallador de quintos, agrimensor, estanquero real, maestro de la escuela pública de niños, secretario del Juzgado y del Ayuntamiento, juez de paz y primer teniente de alcalde de Güímar

     De padres güimareros, nuestro polifacético personaje nació accidentalmente en la villa y puerto de Santa Cruz de Tenerife, porque su padre estaba destinado en la misma como sargento 1º de la Columna de Granaderos Provinciales. Establecido en Güímar casi desde su nacimiento, siguió la carrera militar desde simple soldado hasta alcanzar el empleo de sargento 1º, empleo con el que fue nombrado brigada del Regimiento y luego obtuvo el grado de subteniente de Milicias; en virtud de su empleo actuó como comandante de armas y tallador de quintos. Además, en dicha localidad destacó como propietario agrícola y, desarrolló una múltiple actividad profesional, pues ejerció como agrimensor, perito municipal, ventero, estanquero real y maestro de la escuela pública de niños, así como secretario del Juzgado y del Ayuntamiento. También tuvo una notable vida pública, como elector contribuyente, juez de paz, secretario escrutador en elecciones, vocal de la Junta Municipal de Amillaramiento, primer teniente de alcalde, interventor electoral y compromisario fusionista.

     Como se ha indicado, nació en la entonces villa de Santa Cruz de Tenerife el 28 de febrero de 1808, siendo hijo del militar don Ignacio Antonio de la Cruz de Castro y doña María Alejandra de la Cruz Bello, naturales de Güímar. Fue bautizado por hallarse “en peligro de muerte” por la partera doña Cayetana García, pero dudando de dicho bautismo privado, el 2 de marzo inmediato volvió a ser bautizado “sub conditione” en la iglesia parroquial matriz de Ntra. Sra. de la Concepción de dicha capital por el presbítero don Marcial Perdomo, con licencia de don Juan José Pérez González, beneficiado rector de dicha parroquia y de su auxiliar del Pilar, examinador sinodal y cura castrense propietario de dicha plaza; se le puso por nombre “Francisco Román” y actuó como padrino don Francisco Pérez de Guzmán, natural del lugar de Tacoronte…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO ROMÁN DE LA CRUZ CRUZ

La “Orquesta del Pencón” o “Los Abejones” de El Escobonal –Güímar– (1942-1946) y su director don Pelagio Díaz Pérez

     En anteriores artículos ya nos hemos ocupado de algunas de las populares orquestas de baile que se prodigaron en El Escobonal en el segundo tercio del siglo XX, dado su protagonismo en la vida de muchas generaciones de agacheros. Entre ellas destacaron: la denominada “El Escobonal”, fundada y dirigida por don Joaquín Rodríguez; la “Orquesta del Barranco” o “Sexteto Apolo”, bajo la dirección de don Tomás de la Rosa; la de “Los Peregrinos”, luego llamada “La Alegría”, en el Escobonal de Arriba, fundada y dirigida por don Octavio Rodríguez; la “Orquesta del Pencón” o “Los Abejones”, en el Escobonal de Abajo, a cuyo frente estaba don Pelagio Díaz; la dirigida por don Honorio en Lomo de Mena; y “Los Cinco del Sur” o “Ritmo del Sur”, que de momento es la última creada en Agache, que también fundó y dirigió don Octavio Rodríguez. Menos la última, todas las demás comenzaron siendo sólo de cuerda e interpretando sobre todo música folclórica, para luego admitir instrumentos de viento e incorporar otras piezas bailables, como pasodobles, boleros y otras melodías sudamericanas.

     En este artículo solo nos vamos a ocupar de la cuarta de ellas, la “Orquesta del Pencón”, que durante cuatro años amenizó los bailes de asalto del “Casino del Escobonal”, que se celebraban los domingos, alternándose con la orquesta de El Escobonal de Arriba; por lo general, dichos bailes eran sólo de tarde, aunque al tercer domingo se solían hacer de tarde y noche. Además, sus servicios fueron requeridos desde otros pueblos, por lo que sus actuaciones se sucedieron por: Lomo de Mena, en casa de doña Priscila; Fasnia, en los salones de baile de don Juan Díaz y don Pepe Corona, junto al Ayuntamiento, así como en La Zarza, Sabina Alta, y La Sombrera (en casa de doña Emilia); y en el amplio municipio de Arico, en El Bueno, La Sabinita, Arico el Nuevo y Punta de Abona, donde permanecían tres días invitados en distintas casas. Su organizador y director fue el recordado escobonalero don Pelagio Díaz Pérez (1925-1997), músico, comerciante y empresario…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ORQUESTA DEL PENCÓN-EL ESCOBONAL

Güímar: Sor María de San Bernardo del Carmen Hernández y Martín Castro (1730-1772), religiosa de Santa Clara, que profesó en dicha orden después de haber sido anulado el fugaz matrimonio del que huyó

     Este artículo está dedicado a la vocación sorprendente de una religiosa güimarera, pues tras contraer matrimonio con un paisano acomodado, una vez finalizada la ceremonia se entrevistó con el párroco, don Cristóbal Alonso Núñez, e inmediatamente salió para la casa de su madre y desde allí huyó a caballo hacia La Laguna, perseguida por su esposo. En dicha ciudad se escondió en un par de casas hasta que pudo ingresar en el Monasterio de Santa Clara, donde poco después tomó el hábito, tras la anulación de su enlace, y al año siguiente profesó en dicha Orden, con el beneplácito de su familia, continuando en dicho convento durante 20 años, hasta su muerte prematura.

     Nuestra biografiada nació en Güímar el 14 de octubre de 1730, siendo hija de don Juan Hernández de los Reyes y doña Juana Martín de Castro. Al día siguiente recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Pedro, de manos del beneficiado de la misma y de Santa Ana de Candelaria, don Domingo de Paes y Galdona; se le puso por nombre “María” y actuó como padrino don Pedro Hernández Núñez, vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR MARÍA DE SAN BERNARDO DEL CARMEN HERNÁNDEZ

Güímar: Don Ángel Hernández Rodríguez (1920-2017), Lcdo. en Ciencias Químicas, delegado en Tenerife y adjunto a la Dirección General de CEPSA, director general de ASERPETROL, presidente de la ATAO y del Hogar Canario de Madrid, escritor, traductor e Hijo Predilecto de Güímar

     En este artículo recordamos a un ilustre güimarero, fallecido el año pasado. Comenzó trabajando como auxiliar de Correos y Telégrafos por oposición. Luego obtuvo los títulos de Licenciado en Ciencias Químicas, Diplomado en Alta Dirección de Empresas y Diplomado por el Centre d’Études Industrie­lles de Ginebra; prestó su servicio militar como alférez de complemento de Artillería y ejerció como profesor auxiliar de la Universidad de Sevilla. Luego se integró en la empresa CEPSA como perito químico y a partir de entonces llegó a destacar profesionalmente a nivel nacional e internacional, pues ostentó muchos cargos de responsabilidad: vicepresidente de la Mutualidad de Previsión Social de los Químicos Españoles, director del Seminario Español del Petróleo, delegado de CEPSA en Tenerife, adjunto a la Subdirección General de CEPSA, presidente de Ediciones CEPSA, adjunto a la Dirección General de CEPSA, vicepresidente del Club Español del Petróleo, consejero de Lubrisur, director general de la Asociación de Empresas Refinadoras de Petróleo (ASERPETROL), consejero representante de España en la Asociación de las empresas refinadoras europeas para conserva­ción del medio ambiente (CONCAWE), miembro en representación de España del Comité Permanente de los Congresos Mundiales del Petróleo y colaborador del CESEDEN. Además, fue presidente de la ATAO, presidente, Socio de Honor y Gánigo de Honor del Hogar Canario de Madrid, presidente de la Casa de Canarias en Madrid, conferenciante, escritor, traductor, pregonero de las Fiestas Patronales e Hijo Predilecto de su Güímar natal.

     Nació en la calle San Pedro Arriba de Güímar el 11 de mayo de 1920, a las cinco de la mañana, siendo hijo de don Servando Hernández y Hernández, natural de la misma localidad, y de la telegrafista doña Felipa Rodríguez González, que lo era de Santa Cruz de Tenerife, El 13 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por don Domingo Pérez Cáceres, por entonces coadjutor encargado de dicha parroquia; se le puso por nombre “Angel Antonio José Francisco Celio” y actuaron como padrinos don Juan García Hernández y doña Cayetana Hernández Jorge, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGEL HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ

Güímar: Don Bernardo Rodríguez Díaz (1920-2001), “El Cojo Facundo”, albañil, agricultor, barbero, músico, cantante, prestigioso folclorista e incansable parrandero

     Este artículo está dedicado a un entrañable personaje, cuya vida transcurrió en la comarca de Agache (Güímar), pues nació en El Escobonal y luego vivió en La Medida y Pájara. A pesar de arrastrar con una cojera desde su nacimiento, trabajó intensamente como albañil, agricultor y barbero. Pero, sobre todo, es recordado como folclorista y miembro destacado de la orquesta “La Alegría”, de las Rondallas de El Escobonal y de “Los Cinco de Agache”. Además, acompañó con su guitarra y su voz a los “Amigos del Arte” de Güímar, así como a numerosas parrandas de este municipio, pues siempre fue un incansable parrandero.

     Nuestro biografiado nació en una cueva-vivienda de Amea, en El Escobonal (Güímar), el 16 de febrero de 1920, a las cuatro de la madrugada, siendo hijo de don Facundo Rodríguez Lugo y doña Juana Díaz García. El 4 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el coadjutor encargado don Domingo Pérez Cáceres; se le puso por nombre “Bernardo Antonio” y actuó como madrina doña Secundina Castro…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BERNARDO RODRÍGUEZ DÍAZ

Güímar: Don Cristóbal Delgado Trinidad y de la Rosa (1755-1808), clérigo tonsurado y subteniente de Milicias, que prestó sus servicios en la defensa de Tenerife ante el ataque de Nelson y en la guerra contra Francia

     Miembro de una ilustre familia sureña de origen guanche, que descendía de un primo del mencey de Adeje, tras obtener una capellanía nuestro biografiado siguió inicialmente la carrera eclesiástica, que abandonó siendo ya clérigo tonsurado para pasar a la carrera militar, en la que destacaron muchos de sus familiares. Sirvió en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que ingresó como soldado distinguido y luego ascendió a subteniente de Milicias, empleo con el que participó en la defensa de Tenerife ante el ataque de Nelson y en la guerra contra Francia, formando parte del Ejército de Cataluña.

     Nació en la casona familiar de Chacaica (Güímar) el 1 de diciembre de 1755, siendo hijo de don José Delgado Trinidad y doña Antonia María de la Rosa. El 8 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro por el beneficiado propio don Cristóbal Alonso Núñez; actuó como padrino don Bernardo de Torres Marrero y Ledesma, natural y vecino de dicho lugar, que llegaría a ser teniente coronel de Milicias…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CRISTÓBAL DELGADO TRINIDAD

Güímar: Fray Isidro Bello González (1813-1872), religioso dominico, secretario de la Hermandad del Rosario, sacerdote exclaustrado y emigrante, cura párroco de San Fernando de Cachicamo y del Valle de la Pascua en Los Llanos centrales de Venezuela

     Por orientación de un tío materno que era sacerdote dominico, nuestro biografiado también ingresó en el Convento de Santo Domingo en Soriano de su pueblo natal, en el que luego profesó y continuó residiendo, mientras recibía las órdenes sagradas hasta el Diaconado. Tras el cierre de su convento con motivo de la Desamortización de Mendizábal, cuando aún era diácono, fray Isidro Bello quedó exclaustrado y secularizado, adscrito a la parroquia de San Pedro Apóstol; por entonces fue elegido secretario de la Hermandad del Rosario que existía en dicho convento y en la que había ingresado siendo niño. Luego se ordenó de sacerdote y como tal emigró a América, donde estuvo destinado como cura párroco en San Fernando de Cachicamo y en el Valle de la Pascua, en Los Llanos centrales de Venezuela, hasta su muerte.

     Nació en Güímar el 7 de febrero de 1813, siendo hijo de don Pedro Bello de los Reyes y de su segunda esposa doña Juana González López, ambos naturales del mismo pueblo, aunque ella era oriunda por su padre de La Zarza (Fasnia). Ese mismo día recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Pedro de manos de don José Bernardo Carrillo, teniente del beneficiado don Florentín Núñez y Torres; se le puso por nombre “Isidro Antonio del Santísimo Sacramento” y actuó como madrina doña Ana de Lugo, natural de La Orotava…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ISIDRO BELLO GONZÁLEZ

Güímar: Don Hilario Pérez Elías (1778-1841), mayordomo de puertas de la Hermandad del Rosario en El Escobonal, sargento 2º de Milicias y estanquero real

Hilario Pérez Elías     Aunque trabajó durante toda su vida como modesto labrador propietario, nuestro biografiado gozó de cierto prestigio en la modesta sociedad escobonalera de la primera mitad del siglo XIX, gracias a las responsabilidades que tuvo en la vida religiosa, militar y civil de su pueblo. Fue en dos ocasiones mayordomo de puertas de la Hermandad del Rosario, constituida en el Convento Dominico de Güímar, pero que tenía muchos hermanos en Agache. Además, alcanzó el empleo de sargento 2º de Milicias, siendo en su época el militar de mayor graduación de su pueblo; y obtuvo la codiciada plaza de estanquero real de El Escobonal.

     Nació en el pago de San José (El Escobonal) el 14 de enero de 1778, siendo hijo de don Cristóbal Pérez Elías y Díaz Montijos y doña Beatriz Guanche (o Delgado Manuel) de Castro. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el presbítero don Agustín Antonio Núñez, con licencia del beneficiado don Luis Ambrosio Fernández del Castillo; se le puso por nombre “Hilario Rafael” y actuó como madrina doña María Beatriz Guanche, natural y vecina de Agache…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HILARIO PÉREZ ELÍAS

Candelaria-Güímar: Don Ángel Camacho Lemes (1888-1972), guardia municipal interino de Santa Cruz de Tenerife, vocal fundador del comité local de la Agrupación Socialista, delegado local de la O.J.E., agente judicial y guardia municipal de Candelaria

Ángel Camacho Lemes     Nacido en la isla de Lanzarote, nuestro biografiado prestó su servicio militar como soldado de Infantería y luego, una vez establecido en Tenerife con su esposa, obtuvo una plaza de guardia municipal de segunda interino de la capital tinerfeña. Se trasladó luego a Candelaria, donde fue vocal fundador de la Agrupación Socialista, cantinero del Casino y delegado o jefe local de la Organización Juvenil Española de Falange (O.J.E.). Con posterioridad fue nombrado guardia municipal interino de Candelaria (en varias etapas), fiscal de paz suplente, agente judicial y guardia municipal en propiedad hasta su jubilación. En su vejez, después de celebrar segundas nupcias, se estableció en Güímar, donde falleció.

     Nació en el pueblo de Yaiza (Lanzarote) el 13 de febrero de 1888, siendo hijo de don Gregorio Camacho y doña María Lemes. Fue bautizado en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Remedios de dicha localidad. Fue conocido en Candelaria como “Cantinero”, por su trabajo en el Casino de la localidad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGEL CAMACHO LEMES

Güímar: Don Nicolás Núñez de Acosta (1749-1824), capitán de Milicias, hermano mayor y depositario de cajón de la Hermandad del Rosario del Convento dominico de Güímar, y sobrestante 1º de la fábrica de cigarros de la Beneficencia de la Factoría de Tabacos de La Habana

Nicolás Núñez de Acosta     Hijo de militar y miembro de una ilustre familia, don Nicolás también siguió la carrera de las armas en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que ingresó como subteniente, para ascender luego a teniente y capitán de Milicias, empleo con el que obtuvo su retiro. Además, tuvo un notable compromiso religioso, pues fue hermano mayor y depositario de la Hermandad del Rosario del Convento dominico de dicha localidad. Tras su retiro emigró a América, donde permaneció durante casi tres décadas y hasta su muerte, que se produjo en La Habana, donde había alcanzado la plaza de sobrestante 1º de la fábrica de cigarros de la Beneficencia de la Factoría de Tabacos de la capital cubana.

     Nació en el pueblo de Güímar el 10 de septiembre de 1749, siendo hijo de don Luis (Díaz) Núñez, natural del mismo pueblo y por entonces alférez de Milicias, y doña Inés Tomasa de Acosta, que lo era de La Laguna. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado servidor don Juan Alonso Ximénez; se le puso por nombre “Nicolás” y actuó como padrino don Francisco Díaz Núñez, natural y vecino del mismo lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-NICOLÁS NÚÑEZ DE ACOSTA