Güímar: Don Ángel Hernández Rodríguez (1920-2017), Lcdo. en Ciencias Químicas, delegado en Tenerife y adjunto a la Dirección General de CEPSA, director general de ASERPETROL, presidente de la ATAO y del Hogar Canario de Madrid, escritor, traductor e Hijo Predilecto de Güímar

     En este artículo recordamos a un ilustre güimarero, fallecido el año pasado. Comenzó trabajando como auxiliar de Correos y Telégrafos por oposición. Luego obtuvo los títulos de Licenciado en Ciencias Químicas, Diplomado en Alta Dirección de Empresas y Diplomado por el Centre d’Études Industrie­lles de Ginebra; prestó su servicio militar como alférez de complemento de Artillería y ejerció como profesor auxiliar de la Universidad de Sevilla. Luego se integró en la empresa CEPSA como perito químico y a partir de entonces llegó a destacar profesionalmente a nivel nacional e internacional, pues ostentó muchos cargos de responsabilidad: vicepresidente de la Mutualidad de Previsión Social de los Químicos Españoles, director del Seminario Español del Petróleo, delegado de CEPSA en Tenerife, adjunto a la Subdirección General de CEPSA, presidente de Ediciones CEPSA, adjunto a la Dirección General de CEPSA, vicepresidente del Club Español del Petróleo, consejero de Lubrisur, director general de la Asociación de Empresas Refinadoras de Petróleo (ASERPETROL), consejero representante de España en la Asociación de las empresas refinadoras europeas para conserva­ción del medio ambiente (CONCAWE), miembro en representación de España del Comité Permanente de los Congresos Mundiales del Petróleo y colaborador del CESEDEN. Además, fue presidente de la ATAO, presidente, Socio de Honor y Gánigo de Honor del Hogar Canario de Madrid, presidente de la Casa de Canarias en Madrid, conferenciante, escritor, traductor, pregonero de las Fiestas Patronales e Hijo Predilecto de su Güímar natal.

     Nació en la calle San Pedro Arriba de Güímar el 11 de mayo de 1920, a las cinco de la mañana, siendo hijo de don Servando Hernández y Hernández, natural de la misma localidad, y de la telegrafista doña Felipa Rodríguez González, que lo era de Santa Cruz de Tenerife, El 13 de junio inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por don Domingo Pérez Cáceres, por entonces coadjutor encargado de dicha parroquia; se le puso por nombre “Angel Antonio José Francisco Celio” y actuaron como padrinos don Juan García Hernández y doña Cayetana Hernández Jorge, de la misma vecindad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGEL HERNÁNDEZ RODRÍGUEZ

Güímar: Don Bernardo Rodríguez Díaz (1920-2001), “El Cojo Facundo”, albañil, agricultor, barbero, músico, cantante, prestigioso folclorista e incansable parrandero

     Este artículo está dedicado a un entrañable personaje, cuya vida transcurrió en la comarca de Agache (Güímar), pues nació en El Escobonal y luego vivió en La Medida y Pájara. A pesar de arrastrar con una cojera desde su nacimiento, trabajó intensamente como albañil, agricultor y barbero. Pero, sobre todo, es recordado como folclorista y miembro destacado de la orquesta “La Alegría”, de las Rondallas de El Escobonal y de “Los Cinco de Agache”. Además, acompañó con su guitarra y su voz a los “Amigos del Arte” de Güímar, así como a numerosas parrandas de este municipio, pues siempre fue un incansable parrandero.

     Nuestro biografiado nació en una cueva-vivienda de Amea, en El Escobonal (Güímar), el 16 de febrero de 1920, a las cuatro de la madrugada, siendo hijo de don Facundo Rodríguez Lugo y doña Juana Díaz García. El 4 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el coadjutor encargado don Domingo Pérez Cáceres; se le puso por nombre “Bernardo Antonio” y actuó como madrina doña Secundina Castro…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-BERNARDO RODRÍGUEZ DÍAZ

Güímar: Don Cristóbal Delgado Trinidad y de la Rosa (1755-1808), clérigo tonsurado y subteniente de Milicias, que prestó sus servicios en la defensa de Tenerife ante el ataque de Nelson y en la guerra contra Francia

     Miembro de una ilustre familia sureña de origen guanche, que descendía de un primo del mencey de Adeje, tras obtener una capellanía nuestro biografiado siguió inicialmente la carrera eclesiástica, que abandonó siendo ya clérigo tonsurado para pasar a la carrera militar, en la que destacaron muchos de sus familiares. Sirvió en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que ingresó como soldado distinguido y luego ascendió a subteniente de Milicias, empleo con el que participó en la defensa de Tenerife ante el ataque de Nelson y en la guerra contra Francia, formando parte del Ejército de Cataluña.

     Nació en la casona familiar de Chacaica (Güímar) el 1 de diciembre de 1755, siendo hijo de don José Delgado Trinidad y doña Antonia María de la Rosa. El 8 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro por el beneficiado propio don Cristóbal Alonso Núñez; actuó como padrino don Bernardo de Torres Marrero y Ledesma, natural y vecino de dicho lugar, que llegaría a ser teniente coronel de Milicias…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CRISTÓBAL DELGADO TRINIDAD

Güímar: Fray Isidro Bello González (1813-1872), religioso dominico, secretario de la Hermandad del Rosario, sacerdote exclaustrado y emigrante, cura párroco de San Fernando de Cachicamo y del Valle de la Pascua en Los Llanos centrales de Venezuela

     Por orientación de un tío materno que era sacerdote dominico, nuestro biografiado también ingresó en el Convento de Santo Domingo en Soriano de su pueblo natal, en el que luego profesó y continuó residiendo, mientras recibía las órdenes sagradas hasta el Diaconado. Tras el cierre de su convento con motivo de la Desamortización de Mendizábal, cuando aún era diácono, fray Isidro Bello quedó exclaustrado y secularizado, adscrito a la parroquia de San Pedro Apóstol; por entonces fue elegido secretario de la Hermandad del Rosario que existía en dicho convento y en la que había ingresado siendo niño. Luego se ordenó de sacerdote y como tal emigró a América, donde estuvo destinado como cura párroco en San Fernando de Cachicamo y en el Valle de la Pascua, en Los Llanos centrales de Venezuela, hasta su muerte.

     Nació en Güímar el 7 de febrero de 1813, siendo hijo de don Pedro Bello de los Reyes y de su segunda esposa doña Juana González López, ambos naturales del mismo pueblo, aunque ella era oriunda por su padre de La Zarza (Fasnia). Ese mismo día recibió el bautismo en la iglesia parroquial de San Pedro de manos de don José Bernardo Carrillo, teniente del beneficiado don Florentín Núñez y Torres; se le puso por nombre “Isidro Antonio del Santísimo Sacramento” y actuó como madrina doña Ana de Lugo, natural de La Orotava…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ISIDRO BELLO GONZÁLEZ

Güímar: Don Hilario Pérez Elías (1778-1841), mayordomo de puertas de la Hermandad del Rosario en El Escobonal, sargento 2º de Milicias y estanquero real

Hilario Pérez Elías     Aunque trabajó durante toda su vida como modesto labrador propietario, nuestro biografiado gozó de cierto prestigio en la modesta sociedad escobonalera de la primera mitad del siglo XIX, gracias a las responsabilidades que tuvo en la vida religiosa, militar y civil de su pueblo. Fue en dos ocasiones mayordomo de puertas de la Hermandad del Rosario, constituida en el Convento Dominico de Güímar, pero que tenía muchos hermanos en Agache. Además, alcanzó el empleo de sargento 2º de Milicias, siendo en su época el militar de mayor graduación de su pueblo; y obtuvo la codiciada plaza de estanquero real de El Escobonal.

     Nació en el pago de San José (El Escobonal) el 14 de enero de 1778, siendo hijo de don Cristóbal Pérez Elías y Díaz Montijos y doña Beatriz Guanche (o Delgado Manuel) de Castro. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el presbítero don Agustín Antonio Núñez, con licencia del beneficiado don Luis Ambrosio Fernández del Castillo; se le puso por nombre “Hilario Rafael” y actuó como madrina doña María Beatriz Guanche, natural y vecina de Agache…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HILARIO PÉREZ ELÍAS

Candelaria-Güímar: Don Ángel Camacho Lemes (1888-1972), guardia municipal interino de Santa Cruz de Tenerife, vocal fundador del comité local de la Agrupación Socialista, delegado local de la O.J.E., agente judicial y guardia municipal de Candelaria

Ángel Camacho Lemes     Nacido en la isla de Lanzarote, nuestro biografiado prestó su servicio militar como soldado de Infantería y luego, una vez establecido en Tenerife con su esposa, obtuvo una plaza de guardia municipal de segunda interino de la capital tinerfeña. Se trasladó luego a Candelaria, donde fue vocal fundador de la Agrupación Socialista, cantinero del Casino y delegado o jefe local de la Organización Juvenil Española de Falange (O.J.E.). Con posterioridad fue nombrado guardia municipal interino de Candelaria (en varias etapas), fiscal de paz suplente, agente judicial y guardia municipal en propiedad hasta su jubilación. En su vejez, después de celebrar segundas nupcias, se estableció en Güímar, donde falleció.

     Nació en el pueblo de Yaiza (Lanzarote) el 13 de febrero de 1888, siendo hijo de don Gregorio Camacho y doña María Lemes. Fue bautizado en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de los Remedios de dicha localidad. Fue conocido en Candelaria como “Cantinero”, por su trabajo en el Casino de la localidad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ÁNGEL CAMACHO LEMES

Güímar: Don Nicolás Núñez de Acosta (1749-1824), capitán de Milicias, hermano mayor y depositario de cajón de la Hermandad del Rosario del Convento dominico de Güímar, y sobrestante 1º de la fábrica de cigarros de la Beneficencia de la Factoría de Tabacos de La Habana

Nicolás Núñez de Acosta     Hijo de militar y miembro de una ilustre familia, don Nicolás también siguió la carrera de las armas en el Regimiento Provincial de Güímar, en el que ingresó como subteniente, para ascender luego a teniente y capitán de Milicias, empleo con el que obtuvo su retiro. Además, tuvo un notable compromiso religioso, pues fue hermano mayor y depositario de la Hermandad del Rosario del Convento dominico de dicha localidad. Tras su retiro emigró a América, donde permaneció durante casi tres décadas y hasta su muerte, que se produjo en La Habana, donde había alcanzado la plaza de sobrestante 1º de la fábrica de cigarros de la Beneficencia de la Factoría de Tabacos de la capital cubana.

     Nació en el pueblo de Güímar el 10 de septiembre de 1749, siendo hijo de don Luis (Díaz) Núñez, natural del mismo pueblo y por entonces alférez de Milicias, y doña Inés Tomasa de Acosta, que lo era de La Laguna. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el beneficiado servidor don Juan Alonso Ximénez; se le puso por nombre “Nicolás” y actuó como padrino don Francisco Díaz Núñez, natural y vecino del mismo lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-NICOLÁS NÚÑEZ DE ACOSTA

Güímar-Candelaria: Don Pedro Hernández de Oliva Álvarez y Ledesma (1703-1761), colector de la parroquia de Ntra. Sra. de la Concepción de la Villa de La Orotava, teniente de beneficiado de Güímar y cura servidor de Candelaria

Pedro Hernández de Oliva     El presente artículo está dedicado a uno de los numerosos sacerdotes nacidos en el municipio de Güímar, varios de ellos en su propia familia. Siendo ya clérigo minorista, fue nombrado colector de la parroquia de Ntra. Sra. de la Concepción de la Villa de La Orotava. En dicha situación, tras formar un patrimonio vitalicio con sus bienes, con lo que ya tuvo una congrua suficiente para ascender a las órdenes mayores, hasta el Presbiterado. Permaneció fuera de Güímar durante muchos años y, una vez que volvió a su pueblo natal, fue nombrado teniente de beneficiado de San Pedro Apóstol y, como tal, cura servidor de la iglesia auxiliar de Santa Ana de Candelaria, con jurisdicción sobre Arafo, cargo en el que permaneció durante diez años. Al final de su vida regresó a Güímar, donde murió tan solo nueve meses después de su llegada definitiva.

     Nuestro biografiado nació en Güímar el 5 de mayo de 1703, siendo hijo de don Diego Hernández de Oliva y doña Luisa Álvarez de Acebedo. Al día siguiente recibió las aguas bautismales en la iglesia de San Pedro Apóstol, de manos del beneficiado don Bartolomé Pérez Sutil, y actuó como padrino el alférez don Pedro Álvarez de Ledesma, vecino de la Villa de La Orotava…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PEDRO HERNÁNDEZ DE OLIVA ÁLVAREZ LEDESMA

Güímar-Candelaria: Don Adolfo Pérez de la Rosa (1901-1989), “El Poeta del Sombrero”, capataz y propietario agrícola, emigrante a Cuba, perito del Banco Hispano, reconocido poeta popular y Presidente de Honor de la Agrupación Socialista de Candelaria

Adolfo Pérez de la Rosa     Le conocí cuando él ya era una persona mayor y yo casi un adolescente. A poco de tratarlo sentí un gran afecto por aquel hombre de aspecto bonachón y ojos vivarachos, yo diría que hasta pícaros, que transmitía en verso todos sus sentimientos, personales, afectivos, sociales y políticos. Se le conocía en su Agache natal como Adolfo “El Pajarero” y en los pueblos del Valle como “El Viejito del Sombrero” o “El Poeta del Sombrero”. De mi mano alegró varias fiestas de El Escobonal, al igual que había hecho anteriormente en Candelaria, Güímar y Arafo.

     A lo largo de su vida trabajó como peón, jornalero, capataz y propietario agrícola, y perito del Banco Hispano. Emigró a Cuba, donde asumió todo tipo de trabajos (agricultor, talador, carretero, cocinero, etc.), y vivió al final de su vida en Candelaria. Pero nunca olvidó el pequeño pueblo en el que había nacido, Pájara, hasta el punto de que su mayor ilusión era leer el nombre del mismo en un rótulo vertical de la Carretera general del Sur, pues era el único núcleo de la comarca de Agache (Güímar) que no lo tenía; desgraciadamente no lo pudo ver realizado, pues se vino a colocar tras su fallecimiento. Después de jubilado dio rienda suelta a su afición poética, participando en muchos actos públicos. En los últimos años de su vida viajó por las islas de la mano del Ayuntamiento de Güímar y del Club de la Tercera Edad de esa misma ciudad, no pasando desapercibida su presencia en ninguna de ellas. También fue el militante más viejo de la Agrupación Socialista de la Villa de Candelaria y su Presidente de Honor. Poco después de su muerte, el Ayuntamiento de Güímar quiso perpetuar la memoria de este conocido hijo dando su nombre a una calle del caserío de La Caleta, en la costa de su Agache natal.

     Pasé con él muchas horas, hablando de política o escuchando su fácil improvisación poética. Curiosamente, ambos habíamos nacido en Agache y nos habíamos afincado en la Villa de Candelaria. Le prometí que recopilaría sus poesías en un libro, pero tampoco pudo ver hecha realidad esta ilusión personal por su repentino e inesperado fallecimiento. Varios años después de su ida, cumplí la promesa que le hice a este entrañable paisano, a quien, a pesar de la diferencia de edad, consideré siempre como un verdadero amigo.

     Nació en el pago de Pájara (Güímar) el 19 de enero de 1901, a las ocho de la mañana, siendo bautizado el 20 de febrero inmediato en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por don Rafael Tiburcio Rodríguez, cura ecónomo de la misma; se le puso por nombre “Adolfo Pedro” y actuó como madrina doña María Benítez García y como testigos don Rafael Hernández Delgado y don Pedro Feo Cabrera. Don Adolfo pasó los primeros años de su vida en el pueblo natal, en compañía de su madre, doña María, por la que siempre profesó una filial devoción…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ADOLFO PÉREZ DE LA ROSA

La Capilla de San Pedro Arriba en Güímar (1794-2017)

Capilla San Pedro Arriba     Por todos es conocida la división hecha en Güímar desde el siglo XVII en dos sectores, partiendo de la Parroquia Matriz, con el fin de lograr cada año la mejor realización de sus Fiestas Patronales. El sector delimitado por un paralelo ideal que pasa por la calle de Arafo, Plaza de San Pedro y calle de Santo Domingo hasta el Puente de Guaza, en dirección a la cumbre, toma el nombre de “San Pedro de Arriba”, y a él le toca “hacer la fiesta” en los años pares; la otra mitad de la ciudad, situada hacia la costa, la celebra en los años impares.

     Para que en dichos años pares la venerada imagen de San Pedro Apóstol pudiese pernoctar en el barrio de San Pedro Arriba, en la antevíspera de su festividad, en 1794, hace 223 años, los vecinos construyeron una Capilla en honor del Patrono, como habían hecho con anterioridad los de Abajo, la cual forma un conjunto longitudinal con la de San Pedro Abajo y la Iglesia matriz del mismo titular. Se trata de una pequeña construcción de planta cuadrada, que cuenta con una superficie de 45 metros cuadrados, muros de mampostería y cubierta de teja árabe a cuatro aguas. Sus elementos más representativos son: las pinturas murales del interior, que representan las Virtudes Teologales, los símbolos de la Pasión y del titular de la capilla; el pavimento, de piedra chasnera; la gran portada de cantería en medio punto; la puerta de madera de tea, torneada en forma de arco; la prolongación de la fachada con un alpende de madera, sostenido por finos pilares de idéntico material y cubierto de chapa metálica ondulada; y el árbol lateral, que hace las veces de campanario. Hoy es un Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento. En su bello entorno se encuentran varias casas antiguas, con fachadas de estilo canario y, algo más alejadas, algunas de las edificaciones e instalaciones más emblemáticas del municipio: molinos de agua, chorros públicos, lavaderos, Hotel “El Buen Retiro”, El Sanatorio o Pensión Stritter (actual Colegio “Santo Domingo”, regentado por las Religiosas de Nazaret), casa natal del Obispo Pérez Cáceres, casa del Torreón o de los Moriarty, etc. A esta antigua Capilla dedicamos el presente artículo, enriquecido con las bellas fotografías de José Carlos Mesa Acosta “Mataparda”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CAPILLA DE SAN PEDRO ARRIBA-GÜÍMAR