Guía de Isora: Don Miguel Hernández Jorge (1852-1930), aspirante examinado para alférez de Milicias, soldado sustituido, elector contribuyente, interventor electoral, fiscal municipal, adjunto suplente de la mesa electoral y secretario interino del Juzgado Municipal

     Nuestro biografiado quiso seguir la carrera militar, como algunos de sus familiares, por lo que fue aspirante examinado para alférez de Milicias, aunque no obtuvo dicha plaza; no obstante, sí comenzó a servir como soldado de Milicias en la Sección Ligera Provincial de Abona, hasta que puso un sustituto, para dedicarse al cuidado de sus propiedades agrícolas. Llegó a ser uno de los mayores contribuyentes del municipio y tuvo un cierto compromiso público, pues fue elector contribuyente, interventor electoral, fiscal municipal, adjunto suplente de la mesa electoral y secretario interino del Juzgado Municipal.

     Nació en Guía de Isora el 20 de noviembre de 1852, siendo hijo de don Miguel Hernández Martel y González, natural del mismo pueblo, y de doña María Ignacia Jorge Brito, que lo era de Adeje. Ocho días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Domingo Carreiro; se le puso por nombre “Miguel Félix del Sacramento” y actuó como padrino don Andrés Martín, natural del Puerto de la Cruz y vecino de la localidad sureña…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El Juzgado de Paz del municipio de Guía de Isora en su primera época (1856-1870)

     Al igual que en los restantes municipios de España, en Guía de Isora (por entonces conocido como “Guía de Tenerife”) hasta mediados del siglo XIX los juicios verbales de faltas se celebraban ante el alcalde de la localidad o, en su defecto, ante un teniente de alcalde o regidor. Pero en 1855 la Legislación española separó la autoridad civil de la judicial, al crear la figura independiente del “Juez de paz”. Afortunadamente, conocemos casi todos los jueces que ha tenido la jurisdicción de Guía de Isora desde 1856 hasta hoy, aunque dicha figura ha sufrido algunos cambios en este municipio a lo largo del tiempo, pues primero fueron jueces de paz (1856-1870), luego jueces municipales (1871-1945) y de nuevo jueces de paz, desde 1945 hasta el presente. En este artículo solo nos vamos a ocupar del Juzgado de Paz en su primera época, centrándonos en la creación de la figura del juez de paz, en la relación de las personas que desempeñaron dicho cargo en Guía y en los escasos secretarios que conocemos de esa etapa.

     Como se preveía en el mencionado Real Decreto de creación de la figura del juez de paz, para cubrir las vacantes de jueces o suplentes se elegirían personas de reconocido prestigio en los diferentes municipios, por lo que la mayoría de ellos asumirían también otras responsabilidades en dichas localidades, tanto en el Ayuntamiento como en las Milicias o en la Parroquia, figurando además entre los mayores contribuyentes del término correspondiente. Así ocurrió en Guía de Isora, donde en esta primera etapa, de 1856 a 1870, solo conocemos 5 jueces de paz titulares, dos de los cuales también fueron suplentes, y otros 6 que solo fueron suplentes, pues de momento no hemos podido localizar a los que ocuparon dichos cargos en los tres primeros años (1856-1859). Entre ellos, ostentó el récord de permanencia D. José Gorrín y Barrios, que lo fue durante más de cuatro años y medio (en dos etapas), seguido por D. Andrés Martín (2 años, más cuatro y medio como suplente en dos etapas), don Victorino Delgado (2 años), D. Antonio Álvarez Arbelo (casi 2 años) y D. Francisco Martínez Ocampo (poco más de un año). Con respecto al lugar de nacimiento, por lo menos tres de los jueces no nacieron en el municipio de Guía: D. José Gorrín y Barrios (de Tamaimo, en Santiago del Teide), D. Francisco Martínez Ocampo (de Garachico) y D. Antonio Álvarez Arbelo (de Icod de los Vinos). Desgraciadamente, de momento solo conocemos a dos secretarios de este Juzgado de Paz en la etapa estudiada, de los cuales uno era natural de La Orotava y otro de Icod de los Vinos: D. Juan Padrón y León y D. Guillermo Fajardo y Rodríguez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Sor Sixta de San Vicente Pérez González (1856-1930), religiosa lega dominica del Monasterio de clausura de Santa Catalina de Siena en La Laguna

     Este artículo está dedicado a una mujer sencilla, nacida en el seno de una familia de agricultores, labor en la que trabajó en su adolescencia y juventud. Luego, llevada de una profunda vocación religiosa y siendo ya mayor de edad, ingresó en el Monasterio de Santa Catalina de Siena de La Laguna, donde profesó como dominica, pero al carecer de dote solo lo pudo hacer como religiosa lega, permaneciendo el resto de su vida en dicho convento de clausura como hermana de obediencia, exenta de coro, pero volcada en el servicio a su comunidad, sobre todo en las labores domésticas.

     Nuestra biografiada nació en Guía de Isora el 21 de agosto de 1856, siendo hija de don Julián Pérez Hernández y doña Josefa González Alonso. El 28 de ese mismo mes fue bautizada en la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de la Luz por don Juan Espinosa y Salas, cura párroco de la misma; se le puso por nombre “Sixta María de los Dolores” y actuó como madrina doña María Pérez González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Antonio González y González (1845-1902), aspirante a subteniente, sargento 2º de Milicias, mayor contribuyente del término, jurado judicial, fiscal municipal, interventor electoral y alcalde constitucional

     Siguiendo la tradición familiar, don Antonio González solicitó ser incluido en el escalafón de aspirantes a oficiales de las Milicias Canarias, pero tras ser examinado de las obligaciones del empleo de subteniente solo obtuvo una calificación de “Regular” y no pudo conseguir su objetivo. No obstante, luego ingresó en la Sección Ligera Provincial de Abona como soldado suplente, ascendiendo enseguida a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º. Con este empleo concluyó su carrera militar, al poner un sustituto para dedicarse al cuidado de sus propiedades agrícolas, lo que le permitió ser el mayor contribuyente de Guía de Isora. Además, en su municipio natal fue elector de compromisarios para la elección de senadores y ejerció como fiscal municipal, jurado judicial, interventor electoral y alcalde constitucional.

     Nació en Guía de Isora el 14 de abril de 1845, siendo hijo del capitán don Antonio González Torres, natural de Granadilla de Abona, y doña María González Hernández, que lo era de la primera localidad, aunque oriunda de El Tanque por su padre. El 24 del mismo mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Domingo Caneiro; se le puso por nombre “Antonio Bernardo de San Pedro” y actuó como padrino su tío paterno don Bernardo González Torres, natural de Granadilla…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO GONZÁLEZ GONZÁLEZ

La «Fiesta del Árbol» en Guía de Isora (1915)

     Como ya hemos señalado en artículos anteriores dedicados a otros municipios del Sur de Tenerife, la primera “Fiesta del Árbol” que se llevó a cabo en el planeta tuvo lugar en Villanueva de la Sierra (Cáceres) en 1805, por iniciativa del cura párroco de dicha localidad y como gesto oportuno para conmemorar el valor de la libertad, tras lo destruido que habían quedado los montes del norte de Cáceres por las batallas libradas entre las tropas locales y las francesas de Napoleón Bonaparte. En Canarias, la primera “Fiesta del Árbol” se celebró en Las Palmas de Gran Canaria el 29 de abril de 1902, por iniciativa del periodista don Francisco González Díaz, conocido como el “Apóstol del árbol”; fue organizada por la Asociación de la Prensa ante la inacción de las instituciones públicas, de lo que se quejó su impulsor. El 6 de diciembre de ese mismo año también se celebró en Santa Cruz de Tenerife. El auge que fue adquiriendo esta celebración a lo largo del Estado español determinó la publicación de un Real Decreto el 15 de marzo de 1904, que le daba carácter oficial, y otro del 5 de enero de 1915 que declaraba “obligatoria la celebración anual de una Fiesta del Árbol en cada término municipal”. Pero ello no determinó su efectiva puesta en práctica, pues serían contadas las localidades canarias que cumplieron lo establecido en dicha disposición y la mayoría de ellas solo la celebraron en una ocasión. Entre otros municipios, además de ambas capitales, la organizaron: Teror, Arucas, Santa María de Guía, Gáldar, Moya, Telde, Santa Brígida, La Laguna, La Orotava, Adeje, Güímar, Icod de los Vinos, Guía de Isora, Tacoronte, La Victoria, La Matanza, Moya, Alajeró, Vallehermoso, Candelaria, Los Realejos, Arico, Fasnia, Arafo, Arrecife de Lanzarote, etc. etc. Con dicha celebración se pretendía concienciar a toda la población sobre la conservación de la naturaleza, a la vez que cumplir un objetivo educativo en las escuelas.

     Atendiendo al citado Real Decreto, el domingo 21 de febrero de 1915 se celebró por primera vez en Guía de Isora la “Fiesta del Árbol”, que fue organizada por el Ayuntamiento, por entonces presidido por el alcalde don Abelardo González González. El acto tuvo lugar en la plaza principal de dicha localidad, con asistencia de todas las autoridades locales (alcalde, concejales, juez municipal, comandante militar, oficial de Telégrafos, guarda montes, así como diversos colectivos (damas y sección local de la Cruz Roja, juntas locales de Instrucción Pública y Plagas del Campo, miembros de la Guardia Civil) y los alumnos de las dos escuelas públicas, con estandartes y sus maestros al frente, además de propietarios, agricultores, industriales, obreros, corresponsales locales de los periódicos tinerfeños y un numeroso público. La celebración comenzó con el Himno de la Cruz Roja cantado por los alumnos de las escuelas, dirigidos por el músico local don Manuel Reverón; luego, el concejal don Luis Díaz Afonso leyó unas cuartillas, en las que reflejaba la importancia de dicha fiesta, ensalzando el arbolado y criticando a los taladores; a continuación, dos alumnas de la escuela de niñas recitaron composiciones poéticas relacionadas con el mundo vegetal; a continuación se efectuó la plantación de árboles (cedros y acacias) en la misma plaza, por parte de doce niños de la escuela, mientras sus compañeros repetían el himno; y concluyó con un desfile de los miembros de la Cruz Roja y los alumnos de las escuelas. Luego se ofreció un brindis a los niños asistentes al acto…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FIESTA DEL ÁRBOL-GUÍA DE ISORA

Guía de Isora: Don Manuel González y Hernández (1831-1902), subteniente abanderado del Batallón de la Milicia Nacional de Abona, primer suplente del juez de paz, teniente de alcalde, alcalde accidental, juez municipal e interventor electoral

     Miembro de una familia de militares, nuestro biografiado fue elegido subteniente abanderado del Batallón de la Milicia Nacional de Abona y es muy posible que se tratase del isorano de dicho nombre y apellido que también aspiró al empleo de subteniente de las Milicias Provinciales. Además, al ser un destacado propietario agrícola figuró entre los electores contribuyentes de Guía de Isora y, como tal, ostentó diversos cargos en su municipio natal: primer suplente del juez de paz, teniente de alcalde, alcalde accidental, juez municipal e interventor electoral.

     Nació en Guía de Isora el 10 de marzo de 1831, siendo hijo de don Francisco González Velázquez y González, natural de El Tanque, y doña Francisca Hernández Gorrín, que lo era de la primera localidad, aunque oriunda por su madre de la Villa de Santiago. El 20 de marzo de 1831 fue bautizado en Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don José Pérez y actuó como padrino don Manuel González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Sor Maximina de San Luis Gonzaga Espínola (1870-1930), religiosa de clausura del Monasterio de Santa Clara de La Laguna

     El presente artículo está dedicado a una religiosa sureña de clausura, perteneciente a una ilustre familia de militares y políticos. A los 17 años de edad tomó el hábito en el Monasterio de Santa Clara de La Laguna con el nombre “Sor Maximina de San Luis Gonzaga”; un año y medio después profesó en el mismo para monja de coro, previa la correspondiente dote aportada por su padre, y en él continuó durante casi 43 años como religiosa de clausura, hasta su muerte.

     Nació en Guía de Isora el 23 de noviembre de 1870, a la una de la noche, siendo hija de don Agustín Espínola y González, natural de Arona. Al día siguiente fue bautizada en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Epifanio Díaz Saavedra; se le puso por nombre “Maximina Paula del Jesús” y actuó como madrina doña María González Casañas, vecina de dicha feligresía, casada y jornalera…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOR MAXIMINA DE SAN LUIS GONZAGA

Guía de Isora: Don Saturnino Linares González (1840-1906), primer maestro titulado de Primera Enseñanza de Guía de Isora, apoderado de varios vecinos, agente recaudador de contribuciones del Sur de Tenerife y emigrante a Guatemala

     Tras obtener el título de Maestro Elemental de Primera Enseñanza, siendo el primer isorano que lo lograba, nuestro biografiado fue nombrado maestro de la escuela pública de niños de Guía de Isora, pero solo ocupó dicha plaza durante pocos años. Por entonces, también actuó como apoderado en unos autos de un grupo de paisanos, incluido su padre. Su principal empleo fue el de agente recaudador del Sur de Tenerife, nombrado por el Banco de España para las contribuciones directas, con un ámbito de actuación que abarcaba los municipios de Granadilla (donde tenía su oficina principal), Arico, Vilaflor, San Miguel de Abona, Arona, Adeje, Guía de Isora y Santiago del Teide. Desempeñó dicho cargo durante por lo menos una docena de años, hasta que fue cesado al ser acusado de la falsificación de un recibo, por lo que se le abrió un sumario; ante el temor a una condena, don Saturnino abandonó de la isla rumbo a América, estableciéndose en la ciudad de Quetzaltenango (Guatemala), donde vivió durante muchos años y hasta su muerte, no dejando sucesión.

     Nació en Guía de Isora el 11 de febrero de 1840, siendo hijo de don Francisco Linares Rodríguez y doña Rosalía González Hernández, de la misma naturaleza, aunque él era oriundo de Adeje y ella de El Tanque por sus respectivos padres. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura propio don José Pérez; se le puso por nombre “Saturnino Manuel de la Dulce Muerte” y actuó como padrino don Manuel González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SATURNINO LINARES GONZÁLEZ

Guía de Isora: Don Antonino Delgado y Delgado (1842-1899), coadjutor en La Orotava, capellán de monjas en dicha villa y La Laguna, cura ecónomo de El Sauzal, párroco propio de Guía de Isora durante 19 años y de San Pedro de Daute

Antonino Delgado Delgado     Tras su ordenación sacerdotal, nuestro biografiado ejerció como capellán de monjas y coadjutor en La Orotava, capellán de monjas en La Laguna y cura ecónomo de El Sauzal. Luego fue nombrado párroco propio de Guía de Isora, donde desarrolló su ministerio durante casi 19 años; en ese tiempo opositó sin éxito a un beneficio de la Catedral de La Laguna e ingresó en la Asociación Espiritual de Sufragios Mutuos de la Dióce­sis. Finalmente, pasó como párroco propio a San Pedro de Daute (Garachico), pero solo permaneció al frente de esta parroquia durante ocho meses, pues por motivos de salud se estableció en su villa natal, donde falleció.

     Nació en Icod de los Vinos el 10 de mayo de 1842, siendo hijo de don Andrés Delgado y Lugo y doña Jacobina Delgado y Acosta. Tres días después fue bautizado, “con óleo y crisma”, en la iglesia parroquial de San Marcos por el presbítero don José Madero y Cruz, con licencia del beneficiado rector propio don José María Ferrer Gómez, vicario juez eclesiástico de dicho pueblo y su distrito, así como examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “Antonino Juan del Carmen” y actuó como padrino su abuelo materno, don Juan Delgado Madero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONINO DELGADO DELGADO

Guía de Isora: Don Domingo Caneiro y Pérez (1800-1854), sacerdote franciscano secularizado y párroco propio de Guía de Isora durante más de 12 años

Domingo Caneiro Pérez     Siendo sacerdote franciscano, nuestro biografiado residió en el Convento del Espíritu Santo de Icod de los Vinos, en el que permaneció hasta su supresión, con motivo de la Desamortización eclesiástica. Tras quedar exclaustrado y secularizado, se le asignó una pensión del Estado y fue destinado a la parroquia de El Sauzal, aunque luego volvió a Icod, donde continuó colaborando con la parroquia de San Marcos. Mientras vivía en dicha localidad fue nombrado párroco propio de Guía de Isora, cargo que desempeñó durante más de 12 años, hasta su prematura muerte. Creyendo que sus padres habían fallecido, al otorgar testamento nombró como heredera a una vecina de Guía, a lo que se opuso su madre, quien aún vivía y entabló juicio con aquella, logrando una sentencia favorable y la nulidad de dicha disposición testamentaria.

     Nació hacia 1800 en el pueblo gallego de Santiago de la Medorra, en la provincia y obispado de Orense, siendo hijo de don Domingo Caneiro y doña Gertrudis Pérez, naturales y vecinos de dicha localidad. Fue bautizado en la parroquia de Santiago del mismo lugar, en el que sus padres continuaron viviendo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DOMINGO CANEIRO PÉREZ