Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Sixto Arnay Fumero (1824-1872), militar profesional, corneta y sargento 2º de Milicias, distinguido con el grado de sargento 1º, tres condecoraciones y varios premios de constancia

sixto-arnay-fumero     Miembro de una familia estrechamente vinculada a las Milicias Canarias, don Sixto nació en Vilaflor de Chasna y en su niñez se estableció en Granadilla de Abona. Aquí se inició como zapatero, oficio que ejercería durante toda su vida, aunque siempre como segunda actividad. Cuando aún no había cumplido los 12 años de edad ingresó como corneta en las Milicias, empleo en el que permaneció durante 20 años, tras confirmársele en el mismo al cumplir los 16 años de edad. Luego pasó a soldado de Milicias y enseguida ascendió a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º, empleos en los que sirvió durante otros 16 años. La mayor parte de su carrera militar estuvo movilizado en el cuadro permanente de sueldo continuo de los cuerpos de Milicias de Abona, La Laguna y La Orotava, así como en la Música del Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife. En reconocimiento a sus servicios, se le concedieron diversos premios de constancia, el grado de sargento 1º de Milicias y tres condecoraciones: la Cruz pensionada y la Cruz sencilla de María Isabel Luisa, y una Cruz del Mérito Militar.

     Nació en Vilaflor en 19 de agosto de 1824, siendo hijo de don Isidro Arnais Batista, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña María Fumero Montesino, que lo era del pueblo sureño. El 21 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el presbítero don José Correa, con licencia del beneficiado propio don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “Sixto Agustín Antonio Pedro del Sacramento” y actuó como madrina doña Petra Antonia Feo, del mismo vecindario. También fue conocido como “Sixto Arnais Montesino”. Al final de su vida cambió su apellido “Arnais” por “Arnay”, que ha mantenido su descendencia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SIXTO ARNAY FUMERO

Arico: Don Diego Carmelo Rodríguez Marrero (1959-2015), Licenciado y profesor de Teología, vicerrector del Seminario Menor, delegado diocesano de Vocaciones, párroco en Fasnia, Santa Cruz de Tenerife, Granadilla de Abona y La Laguna, arcipreste de esta ciudad, canónigo salmista de la Catedral, capellán de Tenerife II y notario diocesano

diego-carmelo-rodriguez-marrero     El presente artículo está dedicado a un sacerdote sureño que, gracias a su preparación y a su fuerte vocación, alcanzó puestos relevantes en la Diócesis Nivariense. Tras su ordenación por el Papa Juan Pablo II, obtuvo el título de Licenciado en Teología y desarrolló una intensa labor pastoral en numerosos cargos: párroco de Fasnia y La Zarza; profesor de Teología del Seminario Diocesano y vicerrector del Menor; párroco de Miramar y Chamberí, en Santa Cruz de Tenerife; consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, delegado diocesano de Vocaciones, responsable de los Movimientos Carismáticos; párroco de Granadilla de Abona y Los Blanquitos, y vice-arcipreste del distrito; párroco de San Benito, Camino de la Villa y Coromoto, en La Laguna, y arcipreste del distrito; canónigo salmista de la Santa Iglesia Catedral de La Laguna, capellán de Tenerife II, notario segundo del Tribunal Diocesano de primera instancia y destacado orador.

     Nació en la Cortajada de El Bueno (Arico) el 16 de julio de 1959, a las siete de la mañana, siendo hijo de los comerciantes don Diego Rodríguez González y doña María Jesús Marrero Díaz. El 8 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Arico el Nuevo por el cura encargado don Miguel González Díaz; se le puso por nombre “Diego Carmelo” y actuó como padrino don José Carlos Concepción Torres, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña Mercedes Rodríguez González. El 4 de febrero de 1968 fue confirmado en el mismo templo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO CARMELO RODRÍGUEZ MARRERO

Granadilla de Abona: Don Arturo Fumero Ossorio (1907-1988), sacerdote y poeta, coadjutor en Valverde y Santa Cruz de Tenerife, capellán de las Dominicas de la Enseñanza, del Hospital Psiquiátrico de Tenerife y de la Policía Municipal de la capital

arturo-fumero-ossorio    Nuestro biografiado vivió 57 años como sacerdote, en los cuales desarrolló una encomiable labor apostólica como coadjutor, primero de Valverde de El Hierro y luego de Santa Cruz de Tenerife, así como capellán de las Dominicas de la Enseñanza, del Hospital Psiquiátrico (durante 30 años) y de la Policía Municipal de la capital de la provincia. También fue cura encargado de las parroquias de San Andrés e Igueste de San Andrés, además de promotor de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de Fátima de la misma ciudad y reconocido poeta.

     Nació en Granadilla de Abona el 29 de junio de 1907, a las tres de la tarde, siendo hijo de don Enrique Fumero Navarro, natural de Vilaflor, y doña Antonia Ossorio González, que lo era de Granadilla. El día 14 del inmediato mes de julio recibió el bautismo en la iglesia de San Antonio de Padua de dicha localidad, de manos de don Esteban Hernández Ramos, párroco propio de ella y teniente arcipreste de Güímar; se le puso por nombre “Pedro Arturo del Sagrado Corazón de Jesús” y actuó como padrino don Juan Frías Pomar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ARTURO FUMERO OSSORIO

Granadilla de Abona: Don Antonio Venero del Castillo (1742-1817), capitán de Milicias graduado de Infantería y alcalde real de Granadilla

antonio-venero-del-castillo     Al igual que muchos de sus familiares, nuestro biografiado prestó sus servicios en el Regimiento Provincial de Abona, en el que ingresó como cadete para luego ascender a subteniente y teniente de Fusileros, teniente de Granaderos y capitán de nuevo de Fusileros, a pesar de que sus superiores informaron reiteradamente que tenía poca o ninguna aplicación como oficial; también prestó sus servicios en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife, donde sufrió un arresto por un turbio asunto económico. Al obtener su retiro, tras 45 años y medio de servicios, se le concedió el grado de capitán de Infantería. Además, destacó como propietario agrícola y fue elegido alcalde real de Granadilla en dos ocasiones.

     Nació en Granadilla hacia 1742, siendo hijo del capitán don Antonio José Venero del Castillo, natural de Vilaflor, y doña Josefa (Lozano) Fonte García del Castillo, que lo era de Granadilla. Desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público eclesiástico de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO VENERO DEL CASTILLO

Granadilla de Abona – Vilaflor de Chasna: Lcdo. don Antonio García del Castillo (1679-1760), sacristán mayor, sochantre, colector y teniente servidor de la parroquia de San Pedro Apóstol de Vilaflor

antonio-garcia-del-castillo     Nuestro biografiado fue uno de los muchos hijos de Granadilla de Abona que siguió la carrera eclesiástica. Tras su ordenación sacerdotal se estableció como capellán en Vilaflor de Chasna, adscrito a la parroquia de San Pedro Apóstol, en la que ejerció durante más de medio siglo como sacristán mayor, sochantre, colector y teniente servidor de dicho beneficio. Se le mencionaba con frecuencia como “Licenciado”, por lo que es probable que obtuviese dicho título en Sagrada Teología. Al final de su vida regresó a su pueblo natal, en el que falleció.

     Nació en Granadilla de Abona el sábado 25 de marzo de 1679, siendo hijo de don Juan González del Castillo y doña María Gómez, labradores, naturales y vecinos de dicho lugar. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por fray Felipe Gómez, predicador del convento franciscano de la localidad, con licencia del cura párroco don Salva­dor González; se le puso por nombre “Antonio” y actua­ron como padrinos el citado párroco y doña Inés Pérez, “moza” e hija de don Gaspar Pérez y doña Ana García (labra­dores y vecinos del mismo lugar)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO GARCÍA DEL CASTILLO

El artículo “Ciudades de Tenerife / Granadilla / Por qué escribo estas cuartillas” (1934), de doña María de las Casas Pérez

Granadilla-1934     Este artículo, dedicado a Granadilla de Abona y firmado por doña María de las Casas Pérez, fue publicado en las páginas 252 y 253 del Almanaque anual del diario Hoy, de Santa Cruz de Tenerife, el 1 de enero de 1934. En el pequeño trabajo, la autora comienza aclarando que escribía el artículo por encargo de don Manuel Batista y por su amor a dicha localidad. Luego hace una fugaz descripción del término, para destacar el protagonismo que éste debería tener en el futuro desde los puntos de vista agrícola, comercial y cultural, dada la mejora de las comunicaciones, su estratégica ubicación entre El Médano y Vilaflor, y el ser cabeza del partido judicial. Continúa haciendo un repaso a la problemática económi­ca y social de Granadi­lla, analizando sus necesidades en carrete­ras, agua, cultura, benefi­cencia y porvenir turístico, con lo que demuestra el profundo conocimiento que tenía de la situación real de su entorno.

     Considera como el principal problema del municipio la falta de agua para la agricultura y, ante la dificultad de explotación de las galerías, sugiere que la solución pasaría por la construcción de embalses, con la participación de accionistas. Con respecto a la educación, tema que le tocaba más de cerca, solicitaba la creación de una escuela graduada en la cabecera municipal y que el Ayuntamiento becase a los alumnos pobres en el Instituto de Segunda Enseñanza de la capital, pues eran muy pocos los granadilleros que alcanzaban títulos académicos. Se centra luego en la sanidad, solicitando a la corporación municipal que apoyase el sostenimiento de la clínica del médico don Antonio Pérez Díaz y, a través de la beneficencia, permitiese que los cuidados alcanzasen también a los vecinos más desfavorecidos del término. Finalmente, destaca la belleza de El Médano y la calidad de su playa, que considera la mejor de la isla, solo afectada por el viento constante. A continuación, en un párrafo que parece incompleto, también sugiere la plantación de árboles y el control de la cabra, como animal dañino para los montes.

     Su autora fue doña María de las Casas Pérez (1891-1969),  nacida en Santa Cruz de La Palma y fallecida en Los Llanos de Aridane, fue Bachiller, maestra, jefa de Telégrafos, escritora, conferenciante y profesora de Bachillerato…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Descripción-GRANADILLA DE ABONA-1934

Granadilla de Abona: Don Ignacio Álvarez de la Cruz (1691-1764), capitán de Milicias, alcalde real de Granadilla e impulsor del recuerdo al Hermano Pedro

Ignacio Álvarez de la Cruz     Miembro de una familia muy conocida en la comarca de Chasna, don Ignacio siguió la carrera militar, en la que ostentó durante muchos años el empleo de capitán jefe de la compañía de Milicias de Chiñama (Charco del Pino). Además, llegó a ser un destacado propietario agrícola y alcalde real de Granadilla de Abona. Asimismo, era dueño de la casa natal del Hermano Pedro, en la que construyó una capilla, con el fin de conservar el recuerdo de este Santo, y luego la donó a la Orden Bethlemita para que construyesen un convento.

     Nació en Granadilla de Abona el jueves 1 de febrero de 1691, siendo hijo de don Pedro Álvarez de la Cruz, natural del Puerto de La Orotava, y de doña Ana García, que lo era del pueblo sureño. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco don Salvador González; se le puso por nombre “Ignacio” y actuó como padrino don Pedro González del Castillo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-IGNACIO ÁLVAREZ DE LA CRUZ

Relación de párrocos de San Antonio de Padua de Granadilla de Abona (1617-2016)

Granadilla-1 (CFIT)     Por auto del obispo don Antonio Corrionero, fechado el 30 de enero de 1617, se segregó de la amplia jurisdicción de Vilaflor de Chasna la parroquia de San Antonio de Padua de Granadilla de Abona. Por ello, debemos llamar la atención sobre el aniversario que se cumple el año próximo, el cuarto centenario de la creación de esta parroquia. En estos 399 años conocemos a un total de 47 sacerdotes que han estado al frente de la parroquia de Granadilla, algunos en varias ocasiones diferentes. De ellos, sólo 13 la han regentado en propiedad, sirviéndola los restantes como curas ecónomos, servidores o encargados. El récord de permanencia lo ostenta D. Rodrigo García de Armas, quien ejerció durante más de 46 años y medio, seguido por D. Salvador González (casi 36 años), D. Esteban Hernández Ramos (casi 32 años y medio), D. Francisco Rodríguez Méndez (más de 26 años), D. Joaquín González Perlaza del Castillo (21 años), D. Isidoro Rivero Peraza y Ayala (casi 19 años), D. Francisco Cruz Alayón y Salcedo (más de 17 años), D. Juan Frías y Peraza (unos 16 y medio, en dos etapas), D. Atanasio Viña y Vera (casi 12 años) y D. Cristóbal Pérez Paxés y Barrios (casi 10 años),

     Con respecto al lugar de nacimiento, de los que conocemos este dato solo cinco han nacido en el actual municipio de Granadilla de Abona: D. Lucas Rodríguez del Castillo, D. Joaquín González Perlaza del Castillo, D. Manuel González Guillén, D. Pedro Linares del Castillo y D. Juan de Frías y Peraza. Del resto, otros cinco proceden del Sur de Tenerife: uno de Vilaflor (D. Salvador González), tres de San Miguel de Abona (D. Juan García Alfonso, D. Manuel Hernández Reyes y D. Tomás Gómez Quintero) y uno de Arico (D. Diego Carmelo Rodríguez Marrero). Los demás nacieron en otras localidades tinerfeñas, La Gomera, La Palma, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura, la Península, Venezuela o Italia. Como curiosidad, dos de ellos ostentaban el título de Doctor en Sagrada Teología (D. Isidoro Rivero Peraza y Ayala y D. Carlos González Estarriol), seis el de Licenciado en Sagrada Teología (D. Melchor Feo, el Sr. Méndez, D. Lucas Rodríguez del Castillo, D. Salvador González, D. Rodrigo García de Armas y D. Diego Carmelo Rodríguez Marrero), uno el de Licenciado en Derecho (D. José Pomar y Forteza); otro el de Licenciado en Psicología (D. Francisco Arteaga García); otro el de Maestro Superior de Primera Enseñanza (D. Manuel Hernández Reyes); y dos de ellos se firmaban con el título de Bachiller (D. Juan Frías y Peraza y D. Juan García Alfonso), aunque con seguridad también lo ostentaban otros sacerdotes. Cuatro serían promovidos luego a prebendados de la Catedral de La Laguna: D. Isidoro Rivero Peraza y Ayala (canónigo, arcediano y deán), D. Vicente Cruz Gil (canónigo penitenciario), D. Juan Evangelista Pérez y Expósito (canónigo honorario) y D. Diego Carmelo Rodríguez Marrero (canónigo salmista). Además, uno había sido con anterioridad sargento de Artillería (D. Esteban Hernández Ramos) y a otro se le concedió el título de Camarero de Honor del Papa Juan XXIII (D. Miguel Hernández Jorge)…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PÁRROCOS DE GRANADILLA DE ABONA

Granadilla de Abona: Don Antonio Rodríguez Bello (1715-1789), capitán de Milicias, alcalde real de Granadilla y síndico apostólico del Convento franciscano

Granadilla antigua-AndrésMonasterio-3B     Siguiendo la tradición familiar, don Antonio Rodríguez Bello ingresó como cadete en el Regimiento de Milicias Provinciales de Adeje-Abona, en el que luego ascendió a subteniente de una de las compañías de Granadilla y, posteriormente, a teniente y capitán de la compañía de Chiñama. Además, fue alcalde real de Granadilla y síndico apostólico del Convento franciscano de San Luis Obispo, y perteneció a varias hermandades.

     Nació en Granadilla de Abona hacia 1715, siendo hijo del capitán don Antonio Rodríguez Bello y doña María García del Castillo. Desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO RODRÍGUEZ BELLO

Granadilla de Abona: Don Francisco Miguel Rodríguez Bello (1763-1820), capellán, cura servidor y notario público eclesiástico de Granadilla

Francisco Miguel Rodríguez Bello     Aunque vino al mundo en el seno de una familia ilustre y de larga tradición militar, nuestro biografiado optó por la vida religiosa y, tras obtener una capellanía, se ordenó de presbítero. A partir de entonces estuvo adscrito como capellán a la parroquia de San Antonio de Padua, en la que colaboró con varios párrocos y en un par de ocasiones actuó como cura servidor, por ausencia del titular; además, ejerció en la misma como notario público eclesiástico. Fuera de dicha localidad, colaboró durante un corto período en la parroquia de San Joaquín de Fasnia.

     Nació en Granadilla de Abona el 28 de septiembre de 1763, siendo hijo del entonces teniente de Milicias don Antonio Rodríguez Bello y doña María Bello de Morales. El 2 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por el cura párroco don Joaquín González Perlaza; se le puso por nombre “Francisco Miguel” y actuó como padrino don Antonio Bello Domínguez, mozo y vecino de dicho lugar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO MIGUEL RODRÍGUEZ BELLO