Los equipos de fútbol de Charco del Pino (Granadilla de Abona) durante la II República Española en Canarias (1931-1936)

En un período de grandes inquietudes sociales, culturales, recreativas y deportivas, como fue la II República Española, el importante núcleo de población de Charco del Pino, perteneciente al municipio de Granadilla de Abona, no pudo estar ajeno a dicha circunstancia. Por ello, llegó a contar con cuatro casinos, situados en los lugares de dicho pueblo que les daban nombre: “Bailadero”, “Era Alta”, “El Mantillo” y “Chiñama”. También existían dos orquestas de baile, “Llanito” y “Vistita”, y una agrupación de cuerdas en la sociedad “Bailadero”. Además, esta localidad contaba con varios equipos de fútbol, a los que vamos a dedicar el presente artículo.

De momento no sabemos con certeza cuando se fundó el primer equipo de fútbol de Charco del Pino, pues no hemos encontrado ninguna referencia sobre ello. Lo cierto es que en los dos últimos años de la II República contaba por lo menos con cinco equipos aficionados, de otros tantos sectores del pueblo, denominados: “Jurada”, “Era Alta”, “Chiñama”, “Llanito” y “Guardapolvo”; pero, desgraciadamente, no conocemos la alineación de ninguno de ellos. Este pueblo también contaba, por lo menos, con dos campos de fútbol, uno habilitado en El Bailadero y otro en El Barrero, donde aquellos jugaban…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don José González Rodríguez (1847-1894), escribiente militar, sargento 1º de Milicias, brigada y 2º teniente de la escala de Reserva retribuida de Infantería, fiel de los derechos de Consumos en Santa Cruz de Tenerife e interventor electoral

Entre los muchos militares nacidos o afincados en Granadilla de Abona vamos a recordar hoy a un modesto oficial, nacido en Las Palmas de Gran Canaria pero oriundo de dicha localidad sureña, en la que se estableció desde niño, contrajo matrimonio y falleció. Don José González Rodríguez comenzó su carrera militar como soldado voluntario, para ascender paulatinamente hasta cabo 1º de Milicias, empleo con el que se reenganchó; como tal pasó al cuadro permanente de la Sección Ligera Provincial de Abona y fue movilizado como escribiente del Batallón Provisional de Santa Cruz de Tenerife. Luego, ya como sargento 1º de Milicias, pasó a ocupar la plaza de brigada en el Batallón Provincial de Las Palmas de Gran Canaria, donde actuó como escribano en diversas causas instruidas a militares; y, tras sucesivos destinos, ascendió a alférez de la escala de Reserva retribuida de Infantería, empleo reconvertido más tarde en 2º teniente, con el que falleció prematuramente. Desempeñó el destino civil de fiel de los derechos de Consumos en Santa Cruz de Tenerife y tuvo una pequeña actividad política en Granadilla como interventor electoral.

Nació en la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria el 6 de marzo de 1847, siendo hijo de don Marcelino González Pérez, natural de Santa Úrsula, y doña Faustina Rodríguez Gómez, que lo era de Granadilla de Abona. En su niñez se estableció con sus padres en esta importante localidad del Sur de Tenerife, donde ya continuaron avecindados…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Las fiestas patronales y los casinos de Chimiche (Granadilla de Abona) durante la II República Española

En este artículo nos vamos a ocupar de las fiestas que se celebraron en el pueblo de Chimiche (Granadilla de Abona) en los últimos años de la II República Española en estas islas, concretamente entre 1934 y 1936. Como ya hemos puesto de manifiesto en otros artículos, ésta fue una época de gran inquietud política, social y cultural en los municipios del Sur de Tenerife, en los que proliferaron los casinos, las agrupaciones musicales, los comités políticos y las federaciones obreras.

Esa intensa actividad política también se vivió en Chimiche, como se aprecia en el nombre de la plaza de la República, así como de algunas vías públicas: Avenida Primo de Rivera, calles de Niceto Alcalá Zamora, Almirante Cervera y General O’Donnell. Además, se reflejó en las fiestas, pues aparte de los actos religiosos más tradicionales en honor de Nuestra Señora del Carmen, se incorporaron numerosos actos recreativos y deportivos. En los tres años estudiados siempre duraban dos días, el 16 y el 17 de julio. Los actos religiosos se limitaban a repiques de campanas; misas, con coro y sermón; y procesiones, acompañadas por bandas de música y con fuegos artificiales. Los actos recreativos incluían el recibimiento de las bandas de música; la diana, amenizada por las mismas; paseo y música o verbena en la plaza, en la tarde, por dichas bandas; elección de “Miss Chimiche”, solo en el año 1935; cabalgata, solo en 1936; bailes en los casinos, en 1935 y 1936; y una verbena nocturna en la plaza, en 1936. Mientras que los actos deportivos incluían un encuentro de lucha canaria, solo en 1934; carrera de bicicletas en 1934 y 1936; corrida de sortijas en 1935 y 1936, incluso con corredores de otros pueblos; y juego de la sartén, en 1935.

De la lectura de estos programas festivos, llama la atención la existencia en Chimiche de “Casinos” en 1935, así como del “Casino Chimiche” en 1936, en el que se celebró un baile, para el que su presidente donó dos regalos, y una representación teatral; pero del que de momento no tenemos más información de estas sociedades. También sorprende la existencia de cuatro ciclistas afamados de Chimiche y Granadilla casco, apodados “El Abisinio”, “El Cuervo”, “Cheo” y “Panchillo”. Asimismo, es muy llamativa la celebración de un concurso de bandas en 1936, en el que tomaron parte cinco agrupaciones musicales, tres de ellas muy conocidas en el Sur de Tenerife, las de Adeje, Arafo y Granadilla, pero otras dos de sendos barrios de este último municipio, las de Charco del Pino y Los Blanquitos, de las que no hemos encontrado por el momento más datos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona – Vilaflor de Chasna: Don Bernardo González del Castillo (1672-1749), teniente capitán de Milicias graduado de Infantería, alcalde real de Vilaflor y propietario agrícola

Miembro de una familia destacada, como muchos de sus familiares don Bernardo González del Castillo siguió la carrera militar, en la que ocupó los empleos de alférez y teniente capitán de Milicias, obteniendo también el grado de teniente de Infantería. Aunque nació en Granadilla de Abona, se estableció luego en el pago de Chiñama (hoy englobado en Charco del Pino), que por entonces pertenecía a Vilaflor de Chasna, siendo elegido alcalde real de esta amplia jurisdicción, que además de dicho pueblo abarcaba por entonces a Arona y San Miguel de Abona. También sobresalió como propietario agrícola.

Nació en Granadilla de Abona el 8 de marzo de 1672, siendo hijo del alférez don Gonzalo González del Castillo, “de la familia González y García”, y doña María Mayor González del Castillo, “de la familia de Garcías y vergancianos”. Cinco días después fue bautizado en la parroquia de San Antonio de Padua por el cura párroco Lcdo. Don Salvador González; se le puso por nombre “Bernardo” y actuaron como padrinos don Adrián de las Casas, mozo, hijo del alférez don Lucas de las Casas y doña Isabel González, y doña Francisca Manuel, hermana de doña María Mayor; todos “labradores vecinos y parroquianos de este lugar”. Sus padres se habían casado el 30 de octubre de 1660…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-San Miguel de Abona: Don Nicolás Gómez del Castillo (1776-1860), propietario agrícola, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias Provinciales, alcalde de San Miguel, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, segundo mayor contribuyente de dicho pueblo y alcalde de Granadilla

Aunque toda su vida trabajó como propietario agrícola, también siguió una limitada carrera militar como soldado, cabo 2º y soldado distinguido de Milicias; con este último empleo fue propuesto en dos ocasiones para subteniente, pero no obtuvo dicho nombramiento por su enemistad con sus superiores, probablemente por motivos políticos. Aunque era natural de Charco del Pino (Granadilla de Abona), tras contraer matrimonio en San Miguel de Abona se estableció en este pueblo, en el que desempeñó numerosos cargos: alcalde constitucional, comisionado del Ayuntamiento para el Cabildo abierto, fiel de fechos, teniente de la Milicia Nacional local, diputado del Ayuntamiento, alcalde real y escrutador electoral; llegó a ser el segundo mayor contribuyente de dicho municipio. Después de celebrar segundas nupcias se estableció en su pago natal de Charco del Pino, siendo elegido alcalde de Granadilla, aunque renunció a dicho cargo debido a su avanzada edad. Fue un hombre longevo y logró sobrevivir a sus tres esposas.

Nació en el pago de Charco del Pino el 20 de abril de 1776, siendo hijo de don Antonio Gómez del Castillo y doña María Hernández González (o Luis). Ocho días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua de Granadilla por el cura párroco don Francisco Cruz Alayón y Salcedo; se le puso por nombre “Nicolás Antonio” y actuó como padrino el militar don Nicolás Javier Viera y Torres…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Agustín González Peraza de Ayala (1680-1746), teniente de Caballos Corazas

Miembro de una ilustre familia de militares y religiosos, nuestro biografiado también siguió la carrera militar, en la que alcanzó el empleo de teniente de Caballos Corazas, en el que permaneció hasta su muerte. Celebró tres matrimonios sucesivos, al enviudar en dos ocasiones, con otras tantas hijas de militares, también de destacadas familias sureñas; y tuvo descendencia de su primer enlace, del que nacieron dos hijas religiosas y un hijo sacerdote.

Nació en Granadilla el 11 de septiembre de 1680, siendo hijo del alférez don Marcos González del Castillo, natural de dicho pueblo, y doña María Peraza de Ayala y Pérez de Guzmán, que lo era de La Victoria de Acentejo. El 28 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco Lcdo. don Salvador González; se le puso por nombre “Agustín” y actuó como padrino el citado párroco y doña María García, de dicha vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Juan Pedro de Frías Bello (1756-1791), subteniente de Milicias, ayudante mayor interino del Regimiento de Abona, alcalde real y propietario agrícola, cuya prometedora carrera militar fue truncada por su prematura muerte

Al igual que muchos de sus antepasados, nuestro biografiado siguió la carrera militar, ingresando como subteniente de Milicias en el Regimiento Provincial de Abona; con dicho empleo actuó como ayudante mayor interino del citado cuerpo. Además, fue elegido alcalde real de Granadilla poco antes de morir y perteneció a las Hermandades del Santísimo Sacramento y Ntra. Sra. del Carmen, así como a la Cofradía de la Santa Misericordia. Pero su prometedora carrera militar y política quedó truncada por su prematura muerte, cuando contaba tan solo 34 años de edad, siete de ellos como oficial de Milicias.

Nació en Granadilla de Abona el 26 de diciembre de 1756, siendo hijo del teniente don Lázaro Sebastián de Frías Bello y doña María Josefa de Torres, de la misma naturaleza. El 3 de enero inmediato fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco don Joaquín González Perlaza del Castillo; se le puso por nombre “Juan Pedro de Jesús” y actuó como padrino su abuelo materno, el teniente capitán don Pedro Alejandrino de Torres, natural y vecino de dicho lugar. Fueron sus abuelos paternos: el capitán don Lázaro de Frías Mazuelos y Bello y doña Beatriz González Ruiz del Castillo; y los maternos: el teniente don Pedro Alejandrino de Torres y doña María Mayor…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arona-Granadilla de Abona: Don Juan Domínguez Aponte (1840-1909), sargento 2º de Milicias, tallador de quintos, emigrante a América, propietario agrícola, miembro de la Junta de Repartimiento de Contribuciones e interventor electoral

Este hijo de Arona siguió una modesta carrera militar, en la que ascendió sucesivamente desde soldado a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias, siempre en la Sección Ligera Provincial de Abona; como cabo 2º estuvo movilizado durante un año en el Batallón Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, al que volvió siendo ya sargento; con este último empleo también actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de Arona. Al margen de su actividad militar, durante toda su vida se dedicó a las labores agrícolas, primero como jornalero, luego como labrador y, finalmente, como propietario contribuyente. También emigró a América y, tras su regreso, se instaló en Charco del Pino (Granadilla de Abona), donde ejerció como miembro de la Junta Pericial de Repartimiento de Contribuciones del Ayuntamiento de Granadilla y actuó como interventor electoral.

Nació en Arona el 26 de abril de 1840, siendo hijo de don José Domínguez Aponte y doña (María) Antonia Felicia Aponte García. El 1 de mayo inmediato fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura párroco propio don Miguel Rodríguez Guillama; se le puso por nombre “Juan Francisco Vital” y actuaron como padrinos don Juan Bautista Escoffier y doña Ceferina Brioso…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona – Arico: Don Marcos González Peraza del Castillo (1681-1766), propietario agrícola, capitán de Milicias y fundador de una capellanía

Miembro de una destacada familia sureña, nuestro biografiado descendía de menceyes guanches, de conquistadores españoles y de colonos portugueses. Vivió siempre del cuidado de sus amplias propiedades agrícolas, pero, al igual que muchos de sus parientes, siguió una larga carrera militar durante más de 55 años, en la que por lo menos ostentó los empleos de teniente y capitán de Milicias, siempre en una de las compañías de Granadilla del Regimiento de Adeje-Abona y hasta su muerte. Junto con su esposa, fundó una capellanía a favor de su hijo Marcos, quien se ordenaría de presbítero. También participó en el litigio fronterizo entre Vilaflor y Granadilla, por la jurisdicción de los pagos o valles de Cherjo, Charco del Pino y Chiñama.

Nació en el “Lugar de Granadilla” el 7 de agosto de 1681, siendo hijo del entonces alférez don Pedro García del Castillo, natural del mismo pueblo, y doña Gabriela Peraza y Ayala, que lo era de Tacoronte, ambos “labradores”. El 24 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por el Bachiller don Salvador González, cura párroco de la misma; se le puso por nombre “Marcos” y actuaron como padrinos el capitán don Diego García del Castillo, mozo e hijo de don Mateo Bello y doña Catalina García, difuntos y vecinos de Chasna, y doña Brígida Pérez, también moza e hija del alférez don Lucas de las Casas y doña Isabel González…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Cristóbal Pérez Pagés y Barrios (1754-1809), cura párroco de Granadilla de Abona durante una década, párroco de La Victoria de Acentejo y beneficiado del Realejo Bajo

Miembro de una familia destacada y llevado por una profunda vocación, nuestro biografiado cursó la carrera sacerdotal. Una vez ordenado de presbítero, en los primeros siete años no sabemos de momento dónde desarrolló su labor pastoral, aunque es probable que por lo menos parte de ellos estuviese adscrito a la parroquia de Ntra. Sra. de la Concepción del Realejo Bajo, en la que había sido bautizado. Luego ejerció como párroco propio de Granadilla de Abona y mayordomo de la fábrica parroquial durante casi diez años. Con posterioridad fue párroco propio de La Victoria de Acentejo, durante otros seis años; y, finalmente, beneficiado del Realejo Bajo, su pueblo natal, los tres últimos años de su vida, hasta su prematuro fallecimiento.

Nació en el Realejo Bajo el 16 de diciembre de 1754, siendo hijo de don Cristóbal Francisco Pérez Pagés de Barrios y doña Rafaela de la Guardia y Barroso (o Barroso de la Guardia) . El 28 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción por el padre definidor fray José de Vera, con licencia del Dr. don Gonzalo Barroso y Chaves, beneficiado de dicha parroquia; se le puso por nombre “Cristóbal Eusebio Sebastián” y actuó como padrino el ayudante de Milicias don Juan Antonio Barroso…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: