Granadilla de Abona: Don Francisco Peraza de Ayala y del Castillo (1674-1756), propietario agrícola, ayudante y capitán de Milicias

Miembro de una destacada saga de militares y religiosos, la vida de nuestro biografiado transcurrió en Granadilla de Abona como propietario agrícola. Además, durante casi seis décadas siguió la carrera militar, en la que desempeñó el empleo de ayudante del Regimiento de Abona-Adeje y, posteriormente, el de capitán jefe de una de las compañías de Granadilla, en el que permaneció hasta su muerte. Celebró tres matrimonios sucesivos y su descendencia continuó la dilatada tradición militar y religiosa de la familia.

Nació en Granadilla de Abona hacia 1674, siendo hijo de don Marcos González del Castillo, natural de dicho pueblo, y doña María Peraza de Ayala y Pérez de Guzmán, que lo era de La Victoria de Acentejo. Fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua, pero no se encuentra su partida bautismal por haber desaparecido las páginas correspondientes a ese año del libro en que se hallaba inserta. No obstante, consta que el 9 de agosto de 1679 fue confirmado por el obispo García Ximénez.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don José Álvarez de Ledesma (1796-?), sacerdote, beneficiado servidor de Adeje y Garachico

Miembro de una destacada familia de escribanos, militares y religiosos, nuestro biografiado eligió esa última opción y siguió la carrera eclesiástica; así, tras conseguir que sus padres fundasen un patrimonio vitalicio a su favor, recibió las órdenes sagradas hasta el presbiterado. Luego se le concedieron las licencias de celebrar, confesar y predicar. De sus destinos, sabemos que ejerció como beneficiado servidor de la parroquia de Santa Úrsula en la villa de Adeje, a cuyo frente permaneció durante seis años; y posteriormente, por problemas de salud, pasó con el mismo cargo a la parroquia de Santa Ana en la villa y puerto de Garachico, en la que estuvo otros cinco años. Debió tener un carácter fuerte, pues en ese último destino tuvo serios enfrentamientos con el alcalde constitucional de dicha villa y con el otro beneficiado propio de su parroquia. Tras cesar en ésta, de momento no tenemos más información de la vida de este sacerdote.

Nació en Granadilla de Abona el 8 de diciembre de 1796, siendo hijo de don José Álvarez de Ledesma, natural de la villa de La Orotava, y doña María Lorenzo García del Castillo y Casanova, que lo era de la primera localidad. Ese mismo día fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua por fray José García del Castillo, predicador jubilado, con licencia del párroco don Cristóbal Pérez Barrios; se le puso nombre “José Cristóbal Francisco Antonio de la Concepción” …

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Marcelo García González del Castillo (1800-1838), capitán graduado de Milicias, ayudante del Regimiento de Abona y propietario agrícola, fallecido en plena juventud

Al ser miembro de una familia acomodada de militares, siendo aún paisano don Marcelo fue propuesto para ocupar la plaza de teniente de la 4ª compañía del Regimiento Provincial de Abona, que se hallaba vacante; la desempeñó interinamente durante dos años, hasta que le fue ratificada mediante el correspondiente Real Despacho. Luego ascendió a ayudante 2º del mismo cuerpo, empleo en el que permaneció hasta su retiro, y se le concedió también el grado de capitán de Milicias. Obtuvo su retiro a los 37 años de edad, cuando llevaba más de 11 años de servicio, falleciendo al año siguiente, en plena juventud. También fue propietario agrícola.

Nació en Granadilla de Abona el 16 de enero de 1800, siendo hijo del sargento don Juan Antonio de Mata (González) García Bello, natural de dicho pueblo, y doña Antonia (Luisa Manuela de San Dámaso) González del Castillo y Sarabia, que lo era del pago de Chiñama. El 21 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco don Cristóbal Pérez Paxés y Barrios; se le puso por nombre “Marcelo Antonio del Sacramento” y actuó como padrino don Antonio Esteban Peraza y Ayala, párroco de San Miguel de Abona.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona–Arona: Don Matías Agustín de Frías Bello y Torres (1745-1801), propietario agrícola, sargento 2º de Cazadores, mayordomo de la ermita de San Antonio Abad, copartícipe de la elevación de ésta a parroquia y de la creación del Ayuntamiento de Arona, comisario elector y primer síndico personero de este pueblo

Miembro de una familia de larga tradición militar, nuestro biografiado alcanzó el empleo de sargento 2º de Cazadores del Regimiento de Milicias Provinciales de Abona, formando parte como tal de la plana mayor de dicho cuerpo. Profesionalmente destacó como labrador y propietario agrícola, con cuantiosas propiedades en Arona, Granadilla de Abona y Vilaflor de Chasna. Además, participó en una revuelta contra el Marqués de la Fuentes de Las Palmas por la ocupación de tierras comunales por parte de éste; fue mayordomo de la ermita de San Antonio Abad de Arona y uno de los promotores de la elevación de ésta a parroquia, segregada de la de San Pedro de Vilaflor, obligándose con medio diezmo a la ampliación del templo y a su mantenimiento, así como de la creación del Ayuntamiento de Arona, siendo elegido comisario elector y primer síndico personero del mismo.

Nació en Granadilla de Abona hacia 1745, siendo hijo del teniente don Lázaro Sebastián de Frías Bello (viudo de doña Antonia García y Álvarez de la Cruz) y doña María Josefa Alexandrina de Torres. Fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua y se le puso por nombre “Matías Agustín”. Pero desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público de dicho pueblo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Antonio González del Castillo (1705 1788), alférez y teniente capitán de Milicias graduado de Infantería, apoderado y alcalde de Vilaflor, propietario agrícola y ganadero, con ascendencia guanche, portuguesa y castellana

De ascendencia mixta, guanche, portuguesa y castellana, y al igual que su padre y varios de sus antepasados, nuestro biografiado también siguió la carrera militar en el Regimiento de Abona, como alférez y teniente de la compañía de San Miguel, empleo este último con el que obtuvo la graduación en Infantería. Además, fue apoderado de los vecinos de Vilaflor en el pleito que seguían contra el Mayorazgo de los Soler, por la propiedad de las aguas del naciente de Madre de Abajo o El Chorrillo. Además, desempeñó el cargo de alcalde de la amplia jurisdicción. Toda su vida transcurrió en el pago de Chiñama, donde destacó como propietario agrícola y ganadero, llegando a tener esclavos a su servicio.

Nuestro biografiado nació en el pago de Chiñama el 26 de diciembre de 1705, siendo hijo del entonces alférez de Milicias don Bernardo González del Castillo y doña Luisa García del Castillo. El 31 de enero de 1706 fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho lugar, por el beneficiado don Manuel Milán Camacho; se le puso por nombre “Antonio” y actuó como padrino don Pedro González del Castillo…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-Arico: Don Pablo González y Real (1847-1907), primer teniente de Infantería, escribiente de la Capitanía General de Canarias, brigada del Batallón de Fuerteventura, comandante militar de La Gomera y del fuerte de Paso Alto

Con tan solo 20 años, nuestro biografiado se enganchó voluntariamente como soldado profesional en el Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, en el que ascendió hasta sargento 2º de Milicias y se le concedió una Cruz del Mérito Militar de primera clase. Tras permanecer licenciado durante más de cuatro años, volvió al servicio como soldado sustituto de Milicias, aunque enseguida ascendió hasta sargento 1º, empleo con el que pasó a Infantería; por entonces actuó como escribiente de la Capitanía general y brigada del Batallón de Fuerteventura, aunque también prestó sus servicios en Lanzarote. Luego ascendió a alférez (luego 2º teniente) de Infantería de la escala de reserva, con residencia en Arrecife y Arico; con dicho empleo fue nombrado comandante militar de La Gomera y del fuerte de Paso Alto en Santa Cruz de Tenerife. Finalmente, ascendió a primer teniente de Infantería de la escala de reserva retribuida y, como tal, se le concedió el retiro, tras haber prestado sus servicios en el Ejército durante más de 26 años y medio. Tras su muerte se le concedió a su esposa la pensión a la que tenía derecho.

Nació en Granadilla de Abona el 27 de agosto de 1847, siendo hijo de don Cristóbal González Díaz y doña Francisca Real y Real, naturales del Puerto de la Cruz. El 1 de septiembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco propietario don Francisco Rodríguez Méndez; se le puso por nombre “Pablo Antonio de San Francisco” y actuó como madrina doña Paula Rodríguez, de la misma vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona-Vilaflor de Chasna: Don José Álvarez de Ledesma (1765-1848), cadete de Milicias, escribano público de Vilaflor, Los Realejos y Puerto de la Cruz, y secretario del Ayuntamiento portuense y de la Junta local de Sanidad, famoso por sus convicciones realistas y su fanatismo religioso

Miembro de una destacada familia de militares y escribanos públicos, nuestro biografiado inició la carrera militar en el Regimiento Provincial de Abona, aunque no pasó de cadete de Milicias. Luego, al igual que muchos de sus antepasados y familiares, fue nombrado escribano público, oficio que desempeñó en Vilaflor, Los Realejos y Puerto de la Cruz. En esta última localidad también ejerció simultáneamente como secretario del Ayuntamiento y fue muy conocido por sus convicciones realistas, que motivaron su cese en la secretaría durante los períodos constitucionales, y por su fanatismo religioso, que le llevó a oponerse al uso de la vacuna contra la viruela.

Nació en la villa de La Orotava el 25 de enero de 1765, siendo hijo de don Cristóbal Álvarez de Ledesma y Estrada y doña Agustina de Curras y Abreu, naturales y vecinos de la misma villa. El 31 de dicho mes fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de Ntra. Sra. de la Concepción por el presbítero don Antonio Cosme del Álamo, con licencia del Dr. don Francisco Domingo Román y Lugo, beneficiado rector de la misma y examinador sinodal del Obispado; se le puso por nombre “José Cristóbal Domingo” y actuó como padrino don Domingo Estévez, vecino de dicha villa…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Santa Misión en Granadilla de Abona en 1923

En la primavera de 1918, siendo vicario capitular en sede vacante de la Diócesis de Tenerife el Dr. don Santiago Beyro y Martín, por fallecimiento del obispo don Nicolás Rey Redondo, se dispuso la celebración de una Misión en las parroquias de San Miguel de Abona, Vilaflor de Chasna y Granadilla de Abona, que fue dirigida por el R. P. Cipriano Montero, del Inmaculado Corazón de María. Cinco años después, en abril de 1923, volviendo a asumir el cargo de vicario capitular de la Diócesis don Santiago Beyro, al estar ahora vacante la titularidad de la misma por traslado del obispo don Gabriel Llompart y Jaume, ordenó que se celebrase otra Santa Misión en tierras chasneras, concretamente en las parroquias de Arona, San Miguel de Abona, Vilaflor de Chasna y Granadilla de Abona. En este trabajo nos vamos a centrar en cómo tuvo lugar dicha Misión en esta última villa.

Con dicho motivo, la iglesia parroquial de San Antonio de Padua de Granadilla, regentada por don Esteban Hernández Ramos, fue convenientemente adornada e iluminada por las noches, siendo presidida por el Cristo de la Misericordia, que se colocó bajo dosel en el altar mayor. Duró doce días y, desde su inicio, asistieron muchos feligreses, tanto del casco como de los distintos núcleos de población del municipio, a los distintos actos llevados a cabo por los dos misioneros, el P. Meléndez y el P. Pallarés, ambos de la Congregación de San Vicente Paúl que tenía su sede en La Orotava; el primero fue el responsable de la Catequesis, mientras que el segundo lo fue de las confesiones, y ambos pronunciaron sermones en todos los actos. Se centró especialmente en los niños, que en elevado número asistieron a la Catequesis, la confesión y la renovación de las promesas del bautismo; asimismo, les enseñaron cánticos y pequeños discursos, que ellos mismos exponían por la noche.

De todos los actos, destacaron los celebrados en los dos días principales. El primero fue el domingo 8 de abril y consistió en la Fiesta de los Niños, con la comunión en la mañana y la procesión de la Virgen del Carmen por la tarde, acompañada por autoridades, banda de música y un gran número de fieles, en la que los niños portaron las banderas y gallardetes. El segundo fue el domingo 15 de abril, en que por la mañana se salió en procesión desde la parroquia hasta la cárcel del partido, con el fin de llevar la comunión a los presos, a propuesta del juez de Instrucción don Antonio Losada y Mazorra; a ese emotivo acto asistieron las autoridades y numeroso público, ofreciéndosele luego un almuerzo a los reclusos; y por la tarde recorrió las calles la procesión del Santísimo Sacramento, considerada la más solemne celebrada hasta entonces en la villa, pues fue acompañada por la banda de música y en su recorrido se colocaron artísticos descansos, donde cantaron los niños y los Coros Eucarísticos, mientras que desde las ventanas y los balcones, adornados con colgaduras, flores y plantas, se arrojaban pétalos a su paso. En total se impartieron más de 1.660 comuniones y el párroco-arcipreste de Granadilla quedó muy complacido de esta Misión…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los casinos republicanos de Chimiche, El Salto y San Isidro, en Granadilla de Abona (1935-1936)

     Existe constancia de que durante la II República Española el municipio de Granadilla de Abona contó con una sociedad de recreo legalizada, el “Casino de Granadilla”. Pero en los distintos barrios o núcleos de población del municipio existieron otros casinos, que no consta que fuesen inscritos en el Registro de Asociaciones del Gobierno Civil y por lo tanto no llegaron a legalizarse, lo que no impidió que durante algún tiempo funcionasen como tales. De éstos, ya nos ocupamos en otros artículos de los que existieron en Charco del Pino y El Médano , por lo que en este trabajo nos centramos en los de Chimiche, El Salto y San Isidro, aunque solo de forma preliminar, para iniciar su estudio hasta que aparezca nueva documentación que enriquezca su historia. Lo cierto es que estaban en pleno funcionamiento en 1936, año en el que fueron disueltos con motivo del inicio de la Guerra Civil, tras una corta trayectoria.

     En estos centros sociales y recreativos se celebraban sobre todo bailes, que permitían a los jóvenes salir de la dura rutina y olvidar por unas horas el duro trabajo agrícola y ganadero. Además, como siempre ocurría en este tipo de sociedades, ocasionalmente se impartían conferencias, se efectuaban representaciones teatrales o se celebraban festivales literario-musicales. Asimismo, diariamente se abrirían para practicar juegos de mesa, sobre todo baraja o dominó, así como para intercambiar opiniones en improvisadas tertulias…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Inocencio García Feo (1885-1920), Doctor en Sagrados Cánones y en Filosofía, prefecto del Seminario y párroco propio de La Orotava, donde da nombre a una calle, en el primer centenario de su fallecimiento

     Al cumplirse hace tan solo dos días el primer centenario del fallecimiento de un hijo ilustre de Granadilla de Abona y uno de los párrocos más recordados de la Villa de La Orotava, don Inocencio García Feo, siguiendo la sugerencia de un sobrino nieto hemos querido rescatar la reseña biográfica de este querido sacerdote, añadiendo nuevos datos y fotografías a la ya publicada en este mismo blog hace algo más de ocho años.

     Aunque de tradición familiar inclinada hacia las Milicias Canarias, don Inocencio García Feo se sintió atraído desde muy joven por la carrera eclesiástica. Así, tras cursar estudios en el Seminario Diocesano fue enviado a Roma, donde se ordenó de Presbítero y en cuya Universidad Gregoriana se Doctoró en Sagrados Cánones y en Filosofía. A su regreso a Tenerife desempeñó el cargo de prefecto de estudios del Seminario Conciliar, en el que solo permaneció un mes, al ser nombrado cura ecónomo y mayordomo de fábrica de la Purísima Concepción de la Villa de La Orotava; en este destino permaneció durante más de nueve años, hasta su muerte, después de haberla obtenido en propiedad tras una brillante oposición. Al frente de la importante parroquia se ganó el cariño y la admiración de sus feligreses, debido a las mejoras realizadas en el templo y en las festividades religiosas. Asimismo, destacó como orador sagrado y el Ayuntamiento lo integró en varias comisiones locales; también fue vocal nato y secretario del Patronato del Colegio “San Isidro”, presidente accidental del Consejo local de Exploradores de La Orotava y vocal de la Junta de Fomento de las Cañadas. Tras su prematuro fallecimiento se le dio su nombre a una de las calles más céntricas de dicha Villa, inmediata a la iglesia parroquial que regentó.

     Nuestro biografiado nació en la calle del Agua de Granadilla de Abona el 28 de diciembre de 1885, a las doce del mediodía, siendo hijo de don José García García y doña Francisca Feo Morales, naturales y vecinos de dicha localidad. El 17 de enero de 1886 fue bautizado en la iglesia de San Antonio de Padua por el cura párroco propio don Atanasio Viña y Vera; se le puso por nombre “Inocencio Tomás” y actuó como madrina su tía paterna doña María de la Natividad García, siendo testigos don Juan Nepomuceno Ramos y don Domingo Feo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: