Granadilla de Abona – Arico: Don Antonio José Rodríguez Bello (1742-1824), teniente coronel graduado de Milicias, propietario agrícola y primer diputado de abastos del Ayuntamiento de Arico

Antonio José Rodríguez Bello     Este destacado militar alcanzó el empleo de capitán de Milicias, obteniendo su retiro con el sobregrado de teniente coronel, tras haber prestado sus servicios en el Regimiento de Abona durante más de cuatro décadas. Destacó como propietario agrícola y labrador “de media conveniencia”, sabía leer y escribir y tenía “buena inteligencia”, según se señala en un padrón. Nació en Granadilla y contrajo matrimonio en Arico, donde vivió el resto de su vida, con amplia y destacada sucesión, repartida entre ambas localidades del Sur tinerfeño. Además, fue primer diputado de abastos del Ayuntamiento de Arico.

     Nació en Granadilla de Abona hacia 1742, siendo hijo del capitán don Antonio Rodríguez Bello y doña María Luisa Bello de Morales, naturales y vecinos de dicho lugar. Fue bautizado en la iglesia parroquial de San Antonio de Padua y se le puso por nombre “Antonio José”. Pero desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO JOSÉ RODRÍGUEZ BELLO

Granadilla de Abona-Vilaflor de Chasna: Don José González del Castillo (1786-1875), presbítero, capellán del pago de Chiñama, colaborador de las parroquias de Abona, rico propietario y 7º mayor contribuyente del municipio de Granadilla

Chiñama-EmilianoGuillén-1     Miembro de una ilustre familia de militares, la vida de don José González del Castillo transcurrió en el pago de Chiñama, en el que tras su ordenación sacerdotal ejerció siempre como capellán de la ermita de San Luis Rey de Francia, pues había obtenido la capellanía asignada a la misma; asimismo, para su sustentación poseía otra capellanía adscrita a la parroquia del Realejo y un patrimonio vitalicio fundado por sus padres. En su labor pastoral también colaboró con las parroquias de la comarca de Abona: Granadilla, Vilaflor y San Miguel. Además, fue un rico propietario de tierras y casas, el 7º mayor contribuyente del municipio de Granadilla y un férreo defensor de los intereses de los vecinos de Chiñama y Charco del Pino, hoy integrados en un único núcleo de población.

     Nació en el pago de Chiñama (Charco del Pino) el 24 de febrero de 1786, siendo hijo del entonces teniente don Antonio González del Castillo y doña María Manuela Antonia Alonso Domínguez de Sarabia. El 2 de marzo inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de San Pedro de Vilaflor, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho pago, por el beneficiado y examinador sinodal don Agustín Lorenzo Viera y Torres; se le puso por nombre “José Domingo Antonio Luis de San Matías” y actuó como padrino su hermano don Manuel Antonio González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ GONZÁLEZ DEL CASTILLO

Los bailes en casas particulares y la proliferación de casinos en Charco del Pino (Granadilla de Abona) durante la II República Española

Charco del Pino-casinos     A principios del siglo XX ya era muy frecuente la celebración de bailes en algunas casas particulares de los pueblos del Sur de Tenerife, durante los fines de semana y otros días festivos, lo que permitía a los campesinos salir de la dura rutina de las labores agrícolas y olvidar por unas horas la dureza de su vida, a la vez que se estrechaban lazos vecinales y podían establecerse relaciones sentimentales entre los jóvenes. Así ocurría en el populoso pueblo de Charco del Pino, en el municipio de Granadilla de Abona.

     Además, a partir de los años veinte y, sobre todo, en la II República Española, las principales localidades de la isla solían contar con uno o dos casinos, si bien la mayoría de los pagos de los distintos municipios solo tenían uno o ninguno. Una excepción a esta generalización la constituye el citado núcleo de Charco del Pino, que a pesar de ser un mero barrio de Granadilla, aunque el de mayor importancia del mismo, llegó a contar en la II República con cuatro sociedades culturales y recreativas, situadas en distintos lugares de dicha localidad, que les daban nombre. De ellas, una se situaba en la zona baja del pueblo, “Bailadero”; otra en la zona media, “Era Alta”; y una tercera en la zona alta, “Chiñama”. Pero no tenemos constancia de que dichos centros estuviesen legalizados, pues no figuran en el Registro de Asociaciones que llevaba el Gobierno Civil.

     En dichos casinos la principal actividad eran los bailes, que se celebraban sobre todo por las fiestas de Navidad y Carnavales, tanto de disfraz como de magos e, incluso, infantiles. Para amenizarlos contaban, por lo menos, con dos orquestinas u orquestas de baile de la propia localidad: “Llanito”, dirigida por don Alfonso Delgado González, y “Vistita”, que era un cuarteto fundado en 1936; también existía una agrupación de cuerdas en la Sociedad “Bailadero”. Asimismo, organizaban algunos actos culturales, como exposiciones, y suponemos que se celebrarían veladas teatrales, a las que tan aficionados eran los vecinos de la localidad, y que se impartirían conferencias. Todo ello se complementaría con los tradicionales juegos de salón, de baraja o dominó, como ocurría en sociedades afines de otras localidades de la isla…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CASINOS REPUBLICANOS-CHARCO DEL PINO

Granadilla de Abona: Don Francisco Rodríguez y Méndez (1795-1860), sacerdote franciscano exclaustrado, párroco propio de Granadilla durante 26 años y capellán castrense de las Milicias de Abona

Francisco Rodríguez Méndez     Nuestro biografiado profesó en la Orden de San Francisco, probablemente en el convento del Puerto de la Cruz, su pueblo natal, y luego se ordenó de presbítero. Una vez exclaustrado, obtuvo en propiedad la parroquia de San Antonio de Padua de Granadilla de Abona, que regentó durante 26 años, hasta su muerte, y en la que contó con la colaboración de varios clérigos. Además, actuó como capellán castrense del Regimiento de Abona y, tras la extinción de éste, del nuevo Batallón del mismo nombre.

     Nació en el Puerto de la Cruz de la Orotava el 9 de marzo de 1795, siendo hijo de don Francisco Rodríguez, natural del Valle de Santiago, y doña María de Gracia Méndez Linares, que lo era de la Villa de La Orotava en el pago de la Luz (feligresía de la Concepción). Tres días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Peña de Francia por fray Vicente Hernández, de la Orden de Predicadores, con licencia del beneficiado propio don José Dávila; se le puso por nombre “Francisco Jerónimo” y actuó como madrina doña María de la Ascención, vecina de dicho Puerto…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO RODRÍGUEZ MÉNDEZ

Las primeras sociedades de instrucción y recreo de Granadilla de Abona: el “Casino de Granadilla” y el Casino “La Fraternidad”

granadilla-primeros-casinos     Este artículo es una mera contribución a la historia de las dos primeras sociedades de instrucción y recreo que conocemos en Granadilla de Abona. La pionera fue el Casino fundado en esta localidad en 1869, que contó con una clase de lectura. En cuanto a la segunda fue el Casino “La Fraternidad”, que existió por lo menos entre 1887 y 1892; albergó en su seno una academia preparatoria para el Bachillerato, dirigida por una de las personalidades locales más brillantes de esa época, don Juan Reyes Martín, quien también fue su presidente.

     Tras la disolución de esta última se constituirían por lo menos otras cinco: la Sociedad “La Unión Patriótica”, hacia 1896; la nueva Sociedad “La Fraternidad”, en 1914; la Sociedad “Unión y Recreo”, en 1918; el “Casino de Granadilla”, en 1935; y el Casino “Once de Junio”, en 1963. Además, existieron sociedades semejantes en varios barrios del municipio.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMEROS CASINOS DE GRANADILLA

Granadilla de Abona: Don Joaquín González Perlaza del Castillo (1715-1773), párroco propio de San Antonio de Padua de Granadilla durante 21 años

granadilla-1-cfit     El presente artículo está dedicado a un antiguo sacerdote, uno de los pocos granadilleros que han regentado en propiedad la parroquia de su pueblo natal. Al frente de ella permaneció durante 21 años, tras haber estado adscrito a la misma como capellán durante un largo período. Como curiosidad, durante su regencia sostuvo dos pleitos con el beneficiado de Vilaflor, sobre la jurisdicción de los parroquianos avecindados en los valles de Cherjo, Charco del Pino, Chiñama y Vega, que ambos se disputaban.

     Nació en Granadilla de Abona hacia 1715, siendo hijo de don Miguel González Perlaza y doña Isabel García, vecinos de dicho lugar. Desconocemos la fecha exacta de nacimiento y bautismo por haber desaparecido en un incendio el correspondiente libro parroquial…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOAQUÍN GONZÁLEZ PERLAZA DEL CASTILLO

Vilaflor de Chasna-Granadilla de Abona: Don Sixto Arnay Fumero (1824-1872), militar profesional, corneta y sargento 2º de Milicias, distinguido con el grado de sargento 1º, tres condecoraciones y varios premios de constancia

sixto-arnay-fumero     Miembro de una familia estrechamente vinculada a las Milicias Canarias, don Sixto nació en Vilaflor de Chasna y en su niñez se estableció en Granadilla de Abona. Aquí se inició como zapatero, oficio que ejercería durante toda su vida, aunque siempre como segunda actividad. Cuando aún no había cumplido los 12 años de edad ingresó como corneta en las Milicias, empleo en el que permaneció durante 20 años, tras confirmársele en el mismo al cumplir los 16 años de edad. Luego pasó a soldado de Milicias y enseguida ascendió a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º, empleos en los que sirvió durante otros 16 años. La mayor parte de su carrera militar estuvo movilizado en el cuadro permanente de sueldo continuo de los cuerpos de Milicias de Abona, La Laguna y La Orotava, así como en la Música del Batallón Ligero Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife. En reconocimiento a sus servicios, se le concedieron diversos premios de constancia, el grado de sargento 1º de Milicias y tres condecoraciones: la Cruz pensionada y la Cruz sencilla de María Isabel Luisa, y una Cruz del Mérito Militar.

     Nació en Vilaflor en 19 de agosto de 1824, siendo hijo de don Isidro Arnais Batista, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña María Fumero Montesino, que lo era del pueblo sureño. El 21 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por el presbítero don José Correa, con licencia del beneficiado propio don Antonio Esteban Peraza y Ayala; se le puso por nombre “Sixto Agustín Antonio Pedro del Sacramento” y actuó como madrina doña Petra Antonia Feo, del mismo vecindario. También fue conocido como “Sixto Arnais Montesino”. Al final de su vida cambió su apellido “Arnais” por “Arnay”, que ha mantenido su descendencia…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SIXTO ARNAY FUMERO

Arico: Don Diego Carmelo Rodríguez Marrero (1959-2015), Licenciado y profesor de Teología, vicerrector del Seminario Menor, delegado diocesano de Vocaciones, párroco en Fasnia, Santa Cruz de Tenerife, Granadilla de Abona y La Laguna, arcipreste de esta ciudad, canónigo salmista de la Catedral, capellán de Tenerife II y notario diocesano

diego-carmelo-rodriguez-marrero     El presente artículo está dedicado a un sacerdote sureño que, gracias a su preparación y a su fuerte vocación, alcanzó puestos relevantes en la Diócesis Nivariense. Tras su ordenación por el Papa Juan Pablo II, obtuvo el título de Licenciado en Teología y desarrolló una intensa labor pastoral en numerosos cargos: párroco de Fasnia y La Zarza; profesor de Teología del Seminario Diocesano y vicerrector del Menor; párroco de Miramar y Chamberí, en Santa Cruz de Tenerife; consiliario del Movimiento de Cursillos de Cristiandad, delegado diocesano de Vocaciones, responsable de los Movimientos Carismáticos; párroco de Granadilla de Abona y Los Blanquitos, y vice-arcipreste del distrito; párroco de San Benito, Camino de la Villa y Coromoto, en La Laguna, y arcipreste del distrito; canónigo salmista de la Santa Iglesia Catedral de La Laguna, capellán de Tenerife II, notario segundo del Tribunal Diocesano de primera instancia y destacado orador.

     Nació en la Cortajada de El Bueno (Arico) el 16 de julio de 1959, a las siete de la mañana, siendo hijo de los comerciantes don Diego Rodríguez González y doña María Jesús Marrero Díaz. El 8 de agosto inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Arico el Nuevo por el cura encargado don Miguel González Díaz; se le puso por nombre “Diego Carmelo” y actuó como padrino don José Carlos Concepción Torres, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña Mercedes Rodríguez González. El 4 de febrero de 1968 fue confirmado en el mismo templo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO CARMELO RODRÍGUEZ MARRERO

Granadilla de Abona: Don Arturo Fumero Ossorio (1907-1988), sacerdote y poeta, coadjutor en Valverde y Santa Cruz de Tenerife, capellán de las Dominicas de la Enseñanza, del Hospital Psiquiátrico de Tenerife y de la Policía Municipal de la capital

arturo-fumero-ossorio    Nuestro biografiado vivió 57 años como sacerdote, en los cuales desarrolló una encomiable labor apostólica como coadjutor, primero de Valverde de El Hierro y luego de Santa Cruz de Tenerife, así como capellán de las Dominicas de la Enseñanza, del Hospital Psiquiátrico (durante 30 años) y de la Policía Municipal de la capital de la provincia. También fue cura encargado de las parroquias de San Andrés e Igueste de San Andrés, además de promotor de la iglesia parroquial de Ntra. Sra. de Fátima de la misma ciudad y reconocido poeta.

     Nació en Granadilla de Abona el 29 de junio de 1907, a las tres de la tarde, siendo hijo de don Enrique Fumero Navarro, natural de Vilaflor, y doña Antonia Ossorio González, que lo era de Granadilla. El día 14 del inmediato mes de julio recibió el bautismo en la iglesia de San Antonio de Padua de dicha localidad, de manos de don Esteban Hernández Ramos, párroco propio de ella y teniente arcipreste de Güímar; se le puso por nombre “Pedro Arturo del Sagrado Corazón de Jesús” y actuó como padrino don Juan Frías Pomar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ARTURO FUMERO OSSORIO

Granadilla de Abona: Don Antonio Venero del Castillo (1742-1817), capitán de Milicias graduado de Infantería y alcalde real de Granadilla

antonio-venero-del-castillo     Al igual que muchos de sus familiares, nuestro biografiado prestó sus servicios en el Regimiento Provincial de Abona, en el que ingresó como cadete para luego ascender a subteniente y teniente de Fusileros, teniente de Granaderos y capitán de nuevo de Fusileros, a pesar de que sus superiores informaron reiteradamente que tenía poca o ninguna aplicación como oficial; también prestó sus servicios en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife, donde sufrió un arresto por un turbio asunto económico. Al obtener su retiro, tras 45 años y medio de servicios, se le concedió el grado de capitán de Infantería. Además, destacó como propietario agrícola y fue elegido alcalde real de Granadilla en dos ocasiones.

     Nació en Granadilla hacia 1742, siendo hijo del capitán don Antonio José Venero del Castillo, natural de Vilaflor, y doña Josefa (Lozano) Fonte García del Castillo, que lo era de Granadilla. Desconocemos con exactitud la fecha de su nacimiento y de su bautismo, por haber desaparecido el libro 3º de bautismos de la parroquia de San Antonio de Padua en el incendio ocurrido en 1805 en casa del presbítero don Francisco Miguel Rodríguez Bello, notario público eclesiástico de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO VENERO DEL CASTILLO