La centenaria tradición folclórica en Barranco Hondo de Candelaria

barranco-hondo-folclore     El pueblo de Barranco Hondo, en el municipio de Candelaria, ha conservado a lo largo del tiempo muchas de las tradiciones de la tierra, en especial las vinculadas a la música folclórica. A finales del siglo XIX ya existía un Rancho de Ánimas, que recorría el pueblo para recoger limosnas destinadas a la Novena de Ánimas y cantando villancicos en las Pascuas de Navidad. Luego, en 1924 ya existía una parranda organizada, cuya estrella musical era el famoso “Ciego de Barranco Hondo”, que actuó incluso en las Fiestas de Mayo de Santa Cruz de Tenerife. En 1935, actuaron varios solistas de Barranco Hondo de nuevo en la capital, entre los que destacó una niña de tan solo cuatro años, que asombró al auditorio.

     Posteriormente, hacia 1953 se formó la Rondalla “Albarianes”, en 1974 la Rondalla de pulso y púa “San José”, en 1984 la Agrupación Folclórica “San José” y en 1992 la Agrupación Folclórica “Chajoigo”; las dos últimas continúan en activo y han llevado el nombre del pueblo fuera de las fronteras insulares e incluso nacionales. Esa arraigada tradición también hizo que en 1984 se incorporase a la festividad de San José la popular Romería, que se celebra anualmente en el mes de marzo. Por ello, el crítico musical don José Diéguez Gamallo diría que Barranco Hondo es “el pueblo de mayor afición a las típicas rondallas”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-TRADICIÓN FOLCLÓRICA DE BARRANCO HONDO

Candelaria: Fray Alfredo Turrado Carracedo (1926-1999), sacerdote dominico, lector, Licenciado en Teología, profesor, director general del Rosario, promotor de Vocaciones, párroco comprometido de Araya y cronista de la Virgen de Candelaria

alfredo-turrado-carracedo     Nuestro biografiado profesó como dominico en Almagro (Ciudad Real), se ordenó de sacerdote y obtuvo los títulos de Lector y Licenciado en Teología, en Salamanca. Estuvo destinado en los  conventos de Almagro, Valencia, Córdoba, Madrid y Armilla (Granada), donde ostentó los cargos de profesor, director general del Rosario, promotor de Vocaciones, capellán del Ejército, procurador provincial, superior de los dominicos. Luego vino destinado a Candelaria, donde ejerció su apostolado durante más de dos décadas, tanto en el Convento, del que fue lector, como de la Basílica, al servicio de la Patrona. Pero, sobre todo, es recordado como el primer párroco de Araya durante casi 21 años, en los que asumió profundamente su compromiso, apoyando e impulsando diversas obras de mejora en su parroquia y en el barrio. Asimismo, como gran devoto de la Virgen de Candelaria, publicó varios trabajos sobre ella y su santuario, tanto libros como artículos en la prensa tinerfeña y en algunos programas de fiesta, varios de ellos dedicados a Araya.

     Nació en Calzada de la Valdería (León) el 1 de marzo de 1926, siendo hijo de don Julián Turrado García y doña Genoveva Carracedo. Tuvo otro hermano religioso, fray Tomás Turrado Carracedo (1940), sacerdote dominico, párroco de Las Cuevecitas (Candelaria) y prior regional de Venezuela; y dos hermanas que también fueron monjas dominicas. Además, un primo, fray Florencio Turrado Turrado (1937), fue igualmente sacerdote dominico, párroco de Igueste de Candelaria y Barranco Hondo, actualmente destinado en Almería; asimismo, fueron religiosos dominicos otros tres primos, hermanos entre sí, fray Helidoro, fray Anastasio y fray Alberto Carmona Carracedo, así como dos hermanas de éstos…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ALFREDO TURRADO CARRACEDO

Candelaria: Don José Pérez Fresneda (1820-1907), ventero, juez de paz, teniente de alcalde, secretario del Ayuntamiento y del Juzgado, depositario del Pósito y de la Alhóndiga y notario público eclesiástico de Candelaria

jose-perez-fresneda     Nuestro biografiado fue un polifacético personaje de Candelaria, que llegó a ocupar un lugar destacado en la vida política y social de dicha localidad. Su principal actividad económica fue la de ventero, aunque también poseyó diversas propiedades agrícolas. Pero, sobre todo, ocupó diversos cargos de relieve en el municipio, como los de juez de paz, concejal en tres legislaturas, primer teniente de alcalde, secretario del Ayuntamiento (en varias etapas) y del Juzgado, depositario de los fondos del Pósito y de la Alhóndiga, interventor electoral y notario público eclesiástico de la parroquia de Santa Ana.

     Nació en Candelaria el 25 de noviembre de 1820, siendo hijo de don Juan Esteban Pérez Bencomo y doña María de Jesús Fresneda Tejera. Cinco días después recibió el bautismo en la iglesia de Santa Ana de manos de su tío fray José Fresneda, “Maestro de Estudiantes en la Orden de Predicadores”, con licencia del párroco don José de Elías Hernández; se le puso por nombre “José Francisco Xavier” y actuó como madrina doña María del Cristo Texera…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ PÉREZ FRESNEDA

La epidemia de fiebre amarilla de 1810-1811 en el Valle de Güímar y la enigmática tumba de Monjui en el caserío de El Socorro

epidemia-fiebre-tumba-monjui     Hace menos de medio siglo aún se conservaban en el caserío de El Socorro las piedras labradas que cubrían una sepultura, conocida erróneamente como “La tumba del Cura Monjui”, que hoy ya no se conserva. Se situaba en un erial, frente a la ermita principal de la Virgen y junto a otras desaparecidas con anterioridad. En este artículo desvelamos el misterio del personaje enterrado en esa tumba, situando su muerte en la tristemente célebre epidemia de fiebre amarilla que asoló Santa Cruz de Tenerife en 1810 y 1811.

     Cuando llegaron los primeros enfermos al Valle de Güímar, procedentes de la capital tinerfeña, se habilitó un lazareto para su aislamiento en la solitaria ermita de El Socorro, así como un campo santo cercano a ésta para dar sepultura a los que allí falleciesen, de los que conocemos a tres. Por dicho motivo, la imagen de la Virgen del Socorro fue trasladada a la iglesia de San Pedro Apóstol, donde ya quedó para siempre, volviendo a su ermita solo con motivo de su festividad. Además, por el mismo motivo se habilitaron otros lugares de enterramiento aislados en las poblaciones principales, como ocurrió en Candelaria, donde se enterraron dos vecinos, y en Güímar, donde lo hicieron otros dos. Asimismo, en Santa Cruz murieron cuatro güimareros allí avecindados y un palmero casado con una güimarera, así como cinco militares oriundos de este Valle y cinco prisioneros franceses del Depósito de Güímar…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-EPIDEMIA DE FIEBRE AMARILLA 1810-11-TUMBA DE MONJUI

La ayuda de parroquia de Candelaria (1643-1795). Dependiente de Güímar pero con jurisdicción sobre Arafo

Candelaria-ayuda parroquia     En un artículo anterior ya nos ocupamos de los orígenes parroquiales del Valle de Güímar, con la creación en 1533 del “Medio Beneficio Curado Perpetuo de Güímar”, la primera parroquia de la comarca, que a pesar de llevar ese nombre tuvo su primera sede en Candelaria, que por entonces era el pueblo más importante del Valle. Comenzó a regir en 1539, estableciéndose inicialmente en el santuario de la Virgen, lo que dio lugar a enfrentamientos entre el clero secular y el regular, pues desde hacía nueve años los dominicos estaban a cargo del cuidado de la Virgen. Tras firmar un convenio con éstos, la parroquia pasó en 1543 a la cueva de San Blas, donde permaneció hasta 1580, en que se abrió al culto la iglesia de Santa Ana, construida ex profeso para albergar el beneficio comarcal. En este templo continuó hasta 1630, en que tras haber permanecido durante casi un siglo en Candelaria se trasladó a la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar, donde ya se concentraba la población más numerosa y el mayor potencial económico de la comarca, por lo cual también se llevó la alcaldía pedánea y la capital de las Milicias de la amplia jurisdicción, que abarcaba los actuales municipios de Candelaria, Arafo, Güímar y Fasnia.

     Pero la oposición de los vecinos de Candelaria, apoyados por los de Arafo, a perder la parroquia que habían atendido con cariño y esmero durante un siglo, junto con su resistencia a acudir a la iglesia de San Pedro, motivó un largo pleito, que se vino a resolver en 1643, al crearse una ayuda de parroquia en la iglesia de Santa Ana, dependiente de la de Güímar pero con jurisdicción sobre Arafo, en la que además de celebrar misa se podían administrar los distintos Sacramentos, pues estaba atendida por un teniente de párroco (del clero regular o secular), mantenido con primicias o emolumentos, aunque el beneficiado de San Pedro acudía a celebrar misa los días de fiesta, como prerrogativa de la matriz. Dicha ayuda parroquial se mantuvo durante más de un siglo y medio, hasta su transformación en una parroquia totalmente independiente en 1795, que luego también ha sido matriz, pues en el siglo XX sufrió numerosas segregaciones…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AYUDA PARROQUIA CANDELARIA

Candelaria: Don Rodrigo Alonso Hernández (1641-1719), labrador y ayudante de Milicias

Igueste-Candelaria     Vecino de Igueste de Candelaria, nuestro biografiado trabajó toda su vida como labrador, al tiempo que desarrolló una destacada carrera militar, en la que alcanzó el importante empleo de ayudante del Regimiento de Milicias Provinciales de Güímar, por lo que formó parte de la plana mayor del mismo.

     Nació en el término de Candelaria en marzo de 1641, siendo hijo del capitán don Nicolás Hernández y de su legítima esposa doña María Rodríguez Gordillo, vecinos de dicho pueblo. El 29 de dicho mes fue bautizado con “óleo y crisma” en la iglesia de San Pedro de Güímar por el Br. don Juan Díaz de Lugo, cura y beneficiado de dicha parroquial y de Santa Ana de Candelaria; se le puso por nombre “Rodrigo” y actuó como padrino el alférez don Diego Alonso, vecino de El Rosario. Fue el tercero de ocho hermanos y siempre fue conocido por “Rodrigo Alonso”, al igual que su abuelo materno…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-RODRIGO ALONSO HERNÁNDEZ

Candelaria: Don Juan Franqui Llarena (1798-1826), clérigo subdiácono y sochantre de la parroquia de Ntra. Sra. de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife, ahogado en plena juventud

Juan Franqui Llarena     Este breve artículo está dedicado a uno de los numerosos candelarieros que siguió la carrera eclesiástica, en la que recibió las órdenes sagradas hasta el Subdiaconado y, como tal clérigo subdiácono, fue nombrado sochantre de la parroquia matriz de Ntra. Sra. de la Concepción de Santa Cruz de Tenerife. Pero la que pudo ser una larga y brillante carrera se vio truncada por una muerte prematura, al morir ahogado en el mar en la capital de la isla, con tan solo 27 años de edad.

     Nació en Candelaria el 20 de septiembre de 1798, siendo hijo de don Juan de Franquis Morales, natural del Valle de Ortega (Fuerteventura), y de doña Isabel María Feo de Llarena y García, que lo era de la antedicha localidad tinerfeña, pero oriunda por su padre de Antigua (Fuerteventura). Cinco días después recibió el bautismo en la iglesia de Santa Ana de manos del cura párroco don Agustín Tomás de Torres; se le puso por nombre “Juan Antonio” y actuó como padrino don Juan Antonio de Baute Pérez, mozo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN FRANQUI LLARENA

El paso de la Virgen de Candelaria por Barranco Hondo en los siglos XX y XXI

Barranco Hondo-Virgen Candelaria-1965     Un aspecto a resaltar en la historia religiosa reciente de Barranco Hondo (Candelaria) lo constituyen los pasos de la Virgen de Candelaria por este pueblo, en el siglo pasado y en el presente, a través de la Carretera general del Sur. Con anterioridad, entre 1562 y 1771, la venerada Imagen también cruzó por esta localidad en unas 38 ocasiones, al ser llevada procesionalmente a la ciudad de La Laguna a petición del Cabildo de la isla y con motivo de distintas calamidades públicas, pero en esa época lo hizo por los antiguos caminos de Candelaria, de lo que nos ocuparemos en otra ocasión.

     Si bien la Virgen no salió de Candelaria en el siglo XIX, a lo largo del XX abandonó temporalmente esta villa en cuatro ocasiones, con motivos realmente excepcionales: en 1939 (final de la Guerra Civil), en 1964-1965 (peregrinación por toda la isla para recaudar fondos con destino al nuevo Seminario), en 1994 (V Centenario de la fundación de Santa Cruz de Tenerife) y en 1997 (V Centenario de la fundación de La Laguna). Tanto a la ida como a la vuelta pasó por la zona baja de Barranco Hondo, aunque solo en una de ellas subió hasta la iglesia parroquial de este pueblo; en todas las ocasiones, los barrancohonderos acudieron masivamente a su encuentro en el cruce con la Carretera general del Sur, por donde era trasladada. En el siglo XXI ha vuelto a pasar en otras dos ocasiones, en 2002 y 2009, con motivo de las visitas periódicas instituidas de forma alternativa a Santa Cruz y La Laguna…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PASO VIRGEN DE CANDELARIA POR BARRANCO HONDO

Candelaria: Don Andrés Nóbrega Mallorquín (1855-?), comerciante, empleado del Ayuntamiento de La Habana, fundador, directivo, presidente o presidente de honor de varias sociedades de Cuba: “Centro Canario”, “Asociación Canaria de Beneficencia y Protección Agrícola”, “Asociación Canaria” y “Beneficencia Canaria”

Andrés Nóbrega Mallorquín     Nuestro biografiado emigró muy joven a Cuba, donde trabajó como comerciante y funcionario del Ayuntamiento de La Habana. Pero, sobre todo, desarrolló una intensa actividad social, pues fue fundador y directivo del “Centro Canario”; directivo de la “Sociedad Canaria de Beneficencia y Protección Agrícola”; fundador, vocal y presidente general de la “Asociación Canaria” de Cuba, así como presidente efectivo en tres ocasiones y presidente de honor de su Sección de Propaganda, además de vocal de sus Secciones de Sanidad y Recreo; fundador, presidente de la comisión gestora y presidente de honor de la Sociedad “Beneficencia Canaria” de La Habana. En reconocimiento a sus méritos como protector de los inmigrantes canarios, dio nombre a un pabellón del Sanatorio o Casa de Salud “Quinta Canaria” de la capital cubana.

     Nació en el pueblo de Candelaria el 30 de noviembre de 1855, siendo hijo de don Vicente Nóbrega de Torres y doña María Mallorquín Albertos. El 7 de diciembre inmediato recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Santa Ana, de manos del cura párroco don Juan Núñez del Castillo; se le puso por nombre “José Andrés” y actuó como padrino don Hipólito de Castro…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANDRÉS NÓBREGA MALLORQUÍN

La escuela del Convento Dominico, las maestras aficionadas y las primeras escuelas públicas de Candelaria (1840-1860)

Candelaria-enseñanza     La situación escolar en Candelaria hasta bien entrado el siglo XIX, en que se implantó la enseñanza pública organizada, no fue tan dramática como en la mayoría de los pueblos del Sur de Tenerife, pues en el Convento dominico de esta localidad existía una escuela, en la que los religiosos más preparados impartían clases por caridad a los niños candelarieros, hasta el punto de que la educación impartida en dicho centro hizo que los marinos de este pueblo fuesen de los más instruidos de su época; se cerró en 1821, al suprimirse el convento. Simultáneamente, desde por lo menos finales del siglo XVIII, algunas mujeres enseñaban a algunas niñas a leer y escribir, así como ciertas labores manuales.

     Por iniciativa del sacerdote dominico secularizado don José Fresneda y Tejera, en 1840 se creó la primera escuela pública de Instrucción Primaria de Candelaria y en 1844 se constituyó la primera Junta local de Instrucción Primaria. A mediados del siglo XIX, este municipio ya contaba con sendas escuelas públicas de niños y niñas, instaladas en la antigua casa del Cabildo, ahora dedicada a casas consistoriales. La de niños permaneció cerrada desde finales de 1853 hasta finales de 1854, en que fue reabierta y dotada con un reparto vecinal autorizado por la Diputación Provincial, pues el Ayuntamiento no tenía presupuesto para pagar al maestro. En esa primera etapa que hemos estudiado, de 1840 a 1860, la escuela pública de Instrucción Primaria de Candelaria, apoyada por el Ayuntamiento pero escasamente dotada, estuvo regentada por seis maestros, la mayoría de los cuales eran a la vez secretarios del Ayuntamiento. Desgraciadamente, no conocemos a las maestras que se hicieron cargo de la escuela de niñas, la cual a veces también era atendida por el maestro…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMERAS ESCUELAS DE CANDELARIA