La Sociedad “Club Deportivo Cárdenes” de Barranco Hondo (Candelaria) [1943-1955]

     En 1943 se fundó en Barranco Hondo (Candelaria) la Sociedad “Club Deportivo Cárdenes”, que es más recordada por su actividad recreativa que por la deportiva, a pesar de que, como se recogía en su reglamento, su objetivo era “cultivar toda clase de deportes, dedicando especial atención al fútbol”. Por ello, también se la conocía en el pueblo como el “Casino”, al tener un notable protagonismo en las fiestas locales, sobre todo en la celebración de bailes y, en alguna ocasión, en la elección de mises y de las nuevas comisiones de fiestas. Se mantuvo en activo durante una docena de años, pero de momento solo conocemos a cuatro de sus presidentes: don Antonio Hernández Delgado (1943), don Crisanto Marrero Delgado (1948), don Porfirio P. Medina (1949) y don José de Armas Delgado (1952-1953).

     El 1 de marzo de 1943, se redactó en Barranco Hondo el reglamento de la Sociedad “Club Deportivo Cárdenes”, por una comisión organizadora compuesta por: don Antonio del Castillo, don Antonio Martín, don Álvaro Peña Ramos, don Florentín del Castillo, don Malaquías Pacheco, don Ignacio Díaz Oliva, don José Valladares, don Andrés Rodríguez, don Antonio Cazorla y don Fermín Ramos; se fijó su domicilio en el barrio de las Tiendas nº 1…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Candelaria: Don Abelardo Nóbrega y González (1850-1920), sochantre, notario público eclesiástico, tallador de quintos, maestro interino, auxiliar del recaudador de Contribuciones, agente ejecutivo de Pósitos, secretario de los Ayuntamientos de Candelaria, Tacoronte, Güímar y Garachico y corresponsal de El Progreso

     Este inquieto y polifacético personaje fue estudiante de Magisterio y luego se estableció en Candelaria, donde contrajo matrimonio y desempeñó diversos empleos públicos: escribiente de la secretaría municipal, secretario interino del Ayuntamiento y del Juzgado municipal, sochantre y notario público eclesiástico de la parroquia de Santa Ana, tallador de quintos, agente recaudador de cédulas personales y maestro interino. Además, fue secretario del Ayuntamiento de Tacoronte, auxiliar del agente ejecutivo de Contribuciones del Sureste de Tenerife, secretario del Ayuntamiento de Güímar, auxiliar de la Recaudación de Contribuciones de la zona de Santa Cruz de Tenerife, agente ejecutivo de los créditos de Pósitos, secretario del ayuntamiento de Garachico durante por lo menos nueve años, elector contribuyente, corresponsal de El Progreso en dicha villa y vicepresidente de la Asociación de Secretarios de Ayuntamiento del Partido de Icod.

     Nació en la ciudad de La Laguna el 30 de marzo de 1850, siendo hijo de don Atanasio Nóbrega y Abad, natural de Las Palmas de Gran Canaria, oriundo por su madre de Madeira y “Notario principal Castrense de esta Subdelegación”, y su segunda esposa doña Severina González Rivero, que lo era de Tacoronte, pero ambos vecinos de la ciudad de los Adelantados. El 2 de abril inmediato fue bautizado en la parroquia del Sagrario Catedral, “señalada para la castrense”, por el presbítero don Domingo Franchy, cura párroco castrense de dicha ciudad; se le puso por nombre “Abelardo Juan Crimaco María del Rosario” y actuó como padrino su hermano de padre don Atanasio Nóbrega y Valido…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Candelaria: Don Aurelio Chico y Núñez (1843-1936), sargento 2º de Milicias, comandante de armas de El Rosario, propietario agrícola, elector contribuyente, vocal secretario de la Junta Pericial, jurado judicial e interventor electoral

     Nuestro biografiado siguió una corta carrera militar, en la que ascendió desde soldado hasta sargento 2º de Milicias y, como tal, estuvo movilizado en la custodia de los prisioneros carlistas y fue nombrado comandante de armas de El Rosario. Después de obtener su licencia absoluta se dedicó al cuidado de sus propiedades agrícolas, alcanzando una situación económica desahogada. Además, ejerció como elector contribuyente, vocal secretario de la Junta Pericial del Ayuntamiento, jurado judicial e interventor electoral. Casó dos veces, aunque no tuvo sucesión. Como curiosidad, se vio implicado en un incidente con motivo de una cencerrada en Araya y simuló un robo en su casa de Barranco Hondo, por un enfrentamiento con un sobrino político.

     Nació en el pago de Araya el 19 de mayo de 1843, siendo hijo de don Antonio Chico Díaz, natural del mismo pago, y doña María del Rosario Núñez Rodríguez del Castillo (o Torres), que lo era de Barranco Hondo en la parte de El Rosario. Dos días después fue bautizado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por el cura párroco don Juan Núñez del Castillo; se le puso por nombre “Aurelio Félix” y actuó como madrina doña María Josefa Chico…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AURELIO CHICO NÚÑEZ

La antigua ermita de San Juan de Araya de Candelaria y las fiestas patronales durante la II República

     Hasta bien avanzado el siglo XIX no existía ningún lugar de culto en Araya de Candelaria, teniendo que acudir los vecinos hasta la iglesia de Santa Ana para recibir los distintos sacramentos o asistir a misa y a las festividades religiosas. No obstante, la fábrica parroquial de Ntra. Sra. de la Concepción de La Laguna poseía una hacienda en Los Brezos; y los religiosos dominicos de Candelaria eran propietarios de una finca en Araya, que ocupaba la Franja de La Ladera y La Mesa.

     Sin embargo, desde finales de dicha centuria esta localidad ha contado con tres templos sucesivos, todos ellos en el mismo solar y dedicados a San Juan o “San Juanito”: una pequeña capilla privada, construida en el siglo XIX por el médico candelariero don José Llarena y Mesa, luego de carácter público al ser comprada por el vecindario en 1923; la ermita resultante de la ampliación de la anterior hacia 1930; y la actual iglesia parroquial, construida en 1975 tras la demolición de dicha ermita. En este artículo nos vamos a ocupar de la primitiva capilla y de la posterior ermita.

     Desde la adquisición del templo por el pueblo, se celebra en el barrio de Araya la fiesta de San Juan Bautista, a la que luego se añadieron las de Santa Rita y la Virgen de Fátima y, más recientemente, la Romería en honor de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTIGUA ERMITA DE ARAYA DE CANDELARIA

Candelaria: Don Juan Gonzalo Coello de León (1934-2015), alférez de complemento de Farmacia, farmacéutico de Valle de Guerra, cofundador y directivo del Centro Cultural y Social “Némesis”, la Asociación de Vecinos “Idafe” y el “C.D. Valle Guerra”

     Nuestro biografiado obtuvo en Granada el título de Licenciado en Farmacia y, con motivo de sus estudios, prestó su servicio militar en la I.P.S., alcanzando el empleo de alférez de complemento, primero de Infantería y luego de Farmacia. Se inició como investigador y comenzó la Tesis Doctoral, especializándose en parásitos, tema sobre el trabajó dos años en Tenerife. Luego adquirió la farmacia de Valle de Guerra, a cuyo frente estuvo durante casi 52 años, hasta su muerte. También obtuvo los títulos de Diplomado en Óptica Oftálmica y Acústica Audiométrica, así como en Sanidad; actuó como inspector farmacéutico municipal y fue uno de los socios fundadores de Cofarte. Además, tuvo un fuerte compromiso social con Valle de Guerra, donde fue cofundador y presidente del Centro Cultural y Social “Némesis”; socio nº 1 del club de fútbol “C.D. Valle Guerra”; cofundador y vicepresidente de la Asociación de Vecinos “Idafe”; y secretario de la Cruz Roja local. Asimismo, perteneció al Club de Automóviles Antiguos de Tenerife.

     Nació en Igueste de Candelaria el 8 de febrero de 1934, a las diez de la noche, siendo hijo de don Gonzalo Coello Díaz y doña Trinidad de León Núñez, naturales del mismo pueblo. El 1 de abril de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de la Santísima Trinidad, aunque la partida fue inscrita en la parroquia de Santa Ana de Candelaria, por el cura ecónomo fray Ramón Fernández, de la Orden de Predicadores; se le puso por nombre “Juan Gonzalo” y actuaron como padrinos don Manuel Quintana y su hija doña Mercedes…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN GONZALO COELLO DE LEÓN

Candelaria-El Rosario: Don Juan Antonio del Castillo (1742-1835), capellán y colector de la parroquia de Güímar, propietario agrícola y decano de los sacerdotes del Valle

     Miembro de una ilustre familia, conocida en Barranco Hondo como “Los Curas”, una vez que sus padres fundaron una capellanía a su favor, nuestro biografiado ya pudo recibir las órdenes sagradas, hasta el Presbiterado. Siguió una modesta carrera sacerdotal, pues quedó adscrito como capellán a la parroquia de San Pedro Apóstol de Güímar, de la que su hermano Luis fue beneficiado, y continuó viviendo en dicho lugar tras la muerte de éste. Además, fue nombrado colector de dicha parroquia, en la que colaboró con los distintos párrocos en la celebración de misas y sacramentos, hasta que su avanzada edad le impidió seguir haciéndolo. Al final de su vida se estableció en la calle de La Arena de Candelaria con su sobrino don Juan Núñez del Castillo, cuando éste fue nombrado párroco de Santa Ana, y allí continuó hasta su muerte, que se produjo cuando contaba 93 años de edad.

     Nació en Barranco Hondo (probablemente en la “Banda de Allá”, perteneciente a El Rosario) el 19 de abril de 1742, siendo el segundo hijo varón de don Asencio Francisco Núñez, natural de la jurisdicción de la ciudad de La Laguna en El Rosario, y doña María de los Ángeles López del Castillo, que lo era del lugar de La Matanza, y ambos “vecinos de la Ciudad en San Amaro”. El 26 de ese mismo mes recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial de Santa Ana de Candelaria, de manos de don Cristóbal Alonso Núñez, teniente de beneficiado; se le puso por nombre “Juan Antonio” y actuó como padrino el teniente capitán don Luis Francisco de Castro Núñez, su tío abuelo, “vecino deste lugar de Candelaria en el pago de La Cuevecita”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN ANTONIO DEL CASTILLO

La Romería de Araya a Los Brezos en honor de San Isidro Labrador y Santa María de la Cabeza, en el municipio de Candelaria

     Con motivo de la inauguración de la pista construida entre Araya y Chafa, en 1978 se celebró una fiesta comunitaria en el monte de Los Brezos, en el transcurso de la cual se decidió organizar una romería anual hasta dicho lugar, que fomentara la convivencia vecinal. De este modo, tras cederse los terrenos y construirse por los vecinos una capilla, a la vez que se adquirió la imagen del Santo titular, en 1979 se organizó la primera romería de Araya en honor de San Isidro Labrador, a la que con el paso del tiempo se unió Santa María de la Cabeza; y en el presente año se celebró la número 40, con lo que ya ha adquirido una sólida madurez y un carácter tradicional. Hoy es un encuentro obligado para los vecinos del municipio, sobre todo de Araya, que cada mes de mayo se reúnen para disfrutar de ese bello entorno natural y pasar unas horas de confraternidad entre familiares y amigos.

     En 1977, los vecinos de Araya promovieron la construcción de una pista desde la Cruz del Camino hasta Chafa, que sirviera de acceso a las numerosas fincas agrícolas de la zona alta. El posible trazado fue estudiado por una comisión, compuesta por tres vecinos de Araya, el concejal don Maximino Higuera, don Juan Mesa Baute (que posteriormente también sería concejal) y don Jorge Baute Delgado (actual primer teniente de alcalde del Ayuntamiento), además del alcalde de Candelaria, don Rodolfo Afonso Hernández, el aparejador don José Manuel Moreno Regidor y el palista de Los Realejos que se iba a encargar de dicha obra. Luego se hicieron las gestiones con los propietarios de los terrenos, que se ofrecieron a donarlos gratuitamente, mientras que el Ayuntamiento asumió la dirección y el coste de los trabajos…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ROMERÍA DE ARAYA A LOS BREZOS

Candelaria: Fray Andrés (Méndez) Carrillo (?-1809), sacerdote, lector, regente y maestro dominico, maestro de escuela en La Laguna, maestro de novicios en La Orotava y prior del Convento Real de Candelaria, promotor de su reconstrucción y autor de sus planos

     Nació en la isla de La Palma a mediados del siglo XVIII, aunque de momento no hemos podido averiguar la fecha, el lugar y el nombre de sus padres. Ingresó en el Convento dominico de Santa Cruz de La Palma, en el que profesó. Tras ordenarse sacerdote, los profundos conocimientos que alcanzó le permitieron obtener el título de Lector del Convento y Colegio de La Laguna, así como su ingreso en la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife y el nombramiento como maestro de la escuela que ésta sostenía. Luego ascendió a Regente de estudios y recibió el título de Maestro de su Orden. Posteriormente ejerció como maestro de novicios en el Convento de San Benito de La Orotava. Finalmente pasó como prior al Convento Real de Candelaria, que pocos años antes había sido destruido por un incendio, siendo el principal impulsor de su reconstrucción, así como de la Capilla provisional de la Virgen, ambos con planos suyos. También dejó iniciadas las obras de la nueva Basílica, en cuyos planos también intervino. Profundo devoto de la Virgen de Candelaria, falleció en esta localidad, donde vivió los últimos 16 años de su vida, casi diez de ellos como prior dominico.

     Desde niño mostró vocación por la vida religiosa, por lo que ingresó como fraile lego en la Orden de Predicadores, con casi total seguridad en el Convento dominico de San Miguel de Santa Cruz de La Palma, en el que luego profesó y se ordenó…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRAY ANDRÉS CARRILLO

Candelaria: Don Anselmo José Coello Díaz (1910-2006), agricultor, ventero, sargento efectivo de Infantería y profesional de Artillería, brigada de complemento retirado y ordenanza-conserje de Obras Públicas

     Nuestro biografiado nació en el seno de una familia de agricultores de Igueste de Candelaria. Cursó sus estudios primarios y prestó su servicio militar en Santa Cruz de Tenerife, donde ascendió a cabo de Infantería. Una vez licenciado se dedicó a la agricultura y fue vocal y contador de la Sociedad “Juventud Iguestera”; después de casado puso una venta en Santa Cruz de Tenerife y también fue peón de la construcción. Pero la Guerra Civil cambió su vida, al ser movilizado y ascender en ella a sargento de Infantería, empleo con el que estuvo destinado en Santa Cruz de Tenerife, San Sebastián de La Gomera (donde actuó como segundo jefe de Destacamento y secretario del Juzgado militar) y Candelaria; por entonces se le concedió la Medalla de la Campaña con el distintivo de Retaguardia. Luego, ya con carácter profesional, pasó con el mismo empleo al arma de Artillería, con el que actuó como subinstructor de reclutas y estuvo destinado en Huesca, Barcelona, Gerona, Santa Cruz de Tenerife e Igueste de Candelaria. Siendo aún militar, fue colocado como ordenanza-conserje de la Junta Administrativa de Obras Públicas de Tenerife, empleo en el que continuó después de retirado y que desempeñó durante casi 25 años, hasta su jubilación; por entonces obtuvo su ascenso a brigada de complemento de Artillería retirado.

     Nació en Igueste de Candelaria el 21 de abril de 1910, día de San Anselmo, siendo hijo de don Manuel Coello Castillo y doña Antonia Díaz Fernández. El 1 de mayo inmediato fue bautizado en la iglesia de Santa Ana de Candelaria por el cura ecónomo don José Trujillo y Trujillo; se le puso por nombre “Anselmo José” y actuó como madrina doña Francisca Albertos. Fue conocido entre sus paisanos como “Pepe Coello”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANSELMO JOSÉ COELLO DÍAZ

La “Fiesta del Árbol” celebrada en Candelaria en 1927

     Como ya indicamos en un artículo anterior, la primera “Fiesta del Árbol” celebrada en el planeta tuvo lugar en Villanueva de la Sierra (Cáceres) en 1805, por iniciativa del cura párroco de dicha localidad, como gesto oportuno para conmemorar el valor de la libertad, tras lo destruido que quedaron los montes del norte de Cáceres por las batallas libradas entre las tropas locales y las francesas de Napoleón Bonaparte. En Canarias, la primera “Fiesta del Árbol” se celebró en Las Palmas de Gran Canaria el 29 de abril de 1902, por iniciativa del periodista don Francisco González Díaz, conocido como el “Apóstol del árbol”; fue organizada por la Asociación de la Prensa ante la inacción de las instituciones públicas, de lo que se quejó su impulsor. El 6 de diciembre de ese mismo año también se celebró en Santa Cruz de Tenerife. El auge que fue adquiriendo esta celebración a lo largo del Estado español determinó la publicación de un Real Decreto el 15 de marzo de 1904, que le daba carácter oficial, y otro del 5 de enero de 1915 que declaraba “obligatoria la celebración anual de una Fiesta del Árbol en cada término municipal”. Pero ello no determinó su efectiva puesta en práctica, pues serían muy contadas las localidades canarias que cumplieron lo establecido en dicha disposición; entre ellas recordamos, además de ambas capitales, Teror, Arucas, Santa María de Guía, Gáldar, Moya, Telde, Santa Brígida, La Laguna, La Orotava, Icod de los Vinos, Güímar, Guía de Isora, Tacoronte, La Victoria, La Matanza, Moya, Alajeró, Vallehermoso, Candelaria, Los Realejos, Fasnia, Arafo, Arrecife de Lanzarote, etc.

     En el presente artículo nos vamos a centrar en la primera Fiesta del Árbol celebrada en Candelaria en 1927, que fue organizada por el Ayuntamiento en colaboración con los dos maestros de la localidad. Consistió en una recepción de autoridades, misa en el Santuario de la Virgen, acto oficial con varias intervenciones, plantación de 150 árboles a la entrada del pueblo (Amance), en el enlace con la Carretera General del Sur, y brindis en el Ayuntamiento. Fue organizada por el secretario del Ayuntamiento, don José Luis Domínguez Clavijo, con el apoyo del alcalde, don Juan Carballo García, y la colaboración de los maestros, don Esteban Martín Mederos y doña Francisca Saavedra Medina…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FIESTA DEL ÁRBOL-CANDELARIA-1927