Arona-Vilaflor de Chasna: Don José Domínguez Fraga Villarreal (1682-1764), teniente capitán de Milicias y comandante jefe interino de la compañía de Arona

José Domínguez Fraga     Nuestro biografiado vino al mundo en el seno de una ilustre familia de militares de Arona, descendiente del fundador y primer capitán de dicho pueblo, don Antón Domínguez; también fue ascendiente suyo don Gonzalo González Zarco, fundador de Granadilla de Abona y de la primitiva ermita de San Antonio de Padua. Siguiendo la tradición de sus mayores, ingresó como alférez en la compañía de Milicias de Arona del Regimiento de Abona, en la que luego ascendió a teniente capitán y llegó a actuar como comandante jefe interino de la misma. Contrajo matrimonio en el pago de Ifonche, donde se estableció inicialmente, y luego se afincó con su familia en el inmediato pago de La Escalona, en el que falleció.

     Nació en el entonces pago de Arona el 31 de mayo de 1682, siendo hijo de don Mateo Domínguez Fraga y doña Inés García de Fuentes. El 14 de junio de 1682 fue bautizado en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol de Vilaflor, de cuya jurisdicción dependía por entonces dicho lugar, por el beneficiado don Matías Ruiz Alfonso; se le puso por nombre “José” y actuaron como padrinos el luego alférez don Lázaro Domínguez (primo de su padre) y su esposa doña Ana Francisca, vecinos de dicho término…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ DOMÍNGUEZ FRAGA VILLARREAL

Vilaflor de Chasna-Arona: Don Pedro Alonso Martínez (1680-1774), alférez y ayudante mayor del Regimiento de Milicias de Abona, con amplia e ilustre sucesión

Pedro Alonso Martínez     Al igual que muchos antepasados y parientes, don Pedro Alonso Martínez siguió la carrera militar en el Regimiento de Milicias Provinciales de Abona, en la que alcanzó primero el empleo de alférez y luego el de ayudante mayor, en el que permaneció durante varias décadas. Además, atendió sus propiedades agrícolas y fue hermano del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Pedro de Vilaflor. Tuvo con su esposa, doña Marta Domínguez, una amplia e ilustre sucesión, de la que descienden numerosas familias de toda la comarca de Abona.

     Nuestro biografiado nació en el pago de La Escalona (Vilaflor) el 13 de diciembre de 1680, siendo hijo de don Pascual González Martínez y doña Lucía Hernández, vecinos de dicho pago. Tres días después recibió el bautismo en la iglesia parroquial matriz del Apóstol San Pedro de Vilaflor, de manos del Bachiller don Mateo Núñez Alfonso, con licencia del beneficiado Br. don Matías Ruiz Alfonso, y actuaron como padrinos don Miguel González Martínez y doña Catalina Hernández…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PEDRO ALONSO MARTÍNEZ

Arona: Don Antonio Sarabia González (1798-1871), teniente castellano del castillo de la Casa Fuerte de Adeje, alcalde real y constitucional de Arona, y juez de paz de este municipio

Antonio Sarabia González     Miembro de una ilustre familia de militares, siguiendo la tradición nuestro biografiado fue nombrado teniente castellano del castillo de la Casa Fuerte de la Villa de Adeje. Además, fue elegido alcalde real de Arona en dos etapas y alcalde constitucional en otra. Finalmente, fue nombrado juez de paz de este mismo municipio, en el que transcurrió toda su vida y en el que destacó como propietario, con criados a su servicio.

     Nació en el pago de Altavista, en Arona, el 19 de noviembre de 1798, siendo hijo de don José Antonio Sarabia Domínguez y doña Francisca González Bentancurt y García de Acevedo. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura párroco don Luis Cabeza y Viera; se le puso por nombre “Antonio Félix del Santísimo Sacramento” y actuó como padrino su abuelo materno, el capitán don Agustín González de Bethencourt…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANTONIO SARABIA GONZÁLEZ

La efervescencia política y sindical de Arona durante la II República (1931-1936)

Arona-II República     Al comienzo de la II República, el municipio de Arona rondaba los 3.200 habitantes, de los cuales, un alto porcentaje figuraban como jornaleros, dependientes de los grandes propietarios: los Domínguez Alfonso, los Bello, los Bethencourt Herrera, los Tavío, los O’Donnell o los Villarreal. Tras una etapa de cierto ostracismo, la gestación y proclamación de la República supuso un revulsivo político y sindical tanto en Arona como en toda la geografía española, pues las clases populares comenzaron a darse cuenta de su poder y a reivindicar sus derechos.

     Con anterioridad, en Arona ya existía un Comité Republicano (fundado en 1913), al que se unió en 1931 una Cooperativa de los Obreros de la Comarca y en 1932 una Federación Obrera Comarcal. Luego lo hicieron cinco agrupaciones o comités locales: en 1932, el Comité Conservador Republicano; en 1933, la Agrupación Local del Partido Republicano Radical Socialista; en 1935, el Comité Local de Acción Popular Agraria; y en 1936, la Agrupación Municipal de Izquierda Republicana, la Agrupación Local del Partido Unión Republicana y la Agrupación Socialista. No obstante, el Ayuntamiento de Arona continuó dominado en toda esa etapa por los tradicionales grupos oligárquicos, que pusieron en la alcaldía, sucesivamente, a don Juan Bethencourt Frías, don Miguel Bello Rodríguez y don Eugenio Domínguez Alfonso; en la primera etapa se vieron forzados a un consenso, ante el surgimiento del movimiento obrero, mientras que en la segunda reforzaron sus posiciones, al retraerse las acciones promovidas por los trabajadores. Sólo con el Frente Popular llegó la izquierda al poder municipal, aunque solo lo ejerció durante menos de cinco meses.

     Todos los partidos y federaciones fueron disueltos al comienzo de la Guerra Civil y, medio siglo después, al comienzo de la actual etapa democrática, solo uno de ellos se reinstauró: la Agrupación Socialista…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGRUPACIONES POLÍTICAS-ARONA-II REPÚBLICA

Arona: Don Cecilio Marrero García (1845-1909), militar profesional, sargento 1º de Milicias y segundo teniente de Infantería en la reserva

Cecilio Marrero García     El presente artículo está dedicado a uno de los militares profesionales nacidos en el Sur de Tenerife en la primera mitad del siglo XIX. Don Cecilio estuvo movilizado desde su ingreso en las Milicias Canarias y así se mantuvo durante casi 24 años ininterrumpidos, siempre en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife, en la que fue ascendiendo desde soldado de Milicias hasta sargento 1º de Infantería. Luego ascendió a alférez de Infantería para la escala de reserva, empleo reconvertido poco después en 2º teniente de la misma escala; como tal volvió a estar movilizado en la guarnición de Santa Cruz durante 10 meses. Obtuvo el retiro a los 51 años de edad, tras 31 años y medio de servicio en el Ejército.

     Nació en Arona el 22 de noviembre de 1845, siendo hijo de don Juan Antonio Marrero del Pino, natural de Fasnia, y de doña Benita García Jordán, que lo era de la primera localidad. El 1 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura párroco propio don Miguel Rodríguez Guillama; se le puso por nombre “Cecilio Antonio” y actuó como madrina doña Benigna Bethencourt Medina, de dicho vecindario…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CECILIO MARRERO GARCÍA

Arona-Vilaflor de Chasna: Don Francisco Alonso Martínez (1706-1767), teniente capitán de las Milicias Canarias y hermano del Santísimo Sacramento de la parroquia de Vilaflor

Valle San Lorenzo-2     Nacido en el seno de una familia de larga tradición militar, el personaje al que dedicamos este artículo también decidió ingresar en las Milicias Canarias, en las que entró como cadete del Regimiento de Abona, en el que luego ascendió a alférez y, finalmente, a teniente capitán. Además, fue hermano de la Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Pedro Apóstol de Vilaflor y llegó a ser una de las personas más influyentes en su época de la comarca de Chasna. Nació en Arona y vivió en el Valle de San Lorenzo, donde murió.

     Nuestro biografiado nació en el entonces pago de Arona el 4 de octubre de 1706, siendo hijo del ayudante don Pedro Alonso Martínez, natural de La Escalona, y de doña Marta Domínguez Villarreal, que lo era de Arona. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Vilaflor por el beneficiado Dr. don Manuel Milan Camacho y actuaron como padrinos don Juan Luis Ximénez, alcalde mayor de la Villa de Adeje, y doña María González, su mujer…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO ALONSO MARTÍNEZ

Vilaflor de Chasna-Arona: Don José Domínguez de la Sierra (1686-1759), colono fundador, regidor fiel ejecutor y depositario general del Cabildo de Montevideo, donde da nombre a una calle

Arona 1890-1895     Como ocurrió en todas las islas, un importante número de chasneros pasaron a América, donde algunos de ellos alcanzaron una privilegiada posición económica o social. Este fue el caso de don José Domínguez de la Sierra, quien figuró entre los colonos fundadores de Montevideo, ciudad en la que llegó a ser un rico propietario ganadero y desempeñó varios cargos de relieve: soldado de Caballos Corazas Españolas, regidor fiel ejecutor y depositario general del Cabildo de la capital uruguaya, donde hoy da nombre a una calle. De él se han ocupado varios investigadores canarios, entre otros, Elfidio Alonso, el investigador chasnero Nelson Díaz Frías y Alejandro Cioranescu.

     Nació en el entonces pago de Arona el 12 de octubre de 1686, siendo hijo de don Pedro de la Sierra García y doña Feliciana Domínguez García. El 27 de ese mismo mes fue bautizado en la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor, a cuya jurisdicción pertenecía por entonces dicho lugar, por el beneficiado don Matías Ruiz Alfonso; se le puso el nombre de “José” y actuó como padrino el capitán don Pedro Domínguez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ DOMÍNGUEZ DE LA SIERRA

El primer Juzgado de Paz de Arona (1855-1870)

Arona-41.5 (CFIT)-2     En Arona, al igual que en los restantes municipios de España, hasta 1855 los juicios verbales de faltas se celebraban ante el alcalde de la localidad o el teniente de alcalde en el que aquel delegase. Pero en ese año, la Legislación española separó la autoridad civil de la judicial, al crear la figura independiente del “Juez de paz”.

     Tal como se dispuso, los nombramientos de los jueces de paz los haría el regente de la Audiencia Territorial, siendo el Juzgado de Primera Instancia del partido el que los comunicase a la municipalidad, pues era el Ayuntamiento el que debía recibir el juramento y dar posesión a los designados. En la etapa estudiada, en Arona se nombraría un juez titular y uno o dos suplentes, salvo el período comprendido entre 1857 y  1859, en el que el término municipal suponemos que estuvo dividido en dos demarcaciones (la 1ª y la 2ª), nombrándose para cada una de ellas un juez propietario y un suplente, como ocurrió en el resto de municipios de la comarca. Aparte del titular, hasta 1859 solo se nombraría un juez suplente, mientras que a partir de dicho año pasarían a ser dos los suplentes (un primero y un segundo). Los cargos eran honoríficos y gratuitos, pero obligatorios, y el juez de paz tenía la misma consideración que el alcalde.

     Como se preveía en el mencionado Real Decreto de creación de esta figura, para cubrir las vacantes de jueces o suplentes se elegirían personas de reconocido prestigio en la localidad, en la que la mayoría de ellos asumirían otras responsabilidades, tanto en las Milicias como en el Ayuntamiento o en la Parroquia. Aunque desgraciadamente no conocemos los primeros, en esta etapa existieron en Arona por lo menos seis jueces de paz titulares y otros nueve suplentes; el récord lo ostentó don Antonio García Frías, con algo más de cuatro años, más otros dos como suplente; le siguió don Antonio Bethencourt, con dos años de juez titular, más un año y medio como suplente; los demás no superaron el bienio. Con respecto a su lugar de nacimiento, todos eran naturales de Arona, salvo el juez suplente don Juan Antonio Reverón, que había nacido en La Escalona (Vilaflor), aunque era oriundo de Arona y vecino de San Miguel de Abona. La mayoría pertenecían a las élites económicas de la localidad, representadas por las familias Sarabia, Sierra, Bethencourt, Frías, Domínguez y Villarreal…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PRIMER JUZGADO DE PAZ DE ARONA

Arona-Arico: Don Sebastián Hernández Cabeza (1935-1981), cura párroco de Arico el Nuevo, La Orotava y Los Cristianos, fallecido prematuramente

Sebastián Hernández Cabeza     A lo largo de su historia, el municipio de Arona no se ha destacado por la abundancia de las vocaciones religiosas, a pesar de lo cual en su seno han nacido una decena de sacerdotes. Este artículo está dedicado a uno de ellos, cuya vida se truncó demasiado pronto, don Sebastián Hernández Cabeza. Tras su ordenación, fue durante una década cura ecónomo de Ntra. Sra. de la Luz de Arico el Nuevo. Con posterioridad, durante cuatro años estuvo al frente de la parroquia de San Isidro en la Villa de La Orotava, donde también fue cura encargado de San Diego de Alcalá de El Rincón y presidente de la Real y Venerable Hermandad de Misericordia del Calvario. Finalmente, obtuvo en propiedad la parroquia de Ntra. Sra. del Carmen de Los Cristianos, en su municipio natal, que desempeñó durante seis años y hasta su prematura muerte; además, estuvo encargado de la parroquia de Playa de Las Américas y, en varias ocasiones, de las de Las Galletas, El Fraile y Cabo Blanco.

     Nuestro biografiado nació en Arona el 14 de julio de 1935, a las tres de la tarde, siendo hijo de don Basilio Hernández Fuentes y doña Domitila Cabeza Delgado. El 27 de noviembre de ese mismo año recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial de San Antonio Abad, de manos del cura ecónomo don José Siverio Díaz; se le puso por nombre “Sebastián” y actuaron como padrinos don Luis González Barroso y doña Armerina Almeida. El 22 de abril de 1940, antes de cumplir los cinco años, fue confirmado en la misma parroquia de Arona por el obispo de la Diócesis, fray Albino González Menéndez-Reigada…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SEBASTIÁN HERNÁNDEZ CABEZA

La primera agrupación política de Arona: el Comité del Partido Republicano

Arona 1890-1895    En Arona, la influencia de dos ilustres hermanos nacidos en la localidad, don Eduardo y don Antonio Domínguez Alfonso, políticos liberales de prestigio nacional, motivó que en las elecciones celebradas en este municipio hasta el primer tercio del XX ganasen siempre los partidos liberales y conservadores. No obstante, desde la I República ya existía en esta localidad un germen republicano, representado sobre todo por don Francisco Espínola Bethencourt, quien vino de Cuba impregnado de ese ideal que poco a poco fue transmitiendo a sus paisanos, hasta captar a dos influyentes hermanos, don Eugenio y don Antonio Miguel Domínguez Alfonso, sobrinos de los mencionados políticos, que junto con él fundarían el primer Comité Republicano de Arona, que se mantendría en activo hasta la llegada de la Dictadura de Primo de Rivera.

     Aunque llevaba varios años gestándose, el Comité Republicano de Arona se constituyó el 25 de mayo de 1913, siendo elegidos para los distintos cargos: como presidente, don Eugenio Domínguez Alfonso; vicepresidente, don Francisco Espínola Bethencourt; tesorero, don Eloy García Melo; secretario, don Miguel González Barroso; vicesecretario-contador, don Antonio Martín; y vocales: don Guzmán García Frías, don Antonio Alfonso Sierra, don Miguel García Reverón, don Jerónimo Morales Sierra, don Leocadio García Reverón y don Nicolás González Toledo…

       En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-PARTIDO REPUBLICANO DE ARONA