Arafo: Don Urbano Martín Lozano (1915-1980), sargento de Infantería, propietario agrícola y bodeguero, concejal del Ayuntamiento, vicepresidente del Casino “Unión y Progreso”, presidente de la Cámara Agraria local y juez de paz de Arafo

Nuestro biografiado fue movilizado con motivo de la Guerra Civil y enviado al frente; alcanzó el empleo de sargento provisional de Infantería y, como tal, estuvo destinado en el Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores, en Vilaflor y Arafo; pero, tras ser destinado como sargento efectivo a Zaragoza, solicitó su retiro, después de haber prestado sus servicios en el Ejército durante más de diez años. Después de licenciado se estableció en Arafo, donde había contraído matrimonio, como propietario agrícola y bodeguero. Además, en esta localidad, en la que permaneció el resto de su vida, desempeñó los cargos de concejal síndico del Ayuntamiento, consejero local del Movimiento, vicepresidente del Casino “Unión y Progreso”, presidente de la Cámara Agraria local y juez de paz hasta su muerte.

Nació en Bernuy de Coca (Segovia), en la calle de la iglesia nº 5, el 7 de diciembre de 1915, a las tres de la madrugada, siendo hijo de don Antolín Martín Casado, natural del mismo pueblo, y doña Raimunda Lozano Fragua, que lo era de Fuente de Santa Cruz (Segovia). El 19 de dicho mes fue inscrito en el Registro Civil de dicha localidad, ante el juez municipal, el secretario y dos testigos. Se le puso por nombre “Urbano” y fue bautizado en la iglesia parroquial de San Vicente Mártir…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don Luis Marrero Romero (1891-1970), comerciante, sanitario altruista, directivo de varias comunidades de aguas, de la Compañía Eléctrica y del Casino “Unión y Progreso”, presidente de la Sociedad Filarmónica “Nivaria” y del Comité local del Partido Republicano Tinerfeño, alcalde de Arafo y vocal del “C.L. Chimisay”

A pesar de padecer una discapacidad en su mano derecha desde su niñez, nuestro biografiado logró sacar adelante sus estudios primarios, que luego amplió de forma autodidacta, dando muestras de su notable inteligencia. Comenzó su vida laboral como empleado en un comercio y luego puso uno por su cuenta, que llegó a ser el más importante de Arafo; también se dedicó a la exportación de frutos y fue corresponsal administrativo del periódico Gaceta de Tenerife. Además, fue directivo de diversas comunidades de aguas de Arafo: impulsor de la galería “Los Huecos”, presidente de “La Saleta” y “Chavique”, y tesorero de “El Risco Azul”, “Barranco de Amance”, “Añavingo”, “Las Madres” y “La Nueva Bienvenida”; asimismo, fue tesorero de la Compañía Eléctrica de Arafo S.A. Simultáneamente, tuvo una intensa vida pública, pues ejerció como adjunto del Tribunal Municipal, miembro de la Junta de Cultura de Arafo, presidente durante más de una década de la Sociedad Filarmónica “Nivaria”, concejal suplente del Ayuntamiento, somatenista, tesorero del Casino “Unión y Progreso”, presidente del Comité local del Partido Republicano Tinerfeño, alcalde de Arafo, vocal suplente de la Junta Municipal del Censo electoral y vocal del Club de Luchas “Chimisay”. No obstante, quizás es más recordado por la intensa actividad sanitaria que aprendió con su tío Felipe y desarrolló en su municipio natal, con claro carácter vocacional y altruista, pues ponía inyecciones, extraía dientes, hacía primeras curas e incluso llegó a practicar la cirugía en pequeñas intervenciones; a pesar de su falta de titulación colaboró con los médicos titulares, a los que sustituía ocasionalmente, aunque también sufrió denuncias por intrusismo. Su labor fue agradecida y reconocida por sus paisanos, por lo que después de su muerte el Ayuntamiento de dicha villa dio su nombre a una calle.

Nació en Arafo el 30 de marzo de 1891, a las diez de la noche, siendo hijo de don Luis Marrero Rodríguez y doña María Romero Fariña. El 1 de abril inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura ecónomo don José Cruz y Bencomo; se le puso por nombre “Luis Víctor Juan” y actuó como madrina doña Josefa Sosa.

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La situación municipal de Arafo en el año 1938, en plena Guerra Civil

Gracias a un informe elaborado por el Ayuntamiento de Arafo, fechado el 4 de julio de 1938 y firmado por el alcalde, don Juan Jerónimo Galdona Delgado, y el secretario, don Edmundo Rodolfo García Díaz, conocemos la situación municipal de dicha localidad en plena Guerra Civil. Solo un año antes, el 23 de marzo de 1937, se habían hecho cargo de la Comisión Gestora del Ayuntamiento las siguientes personas, que seguían a su frente y de las que nos ocuparemos más adelante: el mencionado don Juan Jerónimo Galdona, alcalde; don Jerónimo Monje Guzmán, 1er. teniente de alcalde; don Claudio Marrero Pérez, 2º teniente de alcalde; don Florencio Alzola Trujillo, vocal síndico; y don Florentín Castro Díaz, vocal suplente del síndico. Por su parte, el juez municipal era don Juan Pérez Cáceres y su suplente don Juan Claudio Marrero Flores, mientras que el cargo de fiscal municipal lo ostentaba don Juan Rafael Pérez Mesa.

Resumiendo la situación municipal de Arafo en el citado año 1938: En educación, el consistorio municipal sólo pagaba la indemnización por casa-habitación de los maestros y organizaba el Día del Libro y el Día del Maestro. En el aspecto sanitario, asumía el barrido y la limpieza de las vías públicas; y abonaba las medicinas de los enfermos pobres del término municipal. Procuraba la colocación de todos los obreros que carecieren de trabajo, por medio de la Oficina Local de Colocación Obrera. El abastecimiento de aguas se atendía a través de tres fuentes automáticas, estratégicamente situadas, que disponían de agua abundante y de buena calidad. No existía alcantarillado, por lo que la evacuación se llevaba a cabo en las casas mediante pozos negros absorbentes. El pueblo estaba dotado de alumbrado público, contratado por el Ayuntamiento a una empresa particular, la Compañía Eléctrica de Arafo S.A., a la que se le debía cierta cantidad, que no se había pagado por ser ella a su vez deudora de la Hacienda pública. El municipio poseía varios bienes comunales en las cumbres, donde se surtía el vecindario de leñas, arbustos y pastos. La única obra pública que se llevaba a cabo en el municipio era la construcción de las nuevas casas consistoriales, lo que mitigaba en parte el paro obrero que se sufría en la localidad, pero absorbía todo el presupuesto municipal destinado a ese apartado. La situación general de la hacienda municipal era buena, a pesar de que se debía alguna cantidad a la Delegación de Hacienda, por el impuesto de Derechos Reales sobre Personas Jurídicas…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don Antonio Rodríguez Coello (1894-1970), propietario agrícola, viticultor, bodeguero, trompeta y vocal de la Sociedad Filarmónica “Nivaria”, vocal del Casino “Unión y Progreso”, primer teniente de alcalde y alcalde accidental de Arafo

Conocido entre sus paisanos como “Gordillo”, desarrolló su actividad profesional como agricultor, propietario agrícola, viticultor y bodeguero. Además, fue trompeta 1ª y vocal de la Sociedad Filarmónica “Nivaria”; vocal de la junta directiva del Casino “Unión y Progreso”, en varias ocasiones; somatenista, falangista y afiliado a la Central Nacional Sindicalista (C.N.S.); primer teniente de alcalde del Ayuntamiento y alcalde accidental de Arafo en dos períodos.

Nació en Arafo el 13 de junio de 1894, siendo hijo de don Juan Rodríguez Rodríguez y doña Zoila Coello Rodríguez, domiciliados en la calle del Norte nº 1 (hoy Juan Luis Coello Rodríguez). Fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura ecónomo don Francisco Hernández González; se le puso por nombre “Antonio Juan”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don Luis Curbelo Rodríguez (1930-1997), agricultor, fontanero, portero del Casino, guitarrista y pianista, director musical de la Rondalla del Frente de Juventudes y de la Agrupación femenina “Aída”, educando de la Música Militar, vocal de la Banda “La Candelaria”, tenor de la Coral “María Auxiliadora” y músico de orquestas

A lo largo de su vida, nuestro biografiado trabajó como agricultor, fontanero yportero del Casino “Unión y Progreso” de Arafo, pero, sobre todo, sintió una profunda vocación musical. Formó parte del Coro Parroquial; fue educando en la Banda de Música del Regimiento de Infantería Tenerife nº 49; guitarrista de las Rondallas “Lo Divino” y Educación y Descanso; componente fundador del Trío “La Lira”, que cosechó grandes éxitos en Radio Club Tenerife; director de la Rondalla del Frente de Juventudes y de la agrupación femenina de pulso y púa “Aída”; componente del Trío “Aída”; miembro de la Agrupación Artístico Musical “La Candelaria”, en la que fue responsable de los platillos y ejerció como vocal; componente de las orquestas “Iris”, “Nivaria” y “La Candelaria”, en las que tocó el piano, el acordeón y la guitarra; y tenor de la Coral “María Auxiliadora”.

Nació en Arafo el 24 de diciembre de 1930, a las tres de la madrugada, siendo hijo de don Francisco Curbelo Fariña y doña Nieves Rodríguez Marrero, naturales de la misma localidad, aunque ella oriunda por su padre de El Escobonal (Güímar). El 5 de abril de 1931 fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco Hildebrando Reboso Ayala, actuando como padrino don Anselmo Núñez. Fue el menor de seis hermanos amantes de la música, vocación transmitida por su madre…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don Telesforo León Pérez Fariña (1915-1993), agricultor, albañil, músico, cabo de Sanidad, policía armado y empleado de una fábrica de vidrios

Nuestro biografiado se inició en la vida laboral trabajando, sucesivamente, como agricultor, peón de albañil y maestro albañil. Al mismo tiempo, en su adolescencia ingresó en la academia de la Sociedad Filarmónica “Nivaria”, en la que comenzó a tocar el bombardino. Luego prestó su servicio militar en la Compañía de Sanidad Militar de Canarias, donde le sorprendió la Guerra Civil y alcanzó el empleo de cabo. Posteriormente ingresó en la Policía Armada, siendo destinado a Barcelona; allí prestaría durante muchos años sus servicios como fliscorno en la Banda de Música de dicho cuerpo, cuando ésta fue creada en dicha ciudad. Simultáneamente, en sus ratos libres trabajó como albañil y, tras su retiro, lo hizo en una fábrica de vidrios y cristales de la capital catalana, donde residió hasta su muerte.

Nació en Arafo el 18 de agosto de 1915, a las dos de la madrugada, siendo hijo de don Telesforo Pérez Marrero y doña Leoncia Fariña Coello, vecinos de la calle Nueva. El 2 de octubre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco don Hildebrando Reboso Ayala; se le puso por nombre “Telesforo León” y actuó como padrino don Federico Marrero Alberto. Fue conocido por su segundo nombre…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El trío-cuarteto “Tabanzo” (1955-1957) y la orquesta “La Estrella” de la villa de Arafo (1957-1972)

Este artículo está dedicado a una de las numerosas orquestas de baile creadas en Arafo, que con razón es conocido como “El pueblo de la Música”. Merced a la inagotable cantera musical de esta villa, estos conjuntos tuvieron aquí un gran auge y durante el último siglo llegaron a formarse una treintena, entre tríos, cuartetos y orquestas, coexistiendo en ocasiones ocho de éstas.

La orquesta “La Estrella” fue la continuación de un trío, formado a mediados de los años cincuenta por los hermanos don Sergio Encinoso Pérez (saxo alto) y don Antonio Encinoso Pérez (trompeta), apodados “Los Tabanzos”, y don Raúl Fariña Rivero “Gallina” (batería), que fue conocido como “Trío Tabanzo”. Se fundó inicialmente para amenizar un baile en el Casino “Unión y Progreso” de la villa de Arafo. Pero, tras el éxito obtenido en dicha actuación, se entusiasmaron y decidieron continuar en los escenarios.

Pocos años después, don Sergio Encinoso le propuso a don Vicente Esteban Fariña Fariña que tocara con ellos y así lo hizo con su saxo alto, por lo que a comienzos de 1957 el grupo se convirtió en un cuarteto, que actuó por primera vez como tal en Cabo Blanco (Arona).

Unos seis o siete meses más tarde, a mediados de ese mismo año 1957 decidieron ampliar el grupo, integrando a dos nuevos músicos: don Quírico Coello Albertos y don Antonio Fariña Ferrera “Parranda”, mientras que don Esteban Fariña pasó a tocar el saxo tenor. De ese modo surgió la orquesta “La Estrella”, nombre que había sido propuesto por don Quírico, por lo que se pintó una estrella en los atriles. Quedó constituida inicialmente por seis componentes: don Sergio Encinoso (coordinador y saxo alto), don Antonio Encinoso (trompeta), don Raúl Fariña (batería), don Esteban Fariña (saxo tenor), don Antonio Fariña (acordeón) y don Quírico Coello (contrabajo). En sus inicios no tenía vocalista, porque en la mayoría de los lugares a los que iban a actuar no tenían corriente eléctrica y, por lo tanto, no contaban con equipo de sonido, alumbrándose con petromax…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar-Arafo: Don Antonio Rodríguez Torres (1769-1855), el “Cura viejo”, párroco fundador de Arafo durante 53 años, mayordomo de la fábrica parroquial, beneficiado servidor de Güímar y propietario agrícola

     Miembro de una destacada familia, tras obtener una capellanía y un patrimonio vitalicio, este sacerdote güimarero siguió la carrera eclesiástica hasta ordenarse de presbítero. Poco después de su ordenación fue nombrado cura propio de la nueva parroquia de San Juan Degollado de Arafo, siendo uno de los tres sacerdotes que ostentan el récord de permanencia al frente de la misma, pues en ella ejerció su labor de apostolado durante 53 años, en dos períodos diferentes; entre ellos estuvo durante siete años como beneficiado servidor de su Güímar natal. Además, ejerció como mayordomo de la fábrica parroquial de Arafo y destacó como propietario agrícola. Fue conocido en su pueblo adoptivo como el “Cura viejo” y su nombre permanecerá siempre unido a la historia de esa villa, de la que fue su párroco fundador. En la actualidad la casa en la que vivió y murió está destinada al turismo rural.

     Nació en el barrio de Chacaica, en Güímar, el 4 de febrero de 1769, siendo hijo de don Salvador Rodríguez Adrián y doña Josefa de Torres y Ledesma. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por don José Fernández Camillón, beneficiado de dicha parroquial y de Santa Ana de Candelaria; se le puso por nombre “Antonio Joseph Pedro” y actuó como padrino su tío, el teniente capitán (luego teniente coronel) don Bernardo de Torres Marrero…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don José Rodríguez Arvelo (1882-1963), cabo de Artillería, comerciante, secretario de Juzgados, corresponsal de periódicos, auxiliar ejecutivo, vicesecretario local del Partido Republicano Tinerfeño, presidente del “Club Central” y de la Agrupación Artístico-Musical “La Candelaria”

     Nuestro polifacético biografiado se inició en su adolescencia como labrador y zapatero; prestó su servicio militar como artillero 2º y cabo de Artillería y, después de licenciado, actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de Arafo. En plena juventud abrió en su pueblo natal un comercio de comestibles bastante innovador para su época, vendió ganado, se dedicó a la compraventa de acciones de galerías, en una de las cuales también ocupó la secretaría de su junta directiva, y fue corresponsal de los periódicos Diario de Tenerife y El Progreso. Pero, sobre todo, ejerció como secretario del Juzgado Municipal de Arafo durante 27 años y medio, secretario habilitado del Juzgado Comarcal de Güímar y secretario titular del Juzgado del Realejo Bajo; simultáneamente actuó como auxiliar de la Agencia Ejecutiva de Hacienda en la zona de Santa Cruz de Tenerife. Además, fue colaborador adjunto de la Junta local del Censo de Población, vocal suplente de la Junta Municipal del Censo electoral de Arafo, vicesecretario de la Junta local del Partido Republicano Tinerfeño, presidente del “Club Central” y de la Agrupación Artístico-Musical “La Candelaria”, de la que luego fue presidente honorario.

     Nació en Arafo el 2 de agosto de 1882, siendo hijo de los agricultores don Antonio Rodríguez de Mesa y Mesa, natural de dicho pueblo, y doña María de los Dolores Arvelo Díaz, que lo era de la Villa de La Orotava. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura servidor don Antonio González Fernández; se le puso por nombre “Ángel José” y actuó como madrina doña Francisca Gil Fariña…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El naufragio del vapor transatlántico español “Valbanera” en la costa de Cuba (1919) y su repercusión en el Sur de Tenerife

     El pasado año, concretamente el 10 de septiembre de 2019, se conmemoró el primer centenario de la mayor tragedia naval española en tiempo de paz, el naufragio del vapor transatlántico “Valbanera”, que partiendo de Barcelona recogió 569 pasajeros en Canarias, quienes emigraban a Cuba en busca de mejor fortuna; pero muchos de ellos encontraron la muerte en esa travesía, sin haber llegado a su destino. El hundimiento de dicho buque con motivo de un huracán acabó con la vida de 488 personas, de las cuales al menos 408 eran canarias, por lo que fue conocido como el “Titanic de los pobres”, el “Titanic canario” o el “Titanic de la emigración canaria”. En este artículo nos ocupamos de ese triste suceso, de repercusión internacional, recordando a los pasajeros del Sur de Tenerife que viajaban en él. Curiosamente, en su viaje anterior el mismo barco sufrió una grave epidemia de gripe en la travesía de Cuba a Canarias, en la que murieron unos 30 pasajeros, además de otros que fallecieron después de desembarcar en Las Palmas de Gran Canaria. Sin duda es una de las historias más dramáticas de la emigración canaria, una constante que ha marcado la historia de este archipiélago.

     El vapor “Valbanera” era un gran buque correo transatlántico español, propiedad de la compañía de navegación “Pinillos”. Fue construido en Glasgow, en Escocia, y entregado a dicha naviera en noviembre de 1906, siendo bautizado como “Valbanera” en honor a la Virgen de Valvanera, de La Rioja, aunque por algún error se modificó el nombre cambiando la segunda v por una b. Sus características generales eran: 121,9 m de eslora; 14,6 m de manga; 6,5 m de puntal; 7,6 m de calado; propulsión por alternativa de triple expansión, con dos hélices; velocidad de 12 nudos; y capacidad para 1.200 pasajeros, repartidos en 4 clases o categorías. Fue asignado por la Naviera Pinillos a la línea entre los puertos mediterráneos españoles y los atlánticos de Canarias, a Puerto Rico, Cuba y los puertos norteamericanos del Golfo de México. También navegó en la ruta entre España, Brasil y Argentina…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: