Arafo: Don Diego Núñez (S. XVI), rico propietario, primer clérigo presbítero arafero y capellán de la iglesia de San Juan de Güímar

Diego Núñez     Fue el primer sacerdote que vivió en Arafo, donde probablemente nació a mediados del siglo XVI, en el seno de una destacada familia que se considera la fundadora de dicha localidad y de la que heredó gran cantidad de bienes. Fue capellán de la iglesia de San Juan Bautista de Güímar y, probablemente, también desarrolló parte de su labor pastoral en los demás templos que en su época se habían ido construyendo en el Valle de Güímar. Se ha indicado que también fue beneficiado de Santa Brígida, en Gran Canaria, pero no homos podido confirmar dicha circunstancia. Desgraciadamente, no se conservan libros sacramentales de su época, por lo que no conocemos con seguridad el lugar y fecha tanto de su nacimiento como de su muerte.

     Nacido probablemente en Arafo, era hijo de los portugueses don Tristáo Baes (Tristán Báez) y doña Caterina Nunhes (Catalina Núñez), considerados fundadores de este incipiente caserío, donde poseían cuantiosos bienes. Creció en el seno de una numerosa familia, entroncada en dos conquistadores y colonizadores de la isla: su abuelo paterno don Joao Vaes, que casó con doña María Fernandes; y el materno, capitán don Juan Núñez, que da nombre a una calle de Arafo. Tuvo diez hermanos…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO NÚÑEZ

Arafo: Don Félix (Helio) Mesa Mesa (1921-1992), brigada efectivo y teniente de complemento de la Guardia Civil, jefe de los puestos de Puerto de la Cruz, La Orotava y Los Llanos de Aridane, practicante en Medicina y Cirugía y agente investigador de arbitrios del Cabildo de Tenerife

Helio Mesa Mesa     Atraído desde su adolescencia por la carrera militar, con tan solo 14 años de edad nuestro biografiado ingresó como soldado voluntario en el Ejército, ascendiendo a cabo eventual de Infantería a los 15 años. Después de licenciado volvió a ser movilizado con su reemplazo, aprovechando esta circunstancia para solicitar su ingreso en la Guardia Civil y, tras superar el período de instrucción en la Academia Regional de Instrucción de dicho instituto en Sabadell, fue destinado como guardia 2º a los Puestos de Melilla, Cáceres y Plasencia. Luego, tras superar el correspondiente examen-oposición en el Centro de Instrucción del Cuerpo, en Madrid, asistió al Curso para el ascenso a cabo en la IX Promoción de la Academia de Instrucción Regional de Úbeda (Jaén). Con los empleos de cabo y cabo 1º estuvo destinado en la Comandancia Móvil de Barcelona; por entonces obtuvo el título de Practicante en Medicina y Cirugía, y en virtud de ello se le concedió “el dictado de Don”. Posteriormente fue destinado como cabo 1º al Puesto de Puerto de la Cruz, del que fue jefe accidental, y al Puesto de La Orotava, como comandante jefe. A continuación prestó sus servicios como sargento en el alto estado mayor de la Comandancia de Santa Cruz de Tenerife; sargento jefe del Puesto de la Guardia Civil de Los Llanos de Aridane y accidental de la Línea, período en el que fue promotor del Tiro deportivo en La Palma, por lo que se nombró socio honorario de la Federación insular de Tiro y se dio su nombre al polígono de Tiro de dicha ciudad; sargento 1º en el Servicio de Información del Puesto de Santa Cruz de Tenerife; brigada comandante del Puesto Alcalá de los Gazules (Cádiz) y accidental de dicha Línea; e interventor de armas de la Comandancia de Tenerife. Tras solicitar el pase a Destinos Civiles, fue nombrado agente investigador de arbitrios en el Cabildo Insular de Tenerife, empleo en el que alcanzó el retiro por edad, tras haber ascendido a teniente de complemento de la Guardia Civil; ostentaba la Cruz a la Constancia en el Servicio. Fue un gran aficionado al dibujo, la lectura y los deportes.

     Nació en Arafo el 20 de noviembre de 1921, a las siete de la mañana, siendo hijo de don Joaquín Mesa Coello y doña Agustina Mesa Pérez. Fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco don Hildebrando Reboso Ayala; se le puso por nombre “Joaquín” y actuó como padrino don José Ferrera García. En el Registro Civil fue inscrito con el nombre de “Félix”, pero sus paisanos siempre le conocieron como “Helio”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FÉLIX HELIO MESA MESA

Relación de alcaldes del municipio de Arafo

arafo-alcaldes     Conocemos casi todos los alcaldes que ha tenido la jurisdicción de Arafo desde su independencia municipal, salvo algunas pequeñas lagunas en los libros de oficios y de actas. Además, gracias a otros archivos locales, insulares y regionales, tanto públicos como privados, hemos podido elaborar una lista bastante completa de las personas que con anterioridad a dicha fecha ocuparon la Alcaldía del amplio término comarcal del que Arafo formaba parte en el Antiguo Régimen, desde el siglo XVI al XVIII. La jurisdicción de estos alcaldes ha variado a lo largo del tiempo, pues en un principio abarcaba a la comarca sureste, que incluía a los actuales municipios de Candelaria, Arafo, Güímar y Fasnia. En 1723 se redujo, al segregarse Fasnia, que inicialmente se integró en Arico. Hacia 1770, Candelaria y Arafo se separaron de Güímar, integrándose bajo una misma alcaldía. Finalmente, en 1798 se segregó Arafo de Candelaria, quedando el término reducido a sus límites actuales. Como curiosidad, entre el 30 de octubre y el 29 de noviembre de 1868 coexistieron en Arafo dos alcaldes, elegidos por sendas juntas locales, que tuvieron que ser destituidos por la superioridad para restaurar el orden público.

     Como curiosidad, de los 87 alcaldes que conocemos (sólo referido a los destacados en negrilla), pues muchos repitieron en el cargo, el récord de permanencia en la alcaldía lo ostenta don Domingo Calzadilla Ferrera, con 36 años y medio consecutivos, seguido por: don Jerónimo Monje Marrero (algo más de 26 años), don Tomás de Mesa Pérez (unos 10 años y medio, en tres etapas), don Esteban Núñez Pérez (unos 7 y medio, en tres etapas), don Antonio Torres Campos (casi 6 años) y el actual, don José Juan Lemes Expósito (5 años y medio, hasta el momento). Con respecto al lugar de nacimiento, si nos limitamos al período en el que la alcaldía sólo ha abarcado al actual municipio de Arafo, desde 1798 hasta el presente, conocemos a ocho alcaldes que no han nacido en este municipio: don Domingo González García (de Santa Cruz de Tenerife), don Jerónimo Monje Guzmán (de Santa Úrsula), don Antonio Mederos Sosa (de Santa Cruz de Tenerife), don Juan Jerónimo Galdona Delgado (de Güímar), don José Gutiérrez Gutiérrez (de La Victoria de Acentejo), don Juan Miguel López González (de Santa Cruz de Tenerife, aunque era oriundo de Arafo), don Domingo Calzadilla Ferrera (de Santa Úrsula, aunque era oriundo de Arafo) y don José Juan Lemes Expósito (de Güímar). Como curiosidad, hasta el momento ninguna mujer ha ostentado la alcaldía como titular…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ALCALDES DE ARAFO

Arafo: Don Domingo Fariña Delgado (1932-2016), recordado puntal, mandador y directivo de lucha canaria, conocido también por “Pollo de Arafo” o el “Rey del Cango”, cabuquero, agricultor, peón, albañil y encargado de obra

domingo-farina-delgado     Aunque trabajó durante la mayor parte de su vida como cabuquero, agricultor, peón, albañil y encargado de obra, nuestro biografiado es recordado sobre todo como un destacado puntal de lucha canaria, conocido en los terreros como el “Pollo de Arafo” o “El Rey del Cango”. Inició su carrera deportiva como puntal del equipo aficionado “Ayesa” de Arafo y luego del “C.L. Chimisay” de la misma villa, de Segunda categoría, etapa en la que también fue entrenador del “C.L. Cumber” de Las Cuevecitas; luego pasó como puntal al “Tijarafe” de La Palma y posteriormente fue un luchador destacado del “C.L. Santa Cruz” de la capital tinerfeña, de Primera categoría; finalmente, volvió a ejercer como puntal de Segunda categoría en el “C.L. Chimisay” de Arafo, el “C.L. Brisas del Teide” de Fasnia, el “C.L. Benchomo” de El Escobonal y, por tercera vez, del “Chimisay” de su pueblo natal, en el que se retiró de la práctica activa, cuando ya contaba 42 años de edad. Perteneció en varias ocasiones a las selecciones de Tenerife y del Sur de la isla, celebró tres desafíos y derribó a la mayoría de los puntales de su categoría de Tenerife, La Palma y Gran Canaria. Después de retirado, ejerció como entrenador y directivo del “C.L. Chimisay” de Arafo. En reconocimiento a su labor, recibió en vida varios homenajes.

     Nació en Arafo el 27 de noviembre de 1932, a las dos de la tarde, siendo hijo de don Domingo Fariña Gil, natural de dicho pueblo, y doña Evangelina Delgado Díaz, que lo era de El Escobonal (Güímar). El 15 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el cura párroco propio don Hildebrando Reboso Ayala; se le puso por nombre “Domingo Justo” y actuaron como padrinos sus tíos don Manuel Castro y doña Eulogia Delgado, vecinos de El Escobonal, con los que pasaría muchos fines de semana y días festivos durante su adolescencia y juventud…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DOMINGO FARIÑA DELGADO

La Hermandad del Santísimo Sacramento de la parroquia de San Juan Degollado de la villa de Arafo (1795-1957)

arafo-hermandad-sacramento     Por auto del obispo don Antonio Tavira y Almazán, de fecha 17 de octubre de 1795, se creó la parroquia de San Juan Degollado de Arafo y se le señaló por sede la primitiva ermita del siglo XVII, que los vecinos habían ampliado en el transcurso de los años. El 24 de ese mismo mes se nombró el primer párroco en la persona del sacerdote güimarero don Antonio Rodríguez Torres; el 8 de noviembre se celebró la función de colocación, con lo que dicha parroquia comenzó a regir; y el 3 de diciembre inmediato el citado obispo emitió el decreto de mandatos que debían regular la vida parroquial. La segregación directa se produjo de Santa Ana de Candelaria, pero como ésta sólo había sido hasta entonces una parroquia auxiliar de la de San Pedro de Güímar, la separación última se efectuó de esta parroquia, a la que desde entonces se consideró como su matriz.

     La obligación de crear la Hermandad del Santísimo Sacramento se incluyó en el citado decreto de mandatos, que el obispo Tavira dictó tras la erección de la parroquia. En cumplimiento del mismo, pocos meses después se redactaron sus constituciones, que fueron aprobadas por dicho obispo en 1796. Desde entonces se ocupó de solemnizar y organizar las principales festividades religiosas, así como del mantenimiento del templo y de la cera votiva. Tenía el privilegio de festejar la Custodia tres veces al año (Año Nuevo, Pascua de Resurrección y Corpus), además de la adoración que hacían los domingos terceros y el Día de la Ascención. Según sus estatutos, tenían el deber de asistir en comunidad y con estandarte a los entierros de los hermanos fallecidos, tras encomendarles previamente sus almas en la iglesia, con oficios de difuntos. La Hermandad reformó sus estatutos en 1837 y 1854; se reorganizó en 1855; redactó nuevos reglamentos en 1864 y 1874; se refundó en 1874; y cesó en sus actividades en 1957…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-HERMANDAD DEL SANTÍSIMO SACRAMENTO-ARAFO

Arafo: Doña Josefina Perez Benítez (1909-2016), maestra nacional de Valverde y de Arafo durante 40 años, directora del Colegio “Andrés Orozco”, pregonera e Hija Adoptiva de esta villa, escritora y acuarelista

josefina-perez-benitez     El presente artículo está dedicado a una maestra vocacional, que desarrolló su dilatada carrera docente en solo dos centros: la escuela de niñas de El Cabo, en la villa de Valverde de El Hierro, durante dos cursos, y el Colegio “Andrés Orozco” de la villa de Arafo, durante 40 años y del que fue directora. Además, en esta última localidad, en la que contrajo matrimonio, fue presidenta de Acción Católica, directora de Cáritas parroquial, presidenta de la Cofradía del Carmen y pregonera de las Fiestas Patronales. También destacó como escritora y acuarelista, recibió el título de Hija Adoptiva de Arafo y un reconocimiento de CajaCanarias como su clienta más veterana. Falleció a los 106 años de edad y todos los que tuvieron la oportunidad de aprender junto a ella coinciden en señalar que fue una maestra adelantada a su tiempo, con una innovadora metodología y refinada didáctica, aspectos que han sido vitales en la formación, no sólo intelectual sino personal, de muchos habitantes de la Villa de Arafo, que siempre la llevarán en su corazón.

     Nació en Santa Cruz de Tenerife el 25 de junio de 1909, a las tres de la madrugada, siendo hija de don Francisco Pérez Godiño, natural de la ciudad de La Laguna, y doña Candelaria Benítez Expósito, que lo era de la capital tinerfeña, donde estaban avecindados en la calle Sabino Berthelot nº 26; días después fue bautizada con los nombres “Josefa Bibiana”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSEFINA PÉREZ BENÍTEZ

Los vecinos de Arafo fallecidos a consecuencia de la Guerra Civil y la Cruz de los Caídos construida en su memoria

arafo-cruz-caidos     La Guerra Civil Española fue una tragedia colectiva para este país en su conjunto, pero sin duda lo fue aún más para aquellas familias que tuvieron que ver como sus hijos, en algunos casos casi unos niños, eran movilizados a la fuerza y llevados al frente para combatir en un enfrentamiento absurdo entre paisanos, solo por tener diferentes ideas. En Canarias, la primera región que pasó al bando franquista por iniciarse aquí el alzamiento, todos los jóvenes fueron obligados a alistarse en el Ejército Nacional, en la mayoría de los casos en contra de su voluntad, para sufrir en esos años de enfrentamiento un trauma psicológico que les dejaría marcados para el resto de su vida. Pero un porcentaje no pequeño dejó su vida en el frente, o sufrieron heridas graves que les dejaron secuelas para siempre; incluso algunos enfermaron durante la Guerra y, aunque regresaron a su tierra, murieron a consecuencia de ello. Sin duda, esos jóvenes también fueron víctimas del franquismo, del golpe militar que acabó con la II República Española, tras una cruenta guerra que duró casi tres años. A ellos vamos a dedicar este artículo y en otra ocasión nos ocuparemos de los represaliados por los vencedores de la Guerra y el régimen dictatorial que le siguió.

     Con motivo de la Guerra Civil entregaron su vida un total de 11 vecinos de Arafo, cuatro cabos (don Jesús Santiago Guanche Fariña, don Julián Gil Hernández, don Gabriel Domingo Fariña Fariña y don Nicolás Sosa Pérez) y siete soldados (don Domingo Albertos Borges, don Jaime Marrero Fariña, don Lucas González Fariña, don Paulino Batista Peña, don José Brito Marrero, don Baldomero Nicolás González Fumero y don Tomás Hernández Delgado). De ellos, siete eran naturales del propio municipio y cuatro habían nacido fuera (dos en Cuba, uno en Fasnia y otro en Santa Úrsula). Diez murieron en acciones de guerra o a consecuencia de las heridas sufridas en ellas y solo uno a causa de enfermedad contraída en el frente. Inicialmente, el destino parecía proteger a los combatientes de Arafo, pues en el primer año y medio de no falleció ninguno; pero luego se aceleraron las desgracias y diez murieron en el plazo de un año, pues el primer caído fue el cabo de Falange don Jesús Santiago Guanche Fariña (el 21 de enero de 1938); mientras que el último lo fue el cabo de Infantería don Nicolás Sosa Pérez (el 23 de enero de 1939), con la salvedad de don Tomás Hernández Delgado, quien falleció enfermo en su domicilio de Arafo el 9 de enero de 1940.

     Al finalizar la Guerra Civil, a raíz de una disposición del Gobierno central, se acordó colocar en Arafo una Cruz de los Caídos para recordar a los araferos caídos en el Bando Nacional durante la Guerra Civil, la cual se terminó de instalar a comienzos de 1940. Luego ese monumento fue remodelado y reubicado en tres ocasiones, dotándosele de una lápida patriótica e incompleta, hoy de difícil justificación ante la Ley de la Memoria Histórica…

      En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ARAFEROS FALLECIDOS EN LA GUERRA CIVIL-CRUZ DE LOS CAÍDOS

Arafo: Don Atanasio Pestano Núñez (1896-?), músico militar, director de la Banda militar de Vuelta Abajo, primer subteniente del Ejército Nacional cubano y delegado administrador del Hogar del Veterano de Pinar del Río

atanasio-pestano-nunez     El merecido prestigio de que gozó el veterano músico arafero don José Pestano Núñez, afamado director de bandas de música, “maestro de maestros” e Hijo Predilecto de Arafo, ha hecho pasar casi desapercibido a uno de sus hermanos, don Atanasio Pestano Núñez, quien también constituye una interesante personalidad local. Al igual que aquél se dedicó a la actividad musical, pero desarrolló toda su carrera como músico militar en Cuba, donde fue clarinete principal de la Banda de la Guardia Rural de Santa Clara, director de la Banda militar de Vuelta Abajo y sargento de la Banda militar de Pinar del Río. Luego, tras alcanzar el empleo de primer subteniente del Ejército Nacional, fue durante muchos años delegado administrador del Hogar del Veterano de Pinar del Río, cargo en el que se ganó un notable prestigio. Aunque no regresó a su tierra, nunca perdió el contacto con sus familiares de Arafo, a los que dio constantes pruebas de su inquebrantable amor; y en Cuba sacó adelante a su familia, querida y apreciada, pues no sin sacrificios pudo dar a su hijo la carrera de médico.

     Nuestro biografiado nació en Arafo el 11 de diciembre de 1896, a las dos de la tarde, aunque en el Registro Civil figura nacido un día después y a las nueve de la mañana; era hijo de don Teófilo Pestano Mesa y doña Felicia Núñez Fariña, vecinos de El Aserradero. El 13 de dicho mes recibió el bautismo en la iglesia de San Juan Degollado, de manos del cura encargado interino don Pedro González Díaz; se le puso por nombre “Atanacio Donato” y actuó como padrino don Isidro Fariña Mesa, siendo testigos don Manuel García Pérez y don Francisco Coello Morales…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ATANASIO PESTANO NÚÑEZ

Arafo: Don Tiburcio Pérez Hernández (1818-1900), sargento 2º de Milicias, cartero, miembro de la Junta Local de Instrucción Pública, fiscal municipal y primer teniente de alcalde

Tiburcio Pérez Hernández     Miembro de una ilustre familia, don Tiburcio Pérez siguió una modesta carrera militar, en la que ascendió desde soldado hasta sargento 2º de Milicias, habiendo estado destinado en el Regimiento Provincial de Güímar, en el Batallón Ligero Provincial de La Laguna y en la guarnición de Santa Cruz de Tenerife. Además, en su pueblo natal fue propietario agrícola, cartero, miembro de la Junta Local de Instrucción Pública, fiscal municipal, primer teniente de alcalde y elector contribuyente.

     Nació en Arafo el 22 de marzo de 1818, siendo hijo de don Juan Antonio Pérez Montano y Martín y doña Tomasa Hernández Rodríguez, naturales y vecinos de Arafo, aunque ella era oriunda de Güímar por su madre. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el presbítero don José Bernardo Carrillo, teniente del beneficiado don Florentín Núñez y Torres; se le puso por nombre “Tiburcio de Jesús” y actuó como padrino el presbítero don Nicolás Rodríguez Torres, su tío abuelo materno. Vivió siempre en Arafo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-TIBURCIO PÉREZ HERNÁNDEZ

La orquesta “La Candelaria” de la Villa de Arafo (1926-1978)

Orquesta La Candelaria-1     Al margen de algunos grupos de cuerda, hasta mitad de los años veinte del siglo pasado era la Banda de Música “Nivaria” la que amenizaba los bailes principales, tanto en Arafo como en los distintos pueblos que solicitaban su actuación por las fiestas. Pero en 1926, tras la creación de la nueva Sociedad Artístico-Musical “La Candelaria”, se creó en su seno una orquestina dedicada a los bailes y a otros espectáculos menores, que fue la primera fundada en Arafo. Le seguirían a partir de entonces más de dos decenas de conjuntos musicales de este tipo, así como numerosos tríos, que durante noventa años han animado las fiestas bailables de todos los municipios de Tenerife y de muchos de las otras islas del archipiélago.

     Dado el éxito alcanzado por la primera orquestina improvisada, cuatro años después de su puesta en marcha se decidió organizarla de una manera oficial, por lo que el 5 de abril de 1930 se acordó en el seno de la Sociedad Artístico-Musical “La Candelaria” crear “una orquesta para amenizar espectáculos que por su poca importancia no pueda ir la banda”, permitiéndoseles tratar con entera libertad sus actuaciones. El director de la banda quedaba obligado a instrumentar las piezas que compusiesen el repertorio de la orquesta, así como a dirigir los ensayos en el salón de la agrupación; pero fuera del mismo la dirigiría en ausencia del director el músico que la propia orquesta eligiese. Esta primitiva orquesta “La Candelaria” quedaría compuesta por siete músicos, siendo los fundadores: don Antonio Díaz Fariña (bombardino), don Juan Pérez Fariña (trompeta), don Rutilio Marrero Curbelo (saxofón tenor), don Luis Coello Díaz (saxofón alto), don Rodrigo Rodríguez Rodríguez, don Eduardo Coello Pérez y don Domingo Hernández, tal como consta en el libro de actas de la agrupación…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ORQUESTA LA CANDELARIA DE ARAFO