Adeje: Don Eduardo Esquivel Gorrín (1876-1967), emigrante, empresario hotelero y pionero del turismo, cartero, alcalde de mar, tesorero fundador del Comité Republicano, encargado de tributos y auxiliar de la recaudación del Cabildo en Adeje, juez municipal y cofundador del Comité Local de Acción Popular Agraria

     Este artículo está dedicado a un inquieto y polifacético adejero, quien tras emigrar a la República Argentina regresó a su municipio natal, en el que regentó, sucesivamente, el Hotel-Restaurante “Neutral”, una cafetería, el Hotel-Cafetería “Neutral” y la Fonda-Bar “Imperial”, el primero en el Puerto de La Caleta y los demás en la calle principal de dicha villa, siendo uno de los empresarios pioneros del turismo en Adeje; también poseía dos bestias de carga. Además, desempeñó diversos cargos de responsabilidad: cartero, alcalde de mar, tesorero fundador del Comité Local del Partido Republicano, desde el que se enfrentó al cacique local, somatenista, encargado del tributo de cédulas personales y auxiliar de la recaudación del Cabildo en Adeje, juez municipal y miembro de la comisión organizadora del Comité Local de Acción Popular Agraria.

     Nació en la calle de la Iglesia de Adeje el 1 de febrero de 1876, a las siete de la noche, siendo hijo del jornalero don Francisco Esquivel Carballo, natural de dicha villa, y doña Agustina Gorrín Díaz, que lo era de Guía de Isora, casados en 1866. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula por el beneficiado curado propio don Rafael Alemán; se le puso por nombre “Eduardo Aquilino” y actuó como madrina su tía doña María Gorrín Díaz, siendo testigos don Pedro Euriel y don Hipólito Fraga, naturales y vecinos de la misma villa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Adeje: Don Juan de Dios Hernández y Alonso (1807-1878), beneficiado servidor de Adeje y párroco propio de Los Silos

     En este trabajo, nos ocupamos de uno de los numerosos sacerdotes del Norte de Tenerife que desarrollaron gran parte de su actividad en las parroquias del Sur de la isla. Don Juan de Dios Hernández nació en Los Silos y, tras su ordenación sacerdotal, continuó vinculado a la parroquia de Ntra. Sra. de la Luz de dicha localidad, en la que había sido bautizado, hasta que fue nombrado beneficiado servidor de la parroquia de Santa Úrsula de Adeje; al frente de ésta estuvo durante 12 años, período en el que se construyó y bendijo el cementerio. Luego fue nombrado párroco propio de la mencionada parroquia natal de Los Silos, en la que desarrolló su labor pastoral durante otros 31 años, hasta su muerte.

     Nuestro biografiado nació en Los Silos el 8 de marzo de 1807, siendo hijo de don Domingo de los Remedios Hernández García, natural de la villa de La Orotava, y doña Agustina de Gracia de Santiago Alonso Delgado y Fuentes, que lo era de la villa de Icod. El domingo 15 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz por el cura párroco don Fernando Máximo de la Rosa y Palenzuela; se le puso por nombre “Juan de Dios Domingo Agustín Bernardo del Sacramento” y actuó como padrino don Bernardo Estévez Payba, natural y vecino de dicho pueblo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Adeje: Don José Esquivel García (1809-1855), sargento 1º graduado de Milicias con derecho a fuero y molinero

     Nuestro biografiado entró a servir como soldado en el Regimiento Provincial de Abona, en el que, saltándose dos empleos intermedios, ascendió inmediatamente a sargento 2º, en el que permaneció por lo menos durante 23 años; finalmente, se le concedió el grado de sargento 1º de Milicias, se le propuso para una Cruz sencilla y, dados sus largos años de servicio, fue aspirante al fuero militar. Además, trabajó como molinero, en un molino de agua arrendado a la Casa Fuerte y dedicado casi exclusivamente a la elaboración de gofio.

     Nació en la villa de Adeje el 16 de diciembre de 1809, siendo hijo de don Francisco Esquivel González y doña María García de Febles, natural ésta de Los Silos. Dos días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula por el beneficiado don Agustín Salazar; se le puso por nombre “José Antonio” y actuó como padrino don José Jorge Acevedo, por entonces sargento de Milicias y alcalde mayor de dicha villa…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El cuento “De una raza. El último Mencey” -Adeje- (1925), de Benito Pérez Armas

     El cuento “De una raza. El último Mencey”, escrito el 6 de octubre de 1925 y publicado en el Diario de Las Palmas el 12 de dicho mes por el escritor, periodista y político don Benito Pérez Armas, se centra en el último alzamiento guanche ocurrido en Adeje tras la conquista de la isla. Comienza con el sometimiento de los menceyes guanches a la Corona de Castilla, incluido el de Adeje, Pelinor, quien tuvo que vencer las protestas y conatos de rebelión de parte de su pueblo. Tras la muerte de éste, su sobrino Tuguaico se alzó en rebeldía junto a otros patriotas y declaró la independencia de su reino. Cuando la noticia llegó al adelantado, no quiso enviar su ejército contra los alzados, para que dicho revés no trascendiese a la Corte y esperando que aquellos depusiesen su actitud; pero ante el temor de que el ejemplo de los adejeros se propagase por la isla, y convocó a los otros ex menceyes para que fuesen a parlamentar con Tuguaico, bajo la amenaza de que si no cedía el ejército castellano le declararía una guerra exterminadora. La parte más interesante y original del cuento se centra en el encuentro entre los antiguos reyes guanches y el líder de los rebeldes adejeros, los reproches, la discusión, los argumentos y la convocatoria de un tagoror. Tras el debate, los ancianos y buen número de los guerrilleros votaron por deponer las armas, ante lo cual Tuguaico se suicidó delante de todos, prefiriendo la muerte antes que el sometimiento.

     Todo el diálogo, que pudo haber transcurrido en los términos reflejados en el cuento, es inventado, aunque se basa en acontecimientos recogidos de la tradición oral. Según la tradición oral recogida por Juan Bethencourt Alfonso, el noble aborigen Ichasagua se proclamó rey y se alzó con numerosos rebeldes en 1502, refugiándose en la fortaleza de Ayyo (actual Roque del Conde), pero no llegó a enfrentarse a las tropas castellanas, pues la persuasión negociadora de los antiguos líderes guanches, enviados por Fernández de Lugo a parlamentar, hicieron desistir de su actitud a la mayoría de los alzados, optando el cabecilla por quitarse la vida. Evidentemente, en este último hecho se basa el cuento publicado por don Benito Pérez Armas, aunque cambiando el nombre del protagonista. El autor, don Benito Pérez Armas (1871-1937), nació en Yaiza (Lanzarote) y falleció en Santa Cruz de Tenerife, fue abogado, catedrático, orador, reconocido político liberal, periodista, poeta, novelista y dramaturgo…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

El artículo descriptivo-literario “La villa de Adeje” (1892)

     Este artículo, publicado en El Liberal de Tenerife el 25 de agosto de 1892, hace un recorrido por los principales aspectos del municipio de Adeje en 1892. Comienza con una descripción de la villa, en la que destaca la belleza de su paisaje, barrancos, medianías y costa, haciendo hincapié en la feracidad de su suelo y sus abundantes aguas, que podrían haber multiplicado su población si no hubiese sido por su trayectoria política caciquil, marcada por el dominio absoluto del Señorío. Luego destaca los tapices gobelinos que por entonces se conservaban en la iglesia parroquial, restos de la antigua magnificencia del Marquesado de Adeje. Para centrarse a continuación en la Casa Fuerte, sede del Señorío y edificio más emblemático no solo de la villa sino, probablemente, de todo el Sur de Tenerife, que describe tanto desde el punto de vista arquitectónico como político-social. Posteriormente, dedica una gran parte del artículo a una curiosa anécdota sobre la pompa con la que vivía el Marqués-viejo, a pesar de las dificultades económicas que sufrió, y su tirante relación con el Rey Fernando VII. A continuación, dedica unos párrafos al bello Barranco del Infierno, con su riqueza vegetal y animal, sus angostas laderas, su cascada y riachuelo, sin duda el atractivo natural más importante del municipio y uno de los más notables de la isla. Asimismo, destaca el valor de unas aguas recién descubiertas y que podrían tener un gran valor medicinal, atribuyendo el descubrimiento a dos hermanos, destacados maestros y personajes públicos de la propia villa. El artículo se centra al final en el carácter de sus habitantes, su afición por la música, el canto y el baile, ese regocijo popular que les permitía olvidar la pobreza en la que vivían. Dedica un apartado especial a la mujer adejera, poniendo en valor su honestidad, alegría, sinceridad, aseo y fidelidad, destacando con especial énfasis su duro trabajo y el constituir el núcleo central de la familia. Por el contrario, concluye con una costumbre masculina negativa, que incorpora en tono de broma.

     De momento no sabemos con seguridad quien era el corresponsal de El Liberal de Tenerife en la villa de Adeje en dicho año, pero casi con total seguridad se trataba de alguno de los siete adejeros, de nacimiento o adopción, que reseñamos a continuación, pues por esa época eran los únicos que tenían suficiente preparación para asumir dicha responsabilidad, aunque dos de ellos figuran en el texto como “amigos” del posible autor: don Miguel García Alfonso (1834-1921), don José Ledesma (1842-1894), don Petronilo Casañas García (1847-1908), don Fernando Jorge García (1854-?), don Eduardo Díaz Ledesma (1856-1954), don Manuel Bello Ángel (1867-1952) y don Fermín Fraga y Fraga (1870-1917). De todos ellos, nos inclinamos por el último, a pesar de que tendría 22 años al publicarse este artículo, sobre todo teniendo en cuenta su cualificación profesional y su afición por la historia de Adeje, que dejó plasmada en varios artículos publicados en la prensa de la época…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Adeje: Don Marcos Montesinos Armas (1897-1987), cura regente de Vallehermoso, coadjutor de El Golfo y Guía de Isora, cura ecónomo de Fuencaliente, párroco propio de Adeje durante 28 años, arcipreste de Granadilla de Abona, cura regente de Agulo, capellán de las Concepcionistas de Garachico y Canónigo Honorario de la Catedral

     Tras cursar los Estudios Primarios en Agulo, nuestro biografiado ingresó en el Seminario Diocesano de Tenerife, donde cursó la carrera eclesiástica. Después de su ordenación sacerdotal fue nombrado cura regente de Vallehermoso, coadjutor de El Golfo (Frontera) y Guía de Isora, y cura ecónomo de Fuencaliente. Luego obtuvo en propiedad, por oposición, la parroquia de la villa de Adeje, que regentó durante más de 28 años, en los que también fue nombrado arcipreste de Granadilla de Abona y celebró sus Bodas de Plata sacerdotales. Posteriormente ejerció como cura regente en su pueblo natal, Agulo; y, tras celebrar sus Bodas de Oro sacerdotales, fue nombrado canónigo honorario de la Catedral de La Laguna. Al final de su vida recibió el nombramiento de capellán de las Religiosas Concepcionistas de Garachico y vivió sus últimos años en la Residencia de Ancianos del “Hospital Ntra. Sra. de la Concepción” de dicha villa, donde falleció.

     Don Marcos nació en el pueblo gomero de Agulo el 17 de agosto de 1897. Días después fue bautizado en la iglesia parroquial de San Marcos de dicha localidad. Cursó los estudios primarios en la escuela pública de niños de su pueblo natal, con el maestro don Francisco Ascanio y Ascanio. Luego, atraído por una profunda vocación religiosa, en el año 1912 ingresó como alumno interno en el Seminario Conciliar de Tenerife, donde cursó su carrera eclesiástica. Fue ordenado de Presbítero el 6 de abril de 1924…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Adeje: Don Diego Fraga Morales (1800-1882), labrador, ganadero, colmenero, arrendatario y medianero de la Casa Fuerte, sargento 2º de Milicias, tallador de quintos, elector contribuyente y concejal del Ayuntamiento

     Miembro de una destacada familia establecida en Taucho, nuestro biografiado siguió una corta carrera militar, en la que alcanzó el empleo de sargento 2º de Milicias; después de licenciado actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de Adeje, al no existir por entonces sargentos en activo en el municipio. Desde el punto de vista profesional, fue arrendatario y medianero de la Casa Fuerte, trabajando intensamente como labrador y ganadero, a la vez que poseía algunas colmenas propias, lo que le permitió ser el sexto mayor contribuyente del término municipal. Gracias a ello, pudo figurar entre los electores de diputados a Cortes y senadores. También fue concejal del Ayuntamiento de Adeje.

     Nació en el caserío de El Aserradero, por encima de Taucho (Adeje), el 24 de noviembre de 1800, siendo hijo de don Francisco Antonio Domínguez Fraga y Hernández y doña María Morales Santos. Seis días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula por fray Matías Soto, “religioso de la Orden de mi P. Sn. Franco.” con licencia del beneficiado don Agustín de Salazar; se le puso por nombre “Diego Lorenzo” y actuó como padrino don Diego Morales, su tío materno…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-DIEGO FRAGA MORALES

Adeje: Don Gaspar Luis Ximénez (1662-1739), capellán, sacerdote, Licenciado en Sagrada Teología y fundador de una capellanía

     Llevado por su vocación religiosa, nuestro biografiado obtuvo una capellanía y sus padres fundaron un patrimonio vitalicio a su favor, gracias a lo cual ya contó con suficiente congrua para acceder a las órdenes sagradas. Una vez ordenado sacerdote y obtenido el título de Licenciado en Sagrada Teología, ejerció como capellán en las parroquias de Adeje e Icod de los Vinos, donde falleció, colaborando con los curas titulares en la celebración de misas y Sacramentos. Además, fue fundador de otra capellanía.

     Nació en la villa de Adeje (muy probablemente en el caserío de Taucho) en enero de 1662, siendo hijo de don Fernando Luis Ximénez (también conocido por Hernando) y doña Ana Lorenzo. El 22 de dicho mes fue bautizado en la parroquia de Santa Úrsula por fray Domingo Barreros, predicador de la Orden de San Agustín, con licencia del beneficiado don Bernardo Lene Llarena; se le puso el nombre de “Gaspar” y actuó como padrino don Juan Ximénez…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-GASPAR LUIS XIMÉNEZ

Adeje: Don Francisco Fraga Hernández (1838-1909), sargento 2º de Milicias, tallador de quintos en el Ayuntamiento de Adeje, elector contribuyente, interventor y presidente electo de la mesa electoral de dicha villa

     Tras resultar designado por sorteo para que prestase su servicio militar en las Milicias Canarias por el cupo de Adeje, don Francisco ingresó como soldado en la Sección Ligera Provincial de Abona, donde pronto ascendió a cabo 2º y cabo 1º; con este último empleo fue movilizado durante dos años en el Batallón Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, aunque en el primero de ellos puso un sustituto. Luego ascendió a sargento 2º de Milicias y, en virtud de dicho empleo, actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de Adeje. Además, fue elector contribuyente, interventor electoral y presidente electo de la mesa electoral de dicha villa, cargo para el que fue nombrado, por desconocimiento de la Junta municipal del Censo electoral, cuando acababa de fallecer.

     Nació en el pago de Taucho (Adeje) el 26 de julio de 1838, siendo hijo del labrador don Antonio Fraga Morales y doña María Hernández González. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula de la villa de Adeje por el beneficiado servidor don Juan de Dios Hernández; se le puso por nombre “Francisco Antonio del Sacramento” y actuó como padrino don José González Delgado…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO FRAGA HERNÁNDEZ

Adeje: Don José Sicilia Zeruto (1791-1879), arrendatario de las tierras de la Casa Fuerte, elector contribuyente, secretario interino del Ayuntamiento de Arona, alcalde real y juez de paz suplente de la Villa de Adeje

     Natural de Fuerteventura, nuestro biografiado fue el arrendatario principal de las tierras de la Casa Fuerte de Adeje, donde murió. En esta villa alcanzó una notable posición social, que le permitió ser elector contribuyente, alcalde real y juez de paz suplente. También fue secretario interino del Ayuntamiento de Arona y tuvo una destacada sucesión. No obstante, fue condenado en una causa y sufrió un año de prisión en la fortaleza de Ntra. Sra. del Pilar situada en el Roque del Tostón, en su isla natal.

     Nació en La Oliva (Fuerteventura) el 29 de agosto de 1791, siendo hijo de don Julián José Sicilia García, natural de la misma localidad, y doña Rosa Antonia Zeruto, que lo era de Antigua.  El 3 de septiembre inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Candelaria de dicho lugar por el cura párroco Dr. don Rafael Delgado de Lemos; se le puso por nombre “José María Juan Bautista” y actuaron como padrinos su abuelo paterno, el regidor don Julián Sicilia, y doña María Rita Zeruto, natural del precitado lugar de Antigua y vecina de La Oliva.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ SICILIA ZERUTO