Adeje: Don Francisco Fraga Hernández (1838-1909), sargento 2º de Milicias, tallador de quintos en el Ayuntamiento de Adeje, elector contribuyente, interventor y presidente electo de la mesa electoral de dicha villa

     Tras resultar designado por sorteo para que prestase su servicio militar en las Milicias Canarias por el cupo de Adeje, don Francisco ingresó como soldado en la Sección Ligera Provincial de Abona, donde pronto ascendió a cabo 2º y cabo 1º; con este último empleo fue movilizado durante dos años en el Batallón Provisional de Canarias, de guarnición en Santa Cruz de Tenerife, aunque en el primero de ellos puso un sustituto. Luego ascendió a sargento 2º de Milicias y, en virtud de dicho empleo, actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de Adeje. Además, fue elector contribuyente, interventor electoral y presidente electo de la mesa electoral de dicha villa, cargo para el que fue nombrado, por desconocimiento de la Junta municipal del Censo electoral, cuando acababa de fallecer.

     Nació en el pago de Taucho (Adeje) el 26 de julio de 1838, siendo hijo del labrador don Antonio Fraga Morales y doña María Hernández González. Cinco días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula de la villa de Adeje por el beneficiado servidor don Juan de Dios Hernández; se le puso por nombre “Francisco Antonio del Sacramento” y actuó como padrino don José González Delgado…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-FRANCISCO FRAGA HERNÁNDEZ

Adeje: Don José Sicilia Zeruto (1791-1879), arrendatario de las tierras de la Casa Fuerte, elector contribuyente, secretario interino del Ayuntamiento de Arona, alcalde real y juez de paz suplente de la Villa de Adeje

     Natural de Fuerteventura, nuestro biografiado fue el arrendatario principal de las tierras de la Casa Fuerte de Adeje, donde murió. En esta villa alcanzó una notable posición social, que le permitió ser elector contribuyente, alcalde real y juez de paz suplente. También fue secretario interino del Ayuntamiento de Arona y tuvo una destacada sucesión. No obstante, fue condenado en una causa y sufrió un año de prisión en la fortaleza de Ntra. Sra. del Pilar situada en el Roque del Tostón, en su isla natal.

     Nació en La Oliva (Fuerteventura) el 29 de agosto de 1791, siendo hijo de don Julián José Sicilia García, natural de la misma localidad, y doña Rosa Antonia Zeruto, que lo era de Antigua.  El 3 de septiembre inmediato fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Candelaria de dicho lugar por el cura párroco Dr. don Rafael Delgado de Lemos; se le puso por nombre “José María Juan Bautista” y actuaron como padrinos su abuelo paterno, el regidor don Julián Sicilia, y doña María Rita Zeruto, natural del precitado lugar de Antigua y vecina de La Oliva.

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ SICILIA ZERUTO

Adeje: Don Agustín José de Oramas Sánchez (1720-1806), párroco propio de La Guancha, Adeje y Realejo Bajo y examinador sinodal del Obispado

     Miembro de una familia acomodada de la burguesía agraria de Los Realejos, don Agustín José Oramas estudió en el Convento agustino de Nuestra Señora de Gracia de La Orotava. Una vez ordenado sacerdote, ejerció durante tres años como párroco propio de La Guancha y luego como beneficiado propio de Adeje a lo largo 15 años. Finalmente, logró el traslado de la propiedad parroquial a su pueblo natal, ejerciendo como beneficiado propio de Ntra. Sra. de la Concepción del Realejo Bajo durante otros 30 años, hasta su muerte. También fue examinador sinodal del Obispado.

     Nació en el “Realejo de Abajo” el 8 de noviembre de 1720, siendo hijo de don Lorenzo Agustín de Oramas y doña María del Rosario Sánchez Bello. El 16 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción por don Tomás González de Cabrera y Mesa, con licencia del beneficiado rector Dr. don Matías Pérez Calzadilla, comisario del Santo Oficio de la Inquisición; se le puso por nombre “Agustín José” y actuó como padrino don Mauricio González Suárez, vecino del “Realejo de Arriba”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGUSTÍN JOSÉ DE ORAMAS

La Sociedad “Juventud Adejera” de la Villa de Adeje (1927-1929)

Adeje-Pedro Brito     Como los restantes municipios del Sur de Tenerife, la villa de Adeje ha contado a lo largo del pasado siglo con varios casinos: la Sociedad “Unión y Cultura” (1911-1916); la Sociedad “Juventud Adejera” (1927-1929); la Sociedad “Centro Adejero”, luego “Casino Principal” (1927-1947); el Círculo de Unión Patriótica (1929); la Sociedad “Procultura” (1932); y la Sociedad “Recreo y Fomento”, luego “Unión y Fomento” (1944-1962). En un artículo anterior ya nos ocupamos del primero de ellos y en éste nos vamos a centrar en el segundo, la Sociedad “Juventud Adejera”, de vida corta. El reglamento de esta sociedad fue redactado el 5 de abril de 1927 y su objetivo fundamental era “el esparcimiento y recreo de sus socios”, así como “procurar el nivel material e intelectual de los mismos”. El 24 de julio de 1927 fue presentado en el Gobierno Civil de la provincia, donde el 10 de agosto inmediato esta sociedad de recreo fue inscrita en el libro de Registro de Asociaciones, con el número 509. Su domicilio social estuvo instalado inicialmente en la casa nº 1 de la Plaza de la Cruz del Llano de la Villa de Adeje, de donde pasó en agosto de ese mismo año a la calle San Lorenzo y en julio de 1929 a la calle de Pescadores.

     Su principal fundador y primer presidente fue don Federico Rivero Placeres (1878-1940), nacido en Guía de Isora y fallecido en Adeje, que destacó en esta villa como zapatero, sacristán de la parroquia, actor aficionado, juez municipal, presidente de la Junta Municipal del Censo Electoral, miembro de varias comisiones municipales, vocal del Casino y falangista. Le sucedió don Fermín Fraga González (hijo del culto maestro don Fermín Fraga y Fraga), quien nació y vivió en Adeje, donde también fue fiscal municipal, vocal del Consejo local de Enseñanza Primaria y del Comité local de Acción Popular Agraria, y cabo jefe del Somatén Armado de dicha villa, además, cursó estudios de Magisterio en la Escuela Normal de Las Palmas de Gran Canaria, tuvo alquilado al Ayuntamiento el local en el que estaba instalada la escuela elemental de niñas nº 2, fue accionista de la Comunidad “Las Torres” para alumbramiento de agua y minerales en Adeje, confeccionó una carroza para las fiestas de Taucho y destacó como músico y compositor…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-SOCIEDAD JUVENTUD ADEJERA

Vilaflor de Chasna-Adeje: Don José González Feo (1799-1885), subteniente de Milicias, propietario agrícola, elector contribuyente y primer suplente del juez de paz de la Villa de Adeje

José González Feo     Miembro de una ilustre saga de militares chasneros, don José González Feo también ingresó en las Milicias Canarias como subteniente del Regimiento Provincial de Abona, pero permaneció menos de tres años en dicho empleo, al solicitar su prematuro retiro. Se trasladó con sus padres y hermanos al caserío de la Concepción del vecino municipio de Adeje, donde dedicó el resto de su vida al cuidado de sus propiedades agrícolas. Además, fue primer suplente del juez de paz de dicha villa, en la que figuró entre los electores contribuyentes para diputados a Cortes, al ser el cuarto mayor contribuyente del término municipal.

     Nació en el pueblo de Vilaflor de Chasna el 11 de junio de 1799, siendo hijo de don Agustín Antonio González Bethencourt y Acevedo, natural de Arona, y doña María de los Dolores Feo y (Acosta) Montesdeoca, que lo era del citado pueblo de Vilaflor. Dos días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol por fray Agustín de León, ex-definidor de la Orden de San Agustín, con licencia del beneficiado curado don Francisco Cruz Alayón; se le puso por nombre “José Antonio Bernabé Juan del Sacramento” y actuó como padrino el subteniente don José Domingo Soler…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

 Artículo-JOSÉ GONZÁLEZ FEO

Arona-Adeje: Don José de Alba y Mederos (1811-1881), subteniente de Milicias, alcalde constitucional de la villa de Adeje y propietario agrícola

José de Alba Mederos     Nuestro biografiado se trasladó en su juventud desde su Arona natal a la vecina Villa de Adeje, en la que vivió hasta su muerte. Pasó fugazmente por las Milicias Canarias con el empleo de subteniente, al que renunció por falta de vocación y ciertos problemas económicos, para dedicarse a la agricultura, de la que dependía su familia, y poder atender a su anciana madre. Además, en la segunda localidad fue elector contribuyente, concejal, teniente de alcalde, alcalde constitucional y presidente de su Ayuntamiento en tres etapas, presidente de la Junta Pericial y vocal de la Junta local de Instrucción Primaria.

     Nació en Arona el 11 de febrero de 1811, siendo hijo de don Diego José de Alba e Infante, natural de Conil (hoy Conil de la Frontera, en Cádiz), y doña Isabel Mederos González, que lo era de la villa y puerto de Santa Cruz de Tenerife. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Antonio Abad por el cura párroco don Luis Herrera y Cruz; se le puso por nombre “Josef Valerio de San Fernando” y actuó como madrina doña Josefa Mederos, vecina de la Villa de Adeje…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JOSÉ DE ALBA MEDEROS

El Comité Republicano de la Villa de Adeje (1873-1923)

Adeje (CFIT)     A comienzos de 1869, el sentimiento republicano ya se estaba afianzando en el Sureste de Tenerife, desde Candelaria hasta Fasnia, donde se esperaba que triunfase la candidatura republicana en las elecciones de diputados a Cortes, pues como destacaba el periódico La Libertad: “La candidatura republicana triunfará también allí, como no puede menos de suceder cuando se trata de hijos de nuestro suelo que nada piden al presupuesto, y por el contrario sabrán combatir con ardor en favor de cuanto pueda afectar á los intereses de nuestras respectivas localidades tan miserablemente olvidadas por los que, acostumbrados á vivir lejos de ellas, solo se ocupan en medrar á la sombra de la confianza que tantas veces se les ha otorgado”. Pero parecía no ser así en el resto de municipios del Sur de Tenerife, sobre todo en Adeje, donde el caciquismo histórico, imperante desde hacía siglos, continuaba fuertemente arraigado y tenía controlados todos los procesos electorales.

     En 1873, la proclamación de la I República supuso un punto de inflexión, pues permitió por primera vez la organización de los republicanos federales de Adeje, que lograron ganar las elecciones y pudieron contar con un “alcalde popular”, don Manuel García Trujillo. Pero a finales del año siguiente un golpe militar acabó con esa corta etapa republicana y sus partidarios quedaron en el ostracismo durante más de tres décadas. El Comité Republicano de esta villa resurgió en 1912 y tuvo que enfrentarse a las manipulaciones políticas y electorales de los que siempre habían ostentado el poder; fue presidido, sucesivamente, por don Daniel Trujillo Pérez, don Rafael Melo Alayón, don Antonio González Afonso y don Jorge Zaragoza Bethencourt. Se mantuvo con altibajos hasta 1923, en que su trayectoria fue truncada por el golpe de estado y la posterior Dictadura de Primo de Rivera…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-COMITÉ REPUBLICANO DE ADEJE

Adeje: Don Lázaro Fraga Díaz (1828-1899), labrador, sargento 2º de Milicias, tallador de quintos, regidor del Ayuntamiento de Adeje y emigrante a Cuba

Lázaro Fraga Díaz

     Miembro de una destacada familia de propietarios agrícolas, muchos de los cuales también ostentaron empleos de oficiales y suboficiales en las Milicias Canarias, don Lázaro Fraga Díaz entró a servir por sorteo en el Batallón Ligero Provincial de Abona, en el que enseguida ascendió desde soldado hasta sargento 2º de Milicias, pasando por cabo 2º y cabo 1º. Después de retirado actuó como tallador de quintos en el Ayuntamiento de Adeje, del que también fue regidor. Toda su vida trabajó como labrador en sus propiedades de Taucho, pero durante por lo menos una década estuvo ausente en Cuba, buscando mejorar su fortuna.

     Nació en Adeje, probablemente en Taucho, el 22 de enero de 1828, siendo hijo del labrador don Lázaro Fraga Morales y doña María del Rosario Díaz González. Dos días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula por don Tomás Martín Hernández, beneficiado servidor de la iglesia parroquial matriz de San Pedro Apóstol de Vilaflor, con anuencia del beneficiado don José Martínez Acosta; se le puso por nombre “Lázaro Vicente José Tomás del Santísimo Sacramento” y actuó como madrina su abuela materna, doña María González…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-LÁZARO FRAGA DÍAZ

Los cementerios de la Villa de Adeje

Adeje-cementerio     En la época guanche, los habitantes del importante Bando o Menceyato de Adeje eran enterrados en las numerosas cavernas de los principales barrancos del término, donde se han descubierto muchas necrópolis y cuevas sepulcrales, sobre todo en los del Rey, del Infierno, de Ajabo y de Erques. Algunos de ellos eran momificados, sobre todo los de mayor rango jerárquico.

     Luego, una vez conquistada la isla e implantada en ella la religión católica, existía la obligación de que todos los fallecidos debían recibir sepultura en recintos sagrados, con preferencia en las iglesias parroquiales y, en menor medida, en las capillas de los conventos, aunque esporádicamente también lo hacían en las distintas ermitas existentes. Para ello, en los testamentos otorgados ante testigos, los vecinos disponían en qué templo querían ser enterrados.

     Desde el punto de vista religioso, los vecinos establecidos en el actual término de Adeje dependieron inicialmente del beneficio eclesiástico de La Orotava, de 1498 a 1514, y luego del beneficio de San Pedro de Daute (Garachico), de 1514 a 1560; y a partir de ese último año del nuevo beneficio parroquial de Santa Úrsula de Adeje. A esta iglesia se uniría a partir de 1679 la capilla del convento franciscano de esta villa. En todos esos templos fueron recibiendo sepultura, sucesivamente, todos los fallecidos en la jurisdicción de Adeje, hasta que en 1815 se bendijo el primer cementerio provisional de la parroquia, afrontado por la Casa Fuerte, que fue sustituido en 1837 por el cementerio municipal definitivo, construido por el vecindario…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-CEMENTERIOS DE ADEJE

Adeje: Don Anselmo Trujillo Rodríguez (1837-1910), alférez graduado de Milicias, comandante militar de Adeje, escribiente, archivero y habilitado de la Capitanía General, teniente oficial 2º del Cuerpo de Secciones Archivo y oficial 1º del Cuerpo Auxiliar de Oficinas Militares

anselmo-trujillo-rodriguez     Nuestro biografiado inició su carrera militar en las Milicias Canarias, en las que ascendió desde soldado hasta sargento 1º y se le concedió el sobregrado de alférez; siendo aún sargento 2º ejerció como comandante militar de Adeje y fue destinado como escribiente del Estado Mayor a la Capitanía General de Canarias, ejerciendo como archivero. Luego pasó como alférez oficial 3º al Cuerpo de Secciones Archivo, en el que se le concedió el grado de teniente y obtuvo el ascenso a teniente oficial 2º; con dichos empleos fue habilitado de jefes y oficiales, en comisión activa del servicio, y del Cuerpo Jurídico Militar. Posteriormente pasó, también como oficial 2º, al nuevo Cuerpo Auxiliar de Oficinas Militares, en el que ascendió a oficial 1º, empleo equivalente al de capitán de Infantería. Con este último obtuvo su retiro, cuando estaba a punto de cumplir los 58 años de edad, 37 de ellos de servicio en el Ejército. Una vez retirado, fue designado interventor suplente y luego presidente suplente de una mesa electoral de la capital de la provincia, en sendos procesos electorales.

     Nació en la Villa de Adeje el 10 de diciembre de 1837, siendo hijo de don José Trujillo Martín y doña Antonia Rodríguez Carballo. Diez días después fue bautizado en la iglesia de Santa Úrsula por don Manuel Benítez, religioso exclaustrado del Orden de San Francisco y encargado del servicio por ausencia del beneficiado don Juan de Dios Hernández, según orden del obispo de la Diócesis; se le puso por nombre “Anselmo Loreto” y actuó como madrina doña Agustina Martín…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-ANSELMO TRUJILLO RODRÍGUEZ