Candelaria-El Rosario: Don Juan Antonio del Castillo (1742-1835), capellán y colector de la parroquia de Güímar, propietario agrícola y decano de los sacerdotes del Valle

     Miembro de una ilustre familia, conocida en Barranco Hondo como “Los Curas”, una vez que sus padres fundaron una capellanía a su favor, nuestro biografiado ya pudo recibir las órdenes sagradas, hasta el Presbiterado. Siguió una modesta carrera sacerdotal, pues quedó adscrito como capellán a la parroquia de San Pedro Apóstol de Güímar, de la que su hermano Luis fue beneficiado, y continuó viviendo en dicho lugar tras la muerte de éste. Además, fue nombrado colector de dicha parroquia, en la que colaboró con los distintos párrocos en la celebración de misas y sacramentos, hasta que su avanzada edad le impidió seguir haciéndolo. Al final de su vida se estableció en la calle de La Arena de Candelaria con su sobrino don Juan Núñez del Castillo, cuando éste fue nombrado párroco de Santa Ana, y allí continuó hasta su muerte, que se produjo cuando contaba 93 años de edad.

     Nació en Barranco Hondo (probablemente en la “Banda de Allá”, perteneciente a El Rosario) el 19 de abril de 1742, siendo el segundo hijo varón de don Asencio Francisco Núñez, natural de la jurisdicción de la ciudad de La Laguna en El Rosario, y doña María de los Ángeles López del Castillo, que lo era del lugar de La Matanza, y ambos “vecinos de la Ciudad en San Amaro”. El 26 de ese mismo mes recibió las aguas bautismales en la iglesia parroquial de Santa Ana de Candelaria, de manos de don Cristóbal Alonso Núñez, teniente de beneficiado; se le puso por nombre “Juan Antonio” y actuó como padrino el teniente capitán don Luis Francisco de Castro Núñez, su tío abuelo, “vecino deste lugar de Candelaria en el pago de La Cuevecita”…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-JUAN ANTONIO DEL CASTILLO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *