Candelaria: Don Agustín Pérez y Hernández (1800-1872), maestro de estudiantes y lector dominico, beneficiado propio y arcipreste de Santa Cruz de Tenerife, director de los Establecimientos Provinciales de Beneficencia y Cruz de la Orden civil de Beneficencia

Agustín Pérez Hernández-1     Nuestro biografiado profesó como fraile dominico en el Convento Real de su municipio natal y luego fue maestro de estudiantes, lector (profesor) de Artes y de Prima, misionero del Santísimo Rosario del Convento y Colegio de La Laguna, así como prosecretario del prior provincial; por entonces fue admitido como socio de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Tenerife. Una vez secularizado con motivo de las leyes desamortizadoras, se estableció en Santa Cruz de Tenerife, donde fue nombrado sucesivamente: beneficiado servidor de la iglesia auxiliar de El Pilar, beneficiado interino de Ntra. Sra. de la Concepción, director de los Establecimientos Provinciales de Beneficencia y arcipreste de ausencias de Santa Cruz. Luego, tras superar la correspondiente oposición, fue nombrado beneficiado rector propio de Ntra. Sra. de la Concepción y arcipreste en propiedad del distrito capitalino; también fue mayordomo de las imágenes de Ntra. Sra. de la Concepción y del Carmen, así como hermano mayor de la Hermandad de la Inmaculada Concepción y el Carmen. En reconocimiento a los méritos contraídos durante la gravísima epidemia de fiebre amarilla que azotó a la capital del archipiélago, se le concedió la Cruz de 2ª clase de la Orden Civil de Beneficencia; además, fue socio de la Sociedad Económica de Amigos del País de Santa Cruz de Tenerife. Tras su muerte, por suscripción popular se levantó un mausoleo en el cementerio capitalino, que aún existe, y se colocó un retrato suyo al óleo en la sacristía de la referida iglesia de la Concepción.

     Nació en el pago de Las Cuevecitas de Candelaria (por entonces conocido como “La Cuevesita”) el 18 de enero de 1800, siendo hijo de don Juan Francisco Pérez de Vera, natural del pago de San Isidro (El Chorrillo), por entonces en la jurisdicción de Geneto (La Laguna), y de doña Josefa de la Cruz Hernández Truxillo, que lo era del pago de Araya. Cinco días después recibió el bautismo en la iglesia parroquial de Santa Ana, de manos del cura párroco don Agustín Tomás de Torres; se le puso por nombre “Agustín Francisco” y actuó como padrino don Miguel Francisco Chico, vecino de Araya…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Artículo-AGUSTÍN PÉREZ HERNÁNDEZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *