Arafo: Don Antero Rodriguez Fariña (1917-1997), sargento de las Milicias de Falange y efectivo de Infantería, con sueldo de brigada y condecorado, agricultor, operador de cine, concejal síndico, vicepresidente del Casino, presidente de la Cooperativa Agrícola y músico de orquestas

     Aunque nacido en Cuba, nuestro biografiado se estableció de corta edad en Arafo, pueblo del que era oriundo por ambos padres, donde fue conocido por “Siso”. Siguió la carrera militar hasta alcanzar el empleo de sargento de las Milicias de Falange durante la Guerra Civil; con dicho empleo pasó a Infantería con carácter efectivo, prestando sus servicios en Tenerife, La Palma, Menorca, donde fue subinstructor de reclutas, y Lanzarote; luego, cuando ya estaba en situación de reemplazo voluntario se le reconoció el sueldo de brigada; durante su servicio militar también obtuvo el título de Monitor de Gimnasia, participó en competiciones de natación y, en reconocimiento a sus méritos, recibió varias condecoraciones. Además, fue agricultor, operador de cine, concejal del Ayuntamiento de Arafo, vicepresidente del Casino “Unión y Progreso”, cofundador del Centro Cultural y Recreo y presidente de la Cooperativa Agrícola “María Auxiliadora” de dicha villa. Como la mayoría de los miembros de su familia también fue un músico destacado, pues debutó como laúd de un quinteto de cuerdas y formó parte durante muchos años, como acordeonista y pianista, de las orquestas “Nivaria”, “Río de Oro” y “España” de Arafo; de esta última fue fundador y director-coordinador.

     Nació en una casa de la Carretera de Sagua, en la ciudad de Santa Clara (provincia de Las Villas, Cuba) el 24 de noviembre de 1917, a las dos de la madrugada, aunque fue inscrito en el Registro Civil como nacido el 3 de enero de 1918 (su fecha oficial); era hijo de don Heliodoro Rodríguez Coello y doña María Concepción Fariña Vizcaíno (conocida por “Martina”), ambos naturales de Arafo. El 20 de febrero inmediato fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Clara de dicha ciudad…

     En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *