Candelaria: Fray Lucas Guerra Carrillo (1919-2000), sacerdote dominico, Doctor en Derecho Canónico y Sagrada Teología, lector, maestro de novicios, juez sinodal y prior en Andalucía, misionero en África, director del Coro y de la emisora “La Voz de Candelaria”, superior de los dominicos, cura de Santa Ana y Malpaís

El religioso palentino que nos ocupa profesó en la Orden de Predicadores y cursó la carrera eclesiástica en Almagro y Salamanca; tras ser ordenado sacerdote se licenció en Derecho Canónico en Roma, donde cursó un Máster de Procesos de Orientación y Formación Religiosa; luego obtuvo los títulos de Doctor en Derecho Canónico y en Sagrada Teología. Fue lector (profesor) y luego maestro de novicios y de estudiantes dominicos en los Estudios Generales de Granada y Córdoba, así como juez sinodal y consejero de Acción Católica en la Archidiócesis de Granada; también fue prior del Real Convento de Santo Domingo “Scala Coeli” de Córdoba. Desarrolló una intensa labor misionera en África, concretamente en la República del Congo, en dos etapas (la segunda de ellas cuando se denominaba Zaire), y en la República Centroafricana, aprendiendo las lenguas locales y ejerciendo como superior. Estuvo destinado en el Convento Real de Candelaria en tres etapas; en la primera, durante un par de años, fue director del coro de la Basílica y de la emisora “La Voz de Candelaria”; en la segunda, de cinco años, ejerció como superior en funciones de los Dominicos y cura encargado de la parroquia de Santa Ana; y en la tercera, de 16 años, fue cura párroco de Malpaís; además, en todas ellas actuó como predicador, confesor y consejero.

Nuestro biografiado nació en Palenzuela (Palencia) el 28 de julio de 1919, siendo hijo de don Clemente Guerra y doña Felisa Carrillo, y fue bautizado en la iglesia parroquial de San Juan Bautista. Ingresó en la Orden de Predicadores, donde el 9 de diciembre de 1940 hizo su profesión religiosa. Estudió Filosofía en Almagro y Salamanca, de 1940 a 1943; luego cursó Teología, de 1943 a 1947. Por entonces, el 31 de octubre de 1944 firmó la renuncia de bienes en Salamanca y el 16 de diciembre de 1945 fue ordenado sacerdote. En el curso 1946-47 se examinó de Lector en el Convento de San Jacinto de Sevilla. En 1948 se licenció en Derecho Canónico en Roma e hizo un Máster en los Procesos de Orientación y Formación Religiosa. Finalmente, obtuvo los títulos de Doctor en Derecho Canónico y en Sagrada Teología…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Guía de Isora: Don Francisco Forte Díaz (1810-1890), sargento 2º de Milicias retirado con fuero, artesano y propietario agrícola

Como algunos de sus familiares, incluido un hermano y un hijo, nuestro biografiado siguió una modesta carrera militar, en la que ascendió desde soldado a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias, inicialmente en el Regimiento Provincial de Abona, luego en el Batallón Provincial de Garachico y, finalmente, en el Batallón Ligero Provincial de Abona. Después de prestar más de 23 años de servicios, obtuvo su licencia absoluta con el fuero entero de guerra, que le permitía algunos privilegios. Pero su actividad profesional siempre fue la de artesano y labrador, al cuidado de sus cortas propiedades agrícolas.

Nació en el pago de Tejina (Guía de Isora) el 24 de noviembre de 1810, siendo hijo de don Pedro Forte Dorta “El Menor” y doña Ana María Díaz González, natural ésta de la villa de Adeje. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Luz de Guía por el cura rector don Domingo de Armas y Manrique; se le puso por nombre “Antonio José” y actuó como padrino su tío don Francisco Díaz González. Pero nuestro biografiado siempre fue conocido por “Francisco”, tal como aclara en su expediente matrimonial: “Se llama asi por haberse llamado desde su infancia por este nombre y qe. asi lo asegura su padrino, pues aunqe. resulta de la partida llamarse Antonio Jose, dice lo atribuye a equivoco en su asiento”…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Descripciones de Santiago del Teide en el primer tercio del siglo XX

En este trabajo vamos a hacer un repaso por 13 de las descripciones que se conocen del municipio de Santiago del Teide, correspondientes al primer tercio del pasado siglo XX. Las más extensas e interesantes de ellas que reproducimos son las de Zumbado y las de los sucesivos anuarios, sobre todo desde el punto de vista humano, pues se relacionan las personas que ocupaban los principales cargos y empleos públicos, así como los oficios más llamativos. Aunque otras más pequeñas también aportan datos concretos de gran valor, como las de Juan María González, A. Samler Brown y José Delgado Marrero.

En otro momento nos ocuparemos de otras interesantes descripciones geográficas de este Valle de Santiago, que fueron hechas por Juan López Soler (1906), Ardanaz (1907), T. Y. D. (1929) y F. Sosa Acevedo (1929) …

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don José del Carmen Martín (1791-1844), jornalero agrícola, sargento profesional de la Brigada de Artillería Veterana de Santa Cruz de Tenerife y comandante jefe de dicha arma en Candelaria

Miembro de una familia humilde, tras comenzar su vida laboral como jornalero agrícola, nuestro biografiado ingresó como soldado en la Brigada de Artillería Veterana, en la que desarrolló su carrera como militar profesional, destinado sobre todo en Santa Cruz de Tenerife, donde contrajo matrimonio. En dicha Brigada ascendió a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Artillería; y con este último empleo también prestó sus servicios en los destacamentos del Castillo del Puerto de Garachico y de la Batería de Santiago de Candelaria; en esta última localidad celebró segundas nupcias y ejerció como comandante jefe de dicha arma. Falleció prematuramente en la capital tinerfeña, con tan solo 52 años, y tuvo un hijo con su primera esposa, que fue marinero de la Armada y práctico de número del Puerto de Santa Cruz de Tenerife.

Nació en el pago de El Escobonal (Güímar) el 26 de noviembre de 1791, siendo hijo natural de doña Josefa Martín Palenzuela “y padre no conocido”. El 1 de diciembre inmediato fue bautizado en la iglesia de San Pedro Apóstol de Güímar por el presbítero don José Bernardo Carrillo, con licencia de don Francisco Cruz Alayón, beneficiado propio de dicho lugar y de Candelaria; se le puso por nombre “José del Carmen” y actuó como madrina doña Águeda González, de la misma naturaleza y vecindad…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arico: Don Diego de Torres Trinidad (1790-1878), capitán de Milicias, alcalde constitucional, juez de paz, vicepresidente de la Junta local de Gobierno, cofundador del Comité local Republicano, mayordomo de la Virgen de Abona y de dos cofradías, masón, propietario agrícola y mayor contribuyente de Arico

Este polifacético personaje fue uno de los hombres más relevantes de la Historia de Arico durante el siglo XIX, pues fue un hombre polifacético, inquieto y enormemente rico. Al igual que sus mayores ingresó en las Milicias, en las que obtuvo el empleo de subteniente a los 20 años de edad, permaneciendo en él casi hasta su retiro, momento en que se le ascendió a capitán de Milicias. Como hombre profundamente devoto fue patrono del retablo del Nazareno de la iglesia de San Juan Bautista de Arico, mayordomo de la Virgen de Abona y de dos Cofradías de la mencionada parroquia (la del Tercio de Nuestra Señora del Rosario y la de Ánimas). Tuvo una intensa actividad política, como alcalde constitucional de Arico en dos etapas, vicepresidente de la Junta local de Gobierno y cofundador del Comité local Republicano de dicho pueblo. Además, fue juez de paz de su municipio natal; suscriptor de la “Biblioteca Isleña” y del periódico El Noticioso de Canarias; y masón, bajo el pseudónimo “Adargoma”. Como mayor contribuyente de Arico y uno de los mayores de Canarias, fue en su época el hombre más poderoso e influyente de todo el término y comarca. Falleció soltero en su pueblo natal.

Nació en Arico el Nuevo el 19 de abril de 1790, siendo hijo del capitán don Juan Antonio de Torres, natural del mismo pueblo, y de doña Rita Rosa de la Trinidad, que lo era de Güímar. Seis días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista del Lomo de Arico por el cura párroco don José Hernández de Ara; se le puso por nombre “Diego Antonio Francisco José Hermógenes de los Dolores y del Sacramento” y actuó como madrina su tía materna, doña Rosa Francisca Trinidad, vecina de Güímar…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Fasnia: Don Miguel Suárez González (1919-1988), comerciante, empresario, futbolista, luchador destacado, presidente del “C.L. Brisas del Teide”, cabo de Artillería, concejal del Ayuntamiento, depositario de los fondos municipales, alcalde de Fasnia con una brillante labor, fiscal municipal suplente y presidente fundador del Casino

En su juventud fue futbolista y luchador destacado del “C.L. Brisas del Teide” de su pueblo natal, del que posteriormente sería presidente. Fue movilizado con motivo de la Guerra Civil y enviado al frente, donde formó parte de un Destacamento de Defensa Química, y alcanzó el empleo de cabo de Artillería. Resultó elegido concejal del Ayuntamiento de Fasnia por el tercio de representación familiar y designado depositario de los fondos municipales. Luego fue nombrado alcalde de Fasnia, siendo considerado uno de los mejores que ha tenido este municipio, pues bajo su presidencia se terminó el edificio de las Casas Consistoriales y el Centro Rural de Higiene; se electrificó el municipio y se instaló la red domiciliaria de agua potable; se construyó la casa-cuartel de la Guardia Civil, así como escuelas y viviendas para los maestros; se efectuaron obras de mejora en el cementerio; se terminaron las carreteras de Los Roques y La Zarza; se abrieron nuevas calles; se aprobó el escudo municipal, el repostero y el reglamento de honores y distinciones, etc. etc.; en función de dicho cargo, también se vio obligado a asumir el de jefe local del Movimiento. Además, fue fiscal suplente y presidente fundador del Casino de Fasnia. Profesionalmente, destacó como comerciante y empresario, pues fue propietario de un café-bar, una ferretería, una estación de servicio y la distribución de gas butano.

Nuestro biografiado nació en Fasnia el 6 de agosto de 1919, a las cinco de la madrugada, siendo hijo de don Miguel Suárez Armas, natural de Santa Cruz de Tenerife, y doña Liboria González Hernández, que lo era de dicho pueblo. El 1 de diciembre de ese mismo año fue bautizado en la iglesia de San Joaquín por el cura párroco don Luis Navarro Nóbrega; se le puso por nombre “Miguel Justo” y actuaron como padrinos don Diego González Díaz y su esposa doña Natividad Viera González…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

La religiosidad y la vida social en el municipio de San Miguel de Abona en 1965, según el canónigo José Trujillo Cabrera y cuatro misioneros

Conocemos la situación religiosa y, en parte, social del municipio de San Miguel de Abona en el año 1965, gracias a dos destacados acontecimientos, la publicación del libro Guía de la Diócesis de Tenerife del canónigo don José Trujillo Cabrera, en el que se recogían interesantes datos de la única parroquia existente por entonces, y la celebración de una Santa Misión en la isla de Tenerife, de la que en San Miguel de Abona se hicieron cargo cuatro misioneros, que recogieron en su crónica tanto la religiosidad de la población como otros interesantes aspectos sociales. El municipio de San Miguel de Abona, aparte de la cabecera del término, contaba en ese año con varios núcleos de población: El Roque, Las Zocas, Aldea Blanca y El Frontón. Existía una sola parroquia, la del Arcángel San Miguel (creada en 1796), que reunía una población de hecho de 3.150 habitantes y era atendida por el cura ecónomo don Miguel González Díaz, natural del mismo pueblo.

En el mencionado libro del canónigo don José Trujillo Cabrera se recogió una interesante información de la parroquia del Arcángel San Miguel de San Miguel de Abona, que por entonces incluía a todo el término municipal. En ella se detalla el Santo titular, la población, las escuelas existentes, la casa rectoral, la reseña histórica desde su creación, la iglesia parroquial, los colectivos que funcionaban en ella y las fiestas patronales, así como la relación de pagos existentes en su jurisdicción, con sus correspondientes escuelas, ermitas y habitantes.

Por su parte, con motivo de la Misión celebrada en ese mismo año 1965, en este municipio se establecieron tres centros misionales, uno en la cabecera municipal, otro en Las Zocas y el tercero en Aldea Blanca; llama la atención que no se pusiese un centro misional en El Roque ni en El Frontón, a pesar de su aislamiento y de contar con una considerable población, por lo que dichos vecinos debieron acudir a la cabecera municipal. En este artículo se recoge la crónica de los actos misionales, redactada por los propios misioneros que la llevaron a cabo, lo que nos permite conocer como era por entonces la vida religiosa y social en los distintos núcleos que integraban el término municipal, con datos a veces curiosos…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don Domingo Pestano y Delgado (1841-1900), propietario agrícola, sargento 2º de Milicias, jurado judicial, elector contribuyente e interventor electoral

Miembro de una conocida familia, nuestro biografiado siguió una corta carrera militar en la 6ª compañía del Batallón Ligero Provincial de La Laguna, que inició como soldado de Milicias, para ir ascendiendo, en función de sus méritos y servicios, a cabo 2º, cabo 1º y sargento 2º de Milicias. No obstante, vivió toda su vida de su trabajo como labrador, al cuidado de sus propiedades agrícolas, lo que le permitió adquirir una posición económica desahogada. Además, tuvo una cierta vida pública como jurado judicial, elector contribuyente e interventor electoral.

Nació en Arafo el 25 de marzo de 1841, siendo hijo de don Matías Pestano Díaz y doña Paula Delgado de León, casados en 1824. Tres días después fue bautizado en la iglesia de San Juan Degollado por el presbítero don Víctor Eusebio Marrero, con licencia del cura párroco don Antonio Rodríguez Torres; se le puso por nombre “Domingo Elías del Sacramento” y actuó como madrina doña Antonia Pestano…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Granadilla de Abona: Don Cristóbal Pérez Pagés y Barrios (1754-1809), cura párroco de Granadilla de Abona durante una década, párroco de La Victoria de Acentejo y beneficiado del Realejo Bajo

Miembro de una familia destacada y llevado por una profunda vocación, nuestro biografiado cursó la carrera sacerdotal. Una vez ordenado de presbítero, en los primeros siete años no sabemos de momento dónde desarrolló su labor pastoral, aunque es probable que por lo menos parte de ellos estuviese adscrito a la parroquia de Ntra. Sra. de la Concepción del Realejo Bajo, en la que había sido bautizado. Luego ejerció como párroco propio de Granadilla de Abona y mayordomo de la fábrica parroquial durante casi diez años. Con posterioridad fue párroco propio de La Victoria de Acentejo, durante otros seis años; y, finalmente, beneficiado del Realejo Bajo, su pueblo natal, los tres últimos años de su vida, hasta su prematuro fallecimiento.

Nació en el Realejo Bajo el 16 de diciembre de 1754, siendo hijo de don Cristóbal Francisco Pérez Pagés de Barrios y doña Rafaela de la Guardia y Barroso (o Barroso de la Guardia) . El 28 de dicho mes fue bautizado en la iglesia de Ntra. Sra. de la Concepción por el padre definidor fray José de Vera, con licencia del Dr. don Gonzalo Barroso y Chaves, beneficiado de dicha parroquia; se le puso por nombre “Cristóbal Eusebio Sebastián” y actuó como padrino el ayudante de Milicias don Juan Antonio Barroso…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: