Arico: Don Felipe Amaral Delgado (1848-1928), sargento 1º de Infantería, auxiliar de 1ª clase del Cuerpo de Administración Militar, agente ejecutivo, administrador, comerciante y alcalde de barrio del primer distrito de Santa Cruz de Tenerife

Durante 33 años desarrolló una dilatada carrera militar, en la que inicialmente ascendió desde soldado hasta sargento 1º de Milicias; luego pasó con este empleo a sargento 1º de Infantería y, finalmente, a auxiliar de 4ª clase al Cuerpo de Administración Militar, en el que alcanzó el empleo de auxiliar de 1ª clase y, por lo tanto, la consideración de oficial del Ejército. Tras cesar en las Milicias ya había ejercido como auxiliar o agente ejecutivo en La Laguna y luego, tras su retiro del Ejército, lo fue en Santa Cruz de Tenerife, así como administrador particular y comerciante en dicha capital. Además, desempeñó en reiteradas ocasiones los cargos de interventor y presidente de mesa electoral, jurado judicial y alcalde de barrio del primer distrito de Santa Cruz de Tenerife.

Nació en El Lomo de Arico el 11 de noviembre de 1848 , siendo hijo de don José Nicolás Amaral, ausente por entonces en La Habana, y doña María Delgado Feliciana. Al día siguiente fue bautizado en la iglesia de San Juan Bautista por el cura párroco don Simón Díaz Curbelo; se le puso por nombre “Felipe Ramón” y actuó como padrino don Felipe Martínez…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Güímar: Don José Domingo Hernández de Castro (1773-1854), capellán y clérigo presbítero adscrito a la parroquia de San Pedro, que sufrió un prematuro trastorno mental

Miembro de una de las familias más destacadas de Güímar y Arafo, sobre todo en la milicia y la iglesia, nuestro biografiado siguió la carrera eclesiástica y, tras obtener dos capellanías y un patrimonio vitalicio, contó con renta suficiente para ordenarse de presbítero. Como sacerdote estuvo adscrito el resto de su vida a la parroquia de San Pedro de su pueblo natal, en la que inicialmente concurría al coro y colaboraba con el párroco en la celebración de misas y sacramentos, hasta que un prematuro trastorno mental lo apartó de las tareas parroquiales, sobreviviendo con la renta que le daban sus capellanías y su patrimonio, al cuidado de su hermana Francisca.

Nació en Güímar el 15 de marzo de 1773, siendo hijo de don Silvestre Hernández de Mesa y Díaz y doña Josefa (Martín) de Castro Díaz. Cuatro días después fue bautizado en la iglesia de San Pedro por el presbítero don Agustín Antonio Núñez con licencia del beneficiado don José Fernández Camillón; se le puso por nombre “Joseph Domingo Longino” y actuó como padrino el entonces capitán de Milicias don Bernardo de Torres Marrero…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Los primeros casinos de Vilaflor de Chasna (1925-1936) y los bailes en casas particulares

El pueblo de Vilaflor de Chasna siempre fue muy aficionado a los bailes, que desde finales del siglo XIX hasta la II República Española se celebraban sobre todo en casas particulares que contaban con salones espaciosos adecuados para ello, sobre todo con motivo de las principales festividades, entre las que destacaron las de don Camilo Hernández y don Fernando Pérez, en las que luego se instalarían sendos casinos. Posteriormente, comenzaron a surgir los casinos. Así, según recogió el investigador chasnero don Nelson Díaz Frías, los vecinos del barrio de arriba contaban con un Casino, que primeramente estuvo instalado en un inmueble de la calle Dolores, propiedad de don Camilo Hernández Fumero; posteriormente se ubicó en un viejo inmueble de la Plaza de la Iglesia, que pertenecía a doña Manuela Hernández Oliva. Por su parte, los vecinos que vivían en la parte baja del pueblo de Vilaflor acudían al Casino instalado en la calle del Dr. Rodríguez López o del Convento, en una casa propiedad de don Fernando Pérez “Santamaría”.

Tras rastrear la prensa tinerfeña de la época, tenemos constancia de que a lo largo del siglo XX el pueblo de Vilaflor ha contado con varias sociedades de recreo y cultura, de las que por lo menos conocemos las cinco siguientes: el “Casino Vilaflorense” (1925-1928), el Casino “La Unión” (1934), el Casino “Nivaria” (1935), la “Unión Vilaflorense” (1947-1964) y la Sociedad Recreativa y Cultural “XXV de Abril” (desde los años ochenta hasta el presente). En este artículo solo nos vamos a centrar en los tres primeros casinos, además de dedicar un apartado a los bailes en las casas particulares…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Candelaria: Don Fulgencio Otazo Morales (1945-2020), agricultor, taxista, folclorista, poeta popular, presidente de la Comisión de Fiestas y colaborador socio-cultural de Malpaís de Candelaria, donde da nombre al Centro Cultural Multifuncional

Este artículo está dedicado a un personaje entrañable, que durante toda su vida trabajó como agricultor, profesión que simultaneó durante 41 años con la de taxista, primero en Arafo y luego en Santa Cruz de Tenerife; y también estuvo empleado en un comercio de repuestos de automóvil. Su vida transcurrió en Malpaís de Candelaria, localidad de la que fue su auténtica memoria viva y donde siempre asumió un fuerte compromiso social y cultural, pues colaboró en obras comunitarias y actividades sociales; fue secretario, tesorero y presidente de la Comisión de Fiestas de dicha localidad, así como miembro de la Mesa Comunitaria de Araya, Las Cuevecitas y Malpaís. Además, actuó como folclorista y poeta popular. Desde 2018 da nombre al Centro Cultural Multifuncional de su pueblo natal.

Nació en Malpaís de Candelaria el 27 de febrero de 1945 (aunque en la partida de bautismo figura nacido dos días antes), siendo hijo de don Andrés Otazo Roque, natural del mismo pueblo, y doña Paula Morales Cruz, que lo era de Arico, casados en el Santuario de Candelaria en 1928. El 5 de agosto de ese mismo año fue bautizado en la iglesia parroquial de Santa Ana de Candelaria por el cura delegado don César Martín; se le puso por nombre “Fulgencio Matías” y actuaron como padrinos don Domingo Navarro Trujillo y doña Delfina Otazo Rodríguez…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo:

Arafo: Don Urbano Martín Lozano (1915-1980), sargento de Infantería, propietario agrícola y bodeguero, concejal del Ayuntamiento, vicepresidente del Casino “Unión y Progreso”, presidente de la Cámara Agraria local y juez de paz de Arafo

Nuestro biografiado fue movilizado con motivo de la Guerra Civil y enviado al frente; alcanzó el empleo de sargento provisional de Infantería y, como tal, estuvo destinado en el Batallón Disciplinario de Soldados Trabajadores, en Vilaflor y Arafo; pero, tras ser destinado como sargento efectivo a Zaragoza, solicitó su retiro, después de haber prestado sus servicios en el Ejército durante más de diez años. Después de licenciado se estableció en Arafo, donde había contraído matrimonio, como propietario agrícola y bodeguero. Además, en esta localidad, en la que permaneció el resto de su vida, desempeñó los cargos de concejal síndico del Ayuntamiento, consejero local del Movimiento, vicepresidente del Casino “Unión y Progreso”, presidente de la Cámara Agraria local y juez de paz hasta su muerte.

Nació en Bernuy de Coca (Segovia), en la calle de la iglesia nº 5, el 7 de diciembre de 1915, a las tres de la madrugada, siendo hijo de don Antolín Martín Casado, natural del mismo pueblo, y doña Raimunda Lozano Fragua, que lo era de Fuente de Santa Cruz (Segovia). El 19 de dicho mes fue inscrito en el Registro Civil de dicha localidad, ante el juez municipal, el secretario y dos testigos. Se le puso por nombre “Urbano” y fue bautizado en la iglesia parroquial de San Vicente Mártir…

En el siguiente enlace se puede descargar el artículo completo: